Posts Tagged ‘José Luis Abós

27
Nov
14

De nombres y hombres


Cualquier ciudadano español que quiere cambiar su nombre tiene que acreditar ante la administración que utiliza esos apellidos, que son legítimos de su rama familiar paterna y materna y que ambos le pertenecen legítimamente. Hay excepciones, pero ésta es la norma general. La cosa no es tan fácil como parece y el laberíntico lenguaje jurídico no ayuda a aclarar las cosas.

Es más sencillo darle la vuelta al apellido de un ladrillo. Este verano las arcas municipales de Madrid se embolsaron oficialmente un millón de euros por bautizar al Palacio de Deportes de la ciudad con la marca de una entidad bancaria. No fue el primero. El consistorio que gobierna la popular Ana Botella emparentó el Madrid Arena a una empresa de telefonía y  ahora también busca ‘papá’ para otras agoras millonarias, como la Caja Mágica. Los ingresos mandan después del inmenso gasto en instalaciones deportivas que perseguían el inútil proyecto olímpico de la capital española. Equipos de fútbol como el Manchester United o el Bayern Munich y franquicias de la liga americana de baloncesto (NBA) ya utilizaron esta fórmula para lograr un patrocinio extra con el reclamo de las decenas de miles de espectadores y consumidores que acuden a sus estadios y ‘arenas’.

La nueva nomenclatura del espacio de la calle Goya se inauguró con la Copa del Mundo de baloncesto y es la pista habitual de juego de los dos equipos de la ciudad de la Liga Endesa, el Real Madrid y el Tuenti Móvil Estudiantes. Sin embargo, el cambio no ha calado entre los aficionados, que siguen dirigiendo sus pasos al ‘Palacio’ de toda la vida.

Esta mañana otro ayuntamiento, el de Zaragoza, gobernado por el Partido Socialista, ha desautorizado la propuesta de Chunta Aragonesista (CHA) de renombrar el Pabellón Príncipe Felipe en Pabellón José Luis Abós, casa del CAI Zaragoza. El grupo aragonesista, apoyado por IU, no hacía más que transportar al pleno la propuesta popular iniciada por el caísta Jorge Lambán y que por medio de la red change.org reunió más de 15.000 firmas a favor de una iniciativa aplaudida unánimemente por la población local y la familia del deporte nacional. Las autoridades han hecho oídos sordos a la voz de sus ciudadanos que sólo quieren honrar la figura del entrenador zaragozano que recuperó la pasión por el baloncesto en la ciudad y que falleció hace unas semanas víctima de un cáncer. Las muestras de cariño desde entonces han sido continuas. En su desaprobación, ratificada a la par por PP y PSOE, se añade la opción de que el torneo municipal pasé a denominarse Memorial Abós, un buen gesto, pero insuficiente para la mayoría.

abos

En el entorno de la Liga Endesa sólo cuatro clubs juegan sus partidos en pabellones con nombres propios. El Unicaja defiende el Martín Carpena de Málaga y el Baskonia persigue la gloria desde el Fernando Buesa Arena. Ambos honran a políticos víctimas del salvaje terrorismo. Normalmente, los pabellones de baloncesto españoles se identifican por el lugar, barrio o zona en el que están situados o por algún apelativo aséptico o que los simbolizó en su construcción (el Olímpic de Badalona, por ejemplo). Solo el Fernando Martín de Fuenlabrada y el Santiago Martín (expresidente del CB Canarias) de Tenerife recibieron su apellido de personajes célebres del deporte. En Adecco Oro hay tres casos más: el arquitecto Joan Busquets (Prat), el entrenador Javier Imbroda (Melilla) y la atleta Marta Domínguez (Palencia). Curiosamente, sin quitarle mérito a sus éxitos deportivos, el hermano de Imbroda, Juan José,  es el presidente de la Ciudad Autónoma desde 2000 y la famosa fondista fue concejala y senadora del Partido Popular.

De Alejandro Pérez a Pepe Garcés

En Zaragoza hay 48 instalaciones deportivas regentadas por el orden municipal. Casi todas siguen la ley no escrita de denominarse como el barrio, calle o colegio público al que están unidos y donde residen sus usuarios. Sin embargo, hay excepciones. Los vecinos maños pueden ir a lanzar unas canastas al Alberto Maestro (periodista), nadar en la piscina del Pepe Garcés (alpinista), ejercitarse en el Fernando Escartín (ciclista) o echar un partido en el Eduardo Espiau (funcionario), Alejandro Pérez (atleta) o el Cecilio Pallarés (piragüista). Solo en el caso del ciclista oscense se le concedió tal honor en vida. En la lista no hay baloncestistas, pese a ser Zaragoza cuna de grandes campeones y, construirse el pabellón Príncipe Felipe, dada la incipiente afición que se vivió en la ciudad gracias a los éxitos del entonces CB Zaragoza. Su inauguración, en abril de 1990, coincidió con la celebración de la Final Four, que volvió a acoger en 1995. Además ha sido dos veces la sede de la Copa del Rey y la Supercopa, otra del Eurojunior y del Torneo preolímpico de 1992. El paréntesis de la desaparición del baloncesto de élite dejó casi en desuso al emblema del deporte maño. Por poner un ejemplo, en Madrid, hay centros deportivos municipales dedicados a figuras del deporte de la canasta como son Antonio Díaz Miguel, Pepu Hernández o Fernando Martín.

No he escuchado razones de peso por parte del Ayuntamiento de Zaragoza para no hacer valer la opinión de los hinchas caístas. La única sospecha que me viene a la cabeza es el miedo a la descortesía ante la institución monárquica que supondría quitarle este ‘título’ al Príncipe Felipe. No son los mejores tiempos para las coronas, pese a que la subida al trono del susodicho ha encubierto la impopularidad de los actos de Urdangarín, las cacerías elefantinas de Juan Carlos y otros escándalos derrochadores en época de crisis.

Si esta es la verdadera causa del ‘no’ a escuchar a la masa, el eradio maño pondrá por delante su servilismo real, como súbdito de rodillas rasgadas, que al real ostentador de la soberanía nacional, sus ciudadanos, que tendrán que hablar en las urnas el próximo año. Si hay otras razones debería explicarlas bien. Si argumenta efectos económicos de renovar pancartas y murales, ahora que eso vende, habría que repasar el dineral que costó hace cuatro días instalar un megamarcador que sirve para que salga el vídeo de la mascota agitando una bufanda o unas estadísticas más simples de las que hay en los electrónicos de las esquinas. Si hay otras razones, quiero escucharlas. Yo y Zaragoza.

Y lo que me gustaría, y le pido a nuestras queridas multinacionales por el amor al dólar, es que se lance el cebo a los hombres de Belloch con la opción de dar a su queridísimo Príncipe Felipe el apellido de una marca que deje pasta gansa en sus arcas. ¿Por qué no Muchajetabank PF o Constructores Amigotes PF? ¿Qué harían entonces? ¿Olvidarían las reverencias de pequeños Nicolases por el cazo en bien del colectivo? Entonces quizá todo el lenguaje jurídico sería una cantinela más fácil de interpretar… O no. Porque ni el tiempo nos hará olvidar la leyenda de José Luis, pero sí a los que hoy dieron la espalda a sus ciudadanos.

Anuncios
21
Oct
14

Puta vida


Escuchar su sabiduria emociona. Las palabras de José Luis López Zubero no suenan huecas. Las ha rellenado en horas de pensamiento propio o amasado en lecturas y experiencias personales. He conocido pocos hombres cuya existencia tenga tantas razones para ser  contada. En su discurso, recordando con nostalgia y pasmosa concreción, resumía que su vida no son nada más que azares engarzados, situaciones nacidas de cierta suerte cósmica que nos trasladan a la siguiente casilla. En muchas no hay opciones para tomar una desición, para desviarse por un camino u otro. Relata así como gracias al baloncesto, y en un viaje a París, conoció a un americano que le dijo que si quería ser buen médico, debía irse a Estados Unidos. Así lo hizo y se convirtió en un talentoso oftalmólogo y, de paso, España consiguió en su hijo Martín la primera medalla de oro de su natación olímpica.

Hace unos meses un amigo me llamaba para contarme que José Luis Abós tenía cáncer y que la cosa pintaba chunga. Apenas unas semanas atrás había mantenido un encuentro con él en la gala de Gigantes, donde recogía el premio al mejor entrenador de la anterior temporada. Bromeamos con el equipo desigual que saldría del quinteto de aragoneses que estábamos perdidos por esa sala de Tribunal, curiosamente, a unos cien metros de la casa del otro José Luis, de López Zubero.

abos

Por fortuna, sin quererlo, en una reciente visita a Zaragoza, me topé en una charla cervecera con otro emigrante del Arrabal que había vuelto a casa para celebrar un aniversario especial. Hacía 30 años que él, con un grupo de amigos, había ganado el campeonato junior de España. Ese equipo de 1984 lo entrenaba un chico de La Salle que apenas era un par de primaveras más mayor que sus jugadores. Ese precoz ‘mister’ era José Luis Abós. “Era uno más”, me explicaba Rafa Termis.  “Empezamos la temporada y tuvimos algún problema en el campeonato local, por lo que estuvieron a punto de destituirlo, porque lo veían muy joven. Pero enlazamos una buena racha y lo mantuvieron”, recuerda Termis, que pocas horas después se reencontraría con su entrenador y sus antiguos compinches en un restaurante del centro de la ciudad.

No sé que hubiera sido de la vida de José Luis Abós si hubiera sido cesado en ese primer año y nadie lo sabrá. Luego llegarían dos campeonatos y un subcampeonato junior, su paso como ayudante del ACB, un giro vital al dejar su puesto en General Motors, su periplo americano y balear… y el retorno a casa para lograr la doble pirueta con tirabuzón sobre el resbaladizo banquillo del Príncipe Felipe: ser hijo pródigo en una tierra tan cruel con los suyos como es Aragón.

Esa ‘no destitución’ cambió la vida de un hombre y del baloncesto maño. Esos pequeños detalles que transforman todo. Esa suerte que no se alió con ‘Pepelú’ cuando aún mantenía muchas metas personales y profesionales por conseguir, aunque él quiso seguir entrenando cuando le diagnosticaron el maldito cáncer. Ese azar le esquivó en mala hora. Puta vida.

Es una responsabilidad para todos los que amamos este deporte en Aragón honrar como merece a una persona que colocó al CAI Zaragoza donde debe estar por historia y por afición. Se lo debemos.

01
Oct
14

Echaré de menos…


Echaré de menos a todos los jugones que se han pirado por pasta a otras Ligas de medio pelo.

Echaré de menos (y espero) que esto no sea una cosa de dos.

Echaré de menos más información de básket en los medios convencionales.

Echaré de menos que TVE dé una mayor publicidad y una mejor cobertura de calidad a los derechos que ha vuelto a renovar.

Echaré de menos a algún compañero periodista con acreditación para que le dejen trabajar de una vez.

Echaré de menos un espectáculo que no sea tan casposo en los tiempos muertos y más innovación más allá a la copia barata de la NBA.

Echaré de menos un mayor impulso de los patrocinadores y que no me repitan el mismo anuncio mil veces en todos las retransmisiones de partidos.

Echaré de menos siempre a Andrés Montes.

Echaré de menos que se ponga en valor y se haga conocer la historia de nuestro baloncesto.

Echaré de menos que la Copa del Rey (y su buen rollo entre aficiones) no sea todos los días.

Echaré de menos a ‘Bebe’ Nogueira.

bebe_jpg_size_original_promo

Echaré de menos a Burgos, porque se lo ha merecido.

Echaré de menos a alguien que ayude a Rodrigo San Miguel a levantar la bandera de Aragón. Y más en el CAI.

Echaré de menos saber cuando se juegan los partidos de mi equipo y que no me los cambien jornada a jornada.

Echaré de menos que vayan a la Euroliga los que se lo han merecido.

Echaré de menos que se ayude a que las familias y los pequeñajos puedan ir a los pabellones a precios asequibles.

Echaré de menos aquellos tiempos en los que no me tenía que aprender el nombre de la mitad de jugadores de la competición.

Echaré de menos a todos los técnicos españoles que se han tenido que ir a otro país a currar porque no se les dan oportunidades aquí.

Echaré de menos que esto sea más un deporte que un negocio.

Echaré de menos a gente creativa y arriesgue en todos los contextos de la Liga.

Echaré de menos un cambio de reglas que favorezca al baloncesto bonito y el espectáculo.

Echaré de menos (me temo) no ver a Ander Martínez/Marcos Portález jugar lo que me gustaría.

Echaré de menos que se pague mes a mes a todos las plantillas.

Echaré de menos a más entrenadores como Aíto, Sito, Ponsarnau… que apuestan por poner a los chavales. Echaré de menos a Pepu.

Echaré de menos más acciones sociales de la Liga y casi todos los clubs, que se acerquen a la calle.

Echaré de menos que se ponga fin al cachondeo de los pasaportes COTONOU.

Echaré mucho, mucho de menos a José Luis Abós, aunque volverá pronto.

07
Jun
13

Las posibilidades del CAI


En una entrevista en el programa ‘Salvados’ el humanista José Luis Sampedro desnudaba uno de los esloganes con los que se intenta justificar tanto recorte sobre las clases menos privilegiadas: “Hemos vivido por encima de nuestras posibilidades”. La frasecita puesta en boca del poder culpabiliza a aquel que se compró una casa con una hipoteca golosa o pagó la universidad de sus hijos a plazos siendo un paria y, de paso, justifica toda la austeridad que nos está cayendo encima como si se dijera “tú te lo buscaste, amigo”. El escritor fallecido el pasado 8 de abril negaba que alguien pueda vivir por encima de sus posibilidades, simplemente porque lo que hace es utilizar las opciones que le ofrecía un sistema volcado hacia el consumismo.

Nadie pensaba que el CAI Zaragoza fuera a jugar este curso las semifinales de la Liga Endesa. La marcha de Bracey Wright, Carlos Cabezas y Rafa Hettsheimeir desarbolaba una plantilla que aparecía en la Supercopa con menos pompa y, por lo tanto, en un peldaño más bajo para optar a los objetivos de Copa y playoff que añoraba el Príncipe Felipe. La conjunción global y la buena capacidad de los fichajes no solo han dado premios a Willy Villar y estabilidad y aprobación unánime ante la figura de José Luis Abós, sino que han tenido el rédito de ser la mejor temporada del club fundado hace once años. La presencia en la Copa de Vitoria parecía suficiente para justificar el éxito. Pero el playoff, eliminando a Valencia pocas semanas después de perder en Henk Norel a su mejor anotador y rebotador, ha supuesto la consagración del retorno del baloncesto a las alturas en las que habitó con el CBZ e hizo de Zaragoza una ciudad de la canasta.

La eliminatoria ante el Real Madrid no empañó esta sensación de retorno al mejor pasado, simbolizada en los centenares de aficionados que viajaron a la Fonteta y al Palacio de los Deportes y en la cerrada ovación que rindió el Príncipe Felipe al equipo mientras este se hacía una foto final en mitad de la pista que olía a despedida. El CAI no compitió en la penúltima ronda dando la impresión de que llegar a ese punto habia sobrepasado su ambición y que la final era vivir “por encima de sus posibilidades”.

El verano se presenta como un periodo abierto para la planificación, estado en el que el club, desde que Reynaldo Benito se puso al mando, se ha mostrado frío y calculador para no superar sus límites y no meterse en berenjenales económicos. El nuevo contrato de Abós, merecidísimo e incuestionable, es el primer movimiento de muchos, entre los que se presuponen renovaciones complicadas y más que posibles marchas de jugadores que se han revalorizado tras su buena temporada en el CAI. Se suma la variable de competir en la Eurocup la próxima campaña (más efectivos, menos entrenamientos) y el aumento de las expectativas de una afición que parece se reengancha al baloncesto. La exigencia se eleva.

La gestión y el modelo del club, personalizado en el triunvirato Benito, Eneriz y Villar, se han mostrado solventes y cabales en periodo de estabilidad y pocas presiones deportivas tras el ambular de la entidad en LEB, donde la ansiedad de ascenso, el recuerdo glorioso de lo que se fue y la falta de experiencia guió nervioso y tembloroso al Basket Zaragoza 2002 por un fracaso continuado.

Ahora empieza otro tramo, donde el caísmo, consciente o inconscientemente, querrá que lo que ha ocurrido esta temporada ocurra siempre o casi siempre en mayor o menor grado. Administrar esas posibilidades, las reales (presupuesto a la baja de 5,2 millones) y las que ofrece el sistema, será la asignatura que el CAI Zaragoza y su directiva debe saber manejar para no caer en los errores que llevaron al ‘rescate’ del Bilbao Basket (finalista ACB, Euroliga y ahora en el alambre económico). No hay que irse tan lejos. Esa pretensión mal medida llevó al baloncesto de la ciudad a sus horas más sombrías y han convertido al vecino del fútbol en un triste fantasma que hace no tanto se pavoneaba de lo que no era. Llegan momentos decisivos, y en el baloncesto es cuando siempre se pide lo que a José Luis Sampedro le sobraba: cabeza.

Aguilar aplaudido por sus compañeros / E.Casas ACB Photo

Aguilar aplaudido por sus compañeros / E.Casas ACB Photo

P.D: Pude vivir los dos primeros partidos de la histórica semifinal en el Palacio de los Deportes gracias a la invitación que Radio Zaragoza me hizo para comentar los partidos junto a mi amigo Antonio Ruesta. Gracias a ellos por dejarme solventar una deuda histórica que tenia con esa casa.

20
May
13

La biblioteca de… José Luis Abós


Cuando abordé a José Luis Abós en Fuenlabrada para pedirle colaborar en esta sección recibí una respuesta cordial y afirmativa porque “ya conozco el blog. Pero mis libros serán casi todos americanos”, me advirtió el entrenador del CAI. A las pocas horas recibí la lista y, como había señalado, los grandes apellidos de la nueva escuela americana estaban presentes. Gran estudioso del baloncesto, el aragonés vivió la experiencia estadounidense en primera persona durante la temporada que permaneció como ayudante de Dave Odom en la universidad Wake Forest (2000) y de la que habló ampliamente en una entrevista en Balonzesto.

Todo un honor para Puertatrás de tener al mejor entrenador aragonés del mejor equipo aragonés a pocos días de empezar el playoff.

“The Carolina Way” (Dean Smith). Forma de trabajar en la Universidad de North Carolina.

Dean Smith es uno de los entrenadores más exitosos del baloncesto universitario de Estados Unidos. Miembro del Salón de Fama de Springfield y medalla de oro con la selección de Estados Unidos en Montreal’76, es más conocido por su carrera de 36 años en la Universidad de Carolina del Norte. Con los Tar Hells de UNC logró un récord de 879 victorias y dos campeonatos nacionales, además de ser mentor de jugadores como Michael Jordan, Walter Davis, James Worthy o Vince Carter…

“Leading with the Heart” (Mike Krzyzewski). Estilo de la universidad de Duke, interesante para el deporte y la empresa.

Coach K es el actual seleccionador nacional de Estados Unidos, ganando dos oros olímpicos (2008 y 2012), el Mundial de 2010 y el Torneo de las Américas de 2007. Es también el entrenador principal de los Duke Blue Devils desde 1980, con los que ha logrado cuatro títulos de la NCAA en 10 presencias en la Final Four. Fue elegido para el Basketball Hall of Fame en el año 2001.

“Success is a choice” (Rick Pitino). Me parece el mejor, explicando de qué puede depender el éxito de un proyecto.

Rick Pitino acaba de convertirse en el primer entrenador que logra el título universitario en la NCAA con tres programas diferentes tras aupar a Louisville al campeonato en la última Final Four. Antes levantó la copa con Providence y Kentucky. A lo largo de su carrera ha entrenado además a los New York Knicks y los Boston Celtics.

“La pelota no entra por azar” (Ferran Soriano). Interesante como explicación de gestión de un proyecto, en este caso el del F.C. Barcelona.

“El efecto Guardiola” (Alex Martín). Forma de dirigir y gestionar un grupo deportivo y humano por parte de Pep Guardiola.

“¿Dónde está el límite?” (Josef Ajram). Muy interesante, pensar acerca de donde está nuestro límite en el rendimiento deportivo.

abosJosé Luis Abós García (Zaragoza, 21 de abril de 1961) ha logrado algo que muy pocos hacen: triunfar en su tierra. Topicazo al canto que suele engordar en nivel de dificultad cuando la tierra es árida y dura como es la emigrante Aragón y el carácter crítico de sus pobladores. Encabezando un cuerpo técnico totalmente autóctono, ‘Pepelu’ no solo ha llevado al CAI a ascender y consolidarse en la Liga Endesa después de diez años de titubeos, sino que lo ha metido esta temporada en la Copa del Rey y en el playoff por primera vez. Hasta llegar a este éxito, para el que tuvo que superar la desconfianza de parte del ‘entorno’ y afición del Príncipe Felipe, José Luis Abós sufrió la diáspora que provocó la desaparición de la élite del CBZ (doble campeón junior y ayudante de Pesquera o Julbe, como lo fue de Llaneza y Torres en Girona) curtiéndose un currículo de entrenador solvente en Daroca, Badajoz, Bilbao, Lugo o Inca. Sin olvidar un dato: fue seleccionador de Aragón.

25
Sep
12

El impaciencia del afilador


Al salir el sábado del pabellón Príncipe Felipe de Zaragoza escuché  el resoplido de una armónica. En la paranoia pensé que el espíritu de Mauricio Aznar me perseguía. Ojalá lo pudiéramos resucitar con algún brebaje de brujo. No, era un sonido más reconocible y escalofriante que la sombra de un fantasma. ¡Ha llegado el afilador! Sabe que hay cuchillos impacientes por hacer sangre. Me quedó claro entre los interiores del palacio. Las intrigas bullen en la corte. Hay crueles cuchicheos para que el Duque Pepelu caiga con todo. En la sala contigua se instalan los que no ven ni una mota de polvo en el impoluto traje del noble técnico y pedirán paciencia al Rey Naldo, merecedor del reconocimiento de las cuatro temporadas que lleva en el cargo.

Vuelve a faltar el término medio en Zaragoza. Los grises que maticen las visiones negruzcas o blanquecinas. De esas que quiso ofrecer el equipo en la Supercopa. No seamos crueles en el análisis, pero tampoco contemplativos. En la distancia media es donde se afina la vista y se encuentra la libertad. Fue un acto, ante un pedazo de equipo, que fue campeón, por eso las siguientes palabras no pueden ser tomadas como absolutas. Son solo trazos de un esbozo que se intuye desde la lejanía. Pero reales, tanto como la sensación de que las semifinales ante el Madrid han sido lo más parecido a un partido ACB que ha pasado por la planificación de José Luis Abós, herida por PreEuropeos y fichajes tardíos.

José Luis Abos, durante la Supercopa / ACBMEDIA

Seríamos tercos como marca nuestro estereotipo de ‘baturros’ si nos enfrentásemos a la derrota desde la grandilocuencia del Madrid, porque no vi en ningún momento al conjunto de Pablo Laso con sensación de ‘estar a tope’, o camuflándonos en acusaciones arbitrales en el tercer cuarto, ese que juzgó el resultado, para contestar al por qué de la caída, que al final no sonó a fuerte batacazo. Simplemente, el CAI está lejos de poder competir por la victoria con una plantilla tan superior en estos momentos por falta de rodaje y porque, en un argumento que parece imborrable hasta con mil entrenamientos, la calidad (y pelas) que atesora no le presenta como candidato a estas batallas de ricos. El CAI ha perdido competitividad con las bajas de sus tres pilares, los tres que podrían jugar en estas Ligas, los tres que jugarán Europa este año: Cabezas, Wright y ‘Hetts’. Obvio.

No obstante, seríamos cabezones como adoquines si pensáramos que Henk Norel es tan pipiolo como nos hizo pensar su asustadizo deambular por la zona. Que el 2/13 firmado por Sam, Llompart y Stefansson será una constante. Que la insuficiente defensa del 1×1 exterior no sea más mérito del ADN de un Madrid que busca la felicidad en esa soltura. Que la ausencia de ‘timing’ en los estáticos o de amplitud en el catálogo y entendimiento táctico (más acusado en lo defensivo que en lo ofensivo) no se sincronizará con horas de rodaje que bendecirán el juego de control que entona en la batuta de Llompart y el concierto plural al que tiende esta versión: Michael Roll no es tan solista como Wright. El rol de Roll es otro rollo. O faltaríamos a la verdad si no aplaudiéramos el fichaje de Damjan Rudez como eslabón exterior-interior que puede defender al poste (peor de cara) y agrandar el campo…

Pero seríamos inocentes si creyésemos que Jones puede sustituir a Rafa Hettsheimeir en los anuncios de Frutos Secos El Rincón o en sus capacidades múltiples como referente interior (postear, poner el cuerpo en defensa, rebotear, vinculación…) o que el holandés Norel está herrante como cinco titular en un equipo que aspire a ‘playoff’. Que el CAI no ha perdido el salvavidas del ‘yo me lo guiso, yo me lo como’ que le cocinaba triunfos el talento del ‘yo-yo’ de Cabezas y el ‘Kobebiano’ Wright. Que Pablo Aguilar persiste en una línea de fábrica que le hace poco convincente como líder si no aprende a jugar pegando mordisco. Que el fondo del equipo se ve cerca pese a la voluntad de especialista de Fontet o Toppert de aumentar la profundidad…

Jones bloquea el rebote a Slaughter / ACBMEDIA

La ronda del afilador será serena pero insistente porque en la corte del Rey Naldo son sabedores de que en las primeras cinco jornadas rascar algo será como recibir una paga extra de Navidad (vienen Caja Laboral y Barcelona y visitar las dos Canarias y Valencia) y que queda la carta por jugar del fichaje de un pívot que imprima fiabilidad. Pero ver la película en negro y blanco siempre es del gusto del ‘zaragozano medio’ y no reduce la bitonalidad trabajar en un medio de comunicación.

Toda previsión, también esta, es acelerada y solo validada con el paso a los hechos. La paciencia será la que debe reinar cuando la sequia presupuestaria aprieta y esto es lo que hay. El CAI se mueve desde no hace tanto en la inteligencia del sigilo y sabrá como moverse administrando los tiempos, la hucha y la confianza… mientras la armónica siga sonando allí en lo alto del Saso.

P.D: Me gustaría hacer un apuntito del ‘supermegamarcador’. Viví en Málaga la atracción del invento para aplacar el tedio de descansos y tiempos muertos. La ‘kiss cam’ arrasó en Zaragoza (me moló el puntito de que no solo se enfocase a parejas ‘hetero’) Pero mientras en el Carpena se sucedían las repeticiones de las jugadas con apuntes estadísticos que enriquecían la visión en directo del partido, este aporte complementario me faltó en el instalado en la azotea del Príncipe Felipe. No vamos a pedir perfección a nadie en el primer día, pero es más que obsoleta la forma de transmitir los puntos, rebotes y asistencias que lleva el personal (una plantilla arcaica sin nombres y apenas información nutritiva). Mejorará seguro. Lo que no sé si este gasto, que no sé quién firmó la factura, es tan necesario como mantener un equipo de referencia en el baloncesto femenino en la ciudad, por decir una cosa cualquiera.

08
Feb
12

La medida de Jorge Sanz


Es en ese preciso momento, entre esas ocho estrofas de silencio y respeto, cuando Jorge encuentra su pausa. Entonces su curiosa mano rasca su bolsillo y halla la caricia confidente del tejido. En ese instante, cuando el pabellón escucha callado o canta ‘The Star-Spangled Banner’ es cuando él comprende dónde está, lo que está viviendo. Es ahí cuando entiende que esa vorágine merece la pena plenamente. Agarrado a su bandera, a su inseparable medida de la Virgen del Pilar, en mitad del himno americano, este zaragozano echa la mirada hacia atrás y recuerda ese día que llegó a Boca Raton para cumplir su sueño: ser entrenador en la NCAA.

Juguetona. La pelota que le tiraron sus hermanos Queco y Andrea le rebotaba en la cabeza encerrado en esa oficina. No paraba de despertarle del letargo del trabajo. Debía liberarla. Un día abrió la puerta para que saliera esa naranja traviesa y detrás de ella se lanzó él a perseguirla como si aún estuviera en el patio de Compañía de María o en el recreo de Tiempos Modernos, en la pista del CBZ o en la ribera del Helios. Cuatro años trabajando para una multinacional de cosmetica habían sido suficientes para entender que allí no era feliz y que solo sabía y quería hacer otra cosa. Baloncesto.  Jorge Sanz se cansó de esa vida. Quería, como esa pelota, ser libre. “Lo hablé con mi familia y mi pareja y decidí buscar suerte en Estados Unidos”. Buscó y buscó su lugar en el mundo y siguió buscando hasta que encontró tres palabras. Florida Atlantic University. “Fue casi por casualidad. Busqué por diferentes estados y por motivos de trabajo mi esposa y yo nos centramos en un principio en el área de Nueva York. Luego me dí cuenta de que encontrar trabajo no era tan fácil y busqué la vía de los estudios. Salió la opción de Florida, donde me convalidaban casi toda la carrera y tenía sólo que hacer un año más para obtener el título americano. Y además hay vuelos directos a España desde Miami”, relata Jorge. Así, un 24 de julio hizo las maletas y se plantó en Boca Raton.

Jorge Sanz, segundo por la izquierda y agachado, en su etapa en el Helios de Primera Nacional

No se encerró en las aulas. Como buen base, buscó con inteligencia el camino más claro hacia la canasta. Decidido, se plantó en el pabellón durante un entrenamiento del equipo y dijo que quería ayudar. La acogida fue buena. De discreto ‘voyeur’ pasó a tener un papelito en la obra como ‘student manager’. “Comencé grabando los entrenamientos del equipo, desde lo alto de las gradas. Los ratos que no estaba en clase los pasaba en el pabellón y cada vez fui cogiendo más responsabilidades: intercambio de vídeo con otras universidades, edición de vídeo, acompañé al equipo en varios desplazamientos y acabé haciendo un par de scoutings”. Pese a no cobrar ni un dólar, pero sintiéndose útil, aprovechó este primer curso para ganarse la confianza de todos y completar las asignaturas con las que conseguiría el título americano de su carrera (ESIC).  “¡Estaba viviendo desde dentro cómo trabajaba un equipo de la División I de la NCAA!”.

No era solo eso. Su trabajo no fue baldío. Cuando el asistente Matt McCall se marchó a la vecina y potente Universidad de Florida para ser ayudante de Billy Donovan quedó vacante la plaza de Director de Operaciones. Nadie en la FAU dudó de quién era el mejor para cubrir ese hueco. Jorge Sanz aparecería en la foto oficial de la temporada como un ‘búho’ (Owl) más. Porque a nuevo cargo, nuevas responsabilidades. Jorge se levanta pronto cada mañana, sobre las cinco y cuarto, y una hora más tarde ya está en la oficina, comprobando los mensajes y enviándolos a otros departamentos, charlando con los profesores para ponerse al día sobre las notas y obligaciones de los jugadores (“Si no estudias, no entrenas. Si no entrenas, no juegas. Sin excepciones”) o informándoles de que llegará tarde a una clase porque el entrenamiento se ha extendido un poco, coordinando actividades con los voluntarios, revisando que no haya cambios en los vuelos o en las reservas de hotel, realizando algún scouting o confeccionando un repaso estadístico… Y de 8.00 a las 11.00 se va al entrenamiento. “No tengo responsabilidad directa en aspectos técnicos, pero me gusta tomar notas mentales y plantearme que decisiones tomaria yo si tuviera dicha responsabilidad”, comenta.

La plantilla de Florida Atlantic de la temporada 2011-12 con Jorge Sanz, primero de pie por la izquierda

La plantilla de Florida Atlantic de la temporada 2011-12 con Jorge Sanz, primero de pie por la izquierda

Seattle, Washington, Tampa, Lawrence (Kansas)… La temporada es larga. 16 largos viajes en total de una punta a otra de Estados Unidos. “Me dicen que tengo mucha suerte porque viajo mucho, pero si te digo la verdad los viajes son frenéticos y no se ve nada. De la cancha al hotel y de nuevo al avión”. Aunque intenta tenerlo cerrado todo antes de empezar la temporada, siempre hay detalles sueltos o cambios en el último momento. Jorge es el encargado de que todo salga perfecto, que los jugadores cumplan sus responsabilidades académicas y sólo tengan que centrarse en hacerlo correctamente en la pista. “En cada viaje tenemos horas asignadas para el estudio y tutores que ayudan para que los jugadores no vayan retrasados y pese a los largos desplazamientos no pierdan materia y estén al día. Además se adaptan horarios y calendarios lectivos para que los jugadores puedan cumplimentar sus obligaciones académicas. Se retrasa o adelanta la entrega de un trabajo. El número de horas lectivas es el mismo”. Y durante el partido, siempre atento y predispuesto, siempre echando una mano, es un ojo más para que no se escape nada. Es él quien se encarga de recoger todo aquello que las estadísticas no registran. “Anoto, por ejemplo, las buenas ayudas que realiza un jugador o quién corre o no el contraataque. También marco el nombre de las jugadas del rival, porque, claro, en los vídeos no hay audio y es esencial para poder ajustar rapidamente durante el partido”.

Siempre hay algo que hacer. De todo menos una cosa. Descansar. Echarse en el sofá es una alternativa poco probable para Jorge, aunque al menos la presencia de su mujer Franchesca desde el pasado mes de abril alivia el trajín y aplaca cualquier brote de soledad o nostalgia. “Durante la temporada, cuando tenemos un par de días seguidos en casa es siempre entre semana y debido a que mi mujer trabaja entonces, como mucho me escapo al gimnasio. No hay mucho tiempo libre”. Lo atestigua Puertatrás. Esta entrevista se realizó el Día de Acción de Gracias, en uno de sus escasos días de vacaciones, que pasó “adelantando temas” en su oficina en el pabellón. Y sin pavo.

Verano. Florida. ¡Tiempo de playa! Pregunten a Lebron. Nada de eso. ‘Summertime’ no da tregua para este aragonés con tesón. En junio se encarga de coordinar el Mike Jarvis Team Camp, un torneo donde se disputan 150 partidos en menos de tres días y se reúnen 48 equipos de instituto diferentes. Entonces… será en julio y agosto cuando tendrá un respiro. ¡Qué va! Porque entonces se alarga el tiempo del ‘recruit’ y él debe encargarse de la logística desde su oficina, de que los entrenadores tengan todo solucionado para poder seguir por los rincones de los 50 estados de la nación a los jugadores de instituto que se pretenden engatusar para la causa. “Mayoritariamente, basamos nuestras incorporaciones en jugadores del estado de Florida, pero en la plantilla actual te encuentras otros seis estados y tres nacionalidades diferentes”, explica Jorge.

Un programa global de 140 nacionalidades

Jorge Sanz trabajando desde el banquillo de la FAU

Porque Florida Atlantic no es uno de los principales programas deportivos dentro de la NCAA, lejos de la pompa de Kansas, Kentucky, North Carolina, Duke o UCLA, lejos de las parrillas de las cadenas estatales. “No somos conocidos a nivel nacional”, se lamenta Jorge. Es una universidad pequeña (29.000 estudiantes) peleando en un universo de gigantes. Un dato lo dice todo. Ningún jugador ‘owl’ ha sido drafteado o jugado en la NBA. Pero eso se explica porque su pasado es corto, dado que no entró en el cuadro de baloncesto masculino hasta 1988 y sólo cinco años después logró su ascenso a la Division I universitaria, pasando finalmente en 2006 de la Atlantic Sun Conference a la Sun Belt actual. En todo este tiempo el equipo sólo ha logrado una presencia en el Torneo Nacional de la NCAA, en el 2002, perdiendo en primera ronda con Alabama. Entonces era el entrenador Sidney Green, excompañero de Michael Jordan en los Chicago Bulls y padre de Taurean Green, bicampeón de la NCAA con los Florida Gators, exbase del Gran Canaria y CAI Zaragoza y nativo de Boca Raton. Un vistazo al ‘Hall of Fame’ de FAU aclara otras razones. Allí figuran principalmente estrellas de la natación, el beisbol y el golf y sólo Yolanda Griffith se salta la norma a lo grande. Allí cursó un año la MVP de la WNBA en 1999, MVP de las Finales y campeona en 2005, dos oros olímpicos con USA en Sydney 2000 y Atenas 2004. No es un mal ejemplo a seguir.

Pero la dirección del departamento de deportes de Florida Atlantic quiere cambiar su suerte, entrar en el mapa y para ello contrató hace un par de temporadas a Mike Jarvis, un ‘coach’ de prestigio nacional después de su paso por Boston University, George Washington, St. John’s y la selección nacional U22 (Mundial de 1993 de España con Eddie Jones, Corliss Williamson, Theo Rattlif…) y en cuyo extenso currículo tiene el honor de haber trabajado con técnicos como Jim Calhoun o Tom ‘Satch’ Sanders y entrenado a jugadores como Michael Jordan (Torneo McDonalds para mejores jugadores de high school), Pat Ewing o Ron Artest. “En estas universidades con menor tradición la labor de los técnicos es casi mayor porque no disponemos de jugadores que marquen la diferencia individualmente y el trabajo colectivo debe ser mayor”.

Bajo su mando, la temporada pasada los ‘Owl’ alcanzaron por primera vez el mejor registro (13-3) de su conferencia en la fase regular. Pese a caer pronto en el torneo final (North Texas), lograron una plaza para el Torneo NIT en el que perdieron con Miami (85-62). La única pérdida relevante del alapívot senior Brett Royster, que actualmente juega en los Riders Leicester de la Liga inglesa, presagia que esta temporada puede fortalecer la progresión del ‘roster’ y el asalto al Torneo Nacional. Confeccionando un calendario más exigente, con visitas a tres Top25 (Kansas, Mississippi State y Harvard) y sólo cuatro partidos ‘non-conference’ en el FAU Arena, ‘Coach’ Jarvis y los Owls mantienen un balance negativo de victorias-derrotas en la temporada (9-14) y sólo un 5-5 en sus enfrentamientos de Conferencia a falta de seis partidos para que comience el Torneo final de Sun Belt en Hot Springs (Arkansas).

Entrenamiento de FAU en el Allen Fieldhouse, mítica pista de Kansas

Los buenos resultados han hecho que los estudiantes vuelvan a The Burrow, ‘La Madriguera’, el pabellón de 3.000 localidades que en estas dos últimas temporadas ha roto recórds de asistencia. El magnífico ambiente que contagia cualquier partido de la NCAA empieza a vivirse con pasión en este punto del sureste de Estados Unidos. Y más cuando se enfrentan con Florida International, en lo que se puede llamar el ‘derby estatal de la Sun Belt’. Ese día los PrOWLers, como se hacen llamar los aficionados de FAU, han ideado el ‘Burry the burrow in red’, con lo que se pretende teñir las gradas de rojo, aunque en otras ocasiones especiales se han vestido todos de azul o de blanco, como en la última excitante victoria ante Western Kentucky. La que nunca falla es Hera, la mascota. “En el campus principal sólo viven permanentemente unos 3.000 estudiantes, por lo que llenar un aforo de 3.000 es todo un logro”, afirma Jorge. “Nos ayuda que el equipo de fútbol americano no esté pasando una buena racha…”.

La universidad cuenta con siete campus diseminados por todo el estado, aunque el principal y más grande está situado junto al aeropuerto de Boca Raton. El departamento de castellano es uno de los más prestigiosos a nivel nacional y da una muestra de la apertura internacional de un centro que congrega a 140 nacionalidades. En el mismo equipo de baloncesto masculino hay un argentino (el cordobés Pablo Bertone) y un croata (Dragan Sekelja). Y Jorge, claro. “No he conocido aún a otro extranjero en un cargo similar al mío en la Liga, aunque desde que estoy aquí he recibido varios emails de entrenadores españoles interesados en conocer mi experiencia y saber qué hay que hacer para llegar aquí. No es fácil. Incluso ahora con la crisis hay técnicos del ámbito de la NBA que ven en la NCAA un nuevo horizonte laboral”, dice Jorge, sorprendido al conocer el precedente aragonés que siguen sus pasos sin saberlo. El actual entrenador del CAI Zaragoza, José Luis Abós fue asistente de Dave Odom en los ‘Demon Deacons’ de Wake Forest durante la temporada 1999-2000.

La presencia de ‘inmigrantes’ en plantillas de la NCAA es habitual desde hace décadas, aunque la apertura de la NBA al mercado europeo gracias al éxito de pioneros como Petrovic, Sabonis, Divac, Parker, Nowitzki o Gasol hace que la universitaria ya no sea vista como la puerta exclusiva de entrada al baloncesto profesional estadounidense. Eso no evita que Jorge anime a los jugadores del ‘Viejo Continente’ a probar en América. “Antes el jugador europeo estaba infravalorado y ahora quizás se les exige demasiado pronto competir con los mejores. Todos quieren tener al nuevo Petrovic o al nuevo Nowitzki”. Pero la opinión de Jorge va más allá de la rentabilidad competitiva o del hecho de benficiarse de las modélicas instalaciones o condiciones de trabajo y se adentra en las ventajas académicas y formativas que conjuga la NCAA con la práctica deportiva, un plus que en Europa, aunque circulen paralelas, no está tan potenciado en el sistema de clubs. “Cuando Navarro tenía 18 años ya se sabía que él iba a llegar, pero hay una enorme clase media que debe pensar qué hacer si no alcanza ese nivel o si, desgraciadamente, se lesiona. En ese sentido la NCAA ofrece un colchón, porque además de desarrollarte deportivamente te da la oportunidad de formarte y obtener un titulo universitario. Pero hay que saber elegir el programa adecuado, tanto a nivel deportivo como académico, porque hay una amplia posibilidad de alternativas y hay que decidirse por el más conveniente. Cuando yo veía con mi hermano los partidos en Sportmania nos quedábamos alucinados porque nos parecía un mundo inalcanzable, pero ahora hay mucha más información, lo que lo hace más accesible”, aconseja este zaragozano de 28 años. El caso del propio Rafa Vidaurreta es paradigmático. Tras su retirada ha potenciado las habilidades en comunicación que aprendió en Wake Forest para reconducir su carrera profesional dentro de la infraestructura del Club Estudiantes.

FAU arena o The Burrow

No es tan fácil para un entrenador. Un abismo filosófico separa a las pizarras de cada lado del Atlántico, pese a que el respeto y admiración por el trabajo que se hace en ‘la otra orilla’ es comprobable por el intercambio de conocimientos. Jorge es un ejemplo de ello. Su mentalidad europea del baloncesto es gratamente recibida por Mike Jarvis. Su presencia en los entrenamientos no es para nada testimonial y su punto de vista es bien valorado. “Yo no tomo la iniciativa, en el sentido de que no me meto donde no me llaman, pero cuando me preguntan, opino sinceramente”, aclara. Jorge matiza que la estricta legislación de la NCAA en cuanto a entrenamientos (están reducidos por el número de partidos y largos desplazamientos y limitados al curso escolar, por lo que no se permiten en postemporada) restringe el desarrollo táctico de los jugadores. “El baloncesto europeo está muy bien visto, tanto a nivel de fundamentos defensivos como de técnica individual y, en general, de juego sin balón. El sistema competitivo de Estados Unidos hace que por activa o por pasiva se potencie el uno contra uno. En Europa entramos más en los detalles. Se puede decir que aquí los jugadores tienen quizás mayor talento o, sobre todo, capacidades atléticas, pero tácticamente les cuesta mucho más desarrollarse porque no lo abordan adecuadamente antes de llegar a la Universidad. Por poner un ejemplo, en Europa las rotaciones defensivas son algo natural, mientras que a muchos jugadores aquí hay que hacerles un croquis”, advierte este aragonés con conocimiento de causa porque antes de ir a Florida ya había cursado un año en una high school de Pennsylvania. Desde la experiencia Jorge aclara, para los interesados, que no disponer de la titulación española sobre baloncesto no es un impedimento en Estados Unidos, porque para “entrenar además de saber de baloncesto hay que pasar un test que acredita que conoces el reglamento de la NCAA, sobre todo, en cuanto a la regulación de reclutamiento de jugadores y el sistema amateur de la competición”.

A Jorge le encantaría pasar este verano ese examen. Eso querría decir que ha entrado con todas las credenciales en el staff técnico de Florida Atlantic. Lo que tiene claro es que no es un futuro imposible. “La mayoria de los entrenadores asistentes vienen de abajo, han llevado el agua, pasaron a analizar video, siguieron cogiendo experiencia y han ido aprovechando las oportunidades que salen. Con lo que de momento, voy por el buen camino”. Pese a que echa de menos a la familia y “la comida de mi madre”, sabe que su aventura americana acaba de comenzar. “¿Volver a España? Si acabo de llegar”. Porque él sigue persiguiendo esa pelota juguetona, libre, como debería ser la vida de cada uno de nosotros a pesar de todo. Su libertad le encadena voluntariamente al esfuerzo de convertirse en ‘Coach’ Sanz. Y en ello está. Y encima tiene la suerte de que si algún día se olvida de cuánto le ha costado llegar hasta allí, de lo que ha dejado atrás, sólo tiene que meter su mano en el bolsillo para hallar la medida de su sueño.

*A este reportaje se le añade un artículo de opinión publicado en la Revista de la FAB que podéis leer aquí




Únete a otros 9.529 seguidores

Nuestro twitter

Actualizaciones de Twitter

Nuestro Facebook

El Calendario

noviembre 2017
L M X J V S D
« Oct    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  

El Mundial

BlogESfera Directorio de Blogs Hispanos - Agrega tu Blog

RSS Feed desconocido

  • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.

A %d blogueros les gusta esto: