Posts Tagged ‘Houston Rockets

24
Feb
11

Top 5: Los mejores traspasos a mitad de temporada de la NBA


Los traspasos de Carmelo Anthony a New York y de Deron Williams a Nueva Jersey han reorganizado la balanza de poderes en varias plantillas y apuntan a unos derbis calenturientos por hacerse con la Gran Manzana. El ‘trade line’ se aproxima antes del March Madness como un carrusel de rumores que pocas veces se hacen realidad. No ha sido así en esta ocasión. Pero la expectación que crean estas mudanzas están todavía por fructificar en triunfos y anillos. Hay otros de los que ya conocemos sus efectos satisfactorios. Aquí os dejo mi top 5 sobre los mejores traspasos en mitad de plena temporada. Si no estáis de acuerdo u os acordáis de alguno nuevo, la hoja de reclamaciones en este blog se llama ‘comentario’.

1. Wilt Chamberlain (de San Francisco a Philadelphia)

El 15 de enero de 1965, Philadelphia recuperó su ‘orgullo’. A la ciudad volvía el hijo pródigo, el jugador más impactante que había pisado la NBA en décadas. El destierro de los Warriors a San Francisco había alejado a ‘the Big Dipper’ de los suyos, pero el traslado no duraría mucho más de dos temporadas. Wilt Chamberlain regresaba a la costa Este en un intercambio con un All Star (Lee Schaffer) que no volvería a jugar por una lesión, y dos jugadores de rango medio (Connie Dierking y Paul Neumann). La llegada de los Syracuse Nationals a Philly en el verano de 1963 abrió las puertas para que Wilt deshiciera el camino. Y los 76ers se convirtieron en una potencia, pasando de rondar el 50% de victorias-derrotas a coquetear o superar la barrera de los 60 triunfos. Wilt tomó con sus dominadoras estadísticas las riendas de una franquicia a la que le dio el título en 1966-67 rompiendo la dinastía de los Celtics (4-1 en la final de conferencia) con un récord de 68-13 en la regular season y superando en la Final a los propios Warriors. Bien secundado por Hal Greer y Billy Cunningham, en sus tres cursos completos con los 76ers, Chamberlain logró ser el MVP de la competición, aunque el cruce con Bill Russell y los ‘verdes’ le llevó finalmente a trasladar su residencia a LA y vestirse de púrpura para lograr un segundo anillo y el MVP de las Finales.

2. Pau Gasol (de Memphis a Los Ángeles)

El ciclo de Pau Gasol en Memphis estaba agonizando. La franquicia en el 2008 ya se había echado en brazos de Rudy Gay y el español anhelaba un traspaso que ni la presencia de su amigo Juan Carlos Navarro pudo evitar. Lo que pocos esperaban es que el 2 de febrero se comunicase que el barbudo pasaría a integrar parte de la franquicia más glamurosa de la NBA. ¿Ha cambio de qué? Lo que entonces parecía una broma: Kwame Brown, Javaris Crittenton, los derechos sobre Marc Gasol y dos primeras rondas. Mitch Kupchak se sacó un as de la manga en una operación llevada con sigilo y bajo el más escrupuloso de los secretos. Al saberse, muchas fueron las reacciones que lamentaban la decisión de los Grizzlies y hasta se habló de cómo se había adulterado la competición. Lo que pasó después todos los sabemos. Tres Finales consecutivas y dos anillos para el mejor jugador español de la historia.

3. Moses Malone (de Buffalo a Houston)

Dos partidos. Seis minutos. Eso es lo que jugó Moses Malone con los Buffalo Braves. Nada más comenzar la competición, sin tiempo para poder formar una pareja de aúpa com Bob McAdoo y quizá un formidable trío con el rookie Adrian Dantley, la entidad de Nueva York transfirió a Big Mo por dos rondas del draft. Su rumbo, Houston. Sería su tercer equipo de la NBA en apenas unos meses, después de la desaparición de la ABA. Seleccionado en el draft especial de los jugadores de la ‘Liga funky’, los Trail Blazers lo mandaron a Buffalo, que prescindió rápidamente de sus servicios. Malone desarrolló una carrera de MVP (dos títulos en 1979 y 1982) en los Rockets junto a Rudy Tomjanovich, Mike Dunleavy, Robert Reid o Calvin Murphy. Los mejores años numéricos del pívot de Petersburg los vivieron en The Summit, además de jugar con la camiseta roja su primera final en 1981, después de terminar 6º en el Oeste y superar todas las rondas menos las Finales (4-2 antes Celtics) con el factor pista en contra. El impacto de Moses en los Rockets fue total, ya que pasaron de ser un equipo ramplón a estar en cinco de sus seis temporadas dentro del playoff (la única ausencia fue motivada en gran medida por sus problemas físicos). Cuando Malone partió para Philly a ganar el anillo con el Doctor J, los Rockets volvieron a las sombras hasta que otro gran pívot les sacó de ellas.

4. Clide Drexler (De Portland a Houston)

Michael Jordan es el culpable de que muchos grandes jugadores de su misma generación vean sus dedos desnudos. Pero hubo uno que supo moverse a tiempo para engarzar su joya. El 14 de febrero, el Día de los Enamorados, de 1995, The Glide recuperó un antiguo amor de juventud. A mitad de temporada, Clide Drexler hizo las maletas junto a Tracy Murray hacia Houston (a cambio del ‘segundo espada’ Otis Thorpe, los derechos de Marcelo Nicola y una ronda de draft) para unirse a Hakeem Olajuwon, el mismo que un año antes le había apartado del camino de las Finales en el primer año de Jordan dándole a los bates. La unión de los dos excompañeros de universidad elevaron de forma conjunta el trofeo Larry O’Brien antes de que Air volviera a alzar el vuelo con sus Bulls.  Drexler lograba lo que no pudo con Portland y aquello que no lograron ni Ewing, ni Karl Malone, ni Stockton, ni Barkley. Él supo pdeir el cambio a tiempo.

5. Alex English (de Indiana a Denver)

Esa camiseta. Solo esa camiseta merece que este señor este en esta lista. La silueta de rascacielos de cristal cuadriculados tras el perfil de las montañas y con un arco iris lleno de colorines de los Nuggets es, en mi modesta opinión, la equipación más freak que se ha visto por las pistas de la NBA. Y el ‘2’ de Alex English era el dorsal más mítico de esa mítica camiseta de las ‘pepitas’. Pero The Blade llegó a Nevada en febrero de 1980 después de un traspaso en mitad de una temporada. Fue en su tercer temporada en la liga profesional cuando el alero de South Carolina salió de Indiana a cambio de George McGinnis, un ala-pívot Housier que ya había jugado su mejor baloncesto entre la ABA y la NBA. Los Pacers se darían de cabezazos cuando ese alero prometedor se convirtió en poco tiempo en uno de los anotadores más excelsos de la década de los 80. Entre sus méritos, además de ‘residir’ en el Hall of Fame, se encuentran ocho presencias seguidas en el All Star o estar entre los elegidos que han logrado pasar de la barrera de los 25.000 puntos en su carrera. Es el 13º máximo anotador de la historia de la NBA. Solo la elevada competencia en esos tiempos evitó que alcanzara alguna Final… Y esa camiseta.

21
Dic
10

Feliz Navidad, version NBA


Vamos a cerrar esta puerta durante los próximos días. Desde el 27 de diciembre al 5 de enero, Puertatrás no tendrá actividad por motivo de ausencia mental de su autor, este que os habla. Por eso, y aunque aquí uno más que no ‘creer’ en la Navidad, que dice mi madre, es directamente antinavideño total, os quiero dejar de anticipo para las comilonas de estos días una serie de mensajillos moñas que las estrellitas de la NBA (alguna que otra fugaz como la de Belén) nos dejan aprovechando la efeméride del nacimiento de un barbudo en Palestina. No sabemos si hubiera nacido ahora sería primo segundo de Stoudemire o fan de Schortsanitis en el Maccabi de levantar.

Los duendecillos de Santa Claus

La batalla de bolas de nieve entre Heat y Lakers (from Todo sobre el basket americano)

Los toritos navideños, Scottie Pippen como estrella invitada

El concierto de Navidad de Shaq

Y el del osito de los Rockets

¿La última Navidad en NOLA?

El cuento de los Pistones

El Jingle Bells de los campeones

La hoguera del lobito de Minneapolis (buenísimo)

Verlo en  nba.com

15
Nov
10

La mayor sorpresa de la NBA (encuesta)


Si la semana pasada os preguntaba en este ‘encuestioning’ cuál era por el momento la gran sorpresa del inicio de la temporada de la ACB, ahora pasado al otro lado del Atlántico y os hago la misma cuestión pero con la NBA como marco. Os dejo diez opciones, pero podéis incluir otras en los comentarios y en el apartado ‘otros’. Gracias por contestar.

10
Nov
10

top 5: más blancos que la leche


Existe la raza blanca tirador. Y ya está. No existe la raza blanca tozolonero o la raza blanca suplente eterno o raza blanca base escualido que se va a desmontar en cualquier empentón. Qué injusticia. Para reivindicar a aquellos que no pueden ir a la nieve porque, una de dos, o desaparecerían por mímesis o serían cocidos por los efectos de los rayos ultravioletas. ‘Más blancos que la leche’ quiere elevar a la gloria a aquellos pelirrojos o rubiales cuyas pintas les marcarán toda la vida. Ya da igual qué hagan en la cancha, que siempre serán ese chiquillo pálido con aires de torpeza (sin tener que serlo) que tanto nos motiva cuando lo vemos corretear de aro a aro. Como siempre, se admiten ‘fichajes’ y perdonen los olvidos en la lista en los comentarios.

1. Brian Scalabrine

Dios. Mito allá por donde vaya, este alero de pelo con caracolillos, esa cinta en la frente, esos calcetines hasta las rodillas y esa barriguita cervecera, estuvo cerca de abandonar la NBA este verano para gloria del baloncesto europeo, pero los Bulls se apiadaron de él y lo rescataron para el fondo de su banqueta. En Boston fue considerado como un icono por la grada irlandesa, pese a pisar menos el parquét que Jorge Garbajosa la zona. No sólo por sus pintas, sino porque es un tipo con buen humor y ejemplo de comportamiento en el banquillo y además se deja esa piel pecosa cuando juega en los minutos de la basura. Alguna radio de Boston intentó colarlo en el All Star y Scalabrine se apostó que si llegaban a un número determinado de votos, él experimentaría con una sesión de bronceado instantáneo. Perdió y lo tuvo que hacer.

2. Matt Bonner

Tirador de la categoría ‘vete para la esquina y espera que te llegue una para enchufarla’, Matt Bonner es en ocasiones comparado con Brian Scalabrine. Gran injusticia para un ala-pívot que pasa más tiempo agarrado al arco del triple que merodeando por el aro. ‘Abre el campo, abre el campo’, le dijeron de chiquillo. Y con eso se quedó. En Toronto hizo famoso el grito ‘Bonner, Bonner’ cuando le dio un codazo en un rebote a Kevin Garnett. Ahora en San Antonio ha demostrado ser un buen jugador para ocupar el rol de cuatro abierto superando la barrera del 40% en los tiros de tres. Además posee un anillo de campeón algo que no todos pueden decir. Sin embargo, su pinta de estribador de un puerto de Escocia le coloca en esta lista en un puesto aventajado. Fue estrella de los Gators de Florida en la pista y en las aulas, no bajando de sobresaliente en ninguna de las asignaturas de Administración de Empresas. Pasó una temporada por Sicilia antes de llegar a la NBA. Ese año pilló una salmonelosis de la que casi no sale.

3. Chase Budinger

Con esa cara angulosa rematada con una perilla de la que parece que cae un  eterno chorro de zumo de naranja, Chase Budinger engaña. Este escolta-alero de 2.00 es un verdadero saltimbanqui que sobrevuela los horizontes de Houston. En su segundo año en la NBA, debe demostrar todas las habilidades que le auparon a ser uno de los saltarines blancos más espectaculares que han visto en el Toyota Center desde Bob Sura (‘soy un blanco que salta problemas como Bob Sura’), que cantaba el Tote King). Sus muelles le hicieron dudar entre el basketball o el volleyball, deporte en el que fue considerado toda una promesa nacional cuando jugaba en el instituto en California y que practica profesionalmente su hermana Brittanie. Pero finalmente, tras ir al McDonalds junto a Kevin Durant, se decidió por seguir entre aros y estudiar en la prestigiosa Arizona tras descartar a UCLA y USC.

3. Chris Kaman

Con esas pintas de leñador de un pueblucho de la Renania Oriental que podría beberse 500 cervezas y tragarse 1.000 salchicas en un día, Chris Kaman es uno de los pívots más dominantes del Oeste. Bueno, o eso dice él. El año pasado obtuvo dos premios a jugador de la semana, 33 dobles-dobles y unos promedios finales de 18 puntos y 9 rebotes que le llevaron, tras las bajas por lesión y protestar mucho porque elegían a Pau por encima de él, a asistir a su primer All Star. Aficionado a las armas y a los fuegos artificiales, en esta temporada ha iniciado algo bajo estadísticamente (11 puntos y 8 rebotes) y con el infortunio de las lesiones (un mes de baja por problemas en los tobillos), aunque tiene que repartir el protagonismo en la zona de los Clippers con otro que podría estar perfectamente en esta lista, el ‘rookie’ de segundo año Blake Griffin. Pese a perder su melena, este siete pies de Michigan mantiene gracias a su alopecia ese aire de patoso que tuvieron a Adam Keefe, Joe Kleine, Jon Koncak o Mark Eaton a su quintaesencia. Su herencia alemana le llevó a jugar con la selección teutona y acompañar a Dirk Nowitzki, otro que merece un puesto de honor en este Top 5, en los Juegos de Pekín. La experiencia no fue muy fructífera.

5. Luke Harangody

La promesa. Tiene mimbres, el chaval. Solo vean el flequillo que calza en la foto que ilustra este perfil. Y además juega en Boston Celtics. Nació para ser un Orgulloso Verde, no hay duda. ¿No creen? Y para más inri, el pipiolo se crió en las llanuras de Indiana, jugando al baloncesto con su hermano mayor en la canasta que tenían instalada en casa (no hay nada más típico), hasta que su padre se lo prohibió por las contínuas peleas que organizaban. Fruto de los Fighting Irish de Notre Dame, Harangody se ha hecho un hueco en el roster de los Celtics tras protagonizar una notable Liga de Verano y convencer a Danny Ainge de que le diera el dorsal 55 en la plantilla. Ya ha debutado, el 2 de noviembre ante Detroit, y anotado sus primeros puntos en la NBA. En su carrera en la NCAA, donde jugó con el granaino Rob Kurz, casi promedió los 20-10, cifra que le aupó a convertirse en el mejor jugador de la conferencia Big East. Mide 2.01 y juega de alero. Hay que mencionar el poderoso aporte que los irlandeses belicosos de Notre Dame han hecho a esta lista de ‘blancuzcos’ a lo largo de la historia: el ya mencionado Joe Kleine, Tim Kempton, Pat Garrity, el ¡Oh, Dios no me lo puedo creer! Kelly Tripucka, John Paxson, y los actuales Ryan Humphrey, Matt Carroll, Chris Quinn y Troy Murphy.

08
Mar
10

Desde la media distancia (8-3)


Hoy la NBA se ha camuflado de pastelería. Me encuentro delante del mostrador comiéndome con los ojos todos los pasteles y bombones informativos que me ofrece la blogosfera americana y no sé por donde empezar. Así que valor y al toro…

Pzybilla se lesiona en… ¡la ducha!

Hay rumores que apuntan a que un tuerto miró de reojo a Nate McMillan mientras paseaba su gato negro por debajo de una escalera que se apoyaba sobre un antiguo cementerio indio. En Portland les han echado un mal de ojo que ni el gitanito Antón con dolores agudos de almorranas. Si hace unos días twitteabamos la lesión de Marcus Camby, el center fichado a disgusto para paliar las bajas de los dos pivots del roster de los Blazers, hoy aparece una nueva noticia que certifica que si a Kevin Pritchard le da por fichar a Manute Bol, este mengua hasta convertirse en Pulgarcito Bogues. Uno de los diez jugadores más duros de la NBA, según la lista de ESPN publicada hace unos días, Joel Przybilla se volvió a rasgar el tendón rotuliano de la rodilla derecha al resbalarse mientras… se duchaba. El accidente se produjo el pasado sábado en su casa en Milwakee y el jugador fue sometido a una resonancia el domingo en Portland. Es la misma lesión por la que Przybilla fue operado tras lesionarse el 22 de diciembre, poco después de que se hiciera papilla la rodilla el otro center de los Blazers, Greg Oden. The Eraser había vuelto a apoyar el pie hace unos días y ahora se prevé una recuperación de entre 6 a 8 meses, por lo que su contrato en Oregón, que finaliza esta temporada, no será renovado. http://blog.oregonlive.com/behindblazersbeat/2010/03/trail_blazers_center_joel_przy.html

Glenn Davis estuvo cerca de ganar un Óscar

Empezando esta entrada con una analogía de dulces, era inevitable que Glenn Davis exaka ‘Big Baby’ apareciera por el mostrador. Esta vez su salto a la actualidad no tiene que ver con otro acto de indisciplina o por sus dietas, sino por una cuestión más dorada. Resulta que el pívot de los Celtics pudo haber protagonizado la cinta por la que ayer Sandra Bullock conquistó el Óscar por la mejor actuación protagonista femenina del año. La película ‘The Blind Side’ cuenta la historia real de un chaval negro salido de un entorno conflictivo que es adoptado por una familia numerosa de clase media y más blanca que la leche condensada. El chaval crece y se convierte en un pedazo de mastodonte que triunfa en el fútbol americano. Resulta que tras superar el casting para localizar al actor que haría del grandullón adoptado, Glenn Davis fue uno de los tres finalistas para el papel. Tras aventurarse a hacer la prueba y memorizar el trocito de guión con su novia dándole la réplica, envió una cinta de la secuencia en la que el ‘prota’ decide la universidad en la que jugará. Davis jugó al fútbol americano en el instituto antes de decantarse por el baloncesto y en su universidad, LSU, la misma que O’Neal y Maravich, se subió a un escenario para probar sus dotes interpretativas. Según cuenta el interior de Doc Rivers, finalmente no pudo acceder al papel al no poder mantener una reunión con los productores de la cinta por problemas de calendario y al sumergirse en la temporada con su equipo, justo la temporada en la que ganaron el anillo. Y eso es mejor que un Oscar.  http://www.weei.com/sports/boston/basketball/celtics/jessica-camerato/2010/03/07/cs-davis-almost-had-chance-show-his-bli

Battier da el cante

Shane Battier es un jugador ‘aseado’. Su triple desde la esquina y su solvencia defensiva le permiten mantenerse a un nivel aceptable en la NBA dentro del gremio de secundarios con oficio. El que fuese mejor amigo de Pau Gasol en Memphis y lo es ahora de Luis Scola en Houston ha tenido una gran idea para conjugar dos de sus pasiones extradeportivas. Junto a su mujer ha organizado una gala de karaoke con fines benéficos. Battier es un loco del micrófono, tanto, que hasta fue invitado a un programa sobre este entretenimiento en Japón.  Aprovechando el evento que se desarrollará en Houston el próximo 8 de abril, la NBA ha realizado un vídeo en el que se observa a Battier cantando. En youtube podeis encontrar otros vídeos (uno con Scola cantando un country). http://takechargefoundation.com/

12
Feb
10

Scola aprendió inglés ‘entre amigos’


Reveladora noticia que nos llega desde los Estados Unidos. Luis Scola, el terrible jugón argentino, comenzó su salto a la NBA desde Vitoria. ¡Vaya novedad! No hablo solo de cuestiones de juego, de evolución deportiva. La profundidad del enunciado va más allá. Resulta que el chaval, recuerden que llegó a España en edad adolescente, se preparó para dar el salto idiomático desde su casa de Gasteiz. Y no lo hizo con los tradicionales métodos para la enseñanza del idioma de Shakespeare, sino que inventó una fórmula mucho más entretenida. Los profesores de Luisito eran Chandler, Joey y Phoebe. El ala-pívot de los Houston Rockets ha reconocido que se doctoró en english viendo los capítulos de Friends en España. Su adicción a la sit-com era tal, que veía una y otra vez los repetidos episodios hasta rallar el DVD y aprenderse los diálogos de memoria. Su personaje favorito era Joey. Supongo que al irse le pasaría los vídeos a Splitter, que andará liado con ellos.

Mejor le fue a Marc Gasol. Cuando su tato Pau fichó por Memphis, el mediano se fue a estudiar a una high school y mató dos pájaros de un tiro: jugar al básket y aprender inglés. Eso le permitió no pasar los apuros que, por ejemplo, Sergio Rodríguez tuvo que experimentar cuando cruzó el charco. Chico listo, este Marc, que hasta, si recuerdan, hace unas semanas apareció en un programa estadounidense al estilo Palabra por Palabra de RTVE para explicar las diferencias de la palabra post.

02
Feb
10

El debut de Marbury en China (con vídeos)


Sé que muchos de vosotros no habeis pegado ojo desde que os enterasteis de la noticia. Stephon Marbury fichaba por uno de los peores equipos de la imponente Liga China de baloncesto (conocida como la CBA), siendo uno de los americanos peor pagados de esa competición. El base de Nueva York, chico malo malo malo de la NBA, capaz de ingerir vaselina no sabemos con qué fines, se estrenó con sus nuevos compañeros del insigne y siempre seguido equipo de los Shanxi Zhongyu Brave Dragons. Un plantillón. Como el que usa Yao Ming, que ya ha empezado a hacer pista (tiros libres para ser más exactos: 92 de 100) en su recuperación en Houston. Pero esa es otra historia. Volvamos al tema, Starbury jugó su primer juego de chinos con números sin relevancia por lo mínimo de la competición (15 puntos y 8 asistencias con 0/6 de tres y cuatro robos) en un animado partido, con las gradas a petar, unas cheerleaders descoordinadas y lanzamiento de objetos al campo por los furiosos hinchas chinos. Al final se llegó con el marcador apretado y el disciplinado Stephon interpretó la pizarra de su técnico a falta de cinco segundos para el final y dos abajo. Arrastró a dos defensores hacia un lado y dobló para el triple errado de otro exNBA, Maurice Taylor. Al hierro. Y derrota ante los respetables Dongguan Marco Polo. Mal empezamos.




Únete a otros 9.410 seguidores

Nuestro twitter

Actualizaciones de Twitter

Nuestro Facebook

El Calendario

abril 2017
L M X J V S D
« Nov    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

El Mundial

BlogESfera Directorio de Blogs Hispanos - Agrega tu Blog

RSS Feed desconocido

  • Ha ocurrido un error; probablemente el feed está caído. Inténtalo de nuevo más tarde.

A %d blogueros les gusta esto: