Posts Tagged ‘Marc Gasol

20
Ago
16

Cocina italiana


Se imaginan ir a un restaurante y no mirar los precios de la carta. Quiero esto, eso y aquello. Porque yo lo valgo o, mejor, porque el dinero no vale nada. Pues eso es lo que le pasa a un seleccionador deportivo. Tiene delante de sí a todos los jugadores de un país para decidir qué se lleva a la boca. El peligro es el mismo en ambas situaciones: tirarse a por lo más goloso y llenar el plato de delícias sin atender a las necesidades del cuerpo y a la cantidad idónea para no saturarse.

Scariolo ha cocinado la selección sabiendo la temperatura a la que se cuece un equipo campeón. Hasta ha tenido la suerte de la ‘mala suerte’ en la elección de los elementos. Me explico.

Una herencia con fisuras

Quizá ahora no lo recordemos, pero la herencia que recibió el italiano tenía fisuras, no definitivas, pero si suficientes para dudar de que lo ocurrido en Río fuera posible. Se venía de naufragar en ‘nuestro’ Mundial y se vislumbraba el declive de algunos de los Héroes de Saitama. A ello añadan el fuego de la poca presencia de Felipe Reyes, el lío del overbooking de tres bases, la eterna pregunta de que sí Ibaka o Mirotic, la ácida crítica sobre Claver o el llamamiento a una regeneración de jóvenes meritorios. No era una situación idílica para retomar las riendas de un proyecto con memoria de gloria.

Recoloquemos el escenario en el verano pasado. Llega el Eurobásket. Y las sensaciones no mejoran. Comencemos con las ausencias, por un motivo u otro. Se descuelgan del grupo Ricky Rubio, José Calderón, Juan Carlos Navarro, Serge Ibaka y Marc Gasol. Parece un listado de bajas bien lustroso para hacer temblar a cualquier selección con su pérdida y más con la presión añadida de que hay que conseguir la clasificación para los Juegos de Río, que se visten ahora con los ropajes de la gran despedida de esta generación que debía hacer sido el fracasado Mundial de España.

scariolo_gasol

Las derrotas ante Serbia en la inauguración y ante Italia más tarde alimentan a los agoreros a anunciar un póstumo eclipse que tuvo Alemania a dos tiros libres. No era ese el final predestinado. Una segunda fase iluminada por la presencia mesiánica de Gasol acalla todas las voces del carrazo de tacañones. Polonia, la invicta Grecia, la revancha más dulce contra Francia y la final ante Lituania en plena excitación son capítulos que alargaban la leyenda de un grupo único… aunque con invitados especiales. Porque Felipe recupera su casco de espartano, Claver sale del enfoque de la broma, Mirotic aprueba el examen, Llull asciende a capitán general, el Chacho rompe la regla de que los mejores siempre juegan la NBA y los ‘chavales’ evolucionan correctamente. Se taponaron todas las grietas y se recupera la confianza plena de los que dudaban. No todos los dilemas.

La fuerza de la unión

Scariolo supo hacer de las ausencias su fuerza. Delante del buffet libre, sin poder escoger lo que más gusta, supo tomar un cazo de los ingredientes indispensables para hacer un buen equipo bajo su propia filosofía. Impuso roles. Todos sabían para qué estaban y la dosis de minutos que se le administrarían. Tener un equipo de chavales o debutantes en la selección ayudaba para asumir protagonismos menores de tercer base, quinto interior o especialista defensivo.

Sin Ibaka ni Marc se reducía peso en la zona, pero el perjuicio se convertía en beneficio. Pau adquiría todos los galones de líder divino sin compartirlos con su hermano, Felipe recuperaba su cuota en la historia y el juego de Mirotic equilibraba tácticamente el dibujo. Mirotic sería Garbajosa, el cuatro abierto con el que juega todo Dios desde hace quince años y que para Scariolo ha sido norma en todos sus éxitos en Baskonia, Madrid, Unicaja y con España. Generando espacios, dejando la pintura para Pau para atacar y defender y podiendo frenar a interiores más moviles, pesadilla para los Gasoles cuando coincidían en pista en el Mundial. Hasta las salidas de Pau al 6’75 eran de nuevo sorpresivas y no una obligación conocida si su hermano estaba en pista.

A ese giro decisivo se añadía el reclutamiento de soldados del barro, jugadores menos apegados a la estadística y pendientes de pequeños detalles. El campeonato de Pau Ribas y Víctor Claver, y otros, orientados hacia la labor de contención y vigías de los pequeños detalles, nivelaba los excesos incontrolados de la época Orenga, demasido centrado en contentar a todos.

Esa selección del Eurobásket, sin tener a los mejores, era mejor equipo porque estaba configurado bajo el lema ‘una para todos, todos para uno’.

Scariolo_sonrisa_España

Seleccionador y entrenador

Pero de Río no se iban a descolgar los mejores. El plan cambiaba. Los peones eran reyes. Y volvían los excesos de la carta de lujo. Volvían los tres bases, volvía Marc y la publicidad tolkiana de las ‘dos torres’, retornaba Ibaka para apartar a Felipe y mandar a la jaula a Mirotic y Navarro reclamaría su merecidísima corona pese a protagonizar su peor temporada individual en el Barcelona. Encajar a tanto diamante era ahora el dilema dorado.

Scariolo ha encontrado soluciones ajenas y propias. Ajenas en la inoportuna lesión de Marc Gasol y en la renuncia olímpica de Serge Ibaka. Sin ellos nada había que trastocar en el plano interior que tan bien funcionó en Europa. Incluso se ha contado con el crecimiento de Willy Hernangómez como aquella tanqueta que transitó hace diez años por los campos de Japón.

Pero Calderón y Navarro estaban allí como clavos. Y el italiano aquí hizo de entrenador. Tomó la decisión de dejar al extremeño en la periferia de la rotación como base. No le restan argumentos: Calderón viene de varias temporadas inestables en la NBA y Ricky y Sergio han presentado un currículum competitivo más adecuado en este tramo. No pretendió Scariolo mentirse como hizo Orenga y desplazarle al ‘2’, como ocurrió en Dallas, y reducir la trascendencia o quitarle la bola a un Llull en efervescencia. Mejor mirarle a los ojos y decirle que vas a jugar menos, pero que puedes ayudar de otra forma y eres importante para el grupo. Eso es lo que toca, aunque puedas ganarte las críticas. Y Calderón ha aceptado de forma ejemplar su papel de líder en el banquillo y fuera de las cámaras. Su profesionalidad es de aplauso cerrado y muy diferente a la crispada respuesta que hubo con el ostracismo de Felipe en Madrid (ni que hablar de la selección de fútbol y el egoismo mimado de Pedrito). Si Calderón está feliz, todos felices (si se gana)

Y quedaba Navarro. Esa Bomba que lleva dos temporadas administrando su explosividad en Barcelona para derramarla cuando corresponde. Sin la regularidad y constancia suspendida en sus mejores piernas, en 30 minutos de caza, pero con el veneno preparado del talento indomable. Y Navarro aceptó esa bandera de la segunda unidad, de que quizá no tocaba tirarselas todas, pero sí poner toda la intensidad en defensa, en aceptar cuando tenía que ser cambiado, quizá porque además Pau Ribas se ha quedado en casa después de sacarle a él la invitación para esta despedida de gloria.

Ningún plan es infalible. Los dos primeros partidos quedó claro, quizá aún sin tiempo entre tanta interrupción de viaje de ida y firma de contrato, o quizá sin la comprensión de todos los cambios hacia el equipo y hacia afuera. Pero las piezas fueron encajando en el armazón para darle la razón a Scariolo y el rendimiento se disparó hasta la lucha por el bronce. Sólo el día de Estados Unidos, por el cansancio acumulado de Pau y la debilidad defensiva ante los físicos interiores y las debilidades de rebote, se echó en falta a Marc Gasol y el músculo de Serge Ibaka.

Y ahí reside en parte el éxito de la labor de Scariolo. Él ha sabido hacer de seleccionador, contando con los mejores, pero también de entrenador, haciendo de esos jugadores piezas de un equipo y convencerles de que esa función era la necesaria para seguir haciendo leyenda juntos. Porque él también es leyenda. Y los jugadores lo saben y lo respetan.

22
Sep
15

Lío en Río


Emociones antes que razones. Podría ser un eslogan ajustable a la Marca España. Y ya ni te cuento para el Marca. Es el deporte un lugar para buenas extremidades y para alimentar malos extremos. Del blanco al negro, sin matices. Con dos cojones. Del te odio hoy al te quiero mañana. Los medios no sobran ni en los triunfos de la selección española ni como altavoces de difusión pasional, pero si en la hora del análisis.

Quizá por esos respingos al corazón que nos ha producido la selección española en el último Eurobásket las interpretaciones al oro han vuelto a ser heroicas, calientes, exageradas, nacionales y exaltadas. Alimentadas porque nadie creía en un grupo que sí creía y eso, la sorpresa, agranda los titulares y convierte a los agoreros de la primera fase en fieles patriotas del ‘ya lo sabía yo’ de las semifinales. Mal camino para el periodista cuya visión debe nacer de la reflexión global y no en dejarse llevar por el torrente del ‘qué cojonudos somos’. Aunque es lo que toca. Vender un producto que vende cuando gana, porque a todos nos gusta sentirnos cerca de los campeones.

Entre tantos piropos a Pau Gasol y enmiendas a su proclamación como el mejor de todos los tiempos, repasos a la generación dorada del básket patrio, de la envidia de los pérfidos franceses, entronizaciones de Reyes y lacayos y olvidos conscientes de los culpables de hace un año, creo que falta una mirada mucho más dirigida del por qué esta selección no ha repetido los males que le acecharon hace un verano en su Mundial. Me refiero a términos ‘deportivos’. Porque esto es un deporte y quizá en alguna de estas teclas esté una de las claves del éxito.

España-Eurobasket-2015Sería fácil señalar a Orenga como diablo y aplaudir a Scariolo como angelito con su eficacia como seleccionador, siempre en finales y con tres Europeos y una plata olímpica. Pero nadie daba mucho por el italiano, ‘otro amiguito de Sáez’, cuando las críticas por la facilona Ruta Ñ apretaban. De repente podría opinarse que esos amistosos de ‘bajo nivel’ ayudaron a graduar la planificación y a que el equipo y las piernas de sus ilustres treintañeros fueran cogiendo rodaje ante la segunda fase, yendo de menos a más hasta el oro. Eureka. Eoropa.

Pau Gasol ha sido la estrella inmaculada. Ya lo era. Y ni ésta ni otra medalla pone en duda su dimensión como un deportista superlativo e irrepetible. Sus hazañas en el Europeo, enmarcadas en su obra magistral ante Francia, recibirán un párrafo destacado en su alargado historial. Pero no creo que éste perfil dominador haya sido una cuestión divina. Creo que ha sido algo bien pensado ante las circunstancias. Este equipo no ha discutido el liderazgo de Pau y su estrella ha sido la única que ha brillado y guiado al equipo. La ausencia de otros divos (Marc Gasol y Navarro ante todo) ha confeccionado una jerarquía muy clara. La flecha señalaba a un mismo lugar sin discusión. Y eso se ha notado fuera de la pista (las arengas de Pau eran las dominantes) sino también dentro de los planes tácticos y los roles dentro de ella. El balón a Pau no era una ‘dependencia’ sino un inicio de guión (de terror para los rivales) en el que había otros protagonistas importantes como Sergio Rodríguez, Sergi Llull, Rudy Fernández, Nikola Mirotic y Felipe Reyes. Es decir, el Madrid de Pablo Laso, el mejor equipo de Europa en los últimos años, y el ‘jefe’. No es mala idea. El resto ha asumido un puntito en la sombra, con rango más defensivo que ofensivo y sin querer sacar mucho pecho. Haciendo piña y no solo siendo piñones. Destaca aquí la actuación de un Pau Ribas que parece que siempre estuvo allí y el reivindicado Víctor Claver.

Creo que el oro de Lille se ha engarzado mucho en no tener que repartir balones entre tanto Miura, algo a lo que ha ‘ayudado’ ilógicamente la lesión de Rudy, que no ha tenido que demostrar que es el nuevo Navarro. Los roles, término de obligado cumplimiento en el básket moderno para confeccionar equipos, han estado marcadísimos y los ‘represaliados’ esta vez lo han asumido con una sonrisa entre los labios, porque eran jovenzanos y les queda tiempo o porque estar ahí sentados y ayudando ya les valía. Esta vez no ha habido vacas sagradas con amigos periodistas que sacaran los puñales del ‘malrollismo’. Y si los hubiera habido, Scariolo los ha sabido administrar perfectamente.

En un plano más táctico, este grupo ha estado mucho más compensado. Las piezas encajaban solas y sólo en los últimos puestos Scariolo pudo arriesgar por la lesión de Abrines (llevó a un interior como Aguilar y no a otro exterior que hubiera sido lo propio). Dos bases definidos (Chacho y Guillem) y un tercero (Llull) que podía saltar entre la dirección y la ejecución. Tres escoltas o aleros bajos (Rudy, Ribas y San Emeterio) y un alero alto (Claver) y tres interiores que se relevaran los 40 minutos (Pau, Reyes y Mirotic) con dos en la recámara por si acaso (Aguilar y Willy). Todo marcadito. Que nadie se despiste ni se salga del redil.

Las ausencias en ese sentido han sido una bendición. No hay que contar con tres bases por decreto, ni desplazar a Llull como escolta, y lo que es peor, quitarle la pelota y la velocidad al equipo en sus salidas. Chacho ha sido el ‘capitán de la nave’ sin discusión. Y ha terminado en el quinteto del torneo. El equipo ha crecido a su ritmo. En madurez, con Ricky y Calderón achacosos, es el mejor ‘director’ de España.

Sin Navarro se ha podido contar con un exterior más sacrificado que diera equilibrio, no reclamase su liderazgo con tiros y minutos, y se centrara en defender. Pero a este rompecabezas se enfrenta Xavi Pascual todos los días con un tipo que aún te puede ganar un partido solo. Solo tienes que acertar cuál va a ser.

Lo mismo se puede decir en las posiciones interiores. Mirotic, como cuatro abierto (esquema 100% Scariolo), deja libre la pintura para Pau Gasol y alarga las ayudas para que este domine con sus unos contra unos y mejora la movilidad del estático. Todo está mucho más compensado que con dos Gasoles en pista, alejando a Pau del aro, como le obligaron a hacer en Lakers, y obligándole a defender a jugadores más rápidos desgastando sus piernas, donde reside el mayor agujero.

La configuración de este equipo ha sido mucho más cómoda para el seleccionador, sin tanta vaca sagrada reclamando su sitio ni hombre anuncio cuya cuota de pantalla tiene que estar casi calculada. El engominado ha tenido que responder a las cuestiones que el torneo generó: crear soluciones defensivas (ante bloqueo directo, alternancia de defensas tras fondo/banda/libre, alguna zonita y mucho trabajo de cabeza para alimentar las piernas) tras la alarma italiana. En ataque no se ha inventado nada: Intentar correr, dejar generar a Lull y Chacho (el Madrid de Laso) y ponerle la pelota lo más cerca del aro a Pau. Uno más uno son dos. El planteamiento y preparación de la final fue su guinda táctica

scarioloLo chungo empieza ahora

El lío vendrá en Río. ¿Y ahora qué hacemos? La clasificación para la cita olímpica era el objetivo esencial este verano porque se ve como el canto del cisne de esta generación y la despedida merecida y digna para algunos de los héroes de estos últimos quince años de éxitos. El duelo contra los yankees de nuevo entre ceja y ceja.

El jaleo se le avecina a Scariolo en forma de dilema de los buenos. Incluso algunos aficionados verían justo que la convocatoria se repita, porque éstos son los que han ganado el Europeo, pero sería un tiro en el pie prescindir del mejor pívot de la NBA (Marc Gasol) y de otros referentes. Detrás estará la presión que se imponga desde la propia federación para mantener la leyenda ÑBA en la plantilla o de los patrocinadores, que pagan todo esto, que querrán ver a su reclamo dentro del póster.

¿Pero que parece ser lo mejor para el equipo? ¿Cómo designar esos roles y esa jerarquía que han sido claves? ¿Cómo repartir minutos con la nueva configuración? ¿Cómo compensar la justicia del adiós con lo que es más necesario para ganar? ¿Cómo convencer a algunos de los veteranos que tienen que dar un paso atrás y estar contentos? Estas preguntas se llevaron por delante a Orenga. No es fácil.

Me atrevo a hacer de seleccionador, que es lo que a todos nos mola, y diseñar un ensamblaje que para mí sería el más compensado. Y eso que con una temporada mediante, con posibles lesiones, renuncias voluntarias o bajones y subidones de rendimiento, es toda una temeridad. Pero no tengo miedo. Soy de Zaragoza.

Fieles al Cachismo, prescindiría de Ricky o Calderón. El que mejor éste. Desplazar a la categoría de ‘tirador’ al extremeño reduce el espacio de protagonismo de Llull. No es solución el teorema de los tres bases.

En la línea de perímetro creo que Ribas se ha merecido la continuidad y faltaba un tirador y Rudy es fijo tras dejarse la espalda por este equipo. Ese debe ser Navarro o Abrines sustituyendo a San Emeterio. Parece complicado arrebatar a ‘La Bomba’ de su despedida internacional, pero el Barça lo dirá. En el Palau llevan dos años intentanfo solucionar este entuerto. No creo que haya otro alero alto como Claver hoy por hoy en España y más con la capacidad defensiva y reboteadora que ha demostrado.

Y dentro es obvio que la vuelta de Marc Gasol es obligada (otra cosa es el reparto de minutos entre hermanos coincidiendo en pista) y Willy será el sacrificado, volviendo Reyes al ostracismo del banquillo, aunque mejor administrado por el seleccionador que hizo Orenga.

Quedaría solo un hueco, el de Aguilar, que deberá ser estudiado con conciencia. Quizá aquí quedaría el espacio para meter a Abrines y Navarro juntitos o apostar por Hernángomez u otra novedad.

Y no hay que olvidarse el eterno debate. A día de hoy veo difícil que Mirotic salga del equipo. Sin ser su Eurobásket, se ha visto que tiene buena química en el vestuario y una temporada más de viajes junto a Pau en Chicago afianzará su amistad y el respaldo de ‘el jefe’ a su compañero. El damnificado será Serge Ibaka y más la defensa de España y su capacidad reboteadora puesta en tela de juicio por Bjelica, Gallinari o los rechaces concedidos ante Francia.

Pura quiniela.

18
Feb
12

¿Quién será el primer español de la NBA en hacer un triple doble esta temporada? (encuesta)


Hacer un triple doble se ha convertido en un rasgo de excelencia en el baloncesto moderno. Pieza de coleccionista en Europa, hay verdaderos expertos en este arte en la NBA. Acaparadores de estadísticas actuales como Jason Kidd, Lebron James, Rajon Rondo o Grant Hill o monstruos históricos como Oscar Robertson (181, único en promediarlo durante una misma temporada), o Magic Johnson (138) han sido verdaderos especialistas. El único español que ha logrado entrar en esta categoría es Pau Gasol, que ha completado cuatro actuaciones de al menos ’10-10-10′ en sus 10 años de carrera. Su primer triple doble fue registrado en el libro de patentes el 8 de marzo de 2006, cuando se enfrentó a los recolocados Sonics de Seattle como miembro de los Grizzlies (21 puntos, 12 rebotes y 12 asistencias). El siguiente fue el 24 de enero de 2007, también en Memphis, con 17 puntos, 13 rebotes y 12 asistencias. El tercero, ya como miembro de los Lakers, tuvo lugar el 17 de febrero de 2009, contra los Hawks, con 12 puntos, 13 rebotes y 10 asistencias. Ningún compatriota logra una de estas joyitas desde que el alapívot de los Lakers se marcara uno al principio de la campaña pasada ante los Blazers (20 puntos, 14 rebotes y 10 asistencias). El próximo se resiste para la saga hispánica que dispone de simientes suficientes para sumar en cualquier jornada una de estas pequeñas perlas estadísticas que consagran al partido completo. Pau y Marc Gasol, Ricky Rubio, Serge Ibaka y José Calderón lo han rozado tras desenredarse el lockout sin conseguirlo por poquito. ¿Quién será el próximo?

Su nueva ubicación en la ofensiva de Mike Brown hace que Pau no disponga del balón tanto como en sus tiempos en Grizzlies o con Phil Jackson. Eso tiene una consecuencia directa sobre el número de asistencias que está dando y lo que reduce sus opciones de sumar más triples dobles. Mientras sus dobles dobles en puntos y rebotes suelen ser una marca de la casa (19, 3º en toda la Liga), en este curso sólo ha logrado un partido de dobles figuras en pases de canasta, precisamente el día que más cerca ha estado de rozar su quinto hito numérico: 8 puntos, 8 rebotes y 10 asistencias (Indiana, 22 de enero).

Quizá sea su hermano Marc el que lo ha tenido más cerca de las puntas de sus dedos. Sería un premio magnífico para una temporada inolvidable que quedará marcada por su presencia en el All Star. Su trascendencia dentro de los Grizzlies queda expresada en los boxscores. Es el ‘osezno’ que más juega, el que más rebotea, tapona y doble dobles realiza (8º en NBA con 15), además del segundo anotador y asistente. La pelota orbita sobre él cuando está en pista, lo que hace además que sea uno de los interiores con mayor capacidad de pase de toda la NBA y un candidato magnífico para el completar un triple doble. El mejor ejemplo lo dejó ayer por la noche (17 de febrero) ante los Nuggets con un soberbio (16 puntos, 14 rebotes  y 8 asistencias). No es la primera vez que se queda con la miel en los labios: 22 puntos, 13 rebotes y 7 asistencias ante New Orleans el 18 de enero y 21 puntos, 11 rebotes y 6 tapones frente a Utah el 6 de enero. Pero si queremos ser ambiciosos, Marc puede ser la mejor baza del baloncesto español para firmar una hazaña al alcance solo de unos elegidos. Hablamos de consagrarse con la rareza de un cuádruple doble. Esta temporada, el 21 de enero ante Sacramento, aunque aún lejano, se fue hasta una estadística remarcable de 20 puntos, 11 rebotes, 5 asistenticas y 6 tapones. Solo cuatro jugadores han logrado un cuádruple doble en la historia de la NBA: Nate Thurmond, Alvin Robertson, David Robinson y Hakeem Olajuwon.

Las comparaciones más sobadas con Ricky Rubio le quieren encajar en la silueta deportiva de Pete Maravich, Jason Kidd o Rajon Rondo, los tres verdaderos estandartes del playmaker capacitado para hacer muchas cosas y, por lo tanto, sumar triples dobles. El actual campeón con Dallas es tercero en el ránking histórico (107) en esta faceta. Las similitudes con el base del Masnou nacen en buena medida de ese concepto global, de ese juego que le ha hecho en varias ocasiones rozar el triple doble más precoz para el baloncesto español. Su consecución parece cosa de poco tiempo, pero se está resistiendo. En varias ocasiones ha estado a un par de cifras más de obrarlo. Lo especial del ‘flequi’ es que su dimensión le permite realizar varias combinaciones diferentes. Aunque la que más explota es la tradicional de puntos, rebotes y asistencias (18-8-11 ante Houston el 30 de enero ó 9-8-8 ante Sacramento el 16 de enero), también podría hacerlo con la opción de robos de balón (10-10-6 ante los Nets el 3 de febrero). RR es el 20º en el listado de doble dobles (11), siendo el tercero entre los bases y el primer rookie.

Una senda poco transitada es por la que puede llegar la sorpresa. No hay que olvidarse de Serge Ibaka y su descomunal producción en tapones como opción más que seria. Este mes de febrero ‘Air Congo’ suma dos actuaciones con diez ‘chapelas’ lo que, a poco que mire el aro, hace que pueda añadir su nombre a esta categoría sin dificultades. Sin embargo, en ambas participaciones, no lo logró por la misma circunstancia: 4 puntos, 11 rebotes y 10 tapones ante Dallas (1 de febrero) y 6 puntos, 9 rebotes y 10 tapones frente a Sacramento (9 de febrero). Con un máximo de 2 asistencias por partido un plan B parece improbable para Ibaka.

A lo largo de sus seis temporadas en la NBA, el extremeño José Calderón se ha ido varias veces de la cancha con la sensación de habérsele escapado el triple doble por un pelo. No pudo estar más cerca de ello el año pasado, el 15 de enero del 2011, cuando sólo un rebote le apartó de la efeméride ante Washington (21 puntos, 15 asistencias y 9 rebotes). Siendo la actual su temporada más prolífica en rebotes (3.3), no es utópico pensar que la marca podría caer en breve. Sus recientes aproximaciones así lo demuestran: 8 puntos, 17 asistencias y 8 rebotes el 3 de febrero ante Washington y 25 puntos, 9 asistencias y 7 rebotes el 14 de febrero ante Knicks.

El rol en el que se ha encasillado (o lo han encasillado) Rudy Fernández provoca que sea el español que viva más lejos del triple doble, cuando en sus estancias europeas es uno de los aspirantes con más méritos y aptitudes para lograrlo. Con los Nuggets aún no ha hecho ningún doble doble esta temporada, por lo que pasar al siguiente nivel parece fruto solo de la imaginación de sus más fanáticos. No será por cualidades. Su mejor partido este año lo ha retratado como una pieza completa: el 11 de enero antes los Nets hizo 11 puntos, 8 asistencias y 5 rebotes.

12
Ene
12

¿Qué español irá al All Star Game? (encuesta)


El eclipse de Ricky Rubio (10.2 puntos y 7.9 asistencias) en la NBA es total. No hay día en el que su jeta de niño bueno y su juego de travieso embriague portales de internet, vídeos de highlights, primeros planos en la televisión, preguntas a cualquiera que pase por allí… Su impacto en el juego y en lo mediático, ambas facetas tan ligadas y potenciadas en las Américas, ha hecho que ya se eleven voces sobre su participación en el All Star Game. No me refiero a su presencia en el descafeinado duelo de rookies contra sophmores, si no a su entrada por la puerta grande en la fiesta de Orlando (24-25-26 de febrero). Una reciente encuesta en NBA.com reflejo esta opción. 109.911 personas, un 75% de la muestra, veían el flequillo de RR en la casa de los Magic.

Esta campaña en favor del ‘Rookie Ricky Rubio’ no solo recoge el poder máximo de su irrupción sino que además abre un debate en la afición española. O al menos en Puertatrás lo planteamos. El estrellato de Pau Gasol (16.6 puntos y 9.5 rebotes) languidece supuestamente en los rumores de una posible marcha y en el decaimiento de los Lakers como centro de atención en la Liga, pese a que sus números no flaqueen para alejarlo ya de ese objetivo ni mucho menos. La ‘mala prensa’ del ‘spanish soft’ y la posible como consorte de de Bryant en Orlando dada las simpatías por Andrew Bynum podrían dejar al ala-pívot en su cuarta presencia consecutiva y quinta total en el Fin de Semana de las Estrellas.

Otros opinan que será su hermano Marc (13 puntos y 10 rebotes) el que represente el emblema patrio en Orlando. Su renovación multimillonaria en Memphis, la lesión de Zach Randolph como ‘osezno’ con más participaciones, la retirada del ‘fijo’ Yao Ming y la falta de potentes rivales en su posición en el Oeste (Nene, Al Jefferson, Andrew Bynum o DeAndre Jordan) podrían dar vía libre al intermedio de la camada. Sus acciones en esta bolsa suben a cada 20-10 que firma pese a que la temporada de los Grizzlies no es tan fructifera como la pasada.

Un récord delgadito en triunfos siempre ha debilitado a José Calderón (12.1 puntos y 8.9 asistencias) como candidato a sentarse en el banquillo del Este. Los Raptors no cambiarán de postura esta campaña, aunque el base extremeño ha ganado en presencia dentro de la pista gracias al nuevo entrenador Dwane Casey, amante del básket-control del potente y pegajoso bote de ‘Calde’. Como en el caso de Marc, los ‘pointguard’ en el Este no recoge una ‘lista impenetrable’ más allá de Deron Williams, Derrick Rose y Rajon Rondo.

Aunque Serge Ibaka (7.4 puntos y 5.9 rebotes) aparece en la lista de 24 aleros elegibles en el ballot en su conferencia, no sería previsible que Air Congo aterrice en el Amway Arena. Otra cosa es que repita como concursante en el bolo de mates como en Dallas hace un año y que sea miembro del equipo de segundo año, así que esa opción podría colocarle en la misma situación que hace dos temporadas vivió Rudy Fernández (8 puntos y 3.2 asistencias) en Phoenix. Ahora, su suplencia y rol secundario en Denver, además de dejarle como el único español fuera de la papeleta oficial, hace que sea poco probable que no tenga ese ‘finde’ para pasárselo de vacaciones con la Helen Lindes.

Ahora toca vuestra opinión. Si, como en los Inmortales, solo pudiera ir uno.. ¿Qué español véis en el All Star Game?

21
Jun
11

¿Qué tres descartes harías tú para el Europeo 2011? (encuesta)


Sergio Scariolo ha desvelado hace unos minutos la lista de 15 jugadores que estarán presentes en la fase de preparación de cara al Europeo de Lituania, que se celebrará en septiembre. España deberá afrontar el reto de defender el título conseguido hace dos años en Polonia y de lograr su clasificación pare los Juegos Olímpicos de Londres. El italiano Sergio Scariolo ha tenido una complicada tarea allanada en los últimos días por las renuncias de Fran Vázquez, aludiendo cansancio, y por las retiradas de la selección de dos estandartes en los últimos años como Alex Mumbrú y Jorge Garbajosa. Entre los ’15’ luce la ausencia de Nikola Mirotic, que jugará con la sub-20 el Europeo de Bilbao y que se disputaba con el congoleño Serge Ibaka una de las dos plazas de ‘naturalizados’. La selección realizará una concentración en Madrid y realizará durante el mes de agosto una gira por España antes de que el día 31, Scariolo tenga que decidir los tres descartes que no viajarán a Lituania. Ahora te toca a tí hacer de seleccionador, ¿qué tres jugadores dejarías en casa?

12
Abr
11

El verano ya llegó


Para un chico para el que el verano tiene olor a agua clorada y horas interminables sobre una toalla tendida en el duro cemento, estar en abril frente al rumor de las olas desnudando las espinas de un espeto de sardinas es tan alucinante como ver a alguien en el Real Madrid pidiendo el retorno de Ettore Messina. Será por esa sensación de extraterrestre que en mitad del advenimiento de los playoff de la NBA, después de un clásico con ‘próloga’, con la Final Four aún de cuerpo presente y rifándose el ascenso de la LEB a cara o cruz, a mí me da por pensar en el Europeo de Lituania (31 de agosto-18 septiembre). Y en pedir una de pulpo frito.

Pienso en la lista del último Mundial, el fracaso entre comillas tras el triple de Teodosic en cuartos, y encuentro varios cromos que me sobran y otros que se empiezan a echar en falta. Desde la gloria de Saitama, el conglomerado que ha dado lustre al básket nacional no tiene tantas piedrecillas sueltas y se descubren agujeros en forma de incógnita y con múltiples parches.

La primera duda tiene carácter periódico. ¿Estará Pau en Lituania? Las primeras impresiones del pívot apuntaban a que sí, pero sus mínimas palabras a través de la temporada de la NBA sólo han alimentado las penumbras sobre su participación. No sé si muchos pondrán la mano ni en el sí ni en el no.

¿Será el único jugador afincado en Estados Unidos en darse un respiro? El horizonte del lockout puede ayudar a los intereses de la FEB, dado que la presión de las franquicias puede ser menor si no hay convenio a la vista y la incertidumbre sobre el inicio de la temporada se acrecienta.

Repasemos los reclutas que se llevó Scariolo a Turquía. Fernando San Emeterio, Rudy Fernández, Ricky Rubio, Juan Carlos Navarro, Raül López, Felipe Reyes, Víctor Claver, Fran Vázquez, Sergio Llull, Marc Gasol, Álex Mumbrú y Jorge Garbajosa. En esta cuenta habría que intercambiar a José Calderón por Raül López, cambio prematuro que se produjo a pocos días de la inauguración por la lesión del extremeño.

El curso baloncestístico 2010-11 abre además el abanico a nuevos inquilinos de la Roja. Los naturalizados Serge Ibaka y Nikola Mirotic son los que han abierto el debate y focalizado los titulares en la prensa deportiva. La reglamentación FIBA sólo permite inscribir a uno de ellos. Ibaka se ha desmarcado como un pívot de garantias en la rotación de los Thunder y Mirotic es el ‘Mirlo Blanco’, la revelación de la ACB. Ambos se acoplan a roles diferentes, uno es un cinco intimidador, músculo en el andamio, y el otro es un interior que puede jugar abierto y con mayor proyección ofensiva.

A eso hay que añadir la consagración de jugadores que el año pasado entraron de refilón y ahora pocos se atreven a no darle una entrada para la feria de verano, como Fernando San Emeterio, camino ahora hacia el MVP, y Carlos Suárez, cuyo paso al Madrid solo ha confirmado todo los bueno que le hizo ser el último descarte de la anterior convocatoria.

Las alternativas más extensas se aplican al puesto de base. La inclusión de Calderón parece más que predecible tras su doble ausencia por lesión. El dedo acusador señala a Ricky Rubio como el gran desajuste de la temporada, pero pocos apostarían a su salida por ‘bajo rendimiento’. Sería una postura difícil de explicar ante medios y aficionados. La llamada a la puerta de jugadores como  Víctor Sada o Rodrigo San Miguel, se une a la de antiguos inquilinos como Raül López, Sergio Rodríguez o Carlos Cabezas, caídos en desgracia en las quinielas.

En los ‘mundialistas’ de hace un año hay nombres que pueden chirriar para algún gurú del baloncesto. Jorge Garbajosa ha despertado la ilusión en Málaga, pero su rendimiento está en descenso. Fran Vázquez y Felipe Reyes no firman sus temporadas más regulares y Álex Mumbrú podría ceder ante el empuje de la nueva ola. Rafa Martínez ha vuelto a repetir en Valencia un curso de primerísimo nivel y nombres como Berni Rodríguez no se pueden descartar totalmente, pese a su ya continuada ausencia en la selección.

Hace unas semanas, un entendido en estos temas, me invitó a que redactara una lista compensada de doce jugadores que deberían estar en Lituania para vestirse de rojo y defender el título polaco. Con Scariolo en el papel de seleccionador, hay que incluir en la suma al menos un ‘cuatro’ abierto. ¿Atendería Víctor Claver a este rol tras despuntar como alero y varias convocatorias sin un rol prioritario? ¿Repetirá Garbajosa o se dará confianza al precoz Mirotic o al invitado Pablo Aguilar? ¿Si fuera así dejamos fuera a Ibaka? ¿Dejará libre Llull una plaza en un perímetro con tanta competencia o será un eslabón como tercer base? ¿Qué pasará si hay lesiones o más autodescartes?

Os invito a desarrollar el trabajo que mi amigo me encomendó. Tomar una servilleta de la terraza en la que andéis y un boli Bic y afinar vuestras dotes de seleccionador que todos llevamos dentro para dar un ‘catorce’ (este año se podrán llevar 14 jugadores y habrá que hacer cconvocatorias de doce) ajustado al molde de Scariolo. No vale como excusa despedir al engominado italiano. Pedir otra caña y una de ensaladilla rusa puede ser una buena inspiración.

No es fácil, ¿verdad?

11
Sep
10

Reflexiones españolas


Cuando por las redacciones aún se fumaba como en las películas buenas, tuve un compañero que acababa el 95.4% de las frases con la coletilla ‘… o no’. Esa afición a cuestionarse todo lo que se movía podría ser la base de un buen periodista, pero no era el caso. La profesión le venía por enchufe familiar y su libro de estilo era el Marca.

Quedarse con una interpretación gruesa, terriblemente efectista, flacucha de análisis y con sobredosis de testosterona (¡por cojones! es un argumento bestial, de bestia) es una manera de trabajar propia del periodismo y un modus operandi dentro del mundo deportivo. ¿Pensar? Eso es de marineros, diría el macho hispánico, también llamado redactor jefe. Mejor entintar el titular chocante y lo de abajo llenarlo con consignas sencillonas, que todos puedan entender. Vender catástrofes o héroes, según entre o no la pelotita, a toda costa y esperar el momento adecuado para tirarte a la yugular de ese que te molesta (no te informa, informa a la competencia o no informa a nadie).

Tras el triplazo (escalofriantemente entrenado) de Milos (amor en eslavo)Teodosic que dejó a España con un palmo de narices, muchos han sido los que se han levantado para reclamar un cambio generacional y la cabeza de Scariolo en una bandejita de plata. Paren el carro, Salomés de turno. Desde mi humilde desconocimiento de las cañerías de la selección, pero con opinión libre y muchas horas de baloncesto, os dejaré a continuación mis reflexiones españolas, apuntitos sobre cómo he visto al equipo este por el Mundial. Algo más que dos titulares gordotes. Será porque aún no vendo ni sellos.

Cambio de qué

Contemos. Si has nacido en el 80, ¿cuántos añitos tiene la criatura? 30 primaveras. Eso en términos de baloncesto es, como mucho, ser un veteranillo, empezar a lucir canas. Ok. ¿Y eso es malo? Otros ´dirían que estás en la flor de la vida para eso del basketebol. Al grupo de los ‘Golden Boys’ o los ‘ÑBA’ (malditos eslóganes para vender periódicos) no se les ha pasado el arroz de la paella. La comparación con la veinteañera Serbia asusta por su frescura y futuro, pero jubilar a Pau Gasol, Juan Carlos Navarro, Felipe Reyes o José Calderón sería simplemente estúpido. Al menos, les queda cuerda físicamente para aguantar otro ciclo completo (Juegos, Europeos y otro Mundial) si sus carreras profesionales no se lo impiden. Hablar de ocaso generacional es estúpido.

Nueva hornada

Eso no quiere decir que no haya que abrir la puerta a los que vienen pisando fuerte, como ya se ha hecho en anteriores campeonatos. Nada nuevo. El peso de Ricky Rubio o Sergi Llull ha ido creciendo como lo hizo anteriormente con Rudy Fernández y Marc Gasol y lo harán los que vendrán (Carlos Suárez, Saúl Blanco, Pablo Aguilar… y utilizar a Claver no solo para agitar la toalla y recuperar a Sergio Rodríguez si es clínicamente posible), por lo que precipitar acontecimientos sería una aceleración innecesaria cuando la columna vertebral sigue firme y derecha. La aclamada renovación es un hecho progresivo que marcará la naturaleza y los gustos del entrenador que lleve el volante de este bólido rojo.

Los enterramientos

Dar por muertos a Jorge Garbajosa o Álex Mumbrú me parece tan precipitado como no confiar en que jugadores como Carlos Cabezas o Berni Rodríguez, por ejemplo, pudieran ser útiles en el grupo. No obstante, es evidente que sean los señalados por ser los más veteranos y porque España tiene más de doce jugadores con capacidad para ir a la selección.

Lo mismo digo de Scariolo, que con sus errores (bastantes) y aciertos (sobre la marcha), es uno de los mejores perfiles que puede tener esta selección que, para los éxitos que ha acumulado, apila demasiados técnicos en su debe. Su situación profesional no es la mejor para el cargo, pero así, ganó un Europeo, no nos olvidemos. La inestabilidad en el banquillo no es buena ni para el Mollerusa de la Provincial catalana. 

Mucho Garbajosa, poco ‘tres’

Scariolo ganó la única ACB del Unicaja con Garbajosa como estrella. Es un jugador al que confía el cuidado de sus hijos y de la cubertería de la abuela y que, encima el jodío, se acopla perfectamente a su gusto táctico con un cuatro que juega abierto, muy abierto. Garbajosa ha sido titular indiscutible para el técnico engominado, ocupando el puesto de ‘4’ de Pau Gasol y dando todos los mandos interiores a Marc Gasol. Esto ha provocado un cambio de estilo en el juego de la selección, con un referente interior y la consabida pérdida del rebote al no disponer de un tres alto que cubra la debilidad física de Garbajosa en este punto (la hiperactividad de Rudy en este aspecto ayudó a rebajar este déficit). Sí, echamos en falta a Carlos Jiménez y todo eso que te hace pensar ‘jope, cuánto sabe este tipo de esto’ o, en su defecto, un jugador cercano a sus características. La falta de confianza en Claver, el rol secundario de Mumbrú (con problemas de espalda) y la no convocatoria de Carlos Suárez, porque estaba enredado en el lío de su traspaso (¿y Rudy, no?), ha dejado a la selección con una pata coja, la del tres alto. Convocar a San Emeterio, que venía enchufadísimo de una tremenda temporada, para nada, tampoco tiene mucho sentido si luego juegas con Rudy de falso alero. 

Por lo tanto, para mí hubo una mal uso de las piezas que Scariolo tuvo sobre el tapete porque, a toda costa, quería jugar con Garbajosa como titular y eso conllevó un desequilibrio y la pérdida de importancia dentro del grupo de jugadores que convocó: podría haber convocado a otros mejores para jugar como quiso o utilizar mejor lo que se llevó a Turquía.

Y Reyes de qué juega

El sambenito de ‘bajito’ que acompaña a Felipe Reyes y la poca confianza de Ettore Messina han llevado al jugador del Madrid a quedarse a mitad de camino entre las dos posiciones interiores. Para mí, Reyes, por destreza reboteadora, es un cinco que puede tirar de media distancia, pero no un ‘4’ moderno, como se le pretende reconvertir. Así, como la imperiosa titularidad de Garbajosa, el sistema de cuatro abiertos se queda sin un suplente específico y solo con el experimento de Reyes (‘y su triple de todos los días’, que decían en la tele), ya que Claver estaba para rascarle la espalda al compañero de turno. Con Fran Vázquez en la rotación, lo siento, pero me sobra Reyes (o Vázquez) y necesito a un ala-pívot más, si encima nunca se ha jugado con dos cincos juntos en pista.

La lesión de Calderón duele

Encima el plan se resquebrajó  un poquito más con la lesión de José Calderón a las puertas del inicio del Mundial. El imprevisto hizo que Scariolo citase a Raül López como mal menor, al estar con él en Rusia y en el anterior Europeo, y obligando a aumentar la jerarquía de Ricky, un base que no anota con regularidad y, como consecuencia, desprenderse del posible cambio de estilo que permitía permutar a Rubio y Calderón. López no ha entrado en ritmo de competición y sus carencias defensivas han sido abismales (Serbia lo masacró cuando salió a pista). Scariolo entregó tarde el segundo timón a Llull, menos posado para jugar de ‘1’, pero más activo en defensa (revisar la que le hace a Teodosic en la segunda parte, menos en la última jugada). Demasiado tarde, porque eso podría haber provocado otros trastornos en la rotación (que Rudy jugase de escolta, más minutos para San Emeterio o Claver…) que se me antojan como positivos.

El pase extra

Considero que las victorias de la selección de España han llegado pegadas a un estilo de juego veloz, donde los roles estaban bien encajados y todos los jugadores mantenían un alto nivel dentro de las peticiones de su técnico. Como ya he enunciado, la rotación con la que contó Scariolo no estaba tan formada como en anteriores ocasiones. Ese fue el problema mas que hubiese una deficiente segunda línea, como apuntó la prensa tras el derrumbe en la segunda parte ante Lituania.

Como consecuencia, incluida la baja de Pau Gasol como referente máximo, faltó la fluidez de esas ocasiones anteriores. Vi pocas jugadas de pase extra (la marca de la casa), combinaciones entre pívots o dentro-fuera, confianza en la circulación. El juego quedó demasiado limitado a un doble hemisferio: jugar para Marc dentro o probar con un triple. Se operó en exceso desde la larga distancia y creo que faltaron los penetradores (infrautilizado San Emeterio) y acciones de pick’n’roll. 

En defensa, creo que España creció más adecuadamente que en el otro lado de la pista, aunque el problema fue que se llegó al inicio del campeonato con un nivel deficiente de implicación y cohesión en este apartado, además de concentración, término básico para entender las derrotas ante Francia y Lituania. Los trucos de Scariolo para activar esta fase del juego (presión, arriesgados cambios y la zona ante Grecia) y la motivación de las primeras derrotas propició un repunte, pese el rebote fue una asignatura pendiente, pero la complejidad de los rivales fue creciendo y España no encontró la manera de secar a Serbia.

Vivir sin Pau no es tan fácil

Antes de nada, pienso que este equipo podría haber ganado el Mundial si hubiera llegado a un estado de madurez más apropiado y sin que mediase el infortunio de la lesión de Calderón, para mí, básica.

No obstante, no hay que olvidarse que, desde el Europeo de Serbia, España siempre había sido liderada por Pau Gasol y su no presencia y lo que conlleva (el contagio de su liderazgo, su destreza defensiva,  la seguridad en los balonces calientes, confianza sobre el grupo y el entorno…) no es fácil de digerir, aún más cuando la visión mediática de ‘inmortalidad’ (y desprecio al rival por puro desconocimiento) seguía en auge  y la planificación de la preparación era menos exigente de lo debido, aunque sea un argumento más empleado para atacar a Pepe Sáez por eso de ‘hacer caja’. Su comprensible (viendo cómo funciona la FIBA) ‘hasta luego’ cambió demasiadas cosas y las mismas piezas del puzzle no encajaron tan fácilmente. Scariolo no acertó porque apostó en lo que cree. Al menos no tanto como Teodosic. Un triple de ocho metros que hizo que la tinta se derramase en la dirección opuesta, quemase los titulares patrióticos y encendiese la hoguera de los jueces de gatillo fácil. Esto es deporte. O no.




Únete a otros 9.386 seguidores

Nuestro twitter

Actualizaciones de Twitter

  • Mucha suerte a Joaquin Ruiz Lorente en su aventura china. Entrenador aragonés que merece lo mejor.Hace... 15 hours ago
  • RT @alvaro_velasco: Cuando en la sede del PP ven como están las cosas en Ferraz vine.co/v/MtZ2xhIjDPeHace... 23 hours ago
  • Espectacular montaje. Y cuanto simboliza. De campaña de abonados. A la niña ademas le viene el basket de familia. twitter.com/ceste13/status…Hace... 23 hours ago
  • Cada vez que Felipe alza su voz los malpensados nos proyectamos hacia el 78 y el gol que nos metieron. Y aqui estamos.Hace... 1 day ago
  • Lo de Gonzalez esta ya diagnosticado o es simplemente decadencia absoluta.Hace... 1 day ago
  • Debut de Bargnani. Que sensaciones nos narrais los que lo habeis visto?Hace... 1 day ago

Nuestro Facebook

El Calendario

septiembre 2016
L M X J V S D
« Ago    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

El Mundial

BlogESfera Directorio de Blogs Hispanos - Agrega tu Blog

RSS Feed desconocido

  • Ha ocurrido un error; probablemente el feed está caído. Inténtalo de nuevo más tarde.

A %d blogueros les gusta esto: