Author Archive for Sergio Ruiz Antorán

29
ago
15

Canastas pirenaicas


Riscos cabreros, barrancos serpenteantes, cumbres inalcanzables, cascadas desprendidas, valles sin fin. El Pirineo aragonés guarda una belleza natural asombrosa. Pocos lugares para perderse habrá como estos parajes en los que aún quedan rincones para la vida reposada y la felicidad de la sencillez. Gentes acogedoras, agarradas como robles a su tierra por profundas raices de identidad, luchadoras por los fríos inviernos de nieves y supervivientes a la despoblación.

Este verano pude perderme durante un par de semanas por este paraíso, corazón de Aragón. Transversalmente, de linde a linde, recorrí los cuatro Reinos (Ribagorza, Sobrabe, Gallego y Aragón) en más de 250 kilómetros de sendas que partían pequeñas poblaciones de piedra, algunas deshabitadas, hayedos de brujas, collados ventosos o ibones de aguas glaciares. El soberano silencio transforma su rutina calmada en turismo rural, de aventuras o vuelta al hogar ancestral durante un verano para hacer caja ante el invierno sin cosecha. Para mi sorpresa, en estrechas calles o encaramadas a ermitas románicas, clavadas a ventanas de granero o apiñadas en aparcamientos escondidos, de producción propia o de añeja instalación, iba hallando la sombra del amigo aro y su inseparable tablero. En un país de altura también hay espacio para el deporte de las alturas. El hábitat del baloncesto se alia en el Pirineo para generar en estampas de belleza curiosa y comunión perfecta. Pasen y vean.

Villanua

Villanua

Seira

Seira

Seira

Seira

Arinzue

Arinzue

Camping Oto

Camping Oto

Oto

Oto

Canastas del Tour 3x3 Converse (1993) en Oto

Canastas del Tour 3×3 Converse (1993) en Oto

Fanlo

Fanlo

Bestue

Bestue

Acumuer

Acumuer

Esposa

Esposa

Urdues

Urdues

Fago

Fago

DSC00073

Seira

15
ago
15

Salvemos la Ruta Ñ


Hoy juega la selección española su segundo partido de preparación para el Europeo. Lo hará en Santander, capital de Cantabría, una comunidad que no dispone de un equipo de baloncesto masculino de élite desde el descenso del Lobos en 2003. El rival será Polonia y el encuentro se emitirá por Teledeporte. Será el centenario como internacional de Sergio Rodríguez. Mañana aumentará su cuenta en el mismo lugar ante Senegal o Angola. En su primer amistoso, la plantilla de Sergio Scariolo superó con apuros a Bélgica (67-64) en Gijón, otro punto que desaparició del mapa ACB hace más de una década (2002).

La Ruta Ñ suele ser muy criticada. Las razones de su lapidamiento mediático señalan el ambiente placentero y el nivel competitivo insuficiente que suele rodear a esta ‘gira casera’. Para estas opiniones la promoción y lo económico suelen pesar más para la FEB que los intereses deportivos del equipo. El hecho de disputar los duelos de preparación en su propio país, ante su propia afición y con árbitros locales es indicado como factores que inciden en la falta de adaptación a las condiciones menos favorables que se encontrará el grupo cuando inicie su camino real hacia las medallas en pabellones ajenos, con gradas presionantes y colegiados con pasaporte extranjero.

ruta-n-2015-3

El amigo rival

En esta ocasión, como en otras, se añade la falta de entidad de los rivales. A los ya citados en el anterior párrafo, se unirán como adversarios en este tour, Macedonia, en dos ocasiones, Venezuela y República Checa. Ninguna de ellas está en el Top15 del ránking de la FIBA. España jugará la primera fase en ‘el grupo de la muerte’ del Europeo con Turquía, Serbia, Italia, Islandia y Alemania.

En esta ocasión España no jugará ningún encuentro de preparación fuera de su territorio como si ha hecho habitualmente en sus últimas apariciones. Las otras ciudades que acogerán la Ruta Ñ serán Burgos y Logroño, que este año han tenido equipo en LEB Oro, y Madrid y Zaragoza, capitales históricas de la ACB. Granada, A Coruña, León, Castellón, Almería, Guadalajara, Cáceres, Badajoz… son algunas de las paradas que han incluido desde 2008 las giras veraniegas de España. Muchas de estas locaclidades hace tiempo que no están en el circuito de la Liga Endesa, por lo que estos amistosos son la única oportunidad que tienen sus aficionados para acercarse a sus estrellas sin hacer un gasto significativo. Teniendo en cuenta que algunos de los internacionales están enrolados en la NBA, es únicamente en verano cuando los ‘basketlovers’ pueden tener la oportunidad de ver a sus ídolos en directo. Pensando que Pau Gasol lleva desde el 2001 haciendo las Américas, ¿cuándo podríamos verle jugando en España si no fuera por la Ruta Ñ? Si esto ya no fuera un valor importante, el hecho de poder disfrutar juntos de la mejor generación que ha dado el básket español sobre una cancha puede ser incalculable para muchos de los fans de la selección.

Entiendo que todo es mejorable y que deportivamente puede ser bueno, pero también malo, jugar ante equipos de mayor entidad y también medir fuerzas en condiciones menos favorables. Puede que en el equilibrio esté la clave, aunque jugando en Europa el campeonato no veo obligado tener que salir para acomodarse a cambios horarios o climáticos. Pero echen un vistazo, por ejemplo, al calendario que ha confeccionado la favorita Francia. Salvo el partido jugado esta semana en Belgrado ante Serbia y el último que le enfrentará a Alemania, ‘les bleus’ han planificado todos sus amistosos en casa con rivales de distinto pelaje (Rusia, Georgia, Finlandia, Bélgica y Ucrania).

La última década de la selección española masculina está teñida de oro. Su tirón popular es evidente en la buena entrada de sus partidos, pese a la desilusión del reciente Mundial y al arrinconamiento televisivo a Teledeporte. Salvo este último resultado, no creo que la falta de victorias pueda ser un argumento para hablar mal de la preparación de los torneos internacionales. Todo es mejorable, por supuesto, pero la oportunidad de tener cerquita a Gasol y compañía será algo que echaremos mucho de menos cuando estos se retiren. Aprovechemos la ocasión ahora que pasan cerca de casa.

27
jun
15

El primer partido de Porzingis en España


Es lo que tienen las mañanas ociosas, puedes tirarte a los brazos de quehaceres por el puro placer de disfrutar. Y una ciudad como Málaga da para mucho en el arte del dejarse llevar y disfrutar de la vida. Aunque quizá para aquellos que no sean ‘basket lovers’ lo que voy a contar ahora no tenga mucho sentido.

Unos cientos de metros avenida arriba de mi casa estaba el centro deportivo de Carranque. Sus dos pabellones permitían acoplar el programa entero del Campeonato de Andalucía de categoría cadete. Esa temporada (2010/11) había sido invitado por Chiqui Gil a seguir desde dentro los entrenamientos del Unicaja de aquella generación, dándose la circunstancia que el equipo ‘B’ (Domantas Sabonis y Fran Alonso) había apeado al supuestamente superior ‘A’ (Rubén Guerrero). En fin, no tenía excusa para ausentarme.

Al llegar al viejo pabellón de Carranque me recibieron los gritos de ánimo de una decena de aficionados. Eran de San Fernando y fácilmente se les identificaba como los padres y las madres de los jugadores del equipo gaditano a los que dirigían su algarabía. Jugaban con el Cajasol. La diferencia en corpulencia o en el diseño de las camisetas hablaba por si misma de la distancia abismal entre ambos contendientes. El campeón de Sevilla arrasó con un marcador de 41-134 en un preámbulo de lo que fue su dominio en todo el torneo: vencieron la final al Jaén, verdugo del Unicaja de primer año, por 94-75 y, menos en ese, anotaron más de 100 puntos en todos sus encuentros.

En Carranque me encontré por primera vez con Juan Lasso. El canario trabajaba entonces con la agencia que acababa de traer a España un espigado letón: Kristaps Porzingis. “Este va a llegar lejos”, recuerdo que me decía de aquel tallo lechoso de una delgadez casi extrema. Apenas llevaba unos días en el país tras ser reclutado por el ojeador Salva Méndez y se notaba que no estaba adaptado aún al equipo. Hablaba poco con sus compañeros y en la pista iba algo por libre. Llamaba la atención su aspecto, con el mismo pelo ‘marine’ que calza ahora y una estatura (unos 2.04) y una envergadura tremendas que convertían en pitufines a todos los que se le cruzaban. Pese a poder dominar cerca del aro, Porzingis se veía más cómodo tirando de tres, intentando jugar de cara al aro y disponía de una visión de juego bastante eminente en una plantilla donde destacaban Guillermo Corrales, Adrián Carrión y Carlos García. Era un jugador coordinado pese a la fragilidad de su imagen y de pariencia tímida. Juan me comentó que una anemia castigaba su filamentosa estructura y ese hándicap no le permitía aumentar sus minutos en la rotación. Pocas semanas después, en el consiguiente campeonato de España, pese a persistir con el problema, fue el sexto mejor valorado de la competición celebrada en Zaragoza.

Porzingis, con el Cajasol cadete, en la temporada 2010/11 en el Cº andaluz

Porzingis, con el Cajasol cadete, en la temporada 2010/11 en el Cº andaluz

Cuatro años después, Porzingis ha sido elegido en el cuarto puesto del ‘draft’ por los Knicks, un ‘premio’ que quizá ninguno que estábamos en Carranque podríamos pronosticar. La elección ha sorprendido en Estados Unidos por ‘desconocer’ a un jugador que no ha dominado en Europa y sobre el que recaen comparaciones odiosas de otros ‘pick’ internacionales malogrados, pese a sus indudables condiciones atléticas y su enorme rango de mejora. Sólo el tiempo y la paciencia, habitos poco consumidos en la Gran Manzana, confirmarán o no el acierto en la elección.

Revisando hoy los nombres de los jóvenes estrellas que relucieron en ese torneo nacional, sólo encontramos algunos que hayan debutado casi de forma residual en la ACB (Alberto Martín, Alberto Abalde, Agustí Sans, Ander Martínez, Ilimane Diop, Mohamed Barro y Joaquín Martín Portugués…), otros que siguen luchando en categorías LEB, emigrado a la NCAA y bastantes que han desaparecido del primer plano. Esto habla de lo complicado del recorrido de ascenso hacia la élite y de que quizá no es oro todo lo que reluce en las categorías formativas.

Pero también habla muy bien de cómo ha afrontado el trayecto Porzingis y su entorno y cómo se le ha cuidado desde el CB Sevilla, marcando los pasos con cautela en un club que ha metido a tres jugadores en el último draft (Willy Hernangomez y Nikola Radicevic). Y creo que ahí está el secreto del éxito: la apuesta que en Sevilla se ha hecho de la juventud. El fichaje de elementos con proyección que se ha hecho en los últimos años en el club de San Pablo es un ejemplo a seguir en otras latitudes, pero también contando con entrenadores que mantienen esta filosofía (¿En cuántos NBA han saltado desde España está detrás la confianza de Aíto? Navarro, Gasol, Ricky, Rudy, Porzingis…), pese a los apuros deportivos y económicos, que ahora podrá paliar con el pago de la cláusula de salida que deberán desembolsar los Knicks. Quizá éste puede ser el mejor regalo que el letón pueda dejar a orilla del Guadalquivir y el agradecimiento a la confianza prestada: salvar al CB Sevilla de su desaparición.

Porzingis en la gala del draft 2015 en Nueva York

Porzingis en la gala del draft 2015 en Nueva York

23
jun
15

Del podio al olvido


Hay en ocasiones que pienso que no todo está perdido. Hablo de periodismo. En la noche de ayer La2 emitió un largo reportaje de elaboración propia que simplifica en sus valores la necesidad de contar con una televisión pública de calidad. No sólo quedan ahí mis alabanzas. Encima la temática de este eslabón de ‘Documentos Tv’ era deportiva. Con la que está cayendo en el sector, es una verdadera delicia en vías de extinción poder disfrutar de un producto que engrandece a esta profesión, la llena de pausa y reflexión, cimentada en el trazo grueso de la documentación y los testimonios cuidados, se aleja del ‘fast food’ de la inmediatez absurda de la que nos quieren atiborrar y reposa en elementos éticos que parece se olvidan en las redacciones especializadas por cánones más empresariales.

”Del podio al olvido”, dirigido por el periodista Curro Aguilera, recorre las vidas de antiguos deportistas después de su retirada y su dura adaptación a una existencia mundana que en muchos casos resulta el partido más complicado de sus carreras. Con testimonios de genios del deporte español como los atletas Jordi Llopart (oro en marcha en Moscú’80) o Joan Lino (bronce en Atenas’04), la gimnasta Carolina Pascual (plata Barcelona’92) o la triatleta Pilar Hidalgo (campeona del Mundo), entre otros, se desgrana la dificultad que encuentran aquellos que durante años y años de sacrificio fueron ídolos para nuestra sociedad y que un día se tuvieron que enfrentar a encontrar un trabajo sin ninguna formación e introducirse en un mundo que les dio la espalda. El planeta del baloncesto está representado en Marina Ferragut, mítica internacional que ahora pelea por hacerse un hueco como educadora infantil. En uno de sus declaraciones, Marina, con más de un centenar de partidos con la selección, innumerables títulos e incluso con varias incursiones pioneras en la WNBA, narra como no pudo optar a un puesto de monitora de baloncesto municipal por ‘no tener experiencia acreditada’. Suena surrealista, pero es una cruda realidad.

Imagen de Marina Ferragut con varios niños sacada del documental. RTVE.es

Imagen de Marina Ferragut con varios niños sacada del documental. RTVE.es

Los problemas de adaptación tras salir de la burbuja y el olvido de aquellos que corrían a hacerse la foto, más en tiempos de la ley de la selva de la crisis, golpean psicológicamente a un colectivo que no está preparado para el cambio brutal de una rutina de sacrificio que alargan durante años. Se analizan las consecuencias de este desamparo y la necesidad de una preparación previa antes de afrontar esta transformación que puede llevar a la depresión o incluso al suicidio.

Aquellos que vivimos el deporte como un elemento de nuestras vidas, incluso profesional, pero en ningún momento troncal, no nos damos cuenta que aquellos que están colgados de nuestras paredes en grandes fotografías, nos llenan las tardes de domingo con sus gestas o soñamos con emular sus metales, tienen una segunda parte de su vida. Para nosotros puede ser un hobbie, pero para ellos es el sustituto a sus estudios, su trabajo, su familia, sus amigos… nexos con la ‘normalidad’ que deben aparcar por el fin del éxito. Muchos son los casos de ‘juguetes rotos’ que de vez en cuando aparecen tragicamente (por la noticia y el tratamiento mordaz de la misma) en unos minutos de informativo para alertarnos de una realidad que rápidamente olvidamos. ‘Del podio al olvido’ se mete más profunda y reposadamente en esta dimensión sin escarbar en el espectáculo.

Como se analiza en el programa, el sistema del deporte español no ayuda a preparar a sus protagonistas a esta prórroga. La casi inexistente conexión entre el ámbito deportivo y el educativo debilita la necesidad de dar una formación académica y profesional a los deportistas más allá del recinto de una pista, un tatami o una piscina olímpica. Las ansias por tener en casa a una superestrella, la sobredimensión en España del fenómeno deportivo, la imitación del mentiroso y deslumbrante deporte profesional y el negocio que ello conlleva en algunas disciplinas hace que se aparquen, incluso motivados por padres ciegos de éxito, la prioridad de los estudios por las horas de entrenamiento y competición que hay que quemar para ser el mejor. Pero, en un mundo en el que tantos brillantes jóvenes españoles han tenido que exiliarse forzosamente cargando en sus maletas sus ‘Licenciaturas y ‘Masters’, ¿qué puede esperar alguien que lo ha apostado todo por ser un figura deportiva cuando este periodo se agota?

En la última convocatoria de la selección U20 de baloncesto femenino, de sus quince integrantes, un total de diez jugaban fuera de España, en universidades y ‘preparatorias’ de Estados Unidos. Esta diáspora ha aumentado en los últimos años en la formación de este deporte, dadas las pocas opotunidades que se abren a los jóvenes en la élite, los salarios bajos y la oportunidad de aprender un idioma, estudiar una carrera y poder seguir jugando con los mejores medios que ofrece el sistema americano. Aunque las historias de jugadores NBA que han terminado viviendo en un coche abandonado o trabajando en un supermercado no son algo aislado, quizá ésta sea una salida a un futuro más prometedor que el que refleja ‘Del podio al olvido’, un programa que debería ser de visionado obligatorio en todos los clubs de formación de futuros deportistas, entrenadores y periodistas.

AQUI PODEIS VER ‘DEL PODIO AL OLVIDO’

11
jun
15

Transiciones rápidas


Es una sensación conocida. Acercarse a una pista de básket con tu pelota para echar un rato y encontrarte desperdigados a otros reflejos de ti mismo buscando el idéntico objetivo Miras sus camisetas y realizas el primer ‘scouting’. ‘Este es bueno’, ‘aquel lo recuerdo de cuando jugaba de peque’, ‘este jugaba hace veinte años como profesional’, ‘este ha visto mucha NBA’… sabiendo que cualquiera de esas frases podría ir adherida también a tu hermoso culo de loco del baloncesto. El compadreo impone un pacto silencioso y sólo el menos vergonzoso se atreve a verbalizarlo. ‘¿Echamos una pachanga?’ Nadie se opone aunque hay caras de aceptación forzosa que todos reconocemos como mentirosas. Al rato el partido se aviva y ya te identifican como un equipo con un fin común, cuando hace media hora no sabías nada de la existencia de ese base retro, aquel alero tirador o el pívot troncoso.

Hoy se presenta en el Teatro Principal de Zaragoza el libro ‘Transiciones rápidas’, un libro de relatos de baloncesto escrito por maños. La editorial Comuniter y la librería Portadores de Sueños han impulsado un proyecto que ha coordinado Octavio Gómez Millán y cuenta con autores de un perfil variopinto. En la lista se encuentran libreros, periodistas, antiguos jugadores profesionales, raperos… Como si fuera en una pachanga dominguera, muchos de ellos sin conocerse, han formado un equipo para disfrutar de aquello que les une: el baloncesto. Saltarán al campo del Principal esta tarde (20:00) Lucio Angulo, Pablo Ferrer, Octavio Gómez Milián, Víctor Guiu, Doctor Loncho, Víctor López, Ana Muñoz, Rodolfo Notivol, Eugenio Ramo, José Luis Saldaña, Miguel Ángel Tapia y León. Aparecerá en el banquillo, representando al estilo más ‘old school’, mi hermano Jorge Albericio, que ha capitaneado el encargo que nos hizo Octavio para introducir entre estos relatos la historia de Fernando Muscat (www.muscatproject.net). Un verdadero placer formar parte de este All-Star.

transiciones_rapidas

Si la plantilla, pese a mi incorporación, es un auténtico lujazo, creo que merece la pena pasarse por la grada de este partido por razones de peso. Pongamos al ‘árbitro’ en la primera fila del homenaje, dado que será José Luis Rubio, hombre del baloncesto con mayúsculas, quien otorgará ese espíritu de eternidad al acto. Su presencia no es casual, dado que muchos de los relatos giran sobre la memoria de las mejores gestas del Club Baloncesto Zaragoza, el CAI original que elevó al baloncesto al fenómeno de masas que hoy engrandece su digno sucesor.

Perdonarme la incursión prehistórica, pero el marco, el Teatro Principal, también fue cancha de muchos quintos cuartos en su momento, y por lo tanto, lugar perfecto para introducir un libro que aúna cultura con este deporte. En sus palcos Ángel Anadón, alma mater del Iberia, ‘coló’ a mucho basquetbolista en su etapa como director del ‘Principal’, pasarela de ‘lo guapo’ de la Zaragoza grisácea del franquismo donde los altos hombres de los aros empezaron a tener aureola de famosos con lustre.

Pena no poder estar porque mandan 15 cachorros detrás de una pelota, motivo inviolable, pero lo importante son las letras impresas que nunca se borran. Como la huella del baloncesto en nuestras vidas. Esas que nos unen en una pachanga o en la lectura de este libro.

03
jun
15

Coopera o revienta


Las altas tasas y los problemas para homologar sus vetustos campos de arena llevaron en 1933 a varias agrupaciones de los barrios más populares de Barcelona a desligarse de las competiciones de la Federación Catalana de Baloncesto. A la llamada de un anuncio en prensa que publicó el BB Monserrat, equipo vinculado al Ateneo del barrio proletario del Hortafrancs,  acudieron varios clubs deportivos y excursionistas, entidades culturales y obreras que decidieron crear su propio campeonato: la Agrupació de Basket.ball de Catalunya que se desarrolló en el ambiente en ebullición política y social de la II República Española. El primer campeón fue el equipo de la Biblioteca Popular de Montgat. Sólo la explosión de la Guerra Civil truncó un proyecto que resistió a las trabas que mantuvo la Federación impidiendo a los clubs y jugadores ‘federados’ jugar en la ‘ABC’.

Nueve largas décadas más tarde, un grupo de jóvenes de los barrios madrileños de Hortaleza y Prosperidad se vieron sin saberlo en un dilema parecido al de sus ‘abuelos’ catalanes. Los elevadísimos precios que impone para jugar al baloncesto organizado el consistorio de Madrid chocaban con sus ganas de disfrutar de este deporte. Hartos de pagar cuotas severas o tener que dejarse sus ahorros en alquilar pabellones, decidieron tomar las canchas de la calle y poner en marcha una competición gratuita abierta a todos los que compartiesen ese sentimiento. Así nació en 2012 la Liga Cooperativa gratuita de Madrid en mitad de la crisis política y económica que vive la España de principio del Siglo XXI. “Redactamos un escrito que distribuimos por las canchas del barrio. La idea principal era hacer una liga con la gente que jugara en las distintas canchas del distrito. El básket como medio y como fin para conocernos entre todos/as”, comenta un portavoz de la Liga.

Este domingo en el ‘Campo de la Cebada’ se cierra la tercera temporada de una idea que ahora es un proyecto consolidado. Y no se puede utilizar otro adjetivo para una iniciativa que se ha ampliado al fútbol sala y a abierto un hueco para el tan necesitado baloncesto femenino, una Liga en la que se han jugado más de 300 partidos y en la que se han agrupado más de 40 equipos, cuando en su primera experiencia participaron ocho plantillas. La pequeña cobertura que reunió a una decena de amigos se ha extendido gracias a su éxito y al boca a boca por barrios de todo Madrid y es ahora un excelente ejemplo de que el deporte puede desarrollarse desde la autogestión y el sentido común. “Una frase que últimamente utilizamos es ‘coopera o revienta’. Siempre en algún momento puede haber miedo a que se nos vaya de las manos porque cada año estamos creciendo, pero un grupo donde desde el primer día vives el ambiente que hay, si tu dinámica no está ligada con nuestra filosofía… con el tiempo acabaras fuera de una forma natural”, explican desde la Liga.

Cooperativa

La ‘Cooperativa’ mantiene un espíritu diferente, libre y participativo. Los equipos pueden ser mixtos y no hay límite de edad o conocimiento del juego. Tanto es así que puedes encontrarte en un mismo equipo a exjugadores profesionales con otros que van sólo a probar. Incluso se ha desarrollado una ‘Escuela de paquets’ para enseñar a los menos expertos el arte de anotar canastas. “La liga es diversión, conocer gente, aprender y admirar a los equipos amigos, es un punto de encuentro de ocio y deporte. Es un espacio distinto, todos formamos una familia y hacemos las cosas cómo las decidimos entre todos”.

Así son los propios involucrados, en asamblea, los que deciden la organización de la Liga y grupos de trabajo se encargan de que la maquinaria se mantenga en funcionamiento en el duro día a día. Los equipos deciden cuándo y dónde disputan sus encuentros, respetando un calendario acordado y teniendo en cuenta los horarios laborales o académicos de sus jugadores y la cercanía de las canchas, habitualmente pistas callejeras. Las redes sociales son un aliado inestimable para la coordinación de todo el tinglado.

Quizá es en el contexto del arbitraje dónde se palpa el ambiente comunitario y abierto que pretenden sus impulsores. En la pista, las faltas las asumen los propios equipos y si hay un problema de criterio, se utiliza el diálogo como resolución. Aunque no pueden evitarse roces y malentendidos, las dinámicas son más que positivas y menos crispadas que en campeonatos reglados. La buena predisposición y el saber en qué tipo de Liga estás ayuda para eliminar excesos de competitividad maliciosa: “Existe un sentimiento de pertenencia a un colectivo muy grande, saber que formas parte de una Liga de Baloncesto única y pionera. Formar parte de esto es sinónimo de sentir orgullo porque tienes que aportar tu granito de arena tanto para el éxito como para el fracaso”. Este carácter ha ayudado a que se integren este curso colectivos que trabajan colectivos en riesgo de exclusión social o con discapacidad intelectual.

En el contexto politico-social actual que vive España podría incluirse el fenómeno de la Liga Cooperativa con otros procesos de autogestión popular, sin embargo, desde el marco organizativo de la misma se desvinculan de movimientos como el 15-M. “La única similitud que mantiene es que nace de la calle, de la ilusión de creer y demostrar que podemos construir sin la necesidad de depender de instituciones gubernamentales”, afirman desde el grupo de trabajo de comunicación.

La ‘Cooperativa’ no recibe ningún tipo de subvención y su financiación, al no tener que pagarse ninguna cuota para participar, nace de eventos especiales, torneos, ventas de productos o rifas que promueven los propios involucrados. “Aunque los eventos sirven sobre todo para conocernos entre todos”, afirman desde la Liga, que incluso ha mejorado las infraestructuras de las canchas públicas donde se juegan partidos, responsabilidad de mantenimiento que recae sobre el Ayuntamiento de Madrid, o lucha para que se amplíen los horarios de iluminación de las mismas. “Algún partido se ha terminado antes de tiempo porque nos hemos quedado sin luz”, recuerdan.

El modelo ha demostrado ser un éxito desde su raíz, tanto que ya se trabaja por desarrollar una división solo para equipos del Sur de Madrid o se escuchan que hay competiciones similares en Castilla La Mancha o en Gijón. “Nosotros estaríamos encantados de ayudar y aportar toda nuestra experiencia para extender este modelo y que llegara a ser una referencia del básket a nivel nacional”, aclaran. Un éxito que radica en utilizar el baloncesto como punto de encuentro, desnudándolo de los valores comerciales y crispados del mundo profesional y que se transmiten a otras competiciones ‘oficiales’. Haciendo del baloncesto lo que es: un juego para divertirse y conocer a gente.

31
may
15

Aulas de asfalto


Wang sale valiente al ruedo. Su rival es un ‘Goliath’ que le cuadruplica en edad y le dobla en estatura. Pero si residía alguna gota de miedo en este pequeño ‘David’ ya se ha escapado entre sus risas. Víctor le cede la bola para empezar el duelo, pero en un abrir y cerrar de ojos la esconde debajo de su camiseta con un veloz engaño. Su renacuajo defensor se parte mientras busca retorciéndose la pelotita que aparece y desaparece por arte de magia. El regocijo se traslada a la fila de compañeros que se divierten con la exhibición.

‘The Copper’, el mote de Víctor Núñez, ha cautivado a su diminuto público. Sus ‘trucos’ de freestyle han tenido atareados durante más de una hora a unos veinte jóvenes del barrio de San Fermín. Su presencia es un premio por su buen comportamiento y un regalo que le han entregado sus propios compañeros. El maestro malabarista ha tenido paciencia con chavales que abultan menos que su herramienta. Paso a paso les enseña a pasarse la pelota entre las piernas o a hacer un cambio por la espalda. “Pegaros un cachete en el culo y veréis como el balón pasa al otro lado”, alecciona el profesor vestido de ‘Nugget’. La larguirucha Nayeli comprueba que el consejo funciona. En breve lo utilizará en mitad de uno de sus partidos.

No hace tanto que Víctor era también un imberbe zagal no muy lejos de allí, en el tantas veces olvidado sur de Madrid. “Era como ellos. Pero yo le daba al fútbol. Pese a ser de Fuenlabrada, con los amigos prefería darle patadas al baloncito”. Hasta que un día se sintió traicionado. La calle puede ser dura para un adolescente y él sintió esa fuerza en su propia piel. “Una tarde tuvimos una bronca en el barrio tras un partido y me vi en mitad de una pelea que no quería. Mis colegas me dejaron solo. Ese día dejé el fútbol… y a mis colegas”.

El doloroso recuerdo pronto se edulcoró en forma de catarsis. De esta decepción, curiosamente, emergió la pasión que ha cambiado todo. “Empecé a salir poco de casa y una vecina me enseñó unos vídeos con trucos de baloncesto para levantarme el ánimo. Comencé a hacerlos en mi habitación con una pelotita de goma espuma. Al salirme unos me atrevía con los siguientes. Y ya no paré”, recuerda Víctor.

El ‘streetball’ le entró directo al corazón y allí se ha quedado clavado como una seña de identidad. “Me lo ha dado todo. Mis nuevos amigos, gracias a él he conocido a algunas de mis parejas, es mi forma de vivir”, afirma Víctor. Quizá por eso se tatuó en el antebrazo el símbolo de And1. Porque la fiebre por el básket de asfalto le llevó a probar sus límites, a mejorar y empaparse de esa motivación por atrapar los imposibles, a driblar a los peligros que se le presentaban. A crecer. Y en ello sigue. Creciendo, aprendiendo e intentando transmitir eso que a él tanto le llena: demostrar que desde la calle el deporte puede ser un buen aula para la vida.

Víctor Núñez 'The Copper' en plena clase de 'Freestyle'

Víctor Núñez ‘The Copper’ en plena clase de ‘Freestyle’

MALA FAMA

Los últimos disturbios en Baltimore arrastraron a la actualidad la mítica serie The Wire. La producción televisiva creada por David Simon abordaba la vida en los bajos fondos de la ciudad de Estados Unidos donde se crió Carmelo Anthony, un submundo alrededor de la delincuencia, las drogas y la violencia, donde el ‘streetball’ completaba la iconografía del ‘ghetto’. En la primera temporada, dos narcos rivales simbolizaban su guerra con un partido de básket. Ese matrimonio entre el deporte callejero y la marginalidad atrae un álbum de imágenes iluminando estereotipos sociales: las balas silban en la noche, esquinas donde se trafica, reino de mafias, agujeros de pobreza y desolación. El cine y la televisión han trasladado esta negativa publicidad a las nuevas generaciones y la han transformado en un producto exportable y atractivo en las sombras del peligro del que surgen estrellas como fueron en los setenta el Doctor J o Lew Alcindor. Ahora, cada verano las estrellas de la NBA vuelven por millonarios contratos a ‘playgrounds’ mítificados como Rucker Park para vender sus valores comerciales en torneos con aroma a asfalto y paradigma del sueño americano.

En España las redes de acero nunca han dejado de ser una anécdota al que se ha adherido esta fama en los límites del barrio, con banda sonora de rap y comunión con la cultura urbana. El desembarco de algún show americano, la creación de torneos con cierta solera o la vinculación de jugadores profesionales como Nacho Martín han mejorado la reputación del ‘street’ que cada día sí se juega de tres en tres en canchas de cemento, canastas de metal y techo de estrellas. ¿Quién no ha jugado una pachanga en una pista pelada de un parque? ¿Quién no ha curtido su tiro bajo el sol de verano en una canasta solitaria?

Precisamente fue en uno de esos montajes que una marca montó frente al Palacio de los Deportes de Madrid cuando Víctor salió del caparazón del anonimato. Tuvo la suerte de ser seleccionado para jugar un partido contra Lennon ‘The Lawyer’ y lució sus habilidades frente al primer espada del ‘street’ en España. Allí puso su nombre dentro de un círculo pequeño de ‘especialistas’ en un mundillo del que difícilmente se puede comer, aunque ya ha participado en algún evento: “Estuve en Colón retando con mis trucos a los aficionados que se pasaban por la fanzone del Mundial”.

Pero Víctor mira hacia otro lado, quizá sabiendo lo que le ha dado este mundo y saber cómo compartirlo. Porque quizá se acuerde de ese chaval al que unos vídeos y una pelota de goma espuma le apartó de muchos líos. Y por ese sentimiento de solidaridad quiere convertir el ‘streetball’ en un método para enseñar buenos trucos y mejores valores a los más pequeños, hacer de ese rectángulo de cemento un aula y de esa pelota de cuero raida una inspiración . “Me tengo que aguantar hacer ciertos trucos en los partidos, porque, aunque para mi son un recurso más del juego, no me gusta que piensen que lo hago para chulear o dejar en ridículo a nadie. Se trata de divertirse juntos”. Y él sabe cómo transmitirlo. Se ve en los ojos risueños de Wang buscando la bola escondida. Allí se refleja esa sentencia. “Marcos lleva varios días ensayando lo que le enseñó Víctor. Nos trae locos en casa”, reafirma el padre de otro de los ‘hechizados’ por este mago que muestra sus trucos y su buena educación escondiendo una pelota para arrancar una sonrisa.

Podéis contactar con Víctor Núñez ‘The Copper’ en @victor_copper40




Únete a otros 9.035 seguidores

Nuestro twitter

Actualizaciones de Twitter

Nuestro Facebook

El Calendario

agosto 2015
L M X J V S D
« jun    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

El Mundial

BlogESfera Directorio de Blogs Hispanos - Agrega tu Blog

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 9.035 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: