Posts Tagged ‘Joventut

13
May
13

Pinceladas de una Final Four


Un paso más para quedarse a un paso

olympiacos-piraeus-champ-euroleague-2012-13-final-four-london-2013

Alguien en twitter reclamaba la pócima mágica que permite a Pep Cargol permanecer con la misma facha que cuando se colgó del aro hace quince años para cerrar la última Euroliga del Madrid en Zaragoza. Al entrenador de El Olivar, al que Arseni Cañada puso en un compromiso al ‘colocarle’ en el banquillo del CAI Zaragoza (¿es que no le gusta Abós?), no le dejarán tranquilo por una razón: la actitud del Olympiakos.

No es un fracaso quedarse en la final. Menos si se revisa el número de visitas a una Final Four del club en las últimas dos décadas (tercera presencia). Se ha subido un escalón más al obtenido hace dos temporadas (semifinal ante Maccabi). El Madrid mostró en las semifinales que su oficio de campeón ha dado un pasito hacia el Olimpo de los campeones. En el ‘clásico’ Pablo Laso acertó con el cambio táctico en la recta definitiva para desquitarse del ‘coco’ azulgrana. El domingo se exhibió en un primer cuarto inmenso, un canto al baloncesto bonito y alegre, de exhuberante puesta en escena y acierto inmenso.

No fue suficiente porque delante había un equipo en su más amplia dimensión. El Olympiakos se abrazó al mismo espíritu combativo con la que hace un año remontó otra final ante el CSKA (8-22 en el último cuarto), apartó el partido hacia un tiempo más atascado y favorable, incrementó la exigencia física hasta la frontera de lo permitible y encontró el calor del juego de Spanoulis, el hombre que juega una final para ganarla (lleva tres de tres en Euroliga), el ‘Navarro’ griego, que se fue al descanso con -11 de valoración y terminó con 20 puntos, siendo el MVP (su tercer galardón igualando a Toni Kukoc) y bajándose del podio para saludar uno por uno a los jugadores del Real Madrid. Un deportista. El mejor jugador de baloncesto en Europa.

Quizá Laso no estuvo tan acertado para dar con la tecla que paralizase la crecida griega, tampoco halló la puerta de salida que le había llegado a ese lugar (la magia de Sergio y el oficio de Reyes) ahogados en la defensa helena, se ausentaron dos hombres importantes como Mirotic (desaparecido en Londres) y Carroll y sus carretones, es decir, el plan B del ataque. Tampoco se sacó partido de la intimidación de Begic, atrapado en su rol de iniciar partidos y terceros cuartos. El Madrid terminó consumido en los nervios de ver que podía ganar de calle, que tiene argumentos en su baloncesto espectacular, pero que con eso no bastaba, que tiene que dar otro pasito, otra vuelta a su carácter mental y grupal. Solo gana uno, el mejor. Y es aún el Olympiakos (100-88).

¿Fracaso? Ni de coña. ¿Necesidad  de cambios? Tampoco, solo algunos. El Madrid no se puede permitir tener un pívot calentando el banquillo como Hetts. Algún otro retoque puede llegar para aumentar la intensidad defensiva, el oficio, ese valor invisible que se adquiere con la experiencia y que, en Londres, cargó un poquito más el almacén del madridismo (era la primera Final Four de Rudy y la segunda de Llull o Sergio…). ¿Cambiar de estilo y entrenador? Un terrible error que ni los más antimadridistas a los que les guste el baloncesto deberían aceptar por buen gusto.

Barcelona, punto (de sutura) y seguido

Seguramente que en la mente de la plantilla del Barcelona Regal no cabía la idea de abandonar la lucha por la Euroliga. Muchos campeones navegan en ese barco como para izar antes de tiempo la bandera blanca. Pero las condiciones del oleaje no eran las propicias para llegar a buen puerto. Con la profunda baja de Mickeal y su ADN ganador, sacar oro en la Final Four (y en la temporada) se complica mucho en mitad de un trayecto a medio camino de la exigencia continua de éxitos de un club grande y la remodelación juvenil del proyecto. A la intermitencia física de Navarro, se añadió para colmo la baja de Jawai, que ahora ya es definitiva, y la de Oleson, el parche que llegó para levantar la Copa, y Sada en el partido del domingo. Demasiados puntos de sutura que cerrar.

El Barcelona se permitió el lujo de competir, porque eso no se le ha olvidado, durante 32 minutos al Madrid en semifinales (67-74). Luego cayó en la trampa defensiva de Laso, con ese cara a cara de Sergio con Navarro y en la fogosidad de Felipe Reyes y el ‘Chacho’ en una remontada final que se deslizó desde la línea de fondo y el rebote. Si no lo vieron, Piti Hurtado lo clavó en este vídeo.

El domingo parece que Xavi Pascual quiso lanzar al escenario todos los males que perseguían al equipo y, de paso, leer el prólogo de su libro del futuro. Jugaron mucho y bien los chicos que deben tomar este equipo, los Abrines, Todorovic, Rabaseda (26 puntos en conjunto)… e incluso un casi inédito Mbaye que capturó los minutos de Jawai. No fue suficiente para arrebatar a un CSKA deprimente en Londres, pero sí para percibir que con Navarro a un nivel más cercano al de su magia, que sacó en los minutos finales al cabrearse con el criterio arbitral, la dimensión de este equipo es otra.

RTVE pide el cambio

En mitad de la retransmisión mi Timeline echaba chispas. La red bulle cuando toca baloncesto. Mientras se jugaba la final ‘Corina’ era el hagstag más utilizado en España, seguido de Belloch. ‘Salvados’ las clava de tres como nadie los domingos por la noche. ¿Pero la Euroliga no era rival a Jordi Évole?. Excluída al nicho de Teledeporte, RTVE volvió a hacerle un feo a los aficionados españoles al baloncesto, programando en sus principales canales productos que consideraba de mayor interés: La película ‘En el nombre del rey’. Mientras por canales estalales se vio el mismo día los triunfos de Rafa Nadal y Fernando Alonso, el baloncesto quedó recluído a la esfera temática del TDT como lo es en casi todas las jornadas de la Liga ACB. Viendo hoy los resultados del share parece que el error es calamitoso. 2 millones de españoles vieron el partido, más que la final del Open Madrid. La octava retransmisión más vista del día.

Pero la crítica no puede indicar solo al cambio de canal como infracción más repetida que los pasos de los yankees en los Juegos. La elección de los comentaristas es desacertada. Desastrosa. Joe Arlauckas sobra. Lo siento por ser tan duro y directo. Gracioso sin gracia (aún estoy alucinando con su NO entrevista a Sabonis), promocionando Bwin cuando podía en una televisión supuestamente sin publicidad, nula interpretación táctica y mucha fogosidad fanática… considero que no es el perfil que engancha a los aficionados indecisos. Pablo Martínez cayó en la trampa de insistir en la crítica arbitral, comentarios que nunca me gusta escuchar en una retransmisión deportiva, porque insisten en una educación de camuflar la responsabilidad propia en la culpa ajena. Pablo no es comparable con Arlauckas en profesionalidad, pero tampoco pierde oportunidad de promocionar su Copa Escolar cuando le dejan el micro abierto.

n_20130512164257_sabonis_y_arlauckas_lideres_del_ultimo_real_madrid_campeon_de_europa_confian_en_la_novenaAsí que lo mejor, para mi asombro, fueron los comentarios de dos personajes con pose de ‘soso’ como son Pep Cargol y Juanan Morales. Y me pregunto, ¿es necesario rescatar a jugadores retirados hace más de una década y que poca conexión pueden tener con muchos de los aficionados actuales? Pienso en gente como Rafa Vidaurreta o Lucio Angulo, con verdadero gracejo y con dotes para la comunicación, o en perfiles más técnicos que sí han calado como Comas o en su momento, para mi el mejor comentarista, Creus.

RTVE debe pedir el cambio y tanto Euroliga como ACB, y por delante deberían ir los patrocinadores que pagan para lucirse en estas plataformas de difusión tan pobres, deberían no permitir esta ausencia de compromiso e ideas. Y menos si parece que al ente no le interesa y con el dineral de todos. Apruebo este recorte.

La Penya manda

jt-joventut-badalona-champ-nijt-london-2013-final-four-london-2013

Y el último apunte debe ser para la celebración de la cantera. La Penya y el Barcelona jugaron con sus equipos junior la final del torneo de promesas que desde hace unos años se disputa de forma paralela a la Final Four. El duelo entre dos generaciones que se conocen de sobra, que disputan año tras año los títulos en Catalunya y España, fue esta vez para el Joventut de Paco Redondo. Y no de cualquier forma. Los Sans, Abalde (MVP del Torneo), Assalit, Iriarte, Nogués, Gomila, Bauza… la liaron parda (82-59) ante el multicultural Barça de Marc Calderón (exPenya y cuñado de Rudy). Los más de 30 puntos que adquirieron de ventaja ante un rival que hace poco les superó en el campeonato catalán deja todo más que claro. Esta semana en Marín, en el Nacional, tendrán otro pulso. No se lo pierdan. Aquí pueden ver lo que pasó en Londres.

10
Abr
13

La biblioteca de… Pedro Martínez


Tenía muy claro que había ciertos entrenadores que querían que salieran en esta sección cuando pensé en empezar a publicarla. Pedro Martínez era uno de ellos. De su trayectoria no hablaré aquí porque su carrera profesional llena de éxitos la conocemos todos. A mi ‘me gusta’ Pedro Martínez porque es una persona que se moja, que se implica en sus opiniones, relacionadas con o no con el baloncesto, una línea no tan habitual en nuestro deporte, de línea monótona en declaraciones. Muy activo en redes sociales, Pedro Martínez nos deja aquí una lista con algunos títulos que ya han salido en boca de otros compañero entrenadores. Apuntar e ir a la librería.

Mi credo baloncestistico de Dan Peterson

No habla mucho de táctica y si de principios básicos en la mentalidad para entrenar.

Ataques y defensas múltiples de Dean Smith

Un clásico aunque es antiguo y hay que saber discernir lo que el reglamento ya no hace valido pero en los conceptos básicos es muy bueno.

El nuevo entrenamiento deportivo de Jerry Lynch

Muy bueno para reflexionar sobre las dinámicas de grupo y el manejo de un grupo humano.

La fuerza del optimismo de Luis Rojas Marcos

Casi un libro de autoayuda. Muy fácil de llevarlo al mundo del deporte. Muy entretenido.

Canastas sagradas de Phil Jackson

Mítico libro de un mítico entrenador. Magnifico ejemplo de liderazgo y la importancia del trabajo en equipo.

PMArtinezPedro Martínez Sánchez (Barcelona, 19 de junio de 1961) alcanzó la victoria 300 el pasado mes de diciembre cuando dirigió el triunfo del Herbalife Gran Canaria en San Sebastián. Como todas las efemérides ganará peso histórico con el tiempo. Es la rutina de acostumbrarse a lo normal que no lo es. Y la trayectoria de Pedro Martínez es brillante. Desde que sustituyó a Herb Brown al frente del RAM Joventut en marzo de 1990 con 28 años sus gafas se han convertido en un símbolo de los banquillos españoles por sus casi 700 partidos en la élite. Badalona, Manresa, Salamanca, Granada, Ourense, Las Palmas, Vitoria, Madrid (Estudiantes), Girona y Sevilla… Diez equipos diferentes entre 21 temporadas en Liga ACB (23 sumando su paso por la LEB en Menorca y Tenerife) con dos etapas distintas en la Penya y en el Gran Canaria, donde acumula siete campañas, las últimas cuatro de forma consecutiva, arropan a un preparador formado en el colegio Alpe y Claret de su Barcelona natal y forjado en el Sant Josep y la cantera del Joventut (triple campeón de España junior). En su palmarés figura una Copa Korac, una Supercopa y una medalla de bronce con la selección española sub23 (fue ayudante de Lolo Sáinz en el Europeo del 1993). Números y nombres que no señalan la actividad de un entrenador en continua renovación, maestro de otros compañeros, abierto (también fue comentarista) y hombre que no esconde sus opiniones más allá del deporte.

Pincha aquí y podéis leer otras Bibliotecas de…

19
May
12

Déjà vu


Los déjà vu son un recurrente recurso para el cronista. Siempre viene a la memoria aquel fallo del penalti pasado (¿Eloy, Alejo, Raúl, Joaquín, Ramos?) para justificar las vergüenzas champiñoneras de hoy. No hay que buscar mucho más abajo de un par de párrafos sin gracia para filosofar con los bucles rebeldes de la vida. Se capturan pescadillas que se muerden la cola o dislocan círculos adictos al infinito. Me daría para un libro (como el de Jacobo) enunciar cómo me he sentido hoy al volver a sentarme en los banquillos blancos del Príncipe Felipe, descubriéndome como un periodista en barbecho o un entrenador estudiante, identificando viejos vicios y pocas virtudes. Sería falso negar la alegría de encontrarse con los ‘curritos’ del pabellón (¡ese Santi!) o los ejemplares ‘currantes’ del baloncesto aragonés, toparme con viejos maestros de facultad, amigos de redacción, de red y redes, o noveles compañeros de pupitre. Mentiría abiertamente sino desgastase halagos a la FAB por su extraordinaria forma de hacer las cosas, ejemplificada hoy en Manolo Castro. Cuesta desligarse de hasta la falta de algunos titines que dieron la bienvenida a aquel Carlos que llega para honrar al Carlos que se fue. Resultaría una barbaridad disimular que escuché a ilustres hipócritas frases como “ese tiene los mismos 18 que tenía Ibaka” sin que se me retuerzan las tripas porque donde veo explotación y miserias otros solo ven un DNI atrofiado y falsificado por todos. Porque hoy me he sentido como ese Bill Murray atrapado en un tiempo marmotil o perdido en la traducción de Tokio (ya os susurraré al oído esta secuencia final).

Redondo y CalderónMe valdrían todos esos argumentos para chapurrear el franchute y referirme a mi breve paso por el Campeonato de España junior de Zaragoza como un déjà vu del que viví hace doce meses en el mismo escenario siendo un cadete. No le extrañaría a nadie que siguió este blog por la mera repetición, por redescubrir en estas líneas similares colores en las finales, idénticos entrenadores, apellidos como Gomila, Camarasa, Moix, Sans, Nogués, Cantenys… dejando la academia para ser juniors (14, siete por bando, repetían). No lo haré por un detalle.

Escocidos los ojos por el ardor de la derrota, consumiéndose los segundos por una garganta muda que tragaba derrota, Paco Redondo, entrenador del Joventut, volvió su mirada a las otras, ausentes y llorosas, de sus jugadores, para reclamar su atención. “Lo primero, ir a darles la mano a los campeones”. Ése que explotó en un abrazo tras derrocar al mismo equipo (Barcelona) y al mismo colega (Marc Calderón) ahora desprendía en ese detalle la misma grandeza que no es únicamente valorada en victorias. Uno tras uno, su peña estrechó manos, enjugó gotas de tristeza, tragó saliva y permaneció desplomada, pero en pie de orgullo, ante la celebración del Barcelona, tres veces campeón junior, pese a lo que jodía perder. El éxito del saber hacer como sinónimo del saber triunfar en la derrota.

O ese otro con puño al aire de Josep Pérez. Ocho triples errados para tener la valentía suficiente de ser el noveno el que entrase sin mirar la culpabilidad de la estadística. O ese consuelo ajeno de Alberto Martín, base del Real Madrid, que entendió que el dolor del otro es propio en la amistad, acercándose a abrazar a sus compañeros de selección, pero antes de deporte y vida. O la de los campeones arribando a la vera paterna y materna para cantar juntos la alegría de tanto sacrificio recompensado.

Esta vez no hubo grandes relatos, reportajes ni entrevistas complementarios, no hubo tiempo para ello, como tampoco cayeron récord de lecturas ni asistencias desinteresadas, porque esta vez sólo existieron los gestos para resumir un campeonato, una victoria del cómo sobre el resultado. De ese cómo debería ser el baloncesto.

24
Nov
11

Aragón será la sede del Campeonato de España junior


La capacidad organizativa del baloncesto aragonés es  muy valorada por la Federación Española (FEB). No es una afirmación intangible. El último Campeonato de España cadete celebrado en Zaragoza, Utebo y Alagón o el Curso Superior de Entrenador fueron los últimos ejemplos que denotan que los directivos de la FAB son una garantía para desarrollar competiciones y actividades de alto nivel y que en la FEB se tiene muy en cuenta esa eficacia en sus asignaciones. Este valor ha pesado para que este territorio se postule como la sede del próximo Nacional de clubs de categoría junior que se celebrará entre el 13 y el 19 de mayo del 2012. Zaragoza y su entorno repetirá como capital del baloncesto de formación. Toda una guinda en el calendario de baloncesto que se desarrolla en Aragón a lo largo de la temporada y una oportunidad para la afición para comprobar en directo el brillo de las futuras estrellas de esta especialidad. También repetiría Canarias, opción más clara para celebrar el Nacional cadete, tras el éxito del Infantil de Lanzarote.

Los numerosos detalles, como las instalaciones en las que se disputará el Campeonato junior, están aún sin confirmar a la espera de hacerse oficial la asignación, firmarse el compromiso y, lo más importante,  saber que clubs representarán a la federación en esta cita. Como comité organizativo, una de las ocho federaciones con más fichas y como ya pasó en el Cadete del 2011, Aragón contará con tres equipos de partida tanto en la categoría masculina como en la femenina, que se disputan paralelamente. No obstante, posiblemente, será el Príncipe Felipe el recinto perfecto en el que se desarrollen las fases finales (ese fin de semana se disputarían los cuartos de final de la Liga Endesa). Pabellones como el Siglo XXI, privados como el Stadium Casablanca, Olivar, Helios o públicos como Utebo, Alagón o Pinseque, entre otros, son una verdadera referencia que sitúan a la capital aragonesa como uno de los focos más apetecibles para situar este tipo de campeonatos.

Con el nuevo formato que se estrenó en la pasada temporada, en la que hay 32 equipos por categoría (64 al ser masculino y femenino), es primordial que la sede tenga cubiertas todas las necesidades de infraestructura y servicios para poder acoger a todos los jugadores, entrenadores, preparadores, familiares, árbitros, cargos federativos, medios de comunicación… Además es una buena inversión para la ciudad, dado que la competición se alarga durante casi una semana completa.

Por Zaragoza pasarán buena parte de las promesas del baloncesto español del futuro de la generación 94-95 como Agustí Sans, Albert Homs (Joventut), Josep Pérez (Barcelona), Guillermo Hernangómez (R.Madrid), Ilimane Diop (Baskonia), Alberto Díaz (Unicaja)… Incluidas las autóctonas. No cabe duda que el CAI Zaragoza, si confirma su asistencia como sería de esperar (es invicto en el campeonato aragonés), sería uno de los beneficiados por esta asignación. La generación del 94 que capitanea Javi Marín, que ya ha debutado en la ACB y que compite en el EBA de El Olivar, y entrena Carlos Hinojar tendrá la opción de cerrar el ciclo que comenzó hace dos temporadas (cadete) con el cuarto puesto en Durango y el pasado, ya como junior, en Porriño (octavo). El CAI junior se ha reforzado esta temporada con el africano Madiop Ndiaye y con varios jugadores interesantes que han subido del cadete como el internacional Marcos Portalez. En la categoría femenina, canarias, catalanas y madrileñas siguen siendo las favoritas, aunque no habrá que descartar a los equipos aragoneses que se clasifiquen.

Junior A del CAI Zaragoza / BasketZaragoza.net

01
Ago
11

Diego Ocampo: “No es trabajar para ganar un campeonato o para sacar un jugador, sino trabajar entre todos para sacar personas”


‘Las U’ no son un grupo de punkis feministas de Utrera ni unas insinuantes cheerleaders de la Universidad Católica de Chile. ‘Las U’ se están convirtiendo desde hace unos años en una de las mejores compañeras de veraneo. Son las selecciones del básket de formación que tanto metal están introduciendo en nuestro país de manera legal. En lo que llevamos de estación calurosa las chicas y los chicos de nuestro básket se han forrado su cuello con tres oros (Europeos U20 masculino y femenino y U19 másculino) y una plata de ley de la U19 en el Mundial. En plena andadura hacia otra mina se hallan los chicos de la U16, a los que este año Puertatrás ha seguido cautelosamente en el Campeonato de España cadete. La selección de Diego Ocampo, ayudante de Joan Plaza en Cajasol, comenzaba hoy arrasando ante Rusia la segunda fase tras perder en el grupo ante los checos, organizadores, y ganar a Gracia y Polonia. La perla verdinegra Agustí Sans y el ‘naturalizado’ Ilimane Diop (Baskonia) son los que más destacan por el momento en un equipo donde se encuentran talentos como José Nogués, Sergi Costa (96), David Iriarte y Ferrán Ventura  (Joventut), Ignasi Moix y Adriá Cantenys (Barcelona), Alberto Martín y Javier de la Blanca (Real Madrid), Carlos García (Cajasol) y Marcos Portalez (CAI). La Penya, campeón de España, contribuye con cinco jugadores. Ver aquí todo el equipo.

Aprovecho esta circunstancia para publicar una entrevista que gentilmente Diego Ocampo decidió contestar durante el Campeonato de España cadete. Hace ya bastantes semanas de esta grabación y en un principio por ello ya no la iba a utilizar, retraso por el que me disculpo ante el entrevistado, pero creo que no importa tanto porque los temas que se abordan están más que nunca en el ‘candelabro’ del básket nacional: formación sobre competición, valores pedagógicos, nuevos formatos de competiciones, las normas de los cupos, las naturalizaciones… Os dejo con Diego Ocampo.

Selección Española U16 M / FIBA Europa

–Este año la FEB inauguró un nuevo formato en las Campeonatos de España de club con 32 equipos. Como todas las novedades ha gustado más a unos que a otros. El modelo está por pulir. Como seleccionador, ¿cómo valora el cambio?

–Con el nuevo formato hay desigualdades al principio, lo que tiene cosas positivas y negativas. Es verdad que entre los equipos al principio se ven una diferencias muy grandes, pero también es una buena experiencia, una buena oportunidad para los equipos que pueden acceder al Campeonato gracias a este modelo. El nivel es alto y es una buena idea que se permita en la primera fase participar a este tipo de equipos. No todo es sólo competir, sino también ver el nivel de todos. Si se enfoca bien es interesante de cara al futuro. En las eliminatorias se va igualando más.

–La amplitud del modelo ayuda a seguir otros jugadores que están en canteras de provincias con un seguimiento más difícil. ¿Ayuda en eso a la tarea de ‘reclutamiento’ del seleccionador?

–Hay jugadores que no se deberían escapar porque nuestra red tiene que ser muy grande si hay un buen jugador. Pero sí es verdad que los jugadores cambian y evolucionan mucho. Los que nos ayuda es ver a jugadores en situaciones diferentes. No es lo mismo ver a un jugador en un partido en el que gana de 40, que sacarlo de su entorno y verlo en una situación de estrés. Sobre todo nos ayuda a ver en situaciones diferentes a las que conocemos. Para la selección y el futuro es lo más importante que te da.

–Entre los críticos persiste la idea de que hay muchos partidos sin ‘miga’ y que las sorpresas son mínimas. Solo Canterbury y Breogán rompieron algún pronóstico. ¿Comparte esta lectura?

–Los dos equipos tienen mucho mérito. Es verdad que disponen de jugadores africanos que suben el nivel y permiten a los exteriores aprender a pasarla dentro y otras cosas. Con ese hándicap positivo tiene mérito cómo compiten. Canterbury ha competido muy bien en partidos muy ajustados, como hizo Breogán, que venció uno y perdió otro por debajo de los cinco puntos. Tiene mérito, no sólo porque han llegado allí, sino cómo lo han hecho. La competición siempre es justa y pone a cada uno en su lugar. El Joventut es digno vencedor y el Barcelona le ha puesto muchos problemas.

Charla a unos niños de Diego Ocampo

–La presencia de estos jugadores africanos sigue generando mucha controversia y dudas sobre su verdadera edad y la necesidad de controles más severos. Pero luego casi todos las canteras ACB los ‘fichan’. ¿No existe un tono contradictorio en estas afirmaciones?

–Es un debate que existe, tiene aspectos positivos y negativos. Yo creo que todo depende de la justa medida en la que se haga. Si se trae un jugador que sabemos que tiene futuro, que con la nueva contratación, que en tres años va a poder jugar, a mí me parece bien. Si se trae a un jugador para poder ganar ahora, no creo que sirva para nada. Es pan para hoy, pero hambre para mañana. Básicamente porque hace que nos acomodemos, que no busquemos otros jugadores, que no explotemos a los jugadores que tenemos y a veces solapa. Si se hace en su justa medida, reclutando a jugadores que tengan mucho futuro para disputar a un muy buen nivel y que permitan a los equipos crecer, bienvenidos sean. Si se trata sólo de competir, de ganar partidos, creo que no. Puedes competir un poco más, ganar un partido más, pero creo que es malo para nuestros jugadores y para nosotros para que nos acomodemos.

–¿Cree que merece la pena apartar a un chico de su familia a tan temprana edad para ganar un Campeonato de España?

–Es bueno porque normalmente aquí les damos una educación y unas facilidades que en sus países es difícil que puedan tener. Allí hay un trabajo social. Sí tiene su punto positivo porque puedes ayudar a alguien, porque ellos crecen como personas. Pero no puede ser que nos aprevechemos de ellos sólo para ganar un partido.

–Se critica que su participación condiciona los partidos, por su dominio físico, y ‘adultera’ la competición. Otro prisma es que ayuda a afrontar nuevas situaciones para normalizarlas en un futuro. ¿En qué punto se ubica su opinión?

–Es importante porque en la vida normal, en la vida cotidiana nuestra, en la de ellos, de la competitibidad que tengan va a depender lo que les pase. Tienen que ir comprendiéndolo. Pero no todo es ganar, si no cómo ganas. Es lo más importante. Todas las vías son buenas, reclutando a estos jugadores, de unas maneras o de otras. Todo es respetable, pero un camino lógico no es pensar que un niño de 13 años va a ser una figura. Pienso que lo principal es que sepan ser buenas personas y que crezcan como personas. Y el baloncesto les puede ayudar en eso. Lo prioritario y principal debe ser los estudios, su salud y su familia. Y después, el baloncesto, que les tiene que ayudar a crecer como personas. Si luego se convierte en su trabajo, les ayudará durante muchos años a vivir. Pero la carrera deportiva dura hasta los 40 años, bueno, menos Darryl Middleton… Hay que saber más de la vida. No es trabajar para ganar un campeonato o para sacar un jugador, sino trabajar entre todos para sacar personas y entre todos ayudarnos para salir hacia delante. Tener unos valores. Cada uno tenemos los nuestros  y los de cada uno son respetables… pero lo tercero es lo baloncesto. Si llegas, perfecto, pero antes tienes una manera de ser y tu vida puede seguir por otro camino. Esta es mi opinión, pero hay otras y las respeto.

–Con la nacionalización de Ibaka o el nuevo convenio de contratación se favorece la llegada de este tipo de jugadores en edades cada vez más tempranas. Por algunas de sus acciones se puede entender que la FEB apoya este cambio, mientras hay sectores que opinan que no se ‘protege’ al jugador español.

–La FEB tiene una responsabilidad sobre esto. Primero asesorando, ayudando, y luego reglamentando. Pero todos tenemos que adaptarnos a lo que va sucediendo. A veces vamos por detrás, pero yo creo que básicamente de cómo vamos haciendo las cosas. A veces cometemos errores. La FEB tiene la obligación, el deber de ayudar a los clubs, entrenadores y jugadores a seguir por esa línea porque vela por el bien común del baloncesto en España.

Ocampo, en un campus de formación / JG Básket

–Porque no todos estos chicos terminan siendo Serge Ibaka. Hay muchos que no llegan. Tenemos una responsabilidad de formación personal, educativa.

–Lo importante es que un niño como estos entiendan que algunos tienen potencial para jugar en ACB, otro en LEB, otro en EBA, pero que otro será un buen aficionado del Unicaja y será socio del Unicaja y será una parte de ocio de su vida, en vez de hacer cosas negativas para su salud. El baloncesto debe servir primero para formarte y que luego pueda ser tu profesión o tu ocio, tu deporte, para que tú juegues en un equipo de aficionado o que hagas salud gracias al baloncesto. Tenemos que aprender a todo. Depende de cómo hagas las cosas puedes conseguir unas y luego otras.

–Otro viejo debate. El uso abusivo de las zonas en formación facilita esta discriminación de lo físico sobre el talento. En el CAmpeonato de España fue norma. ¿Esta generalización de la zona no es contraria al espíritu formativo por su búsqueda del resultado?

–Ha habido muchas defensa alternativas y zonales en la primera fase. Eso viene por las grandes diferencias y porque los equipos toman estas estrategias para compensarlas. Sin embargo, creo que es formativo, porque son ataques que se pueden encontrar en un futuro y en defensa tienes que dominar este modelo y los aspectos fundamentales de la defensa individual son aplicables en las zonas. Se usaron desde un punto de vista táctico para compensar esas diferencias, pero cuando han pasado las rondas, las eliminatorias cada vez se han parecido más, lo que indica la buena salud, desde una parte formadora.

–Tres cuartos de lo mismo se puede decir de los sitemas cerradas. ¿No se corre el peligro de formar especialistas demasiado pronto, de limitar el talento del jugador?

–La táctica es muy importante, pero los jugadores son la clave. Ganó el equipo que tuvo los mejores jugadores y pasaron los que tenían mejores jugadores y jugaban mejor. Es verdad que a estas edades la táctica es muy importante pero pasa a un segundo plano porque los jugadores mejores técnicamente y tácticamente dominan.

Sí que ha habido estrés y todos quieren ganar, pero lo normal ha sido lógico. ¿Ha habido alguna circunstancia extraña? Puede, pero eso es normal, normal en la propia vida. Lo que me parece negativo es que se dé tanta importancia al ganar o al perder. Si es normal que en las eliminatorias, después de ganar todo el año, quieras ganar y pasar, pero creo que lo prioritario es que los jugadores mejoren y estar orgulloso de eso y de que los jugadores lo hagan bien. Pero es normal que nos pongamos nerviosos por querer ganar, aunque habría que relativizar sobre el resultado y pensar más en cómo hacemos las cosas. Pero es muy fácil decirlo y muy difícil decirlo.

–Los jugadores españoles que más han destacado son exteriores. En la selección el pívot titular es Ilimane Diop, senegalés de nacimiento. ¿Es tan difícil sacar físicos de nuestra cantera?

–Falta gente alta siempre en el baloncesto desde la NBA a la ACB. Es verdad que en estas edades es muy difícil trabajar con gente alta, porque tienen más problemas que el resto en su coordinación, equilibrio, porque siguen creciendo y no controlan su cuerpo. El nivel valorativo es inferior al resto, a los jugadores exteriores, y eso condiciona su participación en el juego. Les cuesta porque aún están en su ciclo madurativo en lo físico. Ya no entramos en un aspecto mental. Les cuesta saltar, coordinarse, pero hay que mirar más allá y ver en un futuro su potencial, que seguramente es mayor que otros más formados.

Es muy difícil jugar de espaldas, cerca del aro y ellos se nutren de los exteriores, de rebotes de ataque, corriendo, de sus penetraciones y terminan ahí. Es difícil ver jugadas elaboradas para estos jugadores, por esa condición física. Los entrenadores tenemos que poner las escaleras para que, aunque físicamente no pueden, consigan evolucionar. Se puede intentar invertir más en el juego, generándoles canastas. Dentro de dos años es diferente, es más fácil para ellos, pero ahora les cuesta.

–En general, ¿qué nivel medio tiene esta generación?

–Calificaría la generación de un buen nivel  y dependerá basicamente de los jugadores y de nosotros, los adultos, que se conviertan en personas y jugadores de futuro.

22
Jun
11

Las astillas del tablero


Sabonis, Antúnez, Rogers, Jofresa, Orenga… Perfectamente esta podría ser la plantilla de un extinto All Star de la ACB de mediados de los 90. No hay que remontarse hasta tan atrás para desenrollar esta lista. Hablamos de la generación 2.0, de esos hijos que no solo comparten apellido con sus padres, sino también su pasión por el baloncesto.

En el último Campeonato de España cadete de hace un par de semanas fueron muchas las astillas que llenaron de orgullo a sus ilustres ‘palos’. Al revisar las estadísticas se comprobaba la presencia de los herederos de los que hace unos años eran ídolos y en la pista se divisaba el parecido, en ocasiones no sólo físico, sino también espiritual, en ese gesto insustituible que la naturaleza les ha hecho copiar.

“No es nada nuevo. Cada año hay un par o más. Hace unos años estaban los hijos de Creus, de Beirán, de Llorente… Yo, como seleccionador sub20, los he tenido a casi todos. Para mí es algo natural”. El que habla es Juan Antonio Orenga. Y sabe lo que dice. No sólo por su cargo de entrenador en la Federación, también como padre. Su hijo Gonzalo es uno de los bases del Estudiantes, club en el que también jugó y entrenó su padre y en el que su hijo mayor, Guille, es escolta en el equipo EBA. Efectivamente, ambos son exteriores. En casa del pívot… “Pero el tercero, Pablo, parece que va a ser más grande”.

Orenga y Antúnez

Esta diferencia de estatura promulga que la genética no lo es todo. ¿O no? ¿El secreto de la herencia baloncestística está en los genes? Parece complicado negarlo cuando se mira a la cara de Lucas (también base del Estudiantes) o David (escolta del Joventut). Ambos parecen el reflejo de sus padres, José Miguel Antúnez y Rafa Jofresa, que comparten con ellos los colores de su ‘escuela’. “Genéticamente hay una parte, pero tú terminas haciendo lo que ves en casa, por eso hay tanto hijos de actores que son actores, pero también hijos de médicos que acaban siendo médicos. Por eso es raro que el hijo de un jugador de baloncesto no juegue al baloncesto y haga, por ejemplo, fútbol. Lo raro es lo del hijo de Noah, que se haya pasado del tenis al baloncesto, pero lo habitual es seguir la tradición familiar”, comenta Orenga.

El ejemplo. Esa parece ser la clave del relevo familiar del baloncesto español. Además de los centímetros de regalo, ‘mamar’ básket desde la cuna es un nutritivo aporte para pasar etapas. Una referencia con doble dorso. El consejo está cercano, la facilidad para el entrenamiento extra, los recuerdos de la dureza del profesionalismo son propios, se sienten las horas de ausencia del padre entre partidos y entrenamientos, de ese sacrificio se aprende que el camino no es fácil y por ello es mejor entendido el esfuerzo. El otro lado, el oscuro, esconde la comparación contínua, el listón alto, las expectativas del tercero, que no ayudan a saltar al último nivel, adonde muy pocos trepan. “Pero para la gente que los conocen, los de su entorno, no es ningún problema. Ellos son ellos. Eso viene siempre de la gente del exterior”, afirma otro aludido, Johnny Rogers, que, al igual que Orenga, ya ha dejado de dar clases particulares a sus pupilos en el aula de los aros. “Si quieren algún consejo, intento dárselo, pero me he mantenido al margen. No les digo nunca nada de sus entrenadores, ni para bien ni para mal. Eso es su entrenador quien entiende el baloncesto de una forma y hay que entenderla”, declara el seleccionador U20. Esa posición de entrenador hace que Orenga tenga muy claro cómo debe interpretar el papel de padre y lanza un interesante mensaje para todo el gremio. Tomen nota, papás y mamás del mundo: “Como padre intentas llevar a cabo todo aquello que como entrenador le pides a los padres de tus jugadores. Es un deporte a través del cual se forman los chavales, a través del cual aprenden a convivir en grupo, viven experiencias muy bonitas, pero hay que alejarlo de todo lo que es ese padre que intenta ser entrenador, representante, que ve en su hijo una proyección hacia la NBA”. Sabias palabras.

La doble J de Rogers

Volvamos con Rogers. El español de California tenía que multiplicarse en el Campeonato de España cadete no fuera que luego tuviera que solucionar un conflicto de intereses al volver a Valencia. Tenía a sus dos niños en el campeonato: Joshua (Genovés, del 95) y Jordan (Valencia, del 96). “No le puse ese nombre por Michael, es que queríamos nombres que no pudieran traducirse, que se pudieran decir en castellano e inglés”, indica Johnny, cuyo hijo de primer año sigue sus pasos como internacional (Rogers jugó como español los Juegos de Sydney) y ha estado en las concentraciones de la selección. “Para ellos el resultado es muy importante, porque sacrifican muchas horas de entrenamientos, se lo toman muy en serio, y cuando llegan aquí, quieren ganar. Pero lo más emocionante es ver como han crecido juntos con sus compañeros desde chiquitillos”, comenta el exjugador de Madrid, Cáceres, Murcia, Valencia…

David Jofresa, rubio como su padre

Tampoco la de Rogers es una historia nueva. La suya viene ‘repe’. No es el primer estadounidense que echa raíces en España, se nacionaliza y comparte sus cromosomas con el básket de aquí. David Brabender y el recordado Sergio Luyk fueron sus antecesores. Pero aquí sí se marca una diferencia. El vástago de Wayne se formó integramente en España, mientras que el Cliff cumplió el ciclo paterno en St John’s. ¿Cuál el mejor modelo formativo: el de España o Estados Unidos? “El americano, porque se compatibilizan los estudios con el deporte. Además, en Estados Unidos, las Ligas a estas edades sólo duran tres meses, mientras que aquí están diez meses involucrados y eso les quita muchísimo tiempo. Es muy exigente. Dar el salto a profesionales es muy grande y a partir de los 18 años tienes que decidir si te dedicas a una cosa o sigues estudiando, por eso es primordial no dejar los estudios”, enuncia Johnny, que no sabe dónde seguirán jugando sus hijos. Él lo hizo en Stanford, más prestigiosa por su nivel académico que por el deportivo de los Cardinals. Y no le fue nada mal.

Hay sí que hay coincidencia. El baloncesto es una herramienta para la formación, pero no el futuro. Los libros esconden la llave del horizonte. Es una apuesta más segura. “Yo soy el primero que les dice que su futuro no va a estar encaminado al deporte, sino a sus estudios universitarios y si además están jugando a un nivel alto, quizá, compatibilizando las dos cosas, hay un día en el que puedan llegar. Yo he tenido muchos compañeros que no llegaron y se quedaron en el camino y tampoco llegaron a la otra parte, quedándose sin desarrollar una carrera o un trabajo y eso es lo que hay que fomentar, que lo tengan muy claro”, insiste Juanan Orenga y Johnny, le acompaña en la acertada causa del saber (otra vez, tomen nota): “Lo más importante son los estudios y con el baloncesto no se tienen que dar prisa. Además, en estas edades, el desarrollo físico es aún tardío  y aún deben formarse en ese sentido“. Esa trascendencia hizo que otros padres, más anónimos, criticaran que el nuevo modelo de 32 equipos alarga la competición y quita a los chavales muchas horas de clase y estudio con los exámenes al caer.

Domantas Sabonis lanza un tiro libre

El parecido de Domantas no es tan físico como simbólico. Es listo y tiene buena mano tanto para anotar como para pasar. Su ‘tato’ Tautvydas dice que es el mejor de los tres hermanos (el otro es Zygmantas). Pero los tres serán siempre los hijos de Arvydas Sabonis hagan lo que hagan. Domantas participó en el Campeonato de España cadete con el Unicaja 96 y compartía vestuario con otro hijo de… Francis Alonso, internacional U15, es hijo de Paco Alonso, actual entrenador de Tautvydas en el Axarquía de LEB Oro. Otras ramas de este árbol genealógico las nutrían Pablo Alocén (CAI e hijo de Alberto) o Alberto Abalde (Joventut), preseleccionado por Diego Ocampo para el Europeo U16, y cuya ilustre hermano, Tamara, vio como anotaba los tiros libres decisivos en la final ante el Barcelona. Familias en la familia del básket.

17
Jun
11

El chico de Kahn


‘Aprende español. Aquí viene Ricky Rubio’. La web de los Timberwolves amanecía esta mañana con esta leyenda. El guiño hispano no está dirigido únicamente como anzuelo para los latinos. No, Minnesota no es Miami. Ni Dallas. Tampoco en eso. Allí los ‘chicanos’ no son mayoría (5% de la población estatal) en una tierra colonizada por alemanes y lejos de las cifras de Nuevo Méjico (50%) o las decenas de millones que pueblan Tejas o Florida. El ‘gancho’ idiomático se acompañaba de una nueva promoción en la venta de tickets para los partidos de la cuarta franquicia con peor asistencia a su pista (78%) en la NBA. Es un eslogan publicitario, un gesto de bienvenida con la llegada del ‘deseado’, del reluciente trofeo a la que la franquicia lleva guardando un hueco en sus ilusiones desde el draft del 2009 y que esperan sea el artífice del cambio.

La llegada de Ricky Rubio se hizo ayer realidad cuando el base del Masnou dio por terminada su estancia de dos años en Barcelona y pronunció su deseo de unirse a la NBA después de ganarlo todo en España y un curso en el que su progreso meteórico parece estancado. En la figura de RR se depositan muchas de las esperanzas de cambio de un equipo que tras la salida de Kevin Garnett no ha tenido un rumbo fijo y no ha firmado ninguna temporada ganadora desde 2005, que entra dentro de la categoría de ‘mercado ‘pequeño’, que no ha confirmado la continuidad de su entrenador, el ‘gafapasta’ Kurt Rambis, y que el pasado verano construyó una sólida base con un plantel joven: Michael Beasley, Kevin Love, Wes Johnson… Pero sobre todo, el ‘sí, quiero’ de Rubio es una alivio casi fisiológico para David Kahn, GM de los Wolves y una de las figuras que más chistes y sornas ha recibido desde que tomó su cargo hace dos años y un chico de 18 años le dio la espalda.

No hay ningún otro jugador europeo que haya ocupado más líneas en la información de baloncesto de la NBA como Ricky Rubio sin necesidad de jugar un solo partido. Los medios más prestigiosos de los Estados Unidos han seguido los pasos desde aquel triple que le bautizó en Linares a tan temprana edad, potenciándose esta visión desde los Juegos Olímpicos de Pekín, en los que jugó la final ante el conjunto americano. Su elección por Minnesota y su negativa a ir de primeras a Estados Unidos acrecentó este interés, siendo inusual la semana en la que no aparecía una nota concerniente a su figura entre rumores de traspasos, análisis variados sobre su valía o no para la NBA, comparaciones con otros jugadores, declaraciones de todo tipo (Chris Paul volvió a deshacerse en elogios hacia su compañero de marca) y, sobre todo, como centro de la mofa en ataques a la persona de David Kahn. En cada una de sus comparecencias la pregunta sobre Ricky Rubio estaba presente. El tormento acabó ayer. Por el momento.

Kahn es el General Manager de los Wolves desde 2009, adonde llegó como sustituto de un mito de la Tierra de los 10.000 lagos como Kevin McHale, y con la experiencia previa en el entramado de los Pacers, la NBDL y, sobre todo, la Mayor League de béisbol. Una de sus primeras acciones fue copar tres de sus cuatro elecciones del draft con tres bases: Ricky Rubio (5), Jonny Flynn (6) y Ty Lawson (16), siendo este último traspasado a Denver Nuggets. La maniobra fue muy criticada por la prensa nacional que veía a Stephen Curry o Brandon Jennings como jugadores con un mayor potencial al de Ricky o Flynn. La decisión del catalán de trasladar su talento al Barcelona desoyendo la oferta del Real Madrid y no emigrar súbitamente a Estados Unidos, pese a que David Kahn intentó personalmente persuadirlo, acrecentó el nivel de los comentarios jocosos en torno a la operación maquinada desde el despacho del Target Center. La posterior contratación de un cuarto base como Ramon Sessions como agente libre terminaría de servir de hilarante tarjeta de visita. Más risas: Sessions sería sustituído por Luke Ridnour al verano siguiente.  A cada una de sus supuestas meteduras de pata aparecía un alusivo y sarcástico vídeo en la red, aprovechando que posee el mismo nombre que uno de los malvados de Star Trek II.

La renovación de Darko Milicic (20 millones por cuatro años), conocido como uno de los mayores ‘pufos’ de la historia del draft de la NBA, para cubrir la marcha de Al Jefferson a Utah, remató la caricatura con la que muchos empezaron a ver a Kahn. La comedia llegó a las pantallas. Su rifirafe televisivo con Chris Webber, ahora afamado comentarista, en plena Liga de Verano no mejoró las cosas. El GM empezó a defender la firma del serbio, comparándolo con cu compatriota Vlade Divad (excompañero de Webber en Sacramento) por su habilidad en el pase y, ante la perplejidad del C-Webb, Kahn dictó que también a él le había costado adaptarse a la Liga, a lo que el exMichigan contestó que no pensaba que su nombre podría ser utilizado en una misma frase al de Milicic y concluyendo el diálogo con un irónico Good Luck!. Posteriormente, el directivo de los Wolves, con su habilidad de utilizar el doble sentido en el lenguaje, llamaría schmuck (imbécil) a Webber. Más madera.

No es la única vez que sus afiladas palabras devienen en un problema para la imagen de Kahn. Sus intervenciones en los medios, siempre dado a la declaración original y sin esconderse de ninguna pregunta (es licenciado en periodismo), le han hecho pasar algún mal trago, como en el pasado Lottery draft donde fue protagonista de una ‘maldición’. Kahn estaba en el escenario junto al hijo adolescente del propietario de los Cavs, que sufre una enfermedad que le provoca tumores en su sistema nervioso, esperando a saber quién sería el dueño de la primera elección. La suerte sonreiría a la franquicia de Ohio como queriendo compensar el Lebrongate, perpetuando la mala costumbre de unos Wolves que nunca han podido escoger los primeros entre la añada de novatos y que otra vez se conformaban con el pick 2 pese a haber sido el peor equipo de la temporada (17-65). En un tono irónico, Kahn señaló el amaño del sorteo dado el gusto por la NBA por las historias emotivas: “Esta liga tiene una costumbre, y yo sólo voy a decir costumbre, de producir algunos argumentos (teatrales) bastante increíbles. El año pasado fue la viuda de Abe Pollin y este año fue un niño de 14 años de edad, y lo único que tenemos en común es que en ambos casos hemos sido “bat mitzvahed” (refiriéndose a la circuncisión judía).  Estamos fritos,  le dije a Kevin:  ’Esto no está sucediendo para nosotros y estaba en lo cierto’“, declaró Kahn ante las cámaras y las risas de los periodistas. La NBA estudió una sanción sobre él.

Kahn vivió ayer, seguramente, el día más feliz de su corta carrera en la NBA, cuya web se abría durante la jornada con la noticia del advenimiento del español como paso al frente para el progreso de la franquicia de las Ciudades Gemelas. Este titular indica como el ‘bautismo’ de Ricky como estrella en la mejor Liga del mundo estará unido a la reputación de uno de los personajes más controvertidos de la competición. Kahn deberá cuidar mucho a su ‘chico de oro’, al que ve más alto y fuerte después de estos dos años que le han venido de maravilla para subrayar que la espera ha merecido la pena. De su buena adaptacion puede depender también su futuro. Como ayuda para introducir a Ricky puede utilizar el recuerdo y darle la vuelta. David Kahn era uno de los periodistas del prestigioso The Oregonian que seguían la actualidad de los Blazers durante la temporada 1986-87 en la que Fernando Martín se convirtió en el pionero del baloncesto español en la NBA.




Únete a otros 9.410 seguidores

Nuestro twitter

Actualizaciones de Twitter

  • RT @FacuDiazT: Mientras tanto, el asesinato de un ciudadano español en Irak sigue impune. Nos vemos en #14añosconCouso. https://t.co/q5WxC5…Hace... 5 hours ago
  • Exponer vídeos de violencia entre padres en deporte formativo, pero no cambiar política de generar polémica constante. Quizá es una causa?Hace... 5 hours ago
  • Si le ponemos un micro a Pique y le pedimos su opinión... Luego nos escandalizamos por sus palabras. Pero no buscamos eso? #HipocresiaHace... 5 hours ago
  • RT @mhlsports: Las jóvenes promesas competirán en Semana Santa. Combinados FEB U15 (masculino y femeninos) lo harán en Zaragoza https://t.c…Hace... 6 hours ago
  • RT @caistas: Los accionistas del Tecnyconta Zaragoza vuelven a salir al rescate del club e inyectan 300.000 euros... fb.me/Qfx0TWRjHace... 6 hours ago
  • RT @cayo_lara: Miguel Hernández, 75 años y tu dignidad y tus versos se siguen poniendo amarillos sobre tu fotografía. En tu memoria https:/…Hace... 19 hours ago

Nuestro Facebook

El Calendario

marzo 2017
L M X J V S D
« Nov    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

El Mundial

BlogESfera Directorio de Blogs Hispanos - Agrega tu Blog

RSS Feed desconocido

  • Ha ocurrido un error; probablemente el feed está caído. Inténtalo de nuevo más tarde.

A %d blogueros les gusta esto: