Posts Tagged ‘Kobe Bryant

07
Ene
14

El romántico


Cuando no conoces a alguien realmente dibujas una opinión por filias y fobias. Esta es una sociedad en la que la comunicación nos absorbe hasta hacernos diminutos en un mundo lleno de conexiones universales y ausente de relaciones personales. Enchufados al aparato, a la red que sea, nos desconectamos del vecino del quinto, del primo de Burgos, del compañero de turno, del ciudadano hipotecado y precario como tú. Nos tiramos al anonimato y desde esa placentera posición de poder tirar la piedra (verbal) y esconderse todos nos creemos gigantes. La calle asusta. La pantalla es la mejor trinchera.

Esto lo digo desde un blog y con un nick que no me identifica. Tiene huevos. Y lo digo para hablar de Pau Gasol. Que también tiene huevos y muy gordos. Perdón. No es que quiera ser grosero ni hablar de los genitales del ‘laqueado’. Es que el zagal es un romántico que ni Lord Byron en plena Guerra Civil griega (la primera, que la segunda la ganó la Troika). El mayor de la saga está empecinado en amar por encima de todas las cosas a los Lakers. Y sabe que los días de vinos y rosas, de champanes y anillos, se terminaron hace tiempo. Pero él prefiere la nostalgia y la grandeza de lo que fue, el sabor lejano de los primeros besos, los bailes de la victoria junto a Kobe… a la realidad de dormir en camas separadas por la derrota, a la frialdad de la caricia de los aficionados y a los insistentes rumores de que tu pareja te la quiere pegar con otro. Y él, bendito, en un vilo. Y España detrás de su sombra como una madre que sufre con el corazón partido de su niño más guapo.

Esta vez ha sido un lío de faldas con Andrew Bynum. Un perdido. No te creas que te iban a cambiar por unas frescas piernas del tipo Chris Paul o Dwight Howard, sino era todo por dinero. Todo traer y largar a la concubina con la que compartiste a Kobe Bryant y patearon por una mala rodilla y un rollo con un Superman que acabó en divorcio. Que les sales muy caro, dicen. A Gasol lo siguen vendiendo a precio de saldo por su alto precio de contrato. El impuesto de lujo es un lujo ahora para los Lakers, aunque lleven seis años superando la frontera del límite salarial. Ahora Pau ya no es un intercambio para traer otra estrella al Staples sino un estorbo económico que hay que canjear para cuadrar el balance. Y tú llorando por las esquinas y por tus postes bajos.

Imagen

Desde hace tiempo, dos años y medio para ser justos, a Pau se le añade en cualquier ‘transfer’ que tenga a los Lakers sentados en un lado de la mesa. Que si a Houston, que si a New Orleans o a pasar frío a Minnesota, que si a Chicago o New York. Ahora te meto en Brooklyn para luego colocarte con el lazo en Cleveland. Solo hubo una firma y la NBA la echó para atrás por injusta competencia. Mientras, lesiones de rodilla de Kobe Bryant mediante, Pau ha perdido a su mejor aliado en la pista y fuera de ella: “¿Qué más se supone que tengo que hacer para apoyar a alguien? Podría hacer una bandera de Pau y cabalgar con la bandera de España pintada en mi cara, cómo si fuera el William Wallace español, o algo así. No sé que más hacer”. Y mientras Pau dejando atrás un par de años mozos para competir en otro equipo… Qué pena más grande.

Mi ‘affaire’ con Pau

Solo he hablado una vez con Pau Gasol cara a cara. Fue en una rueda de prensa, tras su primer año en la NBA. Hacía una gira promocional con una marca de bebidas y paró por Zaragoza para entrenar con unos mañicos. Hace tiempo de ello. Fue breve pero intenso. Ninguno de los dos tenía barba. Tampoco ninguno de los dos había triunfado en Japón hasta entonces. Pero el tipo ya me cayó estupendamente. Recuerdo como trataba a los chicos y chicas que estaban en la pista del clínic, con pura humildad y ni un gesto de estrella o de personaje famoso que sabe que está en un acto con centenares de cámaras. Era natural. Esa sencillez la ha sabido transmitir en mil actos de solidaridad, pero también dentro y fuera de un vestuario. Una marca que ha contagiado al baloncesto español y simbolizado los éxitos de la selección.

Este año Pau Gasol no ha recibido ni un solo voto en la elección del mejor deportista del año que siempre hace El País por Navidad, premio que ha ganado en tres ocasiones. Tampoco estuvo en el Eurobásket. Mantiene sus peores estadísticas desde que era rookie y está más que lejos de alcanzar su quinto All-Star. Sin embargo, su cara ha sido reconocible en dos anuncios de carácter solidario durante los intermedios publicitarios de todas las vacaciones navideñas. Será como sea en su intimidad, pero a mi Pau Gasol me cae fenomenalmente, por mis filias y mis fobias.

Por eso Pau déjame que te dé un consejo. Visto que tu carrera en televisión, sí, cuando te dio por salir en CSI. Modern Family o en Numbers, no te va a llevar a ganar un Emmy, me iría haciendo a la idea que tu ‘starlet’ de Hollywood ya no te mira con ojillos y que se le escapan las pupilas detrás del culo de otro ala-pívot. Pero no estás de mal ver, aún tienes cualidades, eres un líder y posees una experiencia de campeón que nadie te puede quitar. ¿Por qué no largar a tu chica y buscarte otra que mejor que convenga? Quizá no tendrá el brillo del oro, pero sí te querrá como al que más y de vuestra relación pueda salir un anillo. ¿O no te ves con unas espuelas o alcanzado por un trueno? Señor Gasol, este verano serás libre te pongas como te pongas, estarás con tus amigotes de/con Rodríguez por el Mundial  y podrás elegir a tu amor entre muchos pretendientes. «Si hay rumores quiere decir que hay gente que me quiere. Si nadie me quisiera, no estaría envuelto en esos rumores». Parece que lo vas comprendiendo, amigo. Entonces serás tú el que decidas entre todos. El romanticismo se apagará y brotará la lujuria de unos últimos años de juerga… Porque todos sabemos que tu final será acabar en los brazos de tu amor de adolescencia.

Porque después de ir a LA… terminarás con tu cádillac en una ladera del Tibidabo.

06
Ene
12

El Príncipe que soñaba ser como Toni Kukoc


La larga diáspora por el ‘lockout’ estrechó a un par de semanas la locura de los traspasos previos al inicio de la temporada en la NBA. Casi como una cuestión patriótica, demonizando el lado comercial de la Liga, en España muchos cabeceaban al contemplar que los Lakers se desprendían de Pau Gasol para hacerse con Chris Paul en una jugada a tres bandas. El sueño púrpura y dorado de todos se convertía en una pesadilla en un solar de Houston. El comisionado David Stern, en una decisión controvertida, vetaba el trato para beneplácito de los críticos y finalmente el mejor jugador español de todos los tiempos no cambiaría su residencia. Por ahora. El 17 de diciembre los ecos de esta frustrada transferencia y el miedo a una posible salida estaba presente en las páginas de los diarios mientras se conocía que Kobe Bryant, el antes amiguísimo y ahora cuestionado leal colega, se divorciaba de la ‘maquiavélica’ Vanessa. Ese mismo día, otro de los malos favoritos de los norteamericanos, Kim Jong-il fallecía a las ocho y media en un tren en Corea del Norte.

Tan acostumbrada a fabricar héroes y villanos, incluso, como un Transformer, a intercambiar sus piezas, todos con fecha de caducidad y hasta de resurrección, Estados Unidos utilizó toda su bilis sarcástica tanto para mofarse de los problemas maritales de la Mamba Negra como para despedir al tercer enemigo público que fallecía en 2011 tras Bin Laden y Muamar el Gadafi. Había que rendirle un último homenaje a uno de los malvados más ‘queridos’ de la nación. Entre tanto humor negro, alguien tuvo la molestía de editar un vídeo con un cóctel de plañideras norcoreanas y el fracaso del amor en la vida de los Bryant.

La imagen de Kobe Bryant es planetaria. Hasta en el último rincón de La Tierra conocen su careto, sus éxitos y sus miserias. Hay fotos suyas hasta en la Antártida. De Kim Jong-un, el sucesor de Kim Jong-il, el nuevo dueño del mando nuclear de Corea del Norte, todos son sombras. Pocos podrían enlazar cuatro rasgos de su personalidad. Hasta el empeoramiento de salud de su progenitor y su ascenso como sucesor en 2010, en la única instantánea oficial que tenían de él fuera del estado Juche se le reconocía como a un chaval de once años. O no, porque hasta su edad es todo un misterio. ¿28 o 29? La maquinaria propagandística de Corea del Norte rápidamente dató su nacimiento en 1982, para que coincida mitológicamente con los aniversarios de su yayo Kim il-sung (1912) y el papá Kim Jong-il (1942). Y tras la muerte de su progenitor proyectó numerosos mensajes para loar su figura y enfatizar el apoyo del pueblo hacia el nuevo ‘Comandante Supremo’ del cuarto Ejército más grande del planeta. De nuevo, los perfiles de los medios occidentales quedaban reducidos a escuetos datos oficiales y rumorologías, historias sin comprobar o de fuente igualmente sesgada. En una de ellas, en otra contradicción entre el estado anti imperialista y el modo de vida de lujos de sus mandamases parodiados, se resaltaba el gusto de su predecesor por el baloncesto. Herencia, junto al buen perímetro torácico y el gusto por los tonos grises y los peinados elevados, que recibía de su ‘Querido Líder’.

Lo poco que se sabe de Kim Jong-un es pura especulación. O no. Con Corea del Norte nunca se sabe. Los únicos que se atreven a dar un esbozo de la personalidad del nuevo gurú Juche son una panda de veinteañeros que compartieron con un norcoreano la aventura de la adolescencia en un centro educativo suizo. Bajo el nombre de Pak Un y presentado el primer día de curso como el hijo de un diplomático norcoreano, el ‘embajador’ para la versión de algunos compañeros, habría pasado varios años en la Escuela Internacional de Berna, un colegio público y nada elitista, en Liebefeld-Steinhölzli. La elección de precisamente esta institución no es al azar, dado que Suiza es un país neutral en el conflicto coreano, aunque también se apunta que fue así por el tratamiento de cáncer de su madre, la bailarina Ko Yong-hui, que moriría en París en 2004. La segunda esposa de Kim Jong-il, ahora proclamada e idealizada como ‘La respetada madre que fue la más fiel y leal del Amado Líder Camarada Comandante Supremo’, habría viajado por Asia y Europa durante toda la década de los 90 con sus tres hijos (la tercera es una niña llamada Kim Yo Jong). Incluso Kim Jong-un, según algunos informantes, podría haber sido educado en otros países europeos.

El joven Pak Un, con sus compañeros en Suiza, en el centro de la imagen de pie vestido de Nike

Los antiguos compañeros de recreo de Pak Un, según un reportaje del Washington Post, describen a un chico tímido, poco hablador, torpe para tratar con las chicas, que tuvo dificultades para hablar alemán (también sabe inglés y francés), siempre acompañado por sus dos hermanos, pero que se transformaba cuando entraba en una pista de baloncesto. “Era un jugador muy competitivo. Era muy explosivo. Podía hacer que las cosas sucediesen dentro de la cancha. Él era un creador de juego”, recuerda uno de ellos, Nikola Kovacevic. “No le gustaba perder. Para él, el baloncesto lo era todo”, comentó Joao Micaelo, con el que compartió mesa varios años, en CNN. Esta agresividad competitiva se trasladaba a los piques en la consola en las partidas en las que los juegos de básket estaban siempre presentes. Según algunas fuentes, aunque Joao Micaelo lo niega, en esta época en Suiza, a los 15 años, Kim Jong-un empezó a fumar y a beber alcohol, especialmente whisky.

El 'supuesto' Kim Jong-un, con 16 años

Este hijo de emigrantes portugueses, cocinero en Viena e hincha de Cristiano Ronaldo y el Real Madrid según su Facebook, ha sido el mejor informante sobre Kim Jong-un. En una entrevista en L’Ilustre revela muchas anécdotas y detalles de la vida del norcoreano en Suiza, que fecha de 1996 a 2000. Apunta que sus aficiones se extendían por las películas de acción (James Bond, Jean Claude Van Damme y Keanu Reeves) y hacer comics. “Sobre todo dibujaba historias de baloncesto”, asiente. Su fiebre por la NBA le llevó a renegar de su instinto futbolero de su sangre lusa y pasarse por amistad al baloncesto.  “Logró una hazaña increíble. Me hizo desistir de fútbol, ​​yo que soy portugués, para jugar al baloncesto. Jugábamos después de la escuela, los fines de semana e incluso al mediodía. El embajador norcoreano había instalado una canasta en el garaje de su casa. Era un fanático de los Chicago Bulls, que eran entonces los campeones de la NBA. Un fin de semana, vimos una final en vivo a las 2 de la mañana”, cuenta Joao, que nombra que un día el que creía Pak Un le contó que su padre era el presidente de su país, pero no le creyó, y que tenía novia en Corea. “Cuando jugábamos al baloncesto, en ocasiones, le grababan en vídeo dos compatriotas. Entonces nos parecía algo raro, pero pensábamos que eran tradiciones de su país”, retrata una de los momentos que ahora encuentran sentido.

El periódico surcoreano Chosun Ilbo publicó un perfil muy similar al de los medios norteamericanos, pero no concordante con la expuesta por el suizo. En él se mencionaba que Pak Un era un mal estudiante (otras fuentes dicen lo contrario y Joao dice que era bueno en inglés y matemáticas) y tenía problemas para aprobar los exámenes. La descripción como empedernido consumidor de baloncesto es avalada por otros estudiantes. Joao Micaelo narra como iba a su domicilio, la del embajador, situado en la calle Kirchstrasse de Liebefeld, y comprobó como su habitación era un templo lleno de recuerdos de la NBA. “Con orgullo mostró fotografías de sí mismo junto a Toni Kukoc de los Bulls de Chicago y Kobe Bryant de los Lakers de Los Angeles”, contó al diario capitalino. Es evidente que la ‘visita’ de un norcoreano a Estados Unidos es improbable si no viajas encubierto dado el embargo comercial o como refugiado político, por lo que los encuentros de Kim Jong-un con las estrellas de la NBA se darían en giras previas por Europa. “Por lo menos en una ocasión, un coche de la embajada de Corea del Norte llevó a Pak Un a París para ver un partido de exhibición de la NBA”, confirma el mismo compañero, seguramente refiriéndose al Torneo McDonalds celebrado en el París Bercy en 1997. Los apuntes sobre los caros gustos del joven norcoreano son enfatizados por la prensa surcoreana y los vecinos de pupitre de Kim Jong-un en su estancia suiza. Según su confesión, el adolescente vestía siempre ropa de la marca Nike y era habitual que llevase la camiseta oficial de los Bulls con el dorsal y nombre de Michael Jordan. También subrayan que tenía una amplia colección de ‘sneakers’. “Soñábamos con los zapatos que él llevaba”, subraya Nikola Rakocevic de unas zapatillas que pueden costar 200 euros. La cadena Al Jazeera realizó un reportaje en el mismo instituto y mostrando un vídeo inédito en el que se muestra al adolescente (y su hermana en segundo plano).

Según la biografía oficial, Kim Jong-un volvería a Pyonyang en el 2002 para continuar sus estudios militares y de Física. Tras el arresto de su hermano mayor (no de la misma madre) Kim Jong-nam en Tokio, cuando pretendía visitar Disney World con un pasaporte dominicano y comenzó su exilio en Macao, el tercer vástago del ‘Querido Líder’ pasó a convertirse en su ‘Gran Sucesor’. Incluso, medios de Seúl, especulan con que se ha sometido a varias operaciones de estética para acrecentar su parecido físico. Y dicen que su peinado, que a mi me recuerda al de Robert Pack, es copiado por los coreanos de pie. El hermano intermedio e inseparable en su adolescencia, Kim Jong-chol, no era tenido en cuenta por su padre por su carácter ‘débil’. Los pasos en la sucesión se fueron dando desde que en el 2006, con aproximadamente 24 años, el llamado por el patriarca “Rey de la Estrella de la Mañana” empezó a tomar responsabilidades dentro de los estamentos de poder, tanto el ejército como en el Partido de los Trabajadores, bajo la tutoría de su tío Jang Sung-taek, que se apunta será el regente en estos primeros años de gobierno. Su presencia pública fue creciente y, junto a su padre, ocupó un puesto principal en los actos de celebración del 65 aniversario de la creación de la república siendo la confirmación ante las cámaras de Occidente de que él sería el próximo en dirigir el país.

Muy reveladores son las escenas que narra en sus memorias (I Was Kim Jong Il’s Cook) el antiguo cocinero personal de la familia Kim. El japonés Kenji Fujimoto confirma la pasión de los dos hermanos por el baloncesto y que solían jugar partidos con su escolta personal. Dice que el ‘Líder Sobresaliente’ fue llamado desde joven ‘Príncipe’ y que fue esculpido a imagen y semejanza de su padre, tanto estéticamente como en sus ideales. “El mediano es muy añiñado, pero el chico es como yo”, confiesa que le comentó el ahora difunto presidente en una entrevista en el NY Times. Pero mientras las potencias internacionales recelan de su juventud, temen las reacciones de una vieja guardia mandada por un heredero sin experiencia y China mira de reojo para no perder su control, Fujimoto advierte que el hijo no es igual, igual que el padre. “Una vez estábamos en el coche solos y me dijo: ‘Nosotros estamos aquí, jugando al baloncesto, montando a caballo, conduciendo motos de esquí, pasándonoslo bien juntos. ¿Pero qué vida tiene el resto de la gente común?”, descubre el chef japonés queriendo dar un lado más amable, democrático del sucesor de la dinastía estalinista.

Sea como sea, en Estados Unidos no han perdido pie para elevar a Kim Jong-un al altar de sus enemigos de cabecera. A las pocas horas de su entronización, twitter echaba humo. Y alguno se acordó de la debilidad del norcoreano por el baloncesto americano. ‘Hay informaciones de que David Stern puede ‘vetar’ la sucesión en Corea del Norte’ ó ‘Kim Jong-un quiere comprar los Hornets’. Mejor que tire a canasta a que apriete el botón. ¿No creen?

Lee la primera parte de la serie de Corea del Norte: Ocho Puntos, ‘Querido Líder’

29
Sep
11

Baloncesto de serie: De Chicho Terremoto al Luisma pasando por The Wire


En la serie británica Misfits hay un personaje (Kelly) que puede leer los pensamientos de la gente que le rodea. La telepatía es una recurrente fantasía en la humanidad. ¿Quién no ha pensado alguna vez en meterse en las cabezas ajenas para saber si hay algo dentro que merezca la pena? Quizá convertirse en uno de esos monigotes de mono blanco de Érase una vez… el Cuerpo Humano y meterse por algún conducto higiénico hasta alcanzar masa gris. Si nos pusiéramos a jugar con el fenómeno parapsicólogico en la mente de Pau Gasol para combatir el tedio del lockout hallaríamos, seguramente, sus deseos de hacer un papelillo en algún TV Show. Gasolina ha hecho sus pinitos de actor en numerosos anuncios, pero también en la pequeña pantalla americana: un cameo junto a Jordan Farmar como ‘himself’ en Numbers (ver vídeo) y su actuación más presente y muriente en ‘CSI Miami’ (ver vídeo). No es el único. Chris Bosh es otro de los más asiduos de una lista en la que aparecen casi todas las estrellas NBA en apariciones mínimas e interpretándose a sí mismos o a jugadores de baloncesto imaginarios. Memorable para los seguidores del Orgullo Verde fue la presencia de Kevin McHale en el bar Cheers (rememorada por @Jose13Bis) ‘engañado’ para jugar un partido con Ted Danson y Woody Harrelson, el único habitante de Boston que odiaba a Larry Bird (por ser el pueblo de al lado en Indiana) y que ya apuntaba maneras de ‘saberla meter’  en el partido contra el equipo de Gary. Como anunció en su twitter, el último en unirse a este club será Roy Hibbert, pívot de Indiana Pacers, que aparecerá en Parks and Recreation, un spin-off de The Office ambientado en Indiana. Aclaramos que no hablo de realities shows ni concursos, porque eso da para otro post.

Las series y el baloncesto tienen una relación de colegas, aunque falta de imaginación y entrando en componentes poco profundos. Hay buen rollo, normalmente poco serio, como en el cine, tirando a la comedia, teniendo en las tramas un hilo segundario o simplemente cosmético. La presencia de jugadores es impuesta para subir unas décimas del share con su estela y el tirón entre los aficionados y para dar a los aludidos una cucharada de popularidad en prime time. Se puede apuntar al canadiense Rick Fox, exCeltic y Lakers,  como el único que, al salir de las pistas, se ha tomado algo en serio, ayudado por su buena apariencia y la de su exmujer (Vanessa Williams), lo de la carrera interpretativa: Betty,  la fea, Dirt, The Game, Melrose Place, The Big Bang Theory, Single Ladies, El cuerpo del delito…

Caso curioso es el de otro ‘ojos claros’ como Reggie Theus, que durante tres temporadas, fue el Coach Bill Fuller, el entrenador de una especie de secuela de ‘Salvados por la Campana’ llamada Hang Time, serie de la NBC que orbitaba sobre un grupo de sosos y WASP adolescentes que jugaban al básket en el instituto ficticiamente situado en la basketbolera Indiana. Theus estuvo presente hasta 1998 sin recibir inmerecidamente ningún Globo de Oro y pasar después a los banquillos de verdad. Alonzo Mourning, Kobe Bryant, Damon Stoudemire, Mitch Richmond, Gary Payton, Shareef Abdur-Rahim y Lisa Leslie, entre otros, aparecieron en algún capítulo en una serie cuyo mayor éxito fue que sus dos protagonistas terminaron casándose en la vida real.

Y es que la Disney ha sabido explotar su vinculación con la NBA desde hace décadas. Más reciente (2005-2009) que Hang Time es otra serie llena de acné y chicos perfectos con el flequillo a lo Justin Bieber. Rodman nos descubre, en lo que parece una tortura televisiva de sus hijos, las hazañas de los gemelos Martin en Hotel, Dulce Hotel: Las Aventuras de Zack y Cody. Interpretada por los gemelos Dylan y Cole Sprouse narra las idas y venidas de estos chiquillos en mitad de la edad del pavo mientras viven en un hotel de Boston. EL éxito fue tal que llegaron a hacer una película. En este episodio los hermanos se enfrentan en un 3×3 a Dwight Howard, Kevin Love y Deron Williams (este aún con Utah), en el que los dos primeros demuestran estar dotados de bis cómica. El doblaje latino ayuda a odiar a esta serie.

Sigamos con las sitcoms americanas y recordemos Hangin’ with Mr. Cooper (ABC), que en español se llamó Vivir con Mister Cooper. Si en Cheers, la buena, Sam Malone era un exjugador de los Boston Red Soxs (en la española, la mala, es un ex del Cádiz de fútbol), Mark Cooper, interpretado por Mark Curry desde 1992 a 1997, era un antiguo inquilino del vestuario de los Golden State Warriors que ahora era profesor de educación física de un instituto de Oakland (ver vídeo).

En Friends alguna vez Joey y Chandler se marchan juntos a ver a los Knicks o la ‘familia’ Soprano apuesta por los Nets, pero si nos ponemos un poco más serios, el baloncesto es casi un personaje más en The Wire, uno de esos paraisos agarrados al asfalto que limitan entre dos aros con el infierno de un mundo de drogas, muertes de adolestens, putas yonkis, sindicalistas corruptos, empresarios sin escrúpulos, políticos de doble cara… Desde el All Star de la primera temporada entre el Este y el Oeste, o lo que es lo mismo, entre los equipos de los gansta Proposition Joe y Avon Barksdale hasta los pequeños detalles (camisetas retro de los Baltimore Bullets), en la mítica serie de David Simon se dribla al básket al mismo ritmo que los personajes esquivan su mala sombra. Pero para que vamos a escribir de eso si ya lo hizo Nunn de forma sobresaliente en el blog ‘Otras Pelotas’.

Gracias a la intervención de Sweat Mo, no podemos pasar por alto la interpretación de Bill Russell y Bernard King en Miami Vice. En el episodio ‘The Fix’, el 18º de la serie de Michael Mann, dentro de la segunda temporada, Russell se mete en la piel del juez Roger Ferguson, una antigua estrella del básket salida del guetto que se convirtió en abogado tras finalizar su carrera. Bernard King, que en la escena que nos ha regalado Mo celebra como si fuera un gol cada canasta, hace del hijo de Russell (Matt),  un ascendente anotador en el equipo de los Sunblazzers. Crockett y Tubbs investigan una presunta relación del juez con unos delincuentes por los problemas con el juego del caracter que interpreta el ‘Señor de los Anillos’ (en varias escenas sale con ellos  ensortijados en sus manos). Entre trajes color pastel, Ferraris Testarrosa y flamencos arrancando el vuelo, la trama del capítulo llevará a ver el lado más turbio de Russell, que terminará el capítulo resarciéndose asesinando al ‘malo’ y suicidándose. El eterno 6 de los Celtics fue un pionero en eso de salir en la pantalla chica. En la década de los 60 ‘debutó’ como actor en las series de la ABC It Takes a Thief, protagonizada por Fred Astaire, y Love, American Style. El de Miami Vice, en 1986, fue su último papel de mayor presencia.

 

Desconocida para mi hasta la creación de este post, en los comentarios varios de los lectores incluyen en la lista One Tree Hill, en la que aparece el ya mencionado Rick Fox. Esta serie iniciada en 2003 y que el año que viene emitirá su novena temporada vuelve a situarnos en un ambiente reconocible: el baloncesto de high school. El programa relata las vivencias de dos hermanos, Lucas y Nathan, que juegan al básket en un instituto de un pueblo del estado de Carolina del Norte. Nathan llega a entrar en el roster de los Bobcats en la sexta temporada.

Los cameos no son sólo de carne y hueso. El lapicero ha hecho estragos. Calentita está la ‘interpretación’ de Kobe Bryant como cómic en Los Simpsons (ver vídeo), serie que ha aglutinado apariciones estelares de jugones y jugonas. Fue otro Laker, en la lejana tercera temporada (1991), el que abrió la veda en el mundo de los seres amarillos de cuatro dedos. Magic Johnson llamaba a Homer Simpson como premio por evitar un holocausto nuclear en la central de mister Burns. El propietario de los Mavs, Mark Cuban o jugadores como Pat Ewing, LeBron James, Dennis Rodman, Yao Ming o Lisa Leslie se pasearon por Springfield, nomenclatura que amamanta al nacimiento de nuestro deporte.

En esta última temporada, Lebron James ha sacado su propia serie de ‘dibus’ en internet, ‘The Lebrons’, donde interactúan cuatro diferentes caracteres del propio King James (como si con uno solo no fuera suficiente para nuestra paciencia). El primer capítulo tuvo más de un millón de visualizaciones (ver si estás en USA), el décimo y último, no llegó a 200.000 en otra producción de márketing personal del alero de los Heat y amiguetes. El testigo el pasado mes de enero lo tomó Dwight ‘Superman’ Howard, que puso voz y fue modelo del mega cool actor Rock Callahan en la serie de Disney Kick Buttowski: Suburban Daredevil (ver vídeo). Pero el pionero en este aspecto también fue Michael Jordan que en 1991-92 ganó su primer anillo y coprotagonizó en la NBC con otras leyendas del deporte americano, Wayne Gretsky (NHL) y Bo Jackson (NFL) la serie ProStars, en la que, encarnados en tres superhéroes, salvaban a niños y niñas de los perversos planes de malvados de lapicero.

El anime o manga ha producido numerosas series vinculadas al deporte del baloncesto, de poca raigambre en Japón, siendo la más famoso en España una de las pioneras (inicio de los ochenta) y más gamberras: Chicho Terremoto (ver vídeo). Justo ahora un año en la wikipedia del Fuenlabrada del ACB el famoso autor del ¡Tres puntos, colega! o ¡Son blancas! formaba parte de la plantilla madrileña. Hubiera sido un éxito. Casi tanto como el que en Asia tuvo Slam Dunk, una serie que extiende su merchandising por los ‘chinos’ de Bangkok y cuyos personajes eran alter egos de los Bulls de Jordan, Pippen y Rodman. Más reciente es la intergaláctica Buzzer Beater (ver vídeo).

Como bien apunta Javi Mercadal, la ACB tuvo su propia apuesta en la animación. ‘Basket Fever, locos por el básket’ fue un invento a la limón de la Liga española para promocionar la disciplina entre los más pequeños en pleno año olímpico. Duró dos temporadas  y su emisión, en TVE, se extendió de 1992 a 95. El creador fue Antoni D’Ocon, el mismo que los Fruitis. Basket Fever era una fábula de animalillos que cantan rap y hacen graffitis mientras transportan un estereo que ahora parece prehistórico con sencillos guiones de buenos y malos en un ambiente callejero. La principal figura era un saltamontes, Hooper, que llegó a ser la mascota de la ACB por un tiempo y que capitaneaba un equipo de perrillos, Los Dinamics, que medían sus fuerzas con otros peludos perrunos, los malísimos Quebrantahuesos.

¿Y la ficción en España? Los cameos han sido menores y la presencia del fútbol, como en los Telediarios, lo colapsa todo. Personalmente recuerdo varios ejemplos en los que un aro se colaba en el plató. Curiosamente, ambos están hermanados, cosas de la falta de originalidad de los guionistas. Ahora verán por qué digo esto.

En la segunda temporada de  ‘Aquí no hay quien viva’ se escenificó la típica guerra de sexos con un duelo entre hombres y mujeres para decidir quién estaría en la plantilla de ‘Esta nuestra comunidad…” y que queda decantado por el equipo femenino por el recurrente fichaje de Marina Ferragut (ver vídeo). En la segunda parte tenemos una historieta poco utilizada: tras la paliza inicial con repetidos desencuentros y la arenga emocional del descanso,  se inicia la remontada que acaba con un último tiro decisivo, el balón llega al peor jugador (Emilio), egoístamente no pasa al bueno, avanza hacia el aro a cámara lenta, tira y… la manda al vacío (ver vídeo).

También en ‘Aquí no hay quién viva’ apareció Fernando Romay, el baloncestista español con más presencia en la ‘caja tonta’. Via @twitter el gigante de Los Ángeles’84 me ha comentado que participó en algún capítulo de Farmacia de Guardia, 7 Vidas (jugando a los bolos junto a Biriukov e Iturriaga y donde Javier Cámara ya había demostrado que no sabe mucho de ‘pasodobles’) y Qué vecinos tan animales, aunque su papel más serio fue el de Zosimo Gandía, un sombrío portero en ‘El Comisario’, cuya muerte de su mujer casi manda a Pope a la cárcel y finalmente será él el que encuentre el descanso eterno entre rejas. Repitió presencia con el mismo personaje en dos temporadas de la serie de policías más exitosa de España.

Más políticamente incorrecto, pero con el mismo argumento que la producción de José Luis Moreno, fue el capítulo de Aída. Otra vez la cancha (esta vez el presupuesto es más limitado y se filma en interiores) dilucida la eterna batalla entre los chicos y las chicas donde la deportividad brilla por su ausencia (ver vídeo). El Luisma es el jugón a ‘lesionar’ con las malas artes del básket más navajero. De nuevo, los chicos se adelantan y luego las chicas remontan. De nuevo, se repite el epitafio. Los chicos tienen un último tiro libre para vencer en manos del más paquete del grupo, Fidel. ¿Resultado?. Imagínenselo, cámara lenta, primer plano de caras expectantes, balón por el aire… Aire.

El propio Luisma utilizó el básket, pero en silla de ruedas, para intentar ligarse a Lorena Bernal, con un resultado desastroso… para las ganas de cama del Luisma. Vamos, nada que ver con The Wire.

Continuará…

24
May
11

Nuevo incidente homófobo en la NBA


La semana pasada redacté un reportaje sobre la apertura del debate de la homosexualidad dentro de la NBA después de que las cámaras ‘cazaran’ el insulto homófobo de Kobe Bryant dirigido a un árbitro. Stern sancionó duramente a una de sus estrellas (100.000 dólares) y la Liga se sumó a una serie de campañas rechazando la discriminación al colectivo gay. La semana pasada, el presidente de los Suns, Rick Welts declaró abiertamente su homosexualidad, siendo el primer ejecutivo de alto rango del deporte de Estados Unidos en salir del armario.

Pero esta ‘realidad’ parece mantenerse en boga y otras dos noticias reclaman mi atención en relación a este controvertido tema. Durante el partido de la pasada madrugada, el primero de la Final del Este en Miami, el efusivo Joakim Noah fue también pillado mientras, tras abandonar el parqué con dos faltas en el primer cuarto, se volvía a un aficionado y le decía: “Que te jodan, maricón”. La NBA actuó con rapidez y hace unos minutos ha decretado una multa de 50.000 dólares al pívot de los Bulls, la mitad de la pena que tuvo que abonar el escolta de los Lakers debido a que en ese caso se io el agravante de que el menosprecio se dirigía a un árbitro. Noah pidió disculpas rápidamente y algunos de sus compañeros, en particular Luol Deng, quisieron remarcar que el aficionado al que el francés se dirigía fue muy excesivo en sus comentarios vertidos contra los jugadores de la ‘banca’ de los Bulls. No obstante, eso no significa que la actitud del hijo del tenista francés y la modela sueca fue perdonable. El propio jugador así lo declaró: “No quiero herir los sentimientos de nadie. Cualquiera que me conoce sabe que yo no soy así. Soy un chico de mente abierta. Hizo algo mal y voy a pagar las consecuencias, porque afronto las consecuencias como un hombre. No quiero ser una distracción para el equipo en estos momentos”.

Diferentes asociaciones que trabajan con la NBA para eliminar el lenguaje homófobo de las pistas han criticado a Noah y la cercanía de ambas sanciones, después de que el propio Bryant interviniese en un spot junto a otros jugadores de los Lakers para apoyar la causa de GLAAD, una de estas asociaciones.

Esta es la cruz, pero hay una cara. El miembro más visible de los Suns, Steve Nash, ha participado en una nueva campaña proGay promovida por Human Right Campaign, en la que se une a los derechos de los matrimonios entre homosexuales en Nueva York. No es extraño que Nash, un jugador comprometido con diferentes causas, haya puesto cara a este movimiento debido a su estrecha relación con Welts, que incluso comunicó al jugador franquicia del equipo de Arizona su intención de dar a conocer su inclinación sexual. Como vimos en el anterior reportaje, otros Suns como Grant Hill y Jared Dudley ya apoyaron otras causas gays.

20
May
11

Griffin hace un mate sobre un tigre (vídeo)


En este año y medio que llevo haciendo este blog he presentado en sociedad diferentes anuncios en los que alguna estrella de la NBA aparecía. En ocasiones eran promociones de la propia Liga. En otras el producto que vendían tenía relación con el deportes fuesen zapatillas, camisetas o balones. Hubo casos en los que se usaba la imagen de una estrella para atraer a los consumidores hacia un servicio que nada tenía que ver con una canasta. Por ejemplo, videojuegos. Kobe ya había sido el cebo para vendernos que nos armáramos con una gutarra del Rock Band y luego cambió la guitarra de plástico por una recortada y calzarse a los malos del Call of Duty.

Pero nada que ver con lo que nos encontramos en la red americana. También desde LA, pero desde la otra orilla, la emergente (publicitariamente hablando) figura de Blake Griffin ha sido reclutada para empuñar un arma de gran calibre y pegar tiros en una caza de monstruos y diabólicas criaturas: no nos referimos a una forma soterrada de la negociación del nuevo convenio colectivo, no. Griffin quiere entrar como personaje en la nueva edición de Rage y se apuesta frente a las oficinas de la empresa que lo realiza para demostrar que tiene cualidades para ello. Vean sus locuras. Entre ellas, realizar un mate sobre un tigre (no sabemos si lo repetirá en el próximo All Star).

09
May
11

Buscamos un culpable al desastre de los Lakers


Echarle la culpa a alguien, cortar cabezas, buscar un chivo expiatoria, señalar con el dedito acusador… como nos gusta ser censores, críticos malvados que lanzan rayos y centellas contra los demás. Ha llegado el momento de destripar a los Lakers, mandarlos al paredón público. ¿Por qué os habéis descalabrado en unas Semifinales de Conferencia? ¿Por qué el sonrojante 4-0? ¿Por qué ese final embadurnando vuestra imagen de campeón en el cuarto partido? ¿Ese es el epitafio que se merecía Phil Jackson? ¿Por qué? ¿Por qué? (con acento portugués) Cogamos el bisturí y hurguemos en la herida lakeriana. ¿Cuál ha sido la causa mayor de tal desastre? Os dejo una selección de diez, aunque podéis dar rienda suelta a vuestra maldad y hasta seleccionar dos opciones (algunas están más que relacionadas). ¡¡¡¡Descargar vuestra bilis!!!!

06
Abr
11

De Jacob Tucker a Jay Chou (vídeos)


Leer no está de moda. Mejor dejarse los ojos delante de una pantalla con cuatro vídeos mal colgaos. Esa es la filosofía baratuja, por lo menos hoy, de Puertatrás. Dejémonos de análisis concienzudos y vayamos directos a la tontuna. Una selección de productos audiovisuales para pasar el ratillo y considerar que el baloncesto tiene una cara B Lamar (guiño, guiño, guiño) de divertida.

Terminado el chorreo de la NCAA con una soporífera final entre los ‘fallo todo debajo del aro y un poquillo más lejos, también’ Butler y los perrillos de Uconn, llega el momento de revisar lo mejor del March Madness. He encontrado por la red alguna recopilación gloriosa, pero nada que ver con el momentazo de gloria que vivió este chaval de Illinois en el concurso de mates de los mejores saltimbanquis de la Liga Universitaria. El pipiolo se llama Jacob Tucker y no llega al 1.80 de estatura, pero es capaz de machacarla como una bestia parda. El base de Illinois College tiene registrado un salto vertical de 125 centímetros y es capaz de hacer ‘volcadas’ como estas, con las que venció en el Concurso de Mates previo a la Final Four. Que los blancos no la saben machacar es un dicho pasado de moda, pero con Jacob toma un nuevo significado. Brutal.

El guiño de antes iba por esta perla. En otras ocasiones hemos mentado en este nuestro blog la presencia fantasmal del reallity de Khloe Kardashian y Lamar Odom. Esta fascinante pareja, finalmente, saca a la luz su vida privada, algo que todos los amantes al básket estábamos esperando como agua de Mayo. Aquí os dejo las primeras imágenes del capítulo inaugural, en el que la guapa de origen armenio tiene celos del mejor amigo del alero de los Lakers. No me digan que no tienen más ganas de enchufarse a esta serie de que empiecen los playoffs.

Sigamos con los Lakers. Pese a que Stoudemire vuelva a la carga con el sambenito de que Pau es blandito y que los Nuggets le añadieran un segundo borrón a su casi inmaculada racha desde el All Star, la verdad es que los angelinos siguen estando en plena forma. Kobe Bryant no aparece en las listas de candidatos al MVP, pero su tirón es incuestionable allá por donde pisa. Aprovechando el parón del All Star, la Mamba Negra se las ideó para grabar un vídeo clip para el cantantes juvenil Jay Chou, una especie de Justin Bieber chino con un toque de hip hop neocomunista y gusto por los malabarismos entre las artes marciales y el baloncesto de playground. Kobe se presta a hacer un largo cameo con el asiático, mercado que no hay que despreciar, cantar algún verso y posar finalmente para Sprite, que es lo que importa. Una rareza.

Otros de los que ya hablamos en Puertatrás fueron de los Lebrons, la serie animada que se centra en la figura del alero de los Heat. Mañana se estrena en su propio canal de Youtube, desde donde podrán ver los episodios. Lebron se encarna en cuatro personajes diferentes, que engloban su personalidad: el niño, el atleta, el hombre de negocios y el abuelo. Una auténtica chorrada que suponemos será infumable y cuya sentido no es otro que vender camisetas y accesorios. ¿Cuánto durará el invento?

 




Únete a otros 9.410 seguidores

Nuestro twitter

Actualizaciones de Twitter

  • RT @FacuDiazT: Mientras tanto, el asesinato de un ciudadano español en Irak sigue impune. Nos vemos en #14añosconCouso. https://t.co/q5WxC5…Hace... 5 hours ago
  • Exponer vídeos de violencia entre padres en deporte formativo, pero no cambiar política de generar polémica constante. Quizá es una causa?Hace... 5 hours ago
  • Si le ponemos un micro a Pique y le pedimos su opinión... Luego nos escandalizamos por sus palabras. Pero no buscamos eso? #HipocresiaHace... 5 hours ago
  • RT @mhlsports: Las jóvenes promesas competirán en Semana Santa. Combinados FEB U15 (masculino y femeninos) lo harán en Zaragoza https://t.c…Hace... 6 hours ago
  • RT @caistas: Los accionistas del Tecnyconta Zaragoza vuelven a salir al rescate del club e inyectan 300.000 euros... fb.me/Qfx0TWRjHace... 6 hours ago
  • RT @cayo_lara: Miguel Hernández, 75 años y tu dignidad y tus versos se siguen poniendo amarillos sobre tu fotografía. En tu memoria https:/…Hace... 19 hours ago

Nuestro Facebook

El Calendario

marzo 2017
L M X J V S D
« Nov    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

El Mundial

BlogESfera Directorio de Blogs Hispanos - Agrega tu Blog

RSS Feed desconocido

  • Ha ocurrido un error; probablemente el feed está caído. Inténtalo de nuevo más tarde.

A %d blogueros les gusta esto: