Posts Tagged ‘CAI Zaragoza

02
Oct
16

Las Tecnycuentas de la nostalgia


El CAI ya no es el CAI. Ahora es el Tecnyconta. Cambio de nombre que despertó un cierzo de nostalgia por Zaragoza. Recuerdo perfectamente lo que supuso el anuncio del bautizo del ‘nuevo’ CAI en un comedor de un hotel maño reconvertido en sala de prensa. La noticia de la involucración de la Caja Inmaculada, el patrocinador más clásico y exitoso de la etapa del CBZ en la élite, sirvió de respaldo para el recién nacido proyecto del Básket Zaragoza 2002. La cosa iba en serio si detrás estaba la entidad financiera del Paseo Independencia y confundía bajo disfraz rojo  a los aficionados no aragoneses en la creencia que ese CAI era el otro CAI, el de toda la vida.

Pero es que ahora ni la CAI era la misma CAI. La fusión con Ibercaja hacía irreal la vigencia de un mecenas que estaba cantado iba a dejar de apoyar al club de baloncesto. Alrededor de la ACB habían sido otras las ‘cajas’ que habían salido tarifando de la esponsorización de equipos ‘de provincias’ como precipicio de un modelo de gestión bancaria azuzado por la crisis y el rescate millonario. Caja Postal, Caja San Fernando, Caja Bilbao, Laboral Kutxa, Cajacanarias, Caja Extremadura, Cajamadrid… se han ido despidiendo de los aros y dejan solitaria a una Unicaja propietaria en Málaga. En sus tiempos de bonanza, la CAI llegó a patrocinar al Básket Zaragoza, el Peñas Huesca, el Balonmano Aragón y el Voleibol Teruel.

Final cantado

La ausencia de subvenciones públicas, copiosas en época de vacas gordas, y el deseo del Grupo IberCaja de apartarse (seguirá apoyando a la Fundación) ha ido descendiendo el presupuesto que se manejaba para construir una plantilla que cumpliera con unos objetivos debilitados en las últimas dos temporadas. La caída de ingresos por la bajada de abonados añade peso a este lastre. La situación se volvió más alarmante este verano con el riesgo de impagos, la necesidad de realizar una nueva ampliación de capital, la renuncia de la plaza del filial en LEB Plata y la ejecución de cambios profundos en la estructura. La salida de cuatro empleados, entre ellos los dos que resistían desde la fundación (el responsable de Márketing Miguel Mur y el médico José Sarasa), y una oferta de renovación inaceptable para el entrenador asistente Rubén Perelló, van encaminadas hacia la reducción de nóminas. Pese a haber renovado, también abandonaba la nave Willy Villar, el arquitecto deportivo de los éxitos de la etapa del recordado José Luis Abós. Su puesto ha sido amortizado por un cónclave formado por el presidente, un consejero, el entrenador y el jefe de cantera.

A unos pocos días de la apertura de la temporada, el anuncio del cambio de patrocinador pilló por sorpresa a muchos, tanto que hasta la presentación de las nuevas camisetas, con el logo incrustado sobre el rojo característico del CAI, tenía un aire de precipitado. Sin embargo, Tecnyconta no es un extraño en la órbita del Príncipe Felipe. Como otras marcas aragonesas como Simply o Ambar, ya era patrocinador secundario y ahora adquiere un valor mayor.

822100baloncesto

La empresa de prefabricados de hormigón, un sector insólito en la Liga Endesa, es propiedad de Emilio Garcés, consejero de la directiva del Básket Zaragoza 2002 desde la ampliación de capital acometida tras el primer ascenso (2008). Garcés es un amante del deporte. Saltó al escenario público cuando se involucró en la compra de las acciones del Real Zaragoza en propiedad de Alfonso Solans junto a Agapito Iglesias. Al no poder ocupar la presidencia y por discrepancias con el soriano, decidió vender su paquete accionarial (casi el 30%) a su antiguo socio y salir del mundo del fútbol.

La vinculación de Garcés con el deporte en los tiempos que corren le honra. Reynaldo Benito, presidente del club, agradeció el cable del que parece su socio más cercano y en la presentación reconoció que el montante del acuerdo servirá para pagar los gastos pendientes y afrontar el futuro con otra perspectiva. Y quizá sea más pronto que tarde. En la primera derrota ante el Valencia, algo previsible y sin exhibir un mal juego, Casadevall utilizó una rotación cortísima en la que quedó señalado el croata Kraljevic. Teniendo a un base como Agustí Sans entrenando con el equipo, ya se habla de la posibilidad de cambiar alguna pieza de la plantilla y traer algun refuerzo bajo el nuevo amparo de Tecnyconta. El contrato alberga la posibilidad de alargar el matrimonio la próxima temporada.

Puente de apoyo

Como casi todos en este país, Tecnyconta está recuperándose de la crisis económica, que le llevó a sumergirse en un concurso de acreedores en agosto de 2013. Anteriormente, la empresa llegó a contar con 500 empleados en 2008 cuando fue actor principal en la construcción del Ikea, el Pabellón de Participantes de la Expo o el recubrimiento de las vías del AVE y Cercanías de la capital aragonesa. Posteriormente, ante la bajada de pedidos, tuvo que ejecutar varios EREs de regulación de empleo temporales, despedir a casi un centenar de trabajadores y reducir en un 5% sus salarios. Según el portal eleconomista, la sociedad ocupaba el puesto 645 en el ránking de empresas de la provincia de Zaragoza en 2014, 300 por debajo que un año antes. Estos malos tiempos parecen pasados, aunque están aún cercanos para obviar cierta incertidumbre sobre la solvencia del nuevo patrocinador del Básket Zaragoza para fortalecer a un proyecto en retroceso.

La nostalgia de estos días viene además provocada por la evocación de lo que pasó cuando la CAI dejó de apoyar al CBZ. Ni Anway ni Natwest terminaron de ser balsas de auxilio para un club que acabó naufragando en su deuda acumulada y dejado a la deriva por los poderes políticos, como ha ocurrido ahora. Cabe ahora agradecer a Emilio Garcés por su valentía y por darte este paso al frente, pero Tecnyconta parece ser un puente de apoyo entre los propios consejeros para afrontar una urgencia inmediata y ampliar el tiempo para hallar nuevas salidas necesarias para que la nostalgia no se convierta en tristeza. Tristeza por la desaparición de un club que, llame como se llame, es tan necesario para un deporte tan amado en Zaragoza.

 

 

 

Anuncios
09
Ene
16

Tres ‘zascas’ en toda la ACB


Zasca fue una de las palabras del año 2015. La moda trajo a primera plana un neologismo hermano del castizo ‘ahí te quedes’ o ‘en toda la boca’. Las redes sociales ayudaron para la proliferación del término vengativo. En nuestra Liga Endesa también tenemos el zasca en la boquita. O al menos la pueden tener bien caliente tres hombres que han utilizado este inicio de temporada para sacarse una espina y, si fueran malos, la clavarían en el alma de aquellos que no les quisieron en su momento.

bourousis

Ioannis Bourousis (Karditsa, 17/11/1983) parecía dirigirse hacia la jubilación anticipada mientras coleccionaba títulos en la sombra del Real Madrid. El internacional heleno, la guinda interior que puso a su pastel Pablo Laso en el verano del 2013, perdió todo protagonismo cuando aterrizó Gustavo Ayón por la urbe. El pasaporte de Slaugther arrinconó al olvido a Bourousis. En todo el 2015 sólo obtuvo más de 20 minutos en un partido con el Madrid, llegando incluso a desaparecer completamente en el playoff. Cerró su campaña con 15 minutos de media y unos menores 5 puntos y 4 rebotes.

Su fichaje con 32 años por Baskonia no suscitó grandes manifestaciones de ánimo ni en Vitoria ni entre los aficionados al básket patrio. Era un plan B tras renunciar al nigeriano O.D. Anosike. Nadie se peleó por sus huesos en la primera jornada del Supermanager KIA, pese a que su Eurobásket no había sido malo (11 puntos y 5 rebotes). Pero el rendimiento del griego ha ido cerrando una detrás de otras todas aquellas bocas disonantes. Ahora quien no lo tenga en el maldito juego se está dando de cabezazos. Cuatro nominaciones como mejor jugador de la jornada en la ACB (dos de ellas seguidas) en las primeras 14 es un hito que sólo han obtenido ilustres como Darryl Middleton, Oscar Schmidt, Arvydas Sabonis, Tanoka Beard y Marc Gasol. A ello hay que sumar otra en la Euroliga y el título de mejor jugador de diciembre, avalando la ‘transformación’ bajo la confianza ciega de Perasovic y un ritmo de juego más cómodo para sus características.

Su rol dominante bajo los aros del Fernando Buesa Arena le llevan a atesorar números inimaginables cuando se le veía como un pachá fuera de las convocatorias o tirándose triples ‘air balls’ en el Madrid. Medias de 14 puntos y 8 rebotes y una valoración de 22,4 le convierten en líder de toda la Liga ACB superando a Ante Tomic y de un Baskonia que vuelve a pelear por los puestos de prestigio. Como dulce ‘vendetta’ empezó el 2016 siendo la catapulta en la que se impulsó su equipo para derrotar a sus antiguos compañeros del Real Madrid (24 puntos, 8 rebotes y 37 de valoración).

Musli

Dejan Musli (Prizren, 01/03/1991) tuvo que dar una docena de pasos atrás en su carrera para tomar impulso. Pero vaya salto que está dando en Manresa. El ‘siete pies’ serbio parecía que se iba a comer el mundo cuando era un jugador de formación. El Baskonia le firmó un contrato de cinco temporadas con 19 años tras deslumbrar en la ‘Final Four’ junior consiguiendo 31 puntos y 17 rebotes en la final. Entonces jugaba en el FMP y ya había mostrado con su selección ser un valor en alza: Oro en el Europeo sub-16 y oro y MVP del Europeo sub-18 con 14 puntos y 11 rebotes.

La falta de adaptación al primer nivel, ciertas carencias físicas y el yugo de Dusko Ivanovic fueron reduciendo su impacto y bajando en el listado de los ‘prospect’ de la NBA (se presentó en el 2013 sin ser seleccionado). Nueve partidos en Baskonia en su primera temporada, casi testimoniales, le llevaron al típico carrusel de cesiones sin encontrar acomodo ni confianza: Montegranaro (ni debutó), Fuenlabrada (un partido en ACB) y Mega Vizura. De regreso a Serbia, al calor del hogar, dos temporadas de tres firmadas en Partizan, sin ser del todo brillantes (6 puntos y 4 rebotes), le dieron rodaje para explotar finalmente en el Mega Leks. Fichando a mitad de temporada, completó diez partidos de la Liga Adriática cerrando la sesión con unos números (15 puntos y 10 rebotes; con un partido de 40 de valoración ante Cedevita) que atrayeron al ICL Manresa de Ibon Navarro, su avalista tras coincidir en Gasteiz.

La respuesta fue inmediata. Dejan Musli adquirió un MVP de octubre que no entraba en las apuestas de ningún visionario. Pieza clave para el buen inicio del cuadro del Bages, Sus promedios (12.9 puntos y 7.4 rebotes para 18.9 de valoración) le colocan como el tercer mejor jugador de la Liga Endesa y con un futuro a reescribir a sus 25 años recién cumplidos.

gio.jpg

El tercer ‘zasca’ sonará menos rotundo que los anteriores. Su renacimiento no vendrá rodeado de la sorpresa, pero sí de sospecha clínica. El CAI Zaragoza decidió al inicio de la pasada temporada no validar el contrato firmado con Giorgi Shermadini (Miskheta, 2/4/1989), el jugador que mejor rendimiento le ha dado en su reciente historia. No confiaba de sus rodillas y echó marcha atrás a la operación. Gio marchó a Italia. En Cantú tampoco brilló (6.6 puntos y 4.8 rebotes) al nivel que lo había hecho en la ciudad del Ebro, donde llegó con un historial tremendo (Panathinaikos, Maccabi y Olympiacos), pero necesitando más protagonismo individual. Superó todas las expectativas, tanto que el club maño decidió hacer caja y venderlo de vuelta a Olympiacos pese a reconducir su plan en mitad de temporada y renunciar al soporte que le había elevado a las semifinales de la Copa del Rey.

Su llegada a Andorra entraba dentro de ese plan de recuperación, aunque generaban dudas tras su rendimiento en la Lega y las suspicacias sobre su estado físico. ¿Podría Shermadini volver a ser el del CAI?. Tras unas jornadas irregulares, de buenas y malas participaciones, la respuesta está dada. Ahora es seguramente el interior en mejor forma de la Liga ACB junto a Ioannis Bourosis (23,6 de valoración en las últimas cinco jornadas). El georgiano ha puesto en la órbita de la Copa al Andorra con la propulsión al alza de sus clasificaciones individuales (13,4 puntos, 6,4 rebotes y 16,4 de valoración). Mirando estos números seguro que alguno en Zaragoza se estará tirando de los pelos.

27
Nov
15

Igual y diferente


CAI Zaragoza y Estudiantes están empatados. Ambos avanzan lentamente por la temporada. Solo una victoria en siete jornadas es un bagaje que ha tumbado a Joaquín Ruiz Lorente como una ráfaga de cierzo pasando el puente de Piedra. Nadie en Magariños, sin embargo, parece señalar con el dedo el trabajo de Diego Ocampo. 1-6. Es lo mismo, pero es diferente.

No todas las realidades se pueden resumir en una estadística. Es obvio que Estudiantes y CAI Zaragoza no comparten objetivos. Sus exigencias son parientes muy lejanos. Los maños aspiran a repetir presencia en Copa y Playoff, horizontes visualizados como un premio para el club colegial, asustado en driblar al descenso. A Joaquín le precedía una temporada agitada, mientras Ocampo mantiene el beneplácito de la duda de los primerizos. La balanza se desprende más pesada para el presupuesto maño, la cotización de sus jugadores y su veteranía. Recuperando su esencia, el ‘Estu’ se ha tirado en manos de un grupo de mozuelos canteranos y se asumen sufrimientos por la apuesta. Sabe de los riesgos de jugar en el patio de un colegio. Pero hay que vivir con unos ideales.

Los reflejos entre estos dos ‘clásicos’ se distorsionan además en la manera que sus presidentes han abordado la crisis. El día y la noche. Reynaldo Benito notificó el despido a Joaquín Ruiz Lorente pocas horas después de bajar a la pista del Príncipe Felipe y exigir públicamente un viraje tras las derrotas. Exigió un cambio que ya estaba planificado. Ese anuncio de buenas intenciones ante los focos  contradice su forma real de actuar en las tinieblas intestinas. No sólo se cortó a su entrenador, sino que, conocedor ya de su futuro, Joaquín Ruiz Lorente tuvo que afrontar el trago de entrenar al equipo, en el que ha trabajado una década, en un partido de amargo epílogo (caer en la prórroga). La medida, poco habitual en una entidad regida por la calma y continuidad, sofoca la posibilidad de lluvia de críticas que aparecía en la previsión de  una nueva catástrofe casera este fin de semana en el Príncipe Felipe. Sustituido Joaquín por Andreu Casadevall, el preferido por Willy Villar, se entrega la cabeza pedida por parte de la afición y se consigue que el incendio del banquillo no alcance al palco de autoridades. Estrategia de Nerón en el circo romano.

mitchell

Fernando Galindo, presidente colegial, ha actuado con un traje más señorial y aparentemente más atípico al cargo. Estudiantes, maniatado por las cuentas, maniobró tarde en el verano. A las lesiones de hombres importantes como Nacho Martín, la salida de Vladimir Stimac y, hasta la reciente llegada de Xavi Rey, ha dejado en el arranque liguero a un grupo falto de rodaje en la Liga Endesa sin una referencia interior. La pareja de americanos exteriores tampoco ha mostrado el rendimiento deseado y desde las oficinas de la calle Serrano se ha optado por contratar a un anotador compulsivo, Tony Mitchell. Movimientos que identifican ciertos fallos en la confección de la plantilla y la absolución por el momento de un Diego Ocampo que por su trabajo y talante convence. Si hubiera alguna duda, el señor Galindo, declaró ayer que él es el responsable único de los fallos de cálculo con la plantilla. Ni el director técnico ni el entrenador, él.

Dos formas de actuar de dos personas diferentes que representan un mismo cargo. Dos clubs con panoramas y presiones desiguales ante una idéntica situación y balance deportivos. Dos entrenadores con similar bagaje esta temporada, pero de pasado y un futuro desigual: uno en el paro y otro confiado por seguir para adelante. Maneras de presidir.

20
Nov
15

Tormenta en el mar de la calma


El CAI Zaragoza no es amigo de volantazos. Pocos clubs han mantenido una línea tan recta y ascendente sostenida en tanto tiempo. El punto del inicio  de esta estabilidad infinita lo marcan dos apellidos que pusieron la flecha apuntando bien arriba: Villar-Abós. Sólo la desgracia de la enfermedad del recordado  Pepelu ha obligado a dar un giro brusco, pero hasta entonces la variante fue la natural, sin sobresaltos. El otro técnico que servía en ese banquillo desde el 2008, Joaquín Ruiz Lorente, asumía el mando como en una abdidación monárquica. Era lo más lógico. Lo que debía de ser. Sin discusión.

Las derrotas en la Liga Endesa, que no tanto en Eurocup, han despertado las adormiladas dudas que sobre el trabajo de Joaquín se despertaron mediada la temporada pasada. Parte de la grada cargó contra él como responsable de la marcha irregular tras la Copa y las derrotas caseras que finalmente dejaron al CAI sin ‘playoff’. Pese a protagonizar una campaña con buen balance, estos descuidos disgustaron al creciente nivel de exigencia porque se percibía aquella plantilla como la mejor de la historia del club aragonés. Y no se estuvo a la altura.

En verano, si había alguna interrogante, la secretaría técnica la zanjó renovando al entrenador y colocando las piezas de la plantilla según sus deseos, con su rúbrica y sin herencias: se dio salida a un hombre clave en la etapa Abós (Pedro Llompart) y se arrinconó a otro (Pere Tomás), dando poder a Stevan Jelovac pese a sus carencias defensivas y su egoísta selección de tiro. El resto de fichajes tenían o tienen buena pinta, avalados por la buena fama de Willy Villar de pescar bueno, bonito y barato. La buena pretemporada, cosecha de resultados de esperanza, promovió la consigna de que el CAI tenía amplitud de opciones para la pizarra, mucha versatilidad y disponía de jugadores de rendimiento inmediato. Se destensaba la cuerda que sujetaban los críticos. Por poco tiempo.

Con una victoria en seis partidos, perdiendo tres enlazadas en Charleroi con mala imagen, en casa ante Andorra y dejando escapar un partido ganado en Badalona, la excusa del calendario riguroso (enfrentarse al Madrid y al Barça defendían esta versión) ya no parece ser válida para acallar a la oposición y la crispación vuelve a rondar por el mal llamado aún Príncipe Felipe. Cuando aún no ha terminado la fase de encaje, ya se hablan de finales por estar en la Copa y se percibe desconfianza en el juego que pueden dar algunos jugadores (Diener, Linhart, Benzing o Kanacevic) y en el liderazgo de Jelovac,  hay un agujero en la defensa interior, no existe equilibrio en ataque con la persistencia de la falta de anotación exterior y los cambios de quintetos no ayudan para definir roles. Demasiados problemas demasiado pronto.

joaquin

Aunque el CAI sigue abanderando la continuidad y tranquilidad, la pausa y templanza para dejar hacer a los profesionales, la misma teoría con la que solventó la crisis de marzo, la confianza sobre Joaquín Ruiz Lorente empieza a ponerse en duda ya no sólo por parte de la grada, también por cierta sección de la prensa. Esto genera un dilema en la ‘filosofía’ que ha presidido el CAI Zaragoza en los últimos siete años y quizá la obligación de romper la baraja si la cosa no funciona y la presión estalla la caldera. Vivir demasiado tiempo con esa desconfianza no parece sano y menos tras el bagaje grisaceo de la campaña anterior. Gran Canaria y Baskonia, y en mitad la visita del Valencia, pueden ser los jueces si se suman demasiados adeptos al bando crítico. La bajada al ruedo del presidente, alertando sobre la situación y exigiendo resultados, tiene dos visiones: es una exhibición pública de que las luces rojas se han encendido, pero también una medida intermedia, un aviso, más acorde a los procedimientos poco quirúrgicos de la entidad.

Este mar sin grandes olas por el que ha navegado el club de Zaragoza provoca incertidumbre entre los perfiles en la teórica (ojo, digo teórica) sustitución de su técnico. El candidato que más gusta a la dirección técnica está en Valencia y es Pedro Martínez. El segundo, Salva Maldonado, también tiene contrato en vigor en la Penya. Imposibles ambos hasta zanjar el curso. Entre las opciones del mercado actual no hay muchas alternativas. O al menos que hayan estado recientemente subidos a la rueda de los banquillos ACB en los puestos de nobleza que persigue el proyecto del CAI. Quedaría como alternativa repescar a alguno de los preparadores que están en el extranjero o tirar por el camino de la juventud como han hecho en estos años otros equipos con acierto (Valencia con Carles Durán o Baskonia con Ibon Navarro). Donar el mando a Pep Cargol, aunque lógica en esta transición, podría ser dudoso por el último ejemplo. Pero esta caza en aguas revueltas es solo una lotería que queda en un segundo plano ante la esperada reacción a la que aguarda el club. Pero si fuera así colocaría al CAI ante una circunstancia a la que no está acostumbrado. Así que antes de tirarse de cabeza al barro, quizá será mejor esperar hasta que escampe. Aunque exista el miedo a tormentas mayores.

10
Mar
15

La crisis ganada


Cuadra el dicho. Ese manido de la época visual. Una imagen vale más que mil palabras. Ese segundo congelado en un abrazo de encuentro y del encuentro. De reencuentro. Enlazados a los que les querían poner un lazo. Goulding y Robinson, tanto anota, anota tanto, aliviados en la Fonteta y en la victoria de su acierto. El éxito del CAI Zaragoza en Valencia, el tercero seguido, destierra a la memoria esos tiempos de crisis que azuzaban los malos vientos del Príncipe Felipe. La redención obrada en Murcia, fomentada en la Copa y ante Fuenlabrada, se consagró este fin de semana en una exhibición de chorreo ofensivo donde los dos exteriores abrazados, los señalados en la hoguera, se elevaron con su acierto en los momentos señalados.

goulding

Tres victorias y una derrota honrosa y sin efectos colaterales han cambiado el panorama anímico y deportivo en el CAI Zaragoza. Y en esta metamorfosis, en la que Goulding y Robinson no han perdido su cabeza, ahora altiva, sale fortalecida la figura de Joaquín Ruiz Lorente. El entrenador acorralado por la crítica, no sólo ha revertido la situación, sino que aparece ahora más fuerte en su cargo. La decisión del club, poco amigo de los trastornos súbitos, de no temblar ante las peticiones de cese se configura ahora como acertada con tres jornadas consecutivas de redención y un puesto más firme en la lucha por el playoff al meter en el ajo a Valencia.

La salida de Albert Fontet del CAI, capitán y actor secundario en los mejores años del equipo, es un símbolo de la batalla ganada por Joaquin Ruiz y perdida por sus detractores. El pívot catalán había sido presentado como el mártir de la temporada, por la ausencia de minutos y obvia confianza que depositaba el entrenador en su quinto pívot desde ya la pretemporada. La falta de sintonía era evidente. El cierre de los mercados y la imposibilidad de un cambio en los banquillos han detonado la marcha de Fontet, con buenos apoyos en el vestuario, pero sabedor de estar acorralado a la nada en lo deportivo. En su carta de despedida agradeció a todo quisqui sus años maños. La ausencia en la larga lista del actual técnico no es nada sutil.

Joaquin se ha mantenido fuerte en sus convicciones como entrenador. No ha habido grandes alteraciones en los roles ni piruetas tácticas. La apuesta por Lisch y el castigo de un Jelovac de nuevo redivivo son dos ejemplos de cómo el entrenador no ha dado su brazo a torcer. La sensación de que el problema del CAI era anímico y nacía del desacierto en el perímetro (13,3 puntos de media de Robinson y 32/68 en triples en los últimos partidos) se amplifica ahora que la balanza se ha equilibrado. La ausencia de citas europeas entre semana y la multiplicación de sesiones de entrenamiento, más el mensaje que el club lanzó a la plantilla, parecen decisivos para entender la mejora de panorama. Joaquín, en un gesto inteligente, y cuando podría sacar pecho revanchista y reivindicarse, ha preferido rendir tributo a sus jugadores tras el triunfo en Valencia, como antes no los mandó a primera fila de fuego hacia el temporal.

Con once jornadas por jugarse hacer apuestas sobre el final de temporada del CAI Zaragoza no parece una forma de ganar pasta. Todo puede pasar, más viendo la dimensión de los rivales y la circunstancia que los dos rivales directos por entrar entre los ocho primeros (Baskonia y Herbalife) tendrán la ‘bola de playoff’ en su pista. Jugar con Unicaja, Real Madrid y Barcelona de forma casi consecutiva tampoco es un buen presagio. Sin embargo, las sensaciones han cambiado sin cambiar casi nada. Y ese es el triunfo del CAI. Y de Joaquín. El ganador de la crisis.

18
Feb
15

El niño que quería ser Corbalán


Estábamos en los nidos de prensa del Fernando Buesa Arena cuando mi amigo Santi Escribano me lanzó el cubo de agua helada por el corazón. ‘Se ha muerto Paco Rengel’. ¡Mierda! Estábamos preparándonos para retransmitir por la radio el partido del Estudiantes en esa Copa de Vitoria, cuando la peor noticia vino a colarse por nuestros micrófonos y a remover nuestros recuerdos. El pasado día 8 de febrero se cumplieron ya dos años de su fallecimiento.

No quiero ahondar mucho en quién era Paco Rengel. Mentiría si dijera que éramos amigos íntimos. Sí fue una persona a la que conocí y que me conocía, con la que charlé en diferentes situaciones, compartí cafés y vivencias… era un hombre del que me separaban miles de recovecos, pero cercano en lo esencial, su amor por el periodismo, por el baloncesto, y que supo atenderme en mi escaramuza por su amada Málaga. Pude colaborar varias veces en su espacio Basketconfidencial, seguramente la primera gran web sobre periodismo de baloncesto de este país y creo que aún sería una de las mejores si estuviera activa. En este nicho de la red se contaban principalmente historias con palabras que no sobraban, bien escritas. No había artificios de mates de última hora ni descubrimientos de adolescente con pintas de futura estrella, algo inaudito en el perecedero arte de la lectura al que nos lleva el ‘pim, pam, pum’ de nuestra nueva educación audiovisual de digestión rápida.

En Basketconfidencial podías encontrar de todo; opiniones, anécdotas, consejos, recuerdos, críticas, reportajes… con un sin fin de colaboraciones de personajes variopintos de este deportes, tanto anónimos, como estrellas reconocibles por todos. E incluso algún estrellado como yo. Supongo que la mayoría de ellos se dejaban engatusar por Paco por amistad o, como era mi caso, por admiración y respeto a su figura de periodista de garra, puro, más de calle que de pantalla, mal llamado ‘de otra época’.

rengel

Esta semana arranca la Copa del Rey en la que nos dejó el maestro. Estaría bien orgulloso de su Unicaja, que llega a Canarias como líder y con ganas de reeditar ese campeonato que abrazó justamente en mi Zaragoza, donde Paco se vio, curiosamente, acompañado de ahora mi colega y hermano Jorge Albericio. ¡Coincidencias de este mundillo tan pequeñito!

El CAI en ese invierno de 2005 era un naufrago en la LEB Oro. Todo ha cambiado mucho. Ahora ha navegado con un proyecto sólido en la élite hasta Las Palmas conmemorando el 25 aniversario del segundo título del CBZ, el de los 44 puntos de Mark Davis ante la Penya. Como en esa ocasión, pero un peldaño antes, la camiseta roja peleará con la blanca del Real Madrid por un puesto en las semifinales que alcanzó el año pasado en un Martín Carpena que tuvo su mayor ovación cuando se honró la figura del periodista malagueño.

Joaquín Ruiz Lorente, exunicajista de Ciudad Jardín, amigo de Paco y ahora entrenador del CAI Zaragoza accede a esta cita después del vaivén de los últimos tiempos. Brevemente, hace ya unos añitos, hablé con él sobre la figura de Rengel. En la conversación me referí a una de las mejores entradas que leí en Basketconfidencial y que precisamente escribió él mismo. Contaba la ilusión de un niño que soñaba con ser Corbalán y cómo cada año su admiración fue tornándose en amistad de autógrafo en abrazo a la salida del hotel de Zaragoza donde dormía la expedición del Madrid. Las vueltas que da la vida. Ese pequeñajo debutó en la ACB enfrentándose a su héroe de infancia al que le tocaba atacar en su primera jugada. El doctor Corbalán, al reconocer a su admirador maño, le dijo al oído: ‘Penetra, que te dejo’. Y así anotó su primera canasta como profesional. Luego llegarían muchas más, pero quizá ninguna tanto como esa pequeña bella vivencia que seguro marcó a Joaquín Ruiz Lorente y creo que define su pasión por este deporte. Y también es una buena forma de recordar a Paco. Que eso nunca está de más.

02
Feb
15

El entorno y la calma


Era la segunda pregunta y ya me di cuenta que no iba a ser fácil llevar las riendas de la entrevista. Lucas Victoriano cambió el tercio de mi incógnita y se desvió hacia el tema que a él le interesaba. En una semana cualquiera de la primera temporada en la ACB del CAI Zaragoza, con Curro Segura, el base argentino señalaba al ‘maléfico entorno de Zaragoza’ para justificar los nubarrones que se cernían sobre el equipo. La prensa estaba en el punto de mira como influencia insana de un público con fama de duro y crítico. En esos años de travesía por la inestabilidad el ‘entorno’ se sacaba a pasear por las ruedas de prensa más fácilmente que a un perrillo con problemas de próstata.

Hasta esta semana no había vuelto a leer a nadie en un medio aragonés hablar sobre esa sombra que se cierne sobre el Príncipe Felipe cuando las cosas no andan de cara. La vuelta de los silbidos por una parte de la grada indican el descontento con el rendimiento del equipo y han resucitado a ‘la bicha’. La última derrota ante el Iberostar Canarias se produjo en medio de un ambiente enrarecido, con demasiada presión sobre las espaldas de unos jugadores que hace dos semanas sellaban su pase a la tercera Copa del Rey de su historia con el mejor balance de victorias en la primera vuelta. La atmósfera se ha vuelto hostil y el ‘entorno’ resurge como un monstruo en el horizonte del club de Zaragoza.

El CAI no está jugando bien, encadena cuatro derrotas, su clasificación en Eurocup se está complicando tras dos tropezones ante el Volgogrado y el colchón que tenía en la Liga Endesa con sus perseguidores se ha diluido de un suspiro. ¿Esto justifica el cambio de tono de parte del Príncipe Felipe? En el análisis tampoco podemos poner el traje de pirómanos a los periodistas, nada incendiarios en los últimos tiempos y con menos frentes abiertos contra el club que en bélicas épocas anteriores, aunque aún críticos como manda su profesión. Los años de bonanza para el club zaragozano y los tiempos de crisis para los medios (ya ninguno de ellos sigue habitualmente al equipo en sus desplazamientos, lo que reduce amiguismos y coaliciones) han edulcorado todo bajo el nuevo marco de ‘relaciones cordiales’ que aseguró el trío Benito-Villar-Abós. Los tiempos de Julbistas y antijulbistas, de Abosistas o Quinteristas han quedado sepultados en viejas trincheras ahora inhabitadas.

joaquin

En el centro del punto de mira para los ‘silbadores’ está Joaquín Ruiz Lorente, relevista del proyecto que lideró y entronizó al recordado José Luis Abós. Los cánticos mentando su dimisión han reaparecido desde los escarceos iniciales de su antecesor. A primera vista parece excesiva la denuncia y desproporcionada la impaciencia que ha caído como un chaparrón sobre un técnico novato que soporta una carga emotiva considerable y el exceso de exigencia de unas temporadas en constante crecimiento. Sin quitarle parte de responsabilidad en el rumbo torcido de las últimas jornadas, la mirada apunta a otras razones y, por lo tanto, otras derivas para reorientar la nave antes de decapitar a su capitán.

Es obvio que hay jugadores que están por debajo de su rendimiento y en el CAI Zaragoza actual algo falla en cada una de las tres líneas naturales del baloncesto. Si Willy Villar fuera infalible habría que promulgar una religión que encumbrase su deidad. En el puesto de base Pedro Llompart retiene una responsabilidad absoluta sobre la dirección del juego y eso solo simboliza la irregularidad en esa tarea de Kevin Lisch, más un tirador que un ejecutor de sistemas o un dechado de leer defensas. No obstante, es en los roles de tiradores donde el equipo aragonés no ha dado con la tecla acertada, y ni el australiano Chris Goulding ni el veterano americano Jason Robinson están aportando el caudal de puntos con la regularidad ni el porcentaje adecuados. Por último, quizá la sombra de Shermadini está siendo demasiado alargada para Katic y Norel, aunque las dudas sobre el rendimiento de los pívots se ha desplazado a zonas residuales en los debates técnicos del caísmo.

Los mejores hombres de Ruiz Lorente hasta la fecha han sido sus dos ‘cuatros’, el todoterreno Marcus Landry y el zurdo de gatillo fácil Stefan Jelovac, de bajonazo en las últimas contiendas cuando se anunció su candidatura a MVP. Ubicar a ambos a la vez en la pista es una de las propuestas que más reclaman los contestatarios de Ruiz Lorente. Probar parece lo natural, aunque destruya parte de los planes iniciales y sature el reparto de minutos entre los candidatos exteriores.

Más allá de este cambio, será la reacción del grupo la que entrañe las variantes a las que deba someterse el proyecto. Si vuelven las victorias, y más en casa, con un calendario propicio, los conciertos de viento quedarán en una leve brisa, pero si no se endereza el ritmo arreciará en tormenta para derribar los naipes más débiles del castillo. Y sería injusto que uno de ellos fuera el de un técnico de casa y que no lo está haciendo mal hasta la fecha. Tan injusto como acordarse del ‘entorno’ sólo cuando vienen mal dadas. Porque eso de contratar a los aficionados para que animen como uno quiera solo se lo pueden permitir los jeques de Qatar.




Únete a otros 9.526 seguidores

Nuestro twitter

Actualizaciones de Twitter

Nuestro Facebook

El Calendario

septiembre 2017
L M X J V S D
« Jul    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930  

El Mundial

BlogESfera Directorio de Blogs Hispanos - Agrega tu Blog

RSS Feed desconocido

  • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.

A %d blogueros les gusta esto: