Posts Tagged ‘Carlos Cabezas

25
Sep
12

El impaciencia del afilador


Al salir el sábado del pabellón Príncipe Felipe de Zaragoza escuché  el resoplido de una armónica. En la paranoia pensé que el espíritu de Mauricio Aznar me perseguía. Ojalá lo pudiéramos resucitar con algún brebaje de brujo. No, era un sonido más reconocible y escalofriante que la sombra de un fantasma. ¡Ha llegado el afilador! Sabe que hay cuchillos impacientes por hacer sangre. Me quedó claro entre los interiores del palacio. Las intrigas bullen en la corte. Hay crueles cuchicheos para que el Duque Pepelu caiga con todo. En la sala contigua se instalan los que no ven ni una mota de polvo en el impoluto traje del noble técnico y pedirán paciencia al Rey Naldo, merecedor del reconocimiento de las cuatro temporadas que lleva en el cargo.

Vuelve a faltar el término medio en Zaragoza. Los grises que maticen las visiones negruzcas o blanquecinas. De esas que quiso ofrecer el equipo en la Supercopa. No seamos crueles en el análisis, pero tampoco contemplativos. En la distancia media es donde se afina la vista y se encuentra la libertad. Fue un acto, ante un pedazo de equipo, que fue campeón, por eso las siguientes palabras no pueden ser tomadas como absolutas. Son solo trazos de un esbozo que se intuye desde la lejanía. Pero reales, tanto como la sensación de que las semifinales ante el Madrid han sido lo más parecido a un partido ACB que ha pasado por la planificación de José Luis Abós, herida por PreEuropeos y fichajes tardíos.

José Luis Abos, durante la Supercopa / ACBMEDIA

Seríamos tercos como marca nuestro estereotipo de ‘baturros’ si nos enfrentásemos a la derrota desde la grandilocuencia del Madrid, porque no vi en ningún momento al conjunto de Pablo Laso con sensación de ‘estar a tope’, o camuflándonos en acusaciones arbitrales en el tercer cuarto, ese que juzgó el resultado, para contestar al por qué de la caída, que al final no sonó a fuerte batacazo. Simplemente, el CAI está lejos de poder competir por la victoria con una plantilla tan superior en estos momentos por falta de rodaje y porque, en un argumento que parece imborrable hasta con mil entrenamientos, la calidad (y pelas) que atesora no le presenta como candidato a estas batallas de ricos. El CAI ha perdido competitividad con las bajas de sus tres pilares, los tres que podrían jugar en estas Ligas, los tres que jugarán Europa este año: Cabezas, Wright y ‘Hetts’. Obvio.

No obstante, seríamos cabezones como adoquines si pensáramos que Henk Norel es tan pipiolo como nos hizo pensar su asustadizo deambular por la zona. Que el 2/13 firmado por Sam, Llompart y Stefansson será una constante. Que la insuficiente defensa del 1×1 exterior no sea más mérito del ADN de un Madrid que busca la felicidad en esa soltura. Que la ausencia de ‘timing’ en los estáticos o de amplitud en el catálogo y entendimiento táctico (más acusado en lo defensivo que en lo ofensivo) no se sincronizará con horas de rodaje que bendecirán el juego de control que entona en la batuta de Llompart y el concierto plural al que tiende esta versión: Michael Roll no es tan solista como Wright. El rol de Roll es otro rollo. O faltaríamos a la verdad si no aplaudiéramos el fichaje de Damjan Rudez como eslabón exterior-interior que puede defender al poste (peor de cara) y agrandar el campo…

Pero seríamos inocentes si creyésemos que Jones puede sustituir a Rafa Hettsheimeir en los anuncios de Frutos Secos El Rincón o en sus capacidades múltiples como referente interior (postear, poner el cuerpo en defensa, rebotear, vinculación…) o que el holandés Norel está herrante como cinco titular en un equipo que aspire a ‘playoff’. Que el CAI no ha perdido el salvavidas del ‘yo me lo guiso, yo me lo como’ que le cocinaba triunfos el talento del ‘yo-yo’ de Cabezas y el ‘Kobebiano’ Wright. Que Pablo Aguilar persiste en una línea de fábrica que le hace poco convincente como líder si no aprende a jugar pegando mordisco. Que el fondo del equipo se ve cerca pese a la voluntad de especialista de Fontet o Toppert de aumentar la profundidad…

Jones bloquea el rebote a Slaughter / ACBMEDIA

La ronda del afilador será serena pero insistente porque en la corte del Rey Naldo son sabedores de que en las primeras cinco jornadas rascar algo será como recibir una paga extra de Navidad (vienen Caja Laboral y Barcelona y visitar las dos Canarias y Valencia) y que queda la carta por jugar del fichaje de un pívot que imprima fiabilidad. Pero ver la película en negro y blanco siempre es del gusto del ‘zaragozano medio’ y no reduce la bitonalidad trabajar en un medio de comunicación.

Toda previsión, también esta, es acelerada y solo validada con el paso a los hechos. La paciencia será la que debe reinar cuando la sequia presupuestaria aprieta y esto es lo que hay. El CAI se mueve desde no hace tanto en la inteligencia del sigilo y sabrá como moverse administrando los tiempos, la hucha y la confianza… mientras la armónica siga sonando allí en lo alto del Saso.

P.D: Me gustaría hacer un apuntito del ‘supermegamarcador’. Viví en Málaga la atracción del invento para aplacar el tedio de descansos y tiempos muertos. La ‘kiss cam’ arrasó en Zaragoza (me moló el puntito de que no solo se enfocase a parejas ‘hetero’) Pero mientras en el Carpena se sucedían las repeticiones de las jugadas con apuntes estadísticos que enriquecían la visión en directo del partido, este aporte complementario me faltó en el instalado en la azotea del Príncipe Felipe. No vamos a pedir perfección a nadie en el primer día, pero es más que obsoleta la forma de transmitir los puntos, rebotes y asistencias que lleva el personal (una plantilla arcaica sin nombres y apenas información nutritiva). Mejorará seguro. Lo que no sé si este gasto, que no sé quién firmó la factura, es tan necesario como mantener un equipo de referencia en el baloncesto femenino en la ciudad, por decir una cosa cualquiera.

Anuncios
30
Ene
12

Los ‘unos’ de la quiniela


El pasado día 16 de enero USA Basketball hizo pública una lista de 20 jugadores que optan a defender a los Estados Unidos en los Juegos Olímpicos que este verano se disputarán en Londres. A seis meses para que la bandera de los cinco aros ondée en el London Olympic Stadium, Argentina también presentó a ocho nombres que serán fijos para Julio Lamas en las canchas británicas. En España el debate está desierto. El afónico altavoz del baloncesto español no lanza mensajes a la opinión pública más allá de las maravillas de Ricky Rubio en la NBA. Poco más se oye rebotar a nuestra pelota naranja en medios de comunicación no especializados. En los propios la temática se amplía a los pronósticos coperos, el duelo Barça-Madrid en la Liga Endesa y Ros-Avenida en Liga Femenina, el meteórico Iberostar de la Adecco Oro, el Top16 de la Euroliga… pero tampoco nada de los Juegos. ¿Es pronto para enfocar la mirada hacia Londres o falta una total visión para potenciar las bondades de la selección fuera de la temporada veraniega? ¿Están locos estos americanos o son maestros del márketing deportivo? ¿No interesa o no se vende la marca?

Me sorprende cómo la eclosión de Ricky Rubio en la NBA, su magnífica adaptación a un estilo vecino al que ha mamado en Badalona, la concesión sin ataduras de Rick Adelman, la excelente campaña de propaganda ‘made in NBA’, no ha sido codificada en España como un debate sobre su influencia en la selección. Detrás del huracán Ricky acechan otras pequeñas tormentas que hacen que la posición de base vaya a ser un campo de batalla del que Sergio Scariolo deberá rescatar a tres supervivientes. De la noche a la mañana se ha pasado de la amplificación nacional de la pregunta interna del Palau de ¿Ricky o Sada? a consagrarse al flequillo desmelenado y a verse en la puerta de entrada a una serie de manos dirigentes que reclaman la atención del ‘engominado’.

No sólo a Ricky le viene fenomenal la NBA, si no que a la selección le viene fenomenal este fenómeno. Quizá como Rookie del año, All Star, consagrado en los ‘highlights’, chico de moda…entre  la renovada seguridad que Ricky dispondrá en Londres se divisan varios eni. Su reactivación supondrá un plus que el entrenador deberá gestionar en términos de roles en la pista y un aumento del respeto de los rivales porque enfrente estará el ‘superstar’ Ricky de los Wolves y ya no el dudoso del Barcelona. La adaptación del Ricky a los corsés FIBA y a un espacio en retaguardia no parece un peligro dada la solidez del grupo de estos amiguetes de veraneo de caza de medallas, pero la pugna por la titularidad entre Calde (10.5 puntos y 8.4 asistencias) y Ricky (11.1 puntos y 8.8 asistencias) podría ser un foro de discusión en medios y graderíos que poco estimulan a los técnicos. Ambos se anuncian como seguros, pero ¿en qué orden? ¿Será la primera ocasión que se pondrá en subasta la batuta principal? Rubio la tomó con acierto tanto en los Juegos de Pekín como en el Mundial de Turquía por la lesión de su compañero. ¿Será ahora su momento?

Con dos ‘unos’ fijos en la quiniela, la vacante del tercer base tiene ahora más candidatos que nunca. El debate es viejo. La añada es prodigiosa. Con la sordina de estar en la ACB o en centros de información de provincias, no se puede pasar por alto la buena temporada que están realizando bases que ya estuvieron en los Golden Boys y que advierten en Londres su última parada olímpica. Sergio Rodríguez (4.9 puntos y 4.2 asistencias) es el que ocupa la parte principal de este escaparate por la atención que siempre ha captado el juego vistoso del tinerfeño desde que despuntó malabarista en Estudiantes. Ahora, en la orilla del Madrid, de vuelta a España, añade un poso de base riguroso a su genética de revolucionario que siempre se tiene más en cuenta en circos que en empresas serias. El cambio cuenta con la ayuda de la influencia de los periódicos de la capital que no ven mucho más allá de lo que ocurre en el Real Madrid y le elevan sobre el resto. La filosofía de Laso encaja con el canario y la victoria es la más fiel socia para estas carreras olímpicas. ¿Volverá ‘Spanish Chocolate’ al corrillo del que formó parte en Saitama?

Otro que estuvo allí y no volvió es Carlos Cabezas (8.9 puntos y 3.7 asistencias). Su diáspora tras salir de Málaga parece haber terminado este año convirtiéndose en el base netamente español que más valora en la ACB. La dimensión de su juego resta con la no clasificación del CAI Zaragoza para la Copa, por la que luchó de forma personal, pero tiene el segundo round del playoff en su lucha particular por reinstalarse en la élite. Y en ese paso se cuenta el extra de la selección.

Con la sospecha eterna de sus rodillas, Raül López (5.9 puntos y 1.6 asistencias) fue el comodín que Scariolo utilizó en su aventura en el Khimki y cuando José Calderón se rompió a pocas horas de irse a Estambul para jugar el Mundial. Y cumplió. Su presencia viene avalada por la escurridiza campaña del Bilbao entre una Liga Endesa donde ya se le espera y una Euroliga donde todo es nuevo y maravilloso. López aporta trabajo y silencio, experiencia y saber estar. Dotes que siempre son ponderadas por el buen entrenador.

Víctor Sada (2-6 puntos y 1.9 asistencias) parece quedar relegado a un segundo plano por la inclusión de ‘vedettes’ y quizá porque la riña con Marcelinho da menos presencia mediática que los careos deportivos con Ricky Rubio, que siempre tiene una cámara y un crítico persiguiéndolo. O será que las cadenas de triunfos del Barcelona ya no deslumbran por repetitivas. Sada sigue siendo el base que suma más de otras cosas, subido en el andamio del baloncesto, pero al que la estadística más maltrata. Su continuidad en la lista, que fue defendida a ultranza en verano, no está tan decidida ante la avalancha de ‘posibles’.

Si Sada fue el año pasado el base que dio un paso al frente, en esta ocasión ese gesto de progresión lo ha dado Pedro Llompart (8,8 puntos y 3,7 asistencias). Desde la mejoría del balear se entiende mejor el rendimiento del Lucentum de Alicante. Con 30 años la internacionalidad se le ha resistido y su aparición parece tardía, aunque justifica ser un nombre propio en este post.

Otros veteranos que siguen al pie del cañón, pero cuyo pasaporte olímpico no se estima, son Javier Rodríguez (3.8 puntos y 5.1 asistencias) y Javi Salgado (9.4 puntos y 3.8 asistencias), armas fundamentales en equipos humildes, donde Rodrigo San Miguel (3.1 puntos y 1.3 asistencias) pierde gas tras emigrar de la calma de Manresa a las exigencias de Valencia. Otra perpectiva es la de jóvenes valores como Josep Franch (8.9 puntos y 2.4 asistencias) o Quino Colom (7.5 puntos y 3.9 asistencias), dentro de la bolsa de ‘futuribles’ que podrían completar el cuadro como ‘invitados’. Ambos se lo merecen.

Puede que la pregunta quede lejana o que sigamos equivocándonos no abriendo las puertas al debate para, simplemente hablar de baloncesto, pero el dilema de Sergio Scariolo con los bases parece ser más complicado en esta ocasión que en otras oportunidades. Su respuesta estará descifrada por múltiples variantes y la diversidad de nombres y estilos dónde elegir solo son una bendición para el seleccionador. Siempre contando con posibles lesiones y otras circunstancias que pueden sumar o restar elementos más la pieza polivalente de Sergio Llull, el ‘combo’ más definido esta campaña como director en el Madrid, el italiano deberá ver qué es lo que quiere: una promesa que ha alcanzado el punto de maduración (Sergio Rodríguez), un hombre experto y de confianza que ha hecho una buena campaña personal (Carlos Cabezas), un ‘seguro’ discreto y cumplidor en forma (Raül López), la recompensa a una formidable temporada (Pedro Llompart), la continuidad del trabajador nato (Víctor Sada), la oportunidad a la sangre nueva (Josep Franch o Quino Colom)… Hay donde elegir.

28
Dic
11

La pasión de Tomita


Cuando se pasea por cualquier ciudad del mundo no es extraño comprobar cuál es la principal exportación española. Es el fútbol. Ahora por la selección, pero desde hace unos años por el Real Madrid y el Barcelona, en las camisetas blancas y azulgranas encuentra el viajero un guiño patrio sea en Dakar, Bangkok o Guatemala. No hay pérdida. Dices que eres español y la pregunta salta como un resorte: ¿Madrid o Barcelona?

La excitación de la globalización del derbi llevó este año a poner sobre el mueble del salón su máximo rédito económico. Durante algunas semanas se planteó la opción de que el clásico se disputase al mediodía del domingo, horario incluido este año en Primera para gloria de Mediapro, para que fuera retransmitido en televisión en directo para los millones de potenciales seguidores (y consumidores) del Lejano Oriente. Las giras por Asia son una obligación para contentar a los fervorosos hinchas de Shanghai, Seúl, Tokio o Yakohama, ciudad en la que se celebró recientemente el Mundialito de Clubs con alta presencia de efervescentes culés nipones. Asia importa y exporta. La firma china Wanda ha acordado con tres clubs españoles que treinta jóvenes de este estado se integren sus canteras, el propio Barça fichó hace unas semanas a un niño nipón de sólo diez años, Hiroshi Ibusuki es el máximo goleador del Sevilla Atlético… Desde que Nobuyuki Zaizen fichara para no jugar por el Logroñés en 1996, otros ‘Oliver y Benjis’ siguen intentando triunfar en el fútbol español sin espectaculares resultados más allá de los ingresos por promoción.

Hace varias temporadas que la ACB se juega casi en su totalidad el domingo por la mañana. Es decir, cuenta con un huso horario fenomenal para sus fieles asiáticos. Pero esta no es la causa de esta organización, sino la búsqueda de un hueco dentro de la voracidad futbolística y el mando de las ‘en peligro de extinción’ Autonómicas. Nada que ver con japoneses, chinos o coreanos. Tampoco las promesas del baloncesto asiático han caído del cielo para imitar a los Golden Boys. El potencial mercado que tan bien explota la maquinaria comercial de la NBA podría tener reservado su trozo de pastel para el baloncesto europeo y el español como punta de lanza. No es así. Yoshihiro Tomita da fe. “No podemos ver en directo los partidos de la ACB. El año pasado teníamos acceso a la opción ACB360, pero desde esta temporada ya no es posible. Los aficionados del baloncesto español en Japón estamos tristes por esta circunstancia, aunque estamos ansiosos por poder seguir la Liga Endesa por televisión”, se lamenta Tomita.

Yoshihiro Tomita

Cantaores o bailaores de flamenco, cortadores de jamón, cantantes de jota aragonesa, toreros… muchos japoneses vienen a España para empaparse del mito español que reciben como un magnetismo exótico en su país. A Tomita le trajo el idioma y el fútbol, su debilidad de juventud. Ahora se desvive por nuestro baloncesto. Desde 2002 tiene una web en japonés dedicada en exclusiva a la ACB y a todo que huela a básket español. Esa es su gran pasión. “Es una página que sirve de guía para el aficionado que se quiere aproximar a la competición. No muchos japoneses pueden desenvolverse en otros idiomas y eso es un problema para informarse. Ese fue un motivo por los que cree la página. Ahora tengo una cuenta en Twitter y en Facebook desde la que difundo informaciones diarias y de actualidad”, explica este japonés de Tokio de 36 años, que vive con su mujer. El fondo de su perfil en twitter muestra la celebración del Europeo que se vivió en Callao. “No soy de ningún equipo en especial, solo de la selección española”, desvela con orgullo.

Su página se llama El_Baloncesto y realmente no es una, sino varios portales y blogs de información sobre la Liga Endesa y el baloncesto de España en general, incluidos temas que abarcan los resultados de las selecciones inferiores o la LEB Oro, datos históricos, repaso a próximas competiciones, enlaces españoles interesantes relacionados con el baloncesto…. “Recibo unas 100 visitas diarias, casi todas de Japón, pero también de Estados Unidos y desde España”. Yoshihiro Tomita nos explica que el interés por el baloncesto español en esa parte del mundo es creciente, pese a los problemas que tienen para encontrar información en su idioma, así como la difusión de los partidos y el monopolio que la NBA tiene sobre el interés del aficionado nipón. “Pero a mí me gusta más el baloncesto europeo, su sistema de juego. No veo partido de la NBA”, defiende Tomita, que trabaja diseñando y dirigiendo webs, y se traslada por múltiples épocas, equipos y nacionalidades, demostrando su conocimiento, para apuntar sus preferencias en cuanto a jugones: “Carlos Cabezas, Juan Carlos Navarro, Pepe Sánchez, Fabricio Oberto, Dejan Bodiroga…”.

El Mundial de 2006 en Saitama, una ciudad muy cercana a la capital, fue el detonante para que muchos japoneses conociesen a estas y otras figuras, pero no se han desarrollado las herramientas para que este posible interés, personalizado en Tomita, se ramifique en un consumo que abarcaría a millones de potenciales seguidores. La NBA es un universo global que da facilidades para ofrecer información en diferentes idiomas (NBA.com tiene enlaces especiales en chino, japonés y filipino). En España, salvo grandes clubs de fútbol, no se accede a esta dimensión. “Yo me informo directamente de webs en español como ACB.com o Solobasket, las de los diarios As y Marca y también desde la página oficial de la Euroliga”, narra Tomita, que cita Gigantes del Básket y tiene el proyecto de escribir su propio libro sobre el básket español.

Un fin de semana en Valladolid

Tomita era futbolero. Aún lo es. Una vez al mes se reserva tiempo para echar una pachanguita de fútbol sala con los amigos del barrio. Nunca ha jugado ni entrenado baloncesto. En la adolescencia, su relación con esta disciplina se limitaba a escuchar los monólogos que su hermano le soltaba sobre tal o cual estrella mientras veían un partido de la NBA. Por eso, cuando viajó a España para mejorar su nivel de español, idioma que estudiaba desde que tenía 18 años cautivado por el fútbol, pensó que estaría bien ver un partido de baloncesto para contarlo en casa a su vuelta. El curso lo hizo en Madrid, pero un fin de semana de diciembre tuvo la oportunidad de viajar a Valladolid para seguir en directo el partido en Zorrilla entre el equipo castellano y el Oviedo. “El sábado lo tenía libre y vi que se jugaba un partido de baloncesto entre el Forum Valladolid y el Festina Joventut. Como a mi hermano le gustaba mucho la NBA, pensé que era una buena idea conocer algo sobre el baloncesto español para poder contárselo a él”, relata Tomita. La experiencia fue tan gratificante y emocionante que guarda la entrada de ese encuentro como si fuera un precioso recuerdo del día que comenzó una intensa relación con una pelota naranja.

La entrada del partido que vio Tomita en el Pisuerga

Al volver a Japón su interés por el baloncesto de España fue creciendo y terminó de concretarse en 2002 cuando se produjeron varios acontecimientos decisivos. “Cuando mi hermano me dijo que había dos jugadores españoles en la NBA no me lo podría creer: Pau Gasol y Raúl López. Empecé a interesarme sobre su trayectoria, seguirles…” Y ya fue un no parar. Ese mismo año la selección B realizó una gira por Asia y una de sus paradas fue el estado del Sol Naciente para jugar la Copa Kirin. “Fui a ver el partido que jugaron en un pabellón de Tokio que se llama Yoyogi. Jugaban Carlos Cabezas, Berni Rodríguez, Jordi Trías…”, rememora Tomita del año en el que creó El_Baloncesto.

A través de internet, intentaba recabar toda la información posible y capturando como podía cualquier vídeo o emisión televisiva que le acercara a la selección española o a la Liga ACB. Tomita enumera sus logros como los del niño que poco a poco va completando su tesoro secreto: “En 2002 pude ver por televisión el partido del Mundial entre Estados Unidos y España. Un año después, con un amigo compré un video de la FIBA del partido del Eurobásket entre España y Lituania. En 2004 en Japón no emitieron en directo ningún encuentro de los Juegos, pero sí que seguí por FIBA Europa el Eurojúnior de Zaragoza. ¡Sergio Rodríguez fue el MVP!”, relata el japonés, que pone énfasis en la fecha del 2005, en la que desde youtube se abrió la puerta a resúmenes e informaciones periódicas.

Y la apoteosis… Saitama. España se proclama campeona del Mundo en Japón, lo impensable para Tomita. “Pude asistir en directo al partido contra Serbia y Montenegro. Fue increíble. España campeona. Entonces muchos japoneses conocieron a sus jugadores y se interesaron por el baloncesto español”.

Tomita, comentarista

Pese a ello, la ACB sigue siendo un gran desconocido para los fans de un país de 127 millones de habitantes que está considerada como la tercera economía más potente del planeta. El único canal de información es un programa que emite Sky-A TV y que incluye la emisión de un encuentro. Tomita no se pierde ni un partido, no solo por su inagotable búsqueda de cualquier detalle, sino porque además ha participado como comentarista especial en alguna de sus ediciones. “Fue un total de 14 partidos en el pasado mes de noviembre. El programa estaba dirigido por el Sr. Ito”, cita Yoshihiro. Sin embargo, se lamenta de que los partidos no son en directo, que ya no pueden ver los encuentros por ACB.com como en las dos últimas temporadas y que realmente lo que se está emitiendo son los encuentros del pasado playoff. “Esperemos que pronto podamos ver de nuevos encuentros de la Liga Endesa en directo en Japón”, asiente siempre optimista desde Tokio.

¿Chichos Terremotos para la LEB?

El 19 de septiembre del 2010 se añadió durante unas horas el nombre de Chicho Terremoto como miembro de la plantilla del Fuenlabrada en la wikypedia. Hubiera sido el primer ‘japonés’ en jugar en España. La broma se adentra en una reflexión que tiene el ejemplo del fútbol como espejo: cómo podría influir la entrada de jugadores de esa parte del planeta para desarrollar la marca ACB en economías tan potentes como la de Japón o China, como tan bien ha hecho con la NBA con la figura de Yao Ming y con menos trascendencia el nipón Yuta Tabuse (4 partidos en Suns) y el surcoreano Ha Seung-jin (Bucks). “Es complicado porque los jugadores japoneses sólo miran hacia la NBA, pero yo auguro que en unos cinco años podríamos ver a un japonés jugando la LEB y, quizá, en una década que alguno llegase a la ACB”, pronostica Yoshihiro Tomita, que recuerda que ya hubo una jugadora internacional, Sachiko Ishikawa, que probó suerte durante doce partidos de la pasada temporada en el CB Conquero de Huelva en la Liga Femenina-2 y que hay un compatriota, el base Takumi Ishizaki, que disputa la segunda división alemana en esta temporada con el equipo BV Chemnitz 99. El recuento se completa con otros dos bases en las ligas regionales alemanas, uno en Noruega y varios en Ligas comerciales americanas y NCAA.

La estructura del baloncesto en Japón está en crecimiento, aunque sus competiciones profesionales (JBL y BJ League) están lejos de la promoción de la CBA china. Ambas Ligas niponas tienen una filosofía distinta. La JBL, más antigua y organizada por la Federación, tiene dos divisiones y una categoría femenina, siendo dominada por jugadores locales. Mientras que la BJ League imita la configuración de la NBA con dos conferencias, draft y un All Star y está plagada de jugadores americanos y africanos de segundo nivel o resulta ser un cementerio de elefantes para antiguas estrellas. Los últimos ejemplos son Charles O’Bannon o Mahmoud Abdul-Rauf, que se retiró la pasada temporada tras jugar con los Kyoto Hannaryz de la BJ League. Los antiguos inquilinos de categorías españolas como el sueco Christian Maraker o los norteamericanos Rolando Howell, Zachary Andrews, Dexter Lions, Randy Holcomb… son numerosos. Jeremy Tyler, el chico maravilla que pasó de la NCAA para ganar dinero en Europa, drafteado esta temporada en la NBA por los Bobcats y traspasado a Golden State, zanjó su aventura planetaria en los Tokyo Apache.

La selección masculina de Japón disputó el Mundial que organizó bajo las órdenes de Zeljko Pavlicevic. Fue 20º de 24 equipos. No participa en los Juegos Olímpicos desde 1976 y no entra en el podio de los Juegos de Asia desde 1997. Su último oro data de 1971. En el ránking de la FIBA figura en el puesto 34. El mejor palmarés nipón corresponde a las chicas en la década de los 70, siendo plata en el Mundial de 1975 y quintas en los Juegos de Montreal del año siguiente. Actualmente, sin participar en una cita internacional desde 2004, mantienen el 15º puesto FIBA dado a su potencial en el continente (20 medallas en los Juegos de Asia).

Estos fríos datos no avalan la predicción de Tomita y el desembarco de japoneses en las competiciones españolas no se visualiza en el horizonte de un baloncesto en progresión, pero quizá no suficiente para alcanzar cotas habituales en el nivel europeo. Quizá nos equivoquemos y pronto el ‘bulo’ que se publicó en Wikypedia tome cuerpo y forma de base, alero o pívot con los ojos rasgados. Ojalá sea así para que alguna televisión se fije en la ACB y Yoshihiro pueda vivir su pasión en directo.

12
Dic
11

De película (Fuenlabrada-CAI)


Entre 1944 y 1946 el aragonés Luis Buñuel vivió el exilio en Hollywood. Trabajó para la Warner, primero como director de la unidad española de doblaje y luego escribiendo guiones. En su biografía ‘Mi último suspiro’ criticaba la simpleza del cine comercial con una ingeniosa anécdota. Decía que, durante las sesiones de doblaje, se apostaba con sus trabajadores que solo viendo los primeros cinco minutos de un largometraje era capaz de destripar todo el argumento de la película.  Narra que nunca se equivocó.

En el baloncesto hay en ocasiones que viendo la rueda de calentamiento puedes hacerte una idea de cuál será el resultado final. Ves a un lado a un equipo corto, con un banquillo raspado, sin altos, con jugadores desaliñados y cada uno con un pantalón diverso, desordenados en el ejercicio, con la sensación de estar cansados antes de empezar, un entrenador despistado… Y en el otro hallas una alineación de doce, todos repeinados, con tres técnicos atentos más un delegado y un fisio, camisetas inmaculadas, a estrenar, ejecutando una coreografía de bandejas y tiros, hasta más guapos, perfectos. ‘Estos ganaran de calle’ o ‘la que nos va a caer’, piensas. A todos nos ha pasado. ¿Y cuántas veces nos hemos equivocado?

El tablero roto tras un mate de Laviña en el calentamiento / ACB PHOTO Fran Martínez

El Fuenlabrada se creyó, como Buñuel, que sabía el guión del partido mucho antes de jugarlo, se memorizó sus líneas triunfales mientras cambiaban el tablero hecho añicos en el calentamiento, quizá una perfecta metáfora de su destino esa mañana, y se olvidó que en el deporte las películas son solo para los largos viajes en autobús. Pensó que ese equipo que llegaba sin Robert Archibald y que confirmaba a última hora la baja de Rafa Hettsmeiheir, que contaba con un único pívot (Albert Fontet) más Rogelio Legasa y un americano que no juega (Jacob Burstchi), que acababa de perder en Alicante y tenía la Copa casi acabada era un secundario de serie B, una comedia ligera, un figurante. Y ese falso creer le llevó a no hacer o al no hacer bien que provoca que aquel que se identifica como perdedor termine siendo el que no tiene nada que perder y, a su vez, el que se piensa ganador termina siendo el que todo tiene que perder.

Porque el deporte, como todo en esta vida paranoica, es un estado mental. Y el CAI ya ha dejado su marca en el diván de la temporada. Cuando ha estado desorientado, temeroso, le ha venido el tembleque de ‘la voy a cagar, no llegamos a la Copa, me van a meter una bronca, ya verás la prensa mañana’, ha sido vulnerable (Estudiantes, Lagun Aro) e inmerecedor de sus nuevos objetivos. Cuando ha ganado en entereza, en confianza, se lo ha creído, ha estallado en su dimensión más exigente (Caja Laboral, Manresa, segunda parte en Alicante) y acorde con el mensaje proyectado, sintonizando su nueva condición: estar entre los ocho primeros.

No dejemos el ‘cum laude’ a la asignatura psicológica. El baloncesto en puro, como elemento táctico, fue el que transformó ese plano mental en victoria (88-95) tras dos prórrogas. Allí Abós fue catedrático de sacar el máximo rendimiento a su grupo limitado y sus jugadores interpretaron perfectamente una lección que dictaba un partido de una sola vía ante un rival propicio por la estrategia: sus dos interiores, Mainoldi y Ayón, no son cincos que posteen, ni generan juego y Sené, su hombre más físico estuvo horrible y fue castigado sin minutos. Por esa condición, el técnico arriesgó en defensa. En el bloqueo directo con push para limitar casi a cero el peligro de las continuaciones de Ayón y permitió tiros a los bases que no entraron o interpretaron mal (Colom y Sánchez solo anotaron 5 puntos y dieron 2 asistencias en la primera mitad por 12-6 de la pareja maña) y cambiando cuando el ejecutor era el tirador Kirk Penney. Luego, en el tiempo extra, propuso una zona 2-3  en la que se protegía con cuatro faltas la clave del ataque de Pablo Aguilar e invitando al error ajeno en el que el Fuenlabrada cayó pese a terminar atacándola bien (balones a fondo, poste medio, a esquinas, circulación, rebote ofensivo…).

Cabezas condujo el partido a su terreno / ACB PHOTO Fran Martínez

Si hablamos del ataque habría que distinguir diferentes secuencias, planos con protagonistas cambiantes en una interpretación coral como en una peli de Billy Wilder o Berlanga. Vayamos por cuartos, como en la carnicería. Porque quizá todo hubiera sido de otra forma si el Fuenlabrada entra al partido con mentalidad de apisonadora. Fisac buscó a Ayón y apagó a Wright con Barton, pero se olvidó de Sam Van Rossom, que salió escopeteado, por patas (primeros 8 puntos) y cortó la posible encerrona de una salida dolorosa que hubiera sepultado psicológicamente al CAI de un temprano marcador adverso.

El segundo cuarto se sintetiza por un gesto. De rabia cuando Pablo Almazán falló su segundo triple. Sin castigo de banquillo, en la siguiente que recibió, con un gran espíritu, concluyó con una penetración en la que no gobernó la duda del fallo anterior. Luego otra (sacó falta) y a continuación un triple. Su convicción le había curado de espanto y con él su equipo, que no se encerró en sus miedos por estar cinco minutos sin anotar o por ver a Albert Fontet retorcerse en el suelo por un esguince de tobillo. Defendiendo y corriendo mientras el ‘Fuenla’ se relamía de tanto infortunio ajeno y con un sublime acierto de tres, con uno más de Almazán como colofón, firmó un 0-11 (26-38, mi.19) con el que terminó de creérselo.

En el tercero, con Rogelio Legasa en el quinteto, el último guerrero del CBZ anotó la primera canasta. Simbólica y la única de dos. Luego solo habría triples (4) en ese periodo, siempre presentes cuando el Fuenlabrada quería marcharse. En total el CAI tiró más de tres que de dos con un porcentaje altísimo (17 de 36 triples por 35 lanzamientos de dos), su mejor valium ante el escepticismo.

En el cuarto y las prórrogas… Todos. No hubo soberbias. Cabezas, más listo que el hambre (11 puntos, 8 asistencias, 8 faltas recibidas, 22 valoración), llevó el partido a su ritmo, a su terreno, a forzar el seguro del bonus en tres minutos y a un escenario propicio para su lucimiento pausado. Los sistemas eran una mera excusa para finalizar con un pick con Aguilar o un 1×1 condicionado por la pronta captura del bonus y por el carrusel de especialistas que tiene el CAI en esta faceta (Van Rossom, Wright, Steffanson o Cabezas) con la ventaja de forzar los miss-match (desajuste defensivo) por los cambios en los bloqueos. Y todo beneficiados por una clave, el espacio liberado que aportaba la amenaza de los tiradores abiertos y acertados a la espera de la lectura de la ayuda, incluido Aguilar (tres vitales en el cuarto cuarto), que sacaba a Ayón del agujero y asfaltaba una autopista central hacia el aro. Si no se anotaba, al menos estaban los tiros libres (16/55, 25 faltas recibidas), para contrarrestar los arreones de Quino Colom (17 puntos), los lanzamientos de un tocado Penney (20 puntos pero 3 de valoración, 6/20 en tiros) y Leo Mainoldi o los balones que capturaba imperial Gustavo Ayón (24 puntos, 18 rebotes, 8 ofensivos para 31 valoración). Todo era por sobrevivir unidos al partido y llegar con opciones de triunfo hasta la última gota de sudor.

Y esa bola ganadora fueron tres. Como un Rafa Nadal agarrado a la tierra, con ese espíritu numantino, sin dejar de luchar una pelota perdida, sin hundirse por los golpes, el compromiso colectivo y generoso, inteligente, del CAI Zaragoza y José Luis Abós fructificó en un último ataque con dos abajo para ganar. Un BD por derecha entre Cabezas y Aguilar (pop) y Toppert, abierto, fue defendido por Fuenlabrada para evitar el tiro exterior, la derrota, y Carlos Cabezas se escurrió con un gran cambio de espaldas y su yo-yo bajo entre tantos cuerpos y pudo realizar una bandeja casi en solitario. Prórroga para mal del estómago hambriento porque Penney falló solo con una posesión de 1.5.

Las penetraciones, los libres, la unidad defensiva de la 2-3, un rebote rebañado por Almazán… O la pasión, la fe, el sudor, la rasmia, el grupo, las ganicas, el pundonor, la creencia… valieron al CAI para tener una segunda oportunidad, esta vez sólo para ganar, sólo era necesario anotar. La posesión fue para Wright, emparejado tras el cambio en el bloqueo con Ayón. En la arrancada pudo haber contacto, pero el escolta se levantó con el total control de la pelota y falló el tiro.

Y la tercera llegó esparcida en cachitos antes del final y como un anuncio promocional de ‘Andalucía te quiere’. Al anotar Aguilar un 2+1 cuando el Fuenla se fue de tres o Almazán se terminó de encajar el traje que Carlos Jiménez le regaló en Málaga para silenciar de dos el triple de un Penney calamitoso o con tres ‘trankimazines’ en forma de tiros libres más de Carlos Cabezas. Un fallo de tres de neozelandés y otro seguido y más sorprendente bajo tablero de Ayón dejaron al Fuenlabrada aturdido, mirando como la descreída y hambrienta grada se vaciaba mientras el CAI cosía el último encaje de la victoria con más tiros libres, pensando quizá en el calentamiento, en el tablero hecho trizas, en ese guión en el que se creyó ganador antes de jugarlo, antes de merecerlo.

Felicidad final / ACB PHOTOS Fran Martínez

El CAI ha ganado en Manresa y Fuenlabrada (con el Insular las ‘humildes’ emboscadas más peligrosas en la Liga Endesa), sigue con opciones de Copa y tiene tres partidos claves en casa en Navidad (Bizkaia, Obradoiro y Gran Canaria), ha cambiado los miedos por la creencia, está encontrado a Carlos Cabezas como su líder natural y reclamado, tiene piezas que siguen sumando y subiendo en confianza cada uno en su rol (más irregular Aguilar, Almazán, Steffanson…), debe recuperar a los lesionados y acertar en el fichaje del sustituto de Jacob Burstchi (parece que será temporalmente el ala-pívot Pervis Pasco como avanza el ente autonómico y Fernando Gordo en Solobásket y  tras ‘colarse’ vergonzosamente unas fotos en la web del club)… el CAI tiene que seguir trabajando con esa valentía y visión colectiva, sin creerse ninguna película que le cuenten.

Estadísticas del partido

08
Dic
11

Realidades de diciembre


Mi amigo Jesús Cubría me apuntaba hoy en Facebook que Robert Archibald solo se había perdido cuatro partidos la pasada temporada con el Unicaja (dos de ACB y otros dos de Euroliga). El escocés del CAI Zaragoza estará, tras perderse el último encuentro en Alicante y lesionarse ante el Real Madrid, tres semanas de baja por fisuras en varias costillas en mitad de un tramo esencial para saber si el proyecto aragonés accede a la Copa del Rey. La no consecución de este objetivo no sería ninguna catástrofe, pese a que este año el mensaje desde la cúpula del club y el vestuario se ha orientado hacia cotas más exigentes. Este domingo en Fuenlabrada, ante un rival poderoso en casa y directo por la lucha, se decidirá buena parte de las opciones del equipo de José Luis Abós de estar en Barcelona.

Los resultados del CAI Zaragoza hasta la fecha no han sido decepcionantes. Tampoco brillantes, Misma sensación de ni chicha ni limoná da su juego. El balance de cuatro victorias y seis derrotas sería aplaudido hace un año en las gradas pero ahora reside por debajo del nivel de lo esperado, debido a los reveses sufridos ante Lagun Aro en el Príncipe Felipe (77-86) y el Palacio de los Deportes de Madrid ante Estudiantes (derrota en la prórroga 67-63). En ambos casos, el equipo adoleció de la mentalidad ganadora para sellar encuentros que tenía en dinámica positiva y quizá pesó demasiado la responsabilidad de la nueva exigencia y el aire de escepticismo ante la figura de Abós que siempre entra por una puerta trasera del Príncipe Felipe. Los éxitos ante Caja Laboral (86-66) y en la siempre complicada pista del Manresa (74-81) compensan la balanza sin ser suficientes.

A la lesión de Archibald se une la cruz que arrastra Jacob Burstchi, el ‘Marine’ que ha pasado de ser el alero titular, a no jugar más de diez minutos y caer acribillado en la comparativa con David Barlow. El club le busca una salida, una cesión a un LEB o su rescisión de contrato cuando el estadounidense encuentre otro acomodo, y rellenar su hueco con un alero. La opción del ‘lockout’ permitió a Willy Villar sondear el mercado de ‘rookies’ que no tuviesen contrato firmado con la NBA y así aparecieron nombres como Chandler Parsons. Incluso los hubo, ilusos, que fantasearon con ver a Paul Pierce de rojo. La firma de un nuevo convenio en la Liga estadounidense supuso un portazo a esta vía y abre una nueva y más lenta: el CAI debe hallar sin grandes dispendios (lo que se ahorre con Burstchi) un alero que aporte un rendimiento inmediato. En Alicante se informa de Mickäel Gelabale y Tubasket apuntó el nombre de Omar Thomas, un anotador que fue MVP de la Lega con el Avellino, que estaba fichado por el Montepaschi Siena y que ha sido suspendido un año y cuatro meses en Italia por irregularidades en su pasaporte esloveno. De nuevo la NBA y sus ‘recortes’ podría tener la llave. ¿Será demasiado tarde para que ésta abra la puerta de la Copa para el CAI?

Estos factores, la incógnita de Burtschi y del físico de Archibald fueron dos de las dudas que apunte en septiembre. En diciembre son ahora rasguños más picajosos del equipo. En el nivel individual y cerniéndonos sobre los jugadores, hay algunos peros más mitigados en el análisis (siempre subjetivo, propio): El aumento de exigencia sobre Chad Toppert no ha fraguado e incluso le ha secado su puntería (de 53% a 31%), Aguilar sigue mostrando un déficit entre rendimiento y potencial, entre jerarquía en juego y contrato, sin decepcionar Sam Van Rossom no da el plus esperado de regularidad siendo esta su segunda temporada en la Liga, a Pablo Almazán se le ha puesto una carga extra, además de una posición equivocada (falso interior abierto), que no merece por los fallos ajenos y que no le beneficia y Albert Fontet está lejos de ser un pívot solvente de esta categoría. Queriendo ser objetivos, no hay que obviar los puntos con sonrisa: Bracey Wright, con un estilo menos emotivo y colectivo pero igual o incluso más efectivo, ha logrado que el fantasma de Paolo Quinteros no ronde malvado por el banquillo de Abós, Jon Stefansson se ha dejado conocer en las últimas jornadas como lo que es, Rafa Hettsheimeir es proclamado como un pívot dominante en la ACB y se ve forzado al pluriempleo como relevo en el ‘4’ y Carlos Cabezas no desdeña su liderazgo pese a no estar en su mejor momento. La visión no enfoca interioridades del juego o reflexiones profundas sobre la labor técnica.

La lógica evolución del proyecto más allá del giro del discurso oficial se ve truncada por los excesos trastornos de la plantilla y por la nombrada distorsión de dos de los tres fichajes claves para vertebrar la columna del equipo. Con el talonario delgado por la reducción presupuestaria, las alteraciones no serán más drásticas y salvo licenciar al Marine no se ojean otras variantes, pese a que la estructura de este equipo y los acontecimientos presenten como lógica la teoría de apuntalar las exigencias con un ala-pívot (o un alero que pueda jugar de cuatro) que descargue a Rafa Hettsmeiheir de minutos y añada polivalencia defensiva, y un pívot de más garantías fisicas ante la fragilidad de Archibald. Algunos dirían que justamente sería desandar lo andado (un 5-4 como Chubb y un 3-4 como Barlow). ¿Qué cambios harías tú? ¿O no es necesario alterar nada? Ahora es tu turno.

23
Sep
11

Helen Lindes y la Interviú


Fue curioso como, antes de entrar al Príncipe Felipe, dos personas completamente desconocidas entre sí me abordaron con la incógnita por la presencia de Helen Lindes, la novia de Rudy Fernández, en el estómago del pabellón de Zaragoza.

Sé quien es esa chica, mis neuronas ahora naufragas aún navegaban con cierta decencia por el mar de la buena memoria cuando la canaria en bikini se puso una corona y le hicieron creerse que era la más guapa de España antes de que unas fotos robadas salieran en la Interviú. Pero realmente no sé si estaría por el pabellón o quizá esperando a su Golden Boy en algún hotel o restaurante de Zaragoza. A mí, plín. Pero quizá valga la Miss como  socorrida metáfora de un CAI que ahora se atreve a decir que es guapo, pero que, el primer día de su reinado como aspirante, le han sacado una foto en pelotas (55-77).

Porque no lo dudemos, la gracia española del partido, la que saldrá mañana en el Telediario (pobre iluso si pienso que la tele escupirá algo de básket en mi sobremesa) era esa, ver, no a la novia, sino  al chatico de Mallorca vestido de marinerito basketbolero, repeinado y de blanco, a ver lo majo que estaba en su Primera Comunión tras el palo de catecismo de la NBA. Pues, muy bien gracias. Como los romanos, salió, vio y se lo comió. Un ratito, no más de siete minutos y doce puntitos a la buchaca. Eso sí, la primera, en la frente: un robo de Fontet. Luego vendría un triple, un alley hoop con Sergio (que por algo estaban de vuelta por Oregón), otro mate tras robo… Y con su lista de regalo para inflar titulares de grandeza en las copisterías amigas del Bernabéu, venía adosaba la fotito de marras, la pajarraca en bolas que el entró a un CAI que en su presentación se fue del baile a los diez minutos, tras un cuarto en el que defendió bien a Carroll y Suárez y fue sumando ante la opacidad del Madrid (que metió 5 puntos en le primer cuarto y 72 en los tres siguientes). Luego, adiós, como la Cenicienta.

CAI Zaragoza / ACB.com

Las dudas que presentaba en el anterior y ya lejano post (perdonen mis fieles lectores por mi falta de continuación en mi bloqueo… mental) se volvieron en un gesto malo en la cara. Me ha dado la impresión que tanto retoque a la plantilla ha derrumbado la mitad de la casa y que la reconstrucción no es cosa de echarle un poco de cemento y agua bendita. Tiempo. Paciencia. Que echo en falta un ‘cuatro’ detrás de Aguilar y, al menos ayer, un desatascador en momentos de colapso, o un líder espiritual. Quizá pívot más rápidos si se insiste en una defensa agresiva, más comunicación y entendimiento en defensa, que si Cabezas quiere ir a los Juegos ayer Sergio le robó parte del pasaje…

O puede, que realmente así será porque estamos en septiembre, que esto es el principio y que encajar los roles no es cosa de un par de tardes por los Pirineos y menos de un primer día en la exigencia escénica del Príncipe Felipe. También que falta ritmo competitivo en muchas piernas (se corría muy mal la pista en ambas direcciones), que otros vienen de lesiones, que el grupo lleva junto cuatro ratos, los mismo so menos que algunos han jugado en la ACB, que hay que seguir conociendo a los ‘desconocidos’ y que ellos sepan donde están,  que hay que probar cosas y este es el periodo de hacerlo sin mirar el marcador…

Podría ser un carnicero y enseñar toda la casquería de un espectador desilusionado, derramar sangre por la pantalla destripando al CAI de ayer, pero no es el día ni el momento, porque el CAI que habrá que valorar será el de mañana o el de pasado, dentro de muchas más semanas y meses, aunque seguro que en la noche alguno se escondería ayer con una media sonrisa afilando sus cuchillos de venganza.  Mientras otros se irían con la Lindes. Los hay que viven bien.

P.D: La rancia, floja y poco imaginativa presentación, con una megafonía que no se oye y un espectáculo deslucido de jotas que quizá hizo sentir al Madrid que iba a jugar a Provincias, no ayuda para dar una imagen de modernidad y salto cualitativo en organización que debe esperarse del proyecto del CAI anclado en el 2002 de su nombre en departamentos capitales.

P.D: Lo mejor de la noche fue ver a Marcos Portalez sonriendo por los pasillos del PF y comprobar que los chicos de la cantera del CAI arropan al africano de dos metros becado.

04
Sep
11

Dudas en septiembre


La inclusión del alero Pablo Almazán para ocupar la undécima ficha cerró la plantilla con la que el CAI Zaragoza acometerá la temporada 2011/12, la que debe ser la de su consolidación en la Liga ACB y en la que, desde antes de los entrenamientos, ya se hablan de objetivos como Copa del Rey, previamente vetados por la prudencia.

La reducción del  presupuesto en un 20% junto a las rebaja del aporte de dinero público y el cambio del marco de cupos ha condicionado los movimientos de una dirección deportiva en la que la labor de Willy Villar ha sido respaldado con una renovación de dos años, hilvanada a la de José Luis Abós y su grupo técnico, enteramente aragonés. El regreso de Paolo Quinteros a Argentina, el mejor jugador de la historia del CAI Zaragoza, más las salidas de Darren Phillip y David Barlow dejan a Rafa Hettsheimeir como único miembro del equipo que logró el ascenso hace solo dos años. Sin embargo, la apuesta por la continuidad ha quedado reafirmada en el esfuerzo hecho para retener a Carlos Cabezas gracias al derecho de tanteo y la falta de ofertas de interés sobre el base marbellero y, ante todo, por el contrato de largo tiempo que firma Pablo Aguilar (3 años). Sam Van Rossom y Chad Toppert, más el zaragozano Jorge Cano como ‘duodécimo hombre’, son los otros tres jugadores importantes que se mantienen con respecto al año anterior.

Las espectativas sobre el CAI serán elevadas, iniciándose desde ese giro de tono en las declaraciones desde el club. Pero habrá más detonantes. La crispación tras la salida de Paolo Quinteros, y menos pero también de Andrés Miso, los dos jugadores que mantuvieron un enfrentamientos con el técnico, pondrán en el filo a Jose Luis Abós, que el año pasado ya recibió algún pito pese a los tremendos resultados, y con parte del entorno dispuesto a encender la mecha de una paz social que parece imposible en una ciudad que no encuentra nunca la calma ni en tiempos de progreso.

Ese ojo hará pieza indispensable a un Bracey Wright que salió de forma polémica del Joventut, justificada por una grave situación personal aunque muy criticada en Badalona, tras demostrar, como ha hecho en su última experiencia en el KK Cedevita croata (F4 Europe Cup), que es un anotador profundo y un espectáculo. Desconozco las condiciones económicas de la operación de dos años y el margen  de inversión en el que se movió la entidad, aunque en el tablero teórico del mercado se visualizaban escoltas con más recorrido en ACB y una adaptación previsiblemente más fácil y un currículum con menos sombras.

Si se observa el cambio de piezas se encuentran algunos virajes sensibles y ciertos huecos que tendrán su unión en la cabeza del entrenador. El que más me intriga se cierne sobre la posición de ala-pívot. La ausencia de un cuatro claro más allá de Pablo Aguilar, cuya apuesta contractual se impone como elemento clave en la temporada. Los interiores fichados son pivot puros y los aleros grandes –Jacob Burstchi y menos Pablo Almazán– pueden disfrazarse en ataque de cuarto exterior, pero sufrirían en defensa ante pares más grandes, porque ambos rozan los 2.00 metros. Estas dudas serían cubiertas con el previsible reciclaje de Hettsheimeir (2.08) como segundo pívot, aunque su velocidad y juego de cara auguran que esta alternativa se añadiría con un dibujo táctico más clásico y que el año pasado Abós ya dispuso con el brasileño y Adam Chubb. Esa combinación hace más predominante el valor de Robert Archibald (31 años), el escocés que ha demostrado ser un gran profesional, aunque en su última temporada en Málaga, ausente su benefacto, Aíto García Reneses, se ha notado cierto bajón físico (el Unicaja pensó en cortarle por Sinanovic antes de desprenderse de Printezis) y dureza en defensa, su fuerte. Como en el caso de Wright, considero que quizá en esa orquilla salarial y pese a ser una suma de experiencia clara, el CAI podría haber hallado un pívot en progresión ascendente. Completará la rotación Albert Fontet, con solo 3 partidos ACB y cuyo papel no se asoma como preferente.

Esta duda en la elección se añade por desconocimiento en nuestra Liga al ‘tapado’ que siempre suele descubrir el binomio Villar-Abós. Jacob Burstchi, fichado tras convencer en los entrenamientos de postemporada, remplaza al australiano Barlow después de un año jugando en el Phoenix Hagen alemán, y pasarse tres años sin jugar al básket siguiendo su carrera militar. Su capacidad de anotación en el exterior, faceta en la que Barlow era terriblemente irregular, y defensa es su fuerte y que explotó en la Bundesliga en un equipo que jugaba con pequeños y un alto ritmo que favoreció una notable estadística. Su adaptación a una Liga de más nivel que la alemana es otra incógnita a desvelar, como su verdadera posición, aunque en principio será el ‘tres’ con Pablo Almazán. El granadino, llegado a última hora, puede ser la grata sorpresa de la temporada, si explota su potencial físico y tiene minutos de calidad.

Basketzaragoza.net

Otras variaciones leves se aprecian en las posiciones más exteriores, donde el puesto de base no recibe alteraciones, salvo por la ausencia de una tercera pieza en caso de lesiones, que podría corresponder al junior de segundo año Javier Marín, que tan buena sensación mostró en el primer amistoso ante sel Manresa y que jugará en el EBA. El islandés Jon Stefansson puede adquirir esta dimensión, pero su capacidad es otra. Es un escolta menos polivalente y táctico que el ‘comboguard’ Miso, que era capaz de actuar de ‘1’ con solvencia y dar dinamismo al balón, aunque el nórdico, discontinuo por las lesiones, añade mayor poder anotador y en el 1×1 que su antecesor. Stefansson parece cortar el paso al ‘2’ de Toppert, renovado por dos años y el mejor en los dos partidos de preparación, y dejando a uno de los favoritos de la afición en una ubicación similar a la que ya tenía.

Los dos primeros amistosos, con victoria ante el Manresa y derrota con el Lagun Aro, son poca referencia por la ausencia de varios jugadores clave, sobre todo interiores, (los internacionales Archibald, Hettsheimeir y Van Rossom y el lesionado Aguilar) y la falta de rodaje en los entrenamientos antes del stage de Vielha. Las progresivas incorporaciones y la acumulación de sesiones depurará los interrogantes que residen en mi cabeza cuando miro la plantilla del CAI Zaragoza. Pese a la falta de una tercera opción en el base en caso de lesiones y un segundo ‘cuatro’ natural y la adaptación de algunas novedades bajo el peso de las comparaciones de los nostálgicos, Abós gana en polivalencia táctica, desborde en el 1×1 y lanzamiento exterior y especialistas defensivos, además de solidez por las renovaciones y un buen año de debut que ahora acrecientan los objetivos si el río no baja revuelto. Algo complicado en Zaragoza y que pasa por ganar y nada más. ¿A vosotros qué os parece?




Únete a otros 9.526 seguidores

Nuestro twitter

Actualizaciones de Twitter

Nuestro Facebook

El Calendario

septiembre 2017
L M X J V S D
« Jul    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930  

El Mundial

BlogESfera Directorio de Blogs Hispanos - Agrega tu Blog

RSS Feed desconocido

  • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.

A %d blogueros les gusta esto: