Posts Tagged ‘BSR

18
Feb
13

Conclusiones y sugerencias entre viejas sensaciones


Antes de que comenzase la temporada 2003-2004 mis padres decidieron que los tres fuéramos socios del CAI Zaragoza. No recuerdo el porqué de esa decisión aunque supongo que, como por aquel entonces ya había empezado o iba a iniciarme en el BSR, querían que viese el deporte que realmente es y que yo, por mis dificultades físicas, debo hacer sentado. El primer año, mientras animaba a mi equipo, solo veía como mi jugador preferido, Otis Hill, encestaba una tras otra. A eso hay que añadirle que por las mañanas cuando acudía a mi tratamiento de rehabilitación en el Miguel Servet mi fisioterapeuta tenía que enseñarle al que ahora es colaborador de Aragón Radio en las retransmisiones de los partidos del CAI, Pep Cargol, cómo se trabaja con chicos con mi diagnóstico puesto que él estaba de prácticas para ejercer la profesión como lo hace actualmente. También, por esa época, conocí a mi actual entrenador Genrri Tejada que fue otra de las personas que hizo que me acabase gustando este deporte ya que cuando llegó era ‘el nuevo encestador’ que iba a aportar la experiencia de haber jugado anteriormente en uno de los equipos referentes de BSR en Italia, el Tabú Cantú.

Poco a poco tanto yo como el CAI hemos ido creciendo y, el día que se jugó la final de la Copa Príncipe 2013, cuando estaba viendo el partido, mi cabeza realizó una retrospección a un viernes a las nueve de la noche de cualquier año (exceptuando el primer ascenso) hasta el 16 de abril de 2010 cuando los zaragozanos ascendieron a la máxima categoría del baloncesto nacional. Por mi mente pasaron jugadores míticos para la afición como Matías Lescano o Darren Phillip, series de playoff muy reñidas contra el Plasencia, el León o el Murcia, mis viajes para ver los enfrentamientos contra el Tarragona o el Valls, que suponían quedarme ese fin de semana en el apartamento de mis abuelos en la Costa Dorada… De repente, volví a ver el partido y me dije a mí mismo una frase: ‘Me falta muy poco para irme a Vitoria’. Con estas palabras acabé mi repaso al pasado y, a continuación, llegué a lo conclusión de cómo de bien han tenido que gestionarse los plantillas en la relación deportiva y de salarios en las oficinas de la calle Zurita para conseguir llegar a una Copa del Rey. Eso ha logrado que por el equipo hayan pasado jugadores de talla internacional como Carlos Cabezas o que hoy en día estén otros pertenecientes a la cantera del Real Madrid como el actual capitán Pablo Aguilar siendo que el equipo aragonés es el noveno equipo de la Liga Endesa en cuanto a presupuesto (5 millones según el diario Marca).

AficionBaskonia

 

La frase que me había hecho días atrás se convirtió en realidad cuando llegué a Vitoria a la hora de comer. En el restaurante ya olía a Copa, bufandas de algunos equipos participantes en la competición hacían acto de presencia algo que para mí, como para todos, fue normal. Mi intención era ver el torneo en ‘modo entrenador’, es decir, tratar de identificar las cosas (tipos de paradas en el baloncesto, cómo realizar un contraataque…) que me enseñaron en el curso de entrenador de primer nivel que realicé en septiembre del año pasado y que ahora debo afianzar e intentar enseñárselo a los jugadores del infantil masculino del CB JUVENTUD UTEBO donde estoy iniciándome como entrenador del deporte de la canasta. Sin embargo, el ‘modo coach’ cambió al ‘modo aficionado’ como antes, cuando solo veía la pelota entrar en la canasta, me volvía loco animando y me cabreaba mucho si les ganaban. Aunque para ello (mucho más moderado y disfrutando) deberemos esperar a que nos ubiquen en el lugar adecuado porque los encargados de la acomodación nos llevaron, a mi madre y a mí, a una localidad que estaba comprada por otros seguidores. De allí nos reubicaron al sitio correcto aunque fallaba una cosa: el asiento para el acompañante junto a la silla de ruedas, que es un derecho incluido en la entrada. La solución, teóricamente, se supone fácil con poner una silla de plástico al lado mío ya estaría arreglado pero no, de nuevo la organización dijo que: ‘Las medidas de seguridad han incrementado por lo sucedido en el Madrid Arena y nuestros superiores nos impiden que haya una silla junto a su hijo por si ocurre algún problema’. Cuando nos dicen esto estaba cerca de concluir el primer cuarto del encuentro inaugural, es decir, que mi forma de ver el baloncesto de la manera que tenía previsto desvaneció. Los restantes cuartos y prórrogas del Real Madrid-Barcelona Regal, si que los vi, pero de una tercera forma que no la había previsto la cual consistía en mirar el partido con un ojo y ver dónde estaba mi padre con el otro, no por miedo a que pasase algo y estuviese allí solo y que pasara algo sino por ver que estaba sentado y, así, aliviado de sus problemas de espalda por los que necesita estar en un asiento. Esa silla no llegó y la solución era irse al graderío más próximo. Pero era el primer día de Copa y después jugaba el Baskonia, por lo tanto, más gente para ocupar la grada si es que no habían ido al primer partido.

Por suerte, el día siguiente el Caja Laboral no jugaba, era carnaval y hubo menos gente, por consiguiente, encontraron sitios vacíos. Al tercer día por lo que pasó, estuvimos en un palco. Con la ubicación arreglada vi los partidos todo lo que pude (modo entrenador) porque había otro problema que era mucho más agradable y que, de facto, fue lo mejor de la Copa: Las aficiones. A mi derecha, los anfitriones, a quienes tenía ganar de oír en vivo animando con su charanga y haciendo seguir sus ritmos al resto con palmas. Sinceramente, fui un baskonista más. A mi izquierda tenía a un ‘showman’ que ama este deporte: ‘El Malaguita’, el líder de los ‘Pío, pío’ y otro seguidor más de los vitorianos cuándo hacía falta. Enfrente escuchaba ¡Estu-diantes! , ¡Bil-bao basket! , ¡Cai!… Un ambiente que a todos los que les gusta el baloncesto y no han estado en una Copa del Rey les recomiendo que, si pueden, lo vivan ‘in situ’ porque merece la pena. Ese ambientazo me reafirmó varias cosas: Si te gusta el  BA-LON- CES-TO y eres de tu equipo, lo animas pero si pierdes no pasa nada, DEPORTIVIDAD.

AficionGranca

 

La ACB  debería mirar por las personas que dejamos dinero por querer ver el espectáculo en directo. Sin el dinero del abono o el que gastamos ese día en la capital vasca la Copa del Rey sobreviviría con más dificultades. Esto lo digo porque no me parece bien que la final fuese a las siete de la tarde, porque como consecuencia nos fuimos antes de que empezase el partido (¿Cómo iba a estar luego la carretera de nieve…? Al día siguiente mis padres tenían que trabajar y yo ir al instituto). Mientras que si lo pones más pronto no hubiera sucedido ese problema. Podría entenderlo por el cansancio de los jugadores por haber jugado las semis el día anterior pero no. No porque durante ese fin de semana el BSR Valladolid, por ejemplo, disputó tres partidos en dos días en la edición de la Copa BSR que se jugó paralelamente en Bilbao (ganó FUNDOSA ONCE). No quiero decir que los jugadores catalanes y valencianos no tuviesen que descansar o el mérito que tienen los pucelanos que jugaron más que los de pie, simplemente, creo que los equipos tienen tiempo para jugar sin mucho cansancio porque las plantillas, además del tiempo entre los partidos, tienen ayuda para recuperarse en los tratamientos que les da su personal médico y de fisioterapia.

TVE compró los derechos de la Copa del Rey y también influyó en la hora de la final pero eso dejémoslo pasar porque lo más grave es que pareció que no les interesaba lo que estaban ofreciendo al espectador. El día antes de marcharme a Vitoria me quedé a ver el TD1 para comprobar qué decían del torneo. No me llevé una decepción porque ya lo suponía, sin embargo, me picó la curiosidad de cuánto me iba a lamentar esta vez por el tratamiento al baloncesto que le otorga la televisión pública. Fueron dos minutos de los cuales la mitad se la dedicaron a la lesión que sufrió Pau Gasol en el encuentro de la madrugada pasada ante los Nets. Es lógico que comenten lo del pívot de Sant Boi, que no lo quiten, pero, a su vez, amplíen más la información del evento que les va a ocupar los siguientes cuatro días. Tampoco hubo previas antes de los encuentros y el lunes de la siguiente semana fueron las tres mejores jugadas de la final. Los medios deportivos en España son fútbol pero, por eso, no hay que dejar de denunciar lo que es injusto.

El colofón a algo que espero no olvidar nunca, obviando lo de los asientos y el tener que volver antes, hubiese sido que la Copa ACB y la de BSR hubiesen coincidido aunque lamentablemente para eso tendría que haber acuerdos entre la ACB y la FEDDF, algo que no parece que se vaya a producir. Pero sería muy importante para captar aficionados al basket de la silla e intentar que se promocionase más en los medios.

En algo más de un mes tengo una competición muy cerca del Buesa Arena entonces mi retrospección volverá al 7 de febrero de 2013. Gracias al CAI por permitirme vivir algo maravilloso pero sobre todo gracias a los de siempre… MIS PADRES.

¡Nunca me he ido! Las obligaciones son lo que son… Hasta la próxima.

Artículo de Alejandro Jordán

13
Sep
12

La ‘Ñ’ sobre ruedas en Londres


Corría el año 1976 cuando España participaba por primera vez en unos Juegos Paralímpicos. España ocupó el noveno puesto, perder ante Argentina (se había ganado a Alemania y Dinamarca y empatado con Gran Bretaña), condenó al equipo a no subirse al podio de Toronto’76 que, finalmente, lo ocuparían Estados Unidos, Israel y Francia. No fue hasta Barcelona’92 (en los Juegos de Arnhem’80, Nueva York’84’ y Seúl’88 la selección quedó relegada a los últimos puestos) cuando se lograría una mejor clasificación siendo sextos en baloncesto en silla de ruedas. Realmente dicho puesto supuso una decepción ya que, al celebrarse en casa, las expectativas de obtener una presea eran muy altas. Cuatro años más tarde en Atlanta 96, de nuevo con Diego de Paz entre los doce representantes del BSR, obtendría un diploma olímpico al rozar el bronce (cuartos tras ceder ante Estados Unidos). Así hasta hoy… Londres’2012.

La selección española en Londres / CPE

 

El bronce conquistado en el pasado Europeo disputado en Israel acreditó a la selección para estar presente en los Juegos Paralímpicos de la capital inglesa. Desde el pasado mes de enero, el cuerpo técnico encabezado por Óscar Trigo programó una serie de concentraciones para confeccionar la plantilla en las que se realizaban entrenamientos y partidos amistosos para poner la puesta a punto. El grupo inicial de 25 se fue reduciendo progresivamente hasta quedar los doce jugadores que completarían la lista definitiva. Tras los dos últimos ‘stages’ que tuvieron lugar en Madrid y Hereford (Gran Bretaña), la selección entró en la villa olímpica la semana previa al comienzo de los Juegos Paralímpicos.

El día siguiente de la ceremonia inaugural, España BSR, perteneciente al grupo A junto con Australia, Estados Unidos, Italia, Turquía y Sudáfrica, debutaba ante Italia. Se podría decir que los dos primeros partidos fueron fáciles ya que el equipo de Óscar Trigo se mostró muy sólido en defensa y anotaba con cierta continuidad. Ante Italia, España consiguió que su rival no superase el 29% en tiros de campo y, a su vez, atrapaba más rechaces que el adversario (37 a 25). El acierto desde el 4,60 también fue un factor importante (13/18) para que se produjese la victoria española con un resultado final de 67-40.

Maki García celebra una canasa ante Italia / CPE

Un día más tarde el guión se repetía ante Sudáfrica. Comandados por Alejandro Zarzuela con 24 puntos, España BSR jugó cómodamente durante un encuentro que al descanso ya estaba  muy cerca de caer del lado español con una renta a favor de 17 puntos. Solamente la falta de intensidad defensiva durante gran parte del tercer cuarto hizo que  cuando restaban 2:19 para la conclusión del mismo, el seleccionador nacional solicitase tiempo muerto para reactivar el juego de los suyos. España se adjudicaría la victoria por 50 a 74 tras un último parcial de mero trámite.

Sin embargo el calendario no fue favorable para los intereses españoles, además ningún equipo tuvo ni siquiera un solo día de descanso. Comenzaba la parte complicada de la fase de grupos en el que el primer enfrentamiento sería ante Australia que aunque era conocida de España porque ambas selecciones incluso realizaron una concentración conjunta en la localidad italiana de Varese. El equipo australiano es campeón mundial y había logrado la medalla de oro en Pekin’08. Durante todo el encuentro la selección de Óscar Trigo no encontró la manera adecuada de defender los ataques contrarios y tampoco se veía el aro rival con claridad. Las únicas esperanzas de estar con seis puntos en la clasificación tuvieron lugar mediados los primeros diez minutos. En ese momento se encadenó un parcial de 7-0 para tener una desventaja momentánea de cinco puntos. En el último periodo solo había que remontar diez puntos, renta insuperable. Marcador final: Australia 75 – España 59.

Mirando al basketaverage, había que consolidar el pase a las eliminatorias. Turquía, que había dado la sorpresa al batir a Estados Unidos en la primera jornada, llegó con la fama de ser un equipo incómodo, tanto es así, que el conjunto entrenado por Óscar Trigo, ganó por tres puntos de diferencia (67–64). El 0-7 de parcial para el equipo otomano se repitió en el penúltimo cuarto (había sido la ventaja máxima de Turquía en los primeros compases del choque) y obligaba a España a realizar otra remontada. Esta vez, Diego de Paz, anotando 17 tantos en la segunda mitad, ayudaría al equipo a completar su objetivo y situarse ante una posición deseada para entrar en cuartos: si se ganaba a Estados Unidos, España se colocaría segunda.

Estados Unidos, sin ser la máxima potencia mundial como lo es en el baloncesto a pie, llegaba a la cita con España con dos derrotas (Australia y Turquía). La meta del equipo de Trigo era vencer para acabar segundo de grupo, pero si no se podía, al menos caer por menos de cinco puntos para ser tercero y evitar en el cruce a Canadá, subcampeona en Pekin’08 e invicta en el otro grupo. Después de un primer cuarto con igualdad máxima (14–15 para USA), en el segundo, con la tercera falta personal de Diego De Paz, que le llevaría al banquillo, España lo pasaría mal puesto que no lograba encauzar buenos ataques jugando el cinco por cinco. La entrada de puntos más bajos, ayudó a la selección a recuperar un parcial que Nelms (máximo anotador norteamericano con 21 putos) y el jugador del CID Casa Murcia de Getafe, Joshua Turek, se habían encargado de protagonizar (34-44, al descanso). En el tercer y cuarto periodo, España volvería a verse obligada a ‘hacer la goma’. La posibilidad de tener a un rival más asequible para cuartos de final se acercó con la canasta de Rafa Muiño a 06:24 (54 -49) pero, otra canasta más de Lade aumentaría la distancia a ocho puntos, con la que acabaría el partido (derrota 63–55).

Encuentro ante Canadá / CPE

Plata en los pasados Juegos Paralímpicos, Canadá tiene la fortuna de que, quién esta considerado el mejor jugador de BSR mundial, naciese allí hace treinta y tres años: Patrick Anderson. En todo momento, la selección era conocedora de que iba a ser un partido muy complicado. El 0-8 de parcial encajado por los de Óscar Trigo transcurrido un minuto y medio del primer cuarto sería un claro síntoma de cómo evolucionaría el encuentro. Pese a que España mejoraría defensivamente, continuaba sin anotar desde el poste bajo y tampoco desde los tiros libres, de hecho, la selección en esa faceta, acabaría por debajo 50%  después de los 40 minutos. Canadá al final del primer cuarto ganaba 25 a 12. Si la defensa no había sido buena, en el segundo tiempo, De Paz cometía su tercera falta. Sin embargo, su ausencia no se notó de forma relevante porque España se llegaría a poner a cinco puntos de la selección canadiense pero, entonces, volvieron a aparecer los fallos en ataque junto a  las decisiones equívocas de los colegiados en contra. Canadá se iría dieciocho puntos arriba en el descanso (43–25). Aunque en el tercer cuarto España, ganaría el parcial, solo recuperaría dos puntos haciendo así el último cuarto inservible  para una hipotética remontada porque los fallos y las imprecisiones en ataque resurgieron de nuevo. España debía luchar por ser quinta y conseguir un diploma olímpico ya que con esta derrota (77–51) quedaba fuera de la lucha por las medallas.

Restaban dos partidos en los Juegos Paralímpicos. Primero, tocaba un ‘conocido’ de la fase de grupos: Turquía. Fue un encuentro muy igualado, como sucediera en el anterior partido disputado contra ellos en los JJ.PP. España anotaba con problemas y, a su vez, permitía que los turcos metiesen canastas desde debajo del tablero al quedarse enganchados en los bloqueos. La diferencia de tres puntos favorable a la selección nacional, con la que se acabaría el primer cuarto, continuaría a la llegada a los vestuarios tras los primeros veinte minutos, si bien, la selección había cambiado el planteamiento defensivo y era más regular en las acciones de ataque (37–40). Con un tercer cuarto muy trabado para las ofensivas españolas, después de aumentar el nivel defensivo, el equipo de ÓScar Trigo completaría parcialmente la remontada (49–52). El 0–6 en la salida del último cuarto, protagonizado por Gurbulak y Gumus para la selección otomana, tendría respuesta con un triple de Diego de Paz, (empate a 58 faltando 8 minutos). De nuevo, con alternancias en el marcador, España por mediación de Dani Rodriguez e Ismael García, se pondría cinco puntos arriba quedando dos minutos por jugarse. Sin embargo, Gumus anotaría dos canastas (la segunda con adicional) para empatar el partido, forzando la prórroga después de que Arslanoglu diera un susto muy importante, puesto que lanzó el último tiro que si entraba, daba la victoria a Tuquía… Rebotó dos veces en el aro y no entró. Ya en el tiempo extra, España defendió intensamente y capturó todos los rebotes ofensivos y defensivos, Turquía ya no pudo hacer nada y recurrió a las faltas donde estuvieron muy acertados los jugadores españoles (78-86).

Ofensiva de Diego de Paz ante Turquía / CPE

La selección esañola jugaba ante Alemania y, sin duda, fue un partido para la historia. España, salvo en la primera mitas (9-10 tras el primer cuarto y 23–26 al descanso), la selección acabó derrotando sin problemas a su oponente endosándole parciales de 12-18 y 13–23. Además, todos los jugadores tuvieron minutos (Óscar Trigo, hasta ese partido, había mantenido la rotación entre nueve y once jugadores). Bernabé Costas que había disputado solo dos encuentros, anotó la última canasta española ante Alemania (48–67) en los Juegos Paralímpicos de Londres 2012.

España, después de una gran actuación, concediendo victorias solo ante las grandes potencias mundiales como lo son Canadá, Australia y Estados Unidos, que completarían el podio en este orden, consiguió el quinto puesto que le otorga un diploma olímpico y, al mismo tiempo, le coloca segunda en el ‘ranking’ de las mejores selecciones de Europa, solo por detrás de Gran Bretaña. El gran capitán, ‘El Patriarca’, Diego de Paz, deja la selección después de haber defendido los colores españoles durante veintitrés años. Pero la selección no solo ha conseguido ser quinta en unos Juegos, también ha logrado que desde la distancia y a través de RTVE, blogs o webs como éste, Liga BSR, Esto es dxt o Dxt adaptado e incluso desde las redes sociales con el hastag #EspañaBSR en Twitter o el grupo de Facebook ‘Ñ sobre ruedas’, haya creado una gran expectación con sus resultados y que se haya visto un deporte que es simplemente BA-LON-CES-TO. Recuerden que sean de la ciudad que sean, cerca, tienen BSR y que en poco menos de un mes empezarán las correspondientes ligas. Ir a ver BSR  les va a hacer ver muchas cosas… ¡Descúbranlo ustedes mismo y disfrútenlo!

El Patriarca Diego de Paz ¡Gracias!

Enhorabuena, chicos.

Crónica realizada por Alejandro Jordán  

28
Ago
12

Óscar Trigo: “Este grupo entró con unas condiciones y si no se pueden dar, no tiene sentido seguir”


Óscar Trigo observa el entrenamiento en el pabellón de la Residencia Blume de Madrid

“Antes éramos los fiesteros. Ahora nos respetan y saben lo que damos”

— ¿Cómo afecta que en la Liga Española de BSR la gran mayoría de equipos estén liderados por jugadores extranjeros? ¿Esto reduce el nivel competitivo de los españoles en citas internacionales?

–Es una realidad, no solo este año, sino en los últimos diez años. Esto es positivo porque esos jugadores han traído una nueva visión que han aprovechado los españoles para aumentar su nivel de juego. Lo que debemos conseguir es que este nivel se traslade a la selección y asuma la responsabilidad que le toca. Aquí no está en su equipo donde el extranjero de turno tiene este nivel, pero también tenemos a jugadores como Diego de Paz, Alejandro Zarzuela, Roberto Mena…, que tienen responsabilidad en sus equipos. No creo que sea una influencia negativa.

Entiendo que los clubs se refuercen con sus jugadores extranjeros, ese jugador está ofreciendo un cambio de mentalidad, porque viene con su batido de proteínas, a entrenar por las mañanas, por las tardes, está todo el día pensando en baloncesto… Y eso al final acaba que ciertos jugadores nacionales alcancen esa cultura deportiva y poco a poco se van abriendo fronteras. Y se visualiza en que ahora nos están empezando a respetar fuera, que hasta ahora la selección española no era respetada ni por los otros equipos ni por los estamentos internacionales. Éramos el equipo que íbamos a las competiciones, sí, teníamos calidad, pero no terminábamos de cuadrar. Éramos los fiesteros, los no se qué, pero ahora entramos y la gente sabe lo que vamos a dar. Ese cambio no lo ha hecho Óscar Trigo. Ese cambio lo han hecho los jugadores, que vienen de sus clubs con un grado de profesionalidad mucho mayor y que vienen aquí y se les exige que lo mantengan. Cualquier entrenador que conozcas, se llame Óscar Trigo o como se llame, lo haría igual.

–Siguiendo ese discurso, también sería beneficioso, como pasó en el baloncesto a pie, que el jugador español emigrase para mejorar.

–Actualmente nuestra Liga no es la más potente, pero antes sí que luchábamos con Italia, que ahora mantiene ese nivel de competitividad, al que se ha subido Alemania. En España está pasando este fenómeno de migración. Agustín Alejos se ha marchado a Italia, pero es que ahora se van Fran Lara y Jordi Ruiz, que es una de las figuras con más proyección que tenemos. Tenemos a Jesús Romero, que estuvo una época en Australia. Es un proceso que se está dando.

–En el deporte actual están a la orden del día las nacionalizaciones. En el baloncesto a pie español se ha ‘fichado’ a Serge Ibaka o Sancho Little. ¿Recurrirá a esta vía el BSR?

–Sé que Italia tiene algún nacionalizado y en España puede pasar, por qué no. De hecho se abrió la posibilidad a que dos jugadores que estaban en España iniciarán los trámites y pudieran entrar en el proceso de selección. Pero esto fue muy divertido. Cuando me llego esta situación me decían que ellos se nacionalizaban si les aseguraba que entrarían en el equipo. No, yo les aseguraría que entrarían en el grupo que optaría a estar entre los 25 primeros, como todos aquellos que tienen el DNI desde el primer día. Y ellos decidieron seguir con su nacionalidad de origen.

Tirgo, junto a Diego De Paz

“Durante 16 años ha habido jugadores que no han tenido las herramientas para trabajar”

–Los logros de las selecciones inferiores (oro europeo en 2006 y 2008 y plata mundial en 2009) marcan un cambio en las aspiraciones del BSR. ¿Sitúa en este momento el punto de inflexión?

–Creo que es debido un proceso de maduración. Si que es verdad que hay una serie de jugadores, que son nuestros junior de oro, que han competido a un alto nivel desde muy jóvenes y hemos aprovechado su tirón para hacer un cambio generacional. Y si ha habido un éxito es porque ha habido un gran binomio entre la gente veterana que estaba en esta selección, en muchos casos desesperada por saber competir y no habían tenido las herramientas, y los jóvenes que veían de competir, pero competir por generación espontánea.

Pero ese no es el único factor, sino que durante 16 años ha habido jugadores que no han tenido las herramientas para trabajar y cuando se les han ofrecido y ha venido gente joven preparada para competir es cuando ha explotado la selección.

–¿Por qué dice que no tenían las herramientas?

–Yo he estado en la fase anterior y lo puedes poner porque me da igual: No se estaba trabajando para esto, sino solo para ese momento. Se trabajaba a tres días vista. Nos concentrábamos y nos íbamos. La ventaja que se tenía es que los jóvenes venían trabajando a un nivel muy alto, con una gran responsabilidad en sus clubs y venían con un nivel por encima de los jugadores que ya estaban y eso es lo que dio los éxitos a los jóvenes. No es que hubiera un plan especializado, un plan de seguimiento, una fase de mejora… Yo al menos en el 2008 en Adana no lo vi. Se trabajaba en el momento y trabajábamos como campeones… Pero un día os enseñaré los videos de quién trabajaba.

–¿Cuál es el detonante para esta modernización?

–Se produce con el cambio de mentalidad de la comisión nacional. Hay un cambio de presidente. Nuestro presidente actual, Sergi Campos, apuesta por dar las herramientas necesarias y sacrificar muchas cosas para que la selección las tenga para mejorar el trabajo y aquí estamos.

–En el último Europeo de hace unos meses, la U22 quedó octava, última. ¿Se mantiene la misma estructura de trabajo con la formación?

–La relación es bastante vertical. Tenemos la suerte de que con Abraham Carrión compartimos criterios y conceptos de juego del que estamos hablando se ha llevado también a la U22. Este año ha sido muy joven que tiene que evolucionar.

El seleccionador trabaja con Roberto Mena

“Buscamos que el jugador pueda romper el sistema y pueda pensar por si mismo”

–En el mundo del BSR se le conoce por su catálogo táctico. ¿Nos puede mostrar su pizarra?

–Es complicado, porque nosotros nos movemos por momentos de juego y no por sistemas. Los numeramos y la combinación crea sistemas. Si tú ves un partido de la selección puedes escuchar que ‘marcamos’ 11, 44, 22, 32, cuernos… pero todos son momentos del juego. Cuando llevaba al Barcelona la gente me decía, bueno, a mi no porque no se atrevían, que estamos todo el día entrenando sistemas. Pero realmente todo son diferentes situaciones dependiendo de la zona de juego, cada una tiene un número asignado y con su combinación, que es muy sencillo pero hasta que no se coge tiene su dificultad, la gente flipaba.

Por eso buscamos que el jugador pueda romper el sistema y pueda pensar por si mismo. Nuestros sistemas van creciendo porque los jugadores toman conciencia de lo que pueden hacer en cada momento. Estos sistemas han estado trabajados desde Israel y los jugadores tienen un diario de conceptos que van repasando y lo que vamos haciendo es ajustándolos a la rotación que está en pista. Si tenemos dos 3.0 tenemos que crear un criterio que quizá no tiene que jugar un interior, pero si una pantalla directa…

Pero yo no me he inventado esto. Lo único que hemos hecho es ordenarlo. Los trenes en el BSR o las pantallas, los UCLA o los cortes sobre el pívot… todo ya estaba antes. Yo solo lo aplico y potencio el trabajo que los jugadores hacen en sus clubes.

— Siendo una competición internacional con equipos contra los que nunca se han enfrentado, el scouting parece un factor determinante. ¿Cómo se preparan los informes?

–Al único que no conocemos específicamente es a Japón. Del resto de equipos tenemos referencias porque con Australia y Estados Unidos no hemos jugado, pero contra el entrenador americano sí nos hemos enfrentado, y tengo claro que es lo que van a hacer: van a estar corriendo y presionando todo el campo durante todo el partido. De Sudáfrica nos han pasado informes entrenadores internacionales. A Turquía e Italia lo conocemos perfectamente. Lo normal es que entremos de terceros o cuartos desde nuestro grupo, por lo que nos crucemos con Canadá o Gran Bretaña, que los conocemos perfectamente porque jugamos con ellos en la preparación.

El scouting lo coordinamos con Abraham Carrión y con entrenadores internacionales que nos echan una mano.

“Juegos duran 15 días y Paralímpicos, 11. No deberían durar menos”

–Durante la primera fase no hay ni un día de descanso y solo uno en toda la competición. ¿Está muy apretado el calendario de los Juegos?

–Es igual que el Europeo. No es que esté mal confeccionado el calendario, sino toda la configuración de la Paralimpiada. Tendría que disputarse en paralelo a los Juegos, porque éstos también son deportistas. Los Juegos duran 15 días y los Paralímpicos solo 11. No deberían durar menos. Cuando se diferencia y se acorta, pues tenemos el calendario que tenemos.

Tampoco me preocupa. A mi me hubiera gustado más empezar con Estados Unidos porque eso nos hubiera dado un ritmo de competición que luego hubiéramos mantenido. Empezamos con Italia y Sudáfrica, nuestros pares. El tercero sería Australia, que si llegamos sin exigencias, podremos disfrutar, ir a ganar. Luego nos toca Turquía contra el que nos tendremos que jugar lo que nos tengamos que jugar. Y por último ante Estados Unidos, que si llegamos con cosas por atar, mal vamos…

–El volumen de exigencia física es alto. ¿Han contado con algún plan específico para adaptarse a esta estrecha sucesión de los partidos?

–Hemos estructurado tres bloques de trabajo diferenciado. Tuvimos un primer boque muy fuerte, con un alto volumen porque sabemos que tenemos que llegar con el físico a un nivel muy, muy alto. El preparador físico (Javier López) lo diseñó para llegar a un óptimo rendimiento creando un alto nivel ahora para luego bajarlo y, al final, ser más específico. Nuestros jugadores se están dando cuenta del nivel de juego por todas las concentraciones, porque hemos jugado contra Colombia, Canadá, Gran Bretaña… Sabemos el ritmo de juego que nos vamos a encontrar, por lo que el desconociminto del ritmo de competición no será un problema, porque ya lo conocemos.

–Solo Diego de Paz tiene experiencia en una Paralimpiada. ¿Puede pagar la selección esa presión psicológica?

–Es un tema que trabajamos desde la segunda concentración en Varese con Clara Baquero, una profesional de la psicología que además es árbitro internacional. Está aprovechando el conocimiento del BSR, pero también de los jugadores en su hábitat natural, en la pista, con su carácter, más sus conocimientos profesionales. Nos ha hecho un bloque de trabajo para bajar los niveles de ansiedad con visualizaciones. Es muy chulo, además.

–Comenta que el rigor arbitral cambia en los Juegos. ¿Han trabajado de alguna forma esta variante?

–Lo único que temo es que no seamos capaces de adaptarnos. El nivel paralímpico es más duro. Se deja jugar más duro, pero no sucio. En España estamos acostumbrados a llegar al detalle, a pitar cada contacto y allí no va a ser así. Tenemos que ser duros de cabeza, para, después de tres contactos, seguir jugando a lo mismo, porque si no es así, el jugador se va a quejar de que no puede jugar. Quiero puntualizar, remarcar, que hemos tenido la ayuda del estamento arbitral en todo momento, porque tenemos un árbitro trabajando con nosotros como psicólogo, pero porque en Londres vamos a contar con el apoyo de Juan Manuel Uruñuela, árbitro que ha participado en cuatro Paralampiadas y se ha puesto en contacto con nosotros para explicarnos este criterio. En este sentido yo alabo el trabajo de los árbitros, que muchas veces son vilipendiados y que en este sentido son parte de la familia del BSR y que todos, todos seguimos sumando para ese sueño y ellos también.

 “A mi el cortijo como que no me va bien y por eso decidí irme”

–Personalmente, ¿cómo afronta el reto olímpico?

–Son mis segundos Juegos. Ya los viví en Barcelona como voluntario. Era mi primer año en INEF y fui voluntario paralímpico, pero estuve en el judo y no en el baloncesto, aunque era lo que quería. Está claro que a nivel de competición son los primeros, pero no me he creado una expectativa porque, aunque sé que va a ser grande, como no lo sé por experiencia propia, hasta que no llegue allí no sé que me voy a encontrar. Prefiero, como mis jugadores, seguir trabajando en el día a día, centrar en qué tengo que hacer hoy. Fliparemos cinco días, pero sé que cuando empiece la competición vamos a estar concentrados. Lo tengo clarísimo. Mi nivel de exigencia es igual de alto y tendré los mismos nervios en la Paraolimpida como cuando jugo con el equipo de formación que llevo.

–¿Cómo puede compatibilizar todo esta carga de trabajo teniendo en cuenta que ser seleccionador no es su único trabajo?

–Como puedo. Partimos de la base de que no somos profesionales en el hecho de que tenemos que combinar nuestras profesiones con la selección y nuestra vida familiar. Lógicamente es difícil para coordinar todo y encontrar momentos para todo, aunque sea a las doce de la noche. Sí es verdad que hemos tejido un entramado de complicidad a la hora de hablar con jugadores y técnicos y el hecho de tener a Abraham Carrión dentro del grupo, como entrenador del Fundosa y activo en la División de Honor, nos allana el camino.

–¿Cuál es el siguiente objetivo para alcanzar por esta selección cuando concluya Londres?

–Mirar al Mundial, pasando por Múnich. Uno de los criterios en los que estamos trabajando es el de devolver a la selección al ámbito internacional. No me sirve ir a Londres si luego no puedo jugar un Mundial. Todo el mundo dice que hace 16 años que no se jugaba una Paralimpiada, pero pasa lo mismo con el Mundial (15 años). Ese es el siguiente paso y antes tenemos que pasar por Múnich, por el Europeo. Pero el planteamiento, como hace un año en Israel, es que el peaje que hay que pasar es el Europeo.

El ciclo que nos marcamos cuando empezamos fue de dos años, aunque yo ya estuve en Adana, pero después dimití. Porque cuando terminó no me gusta como se llevaban las cosas. A mi el cortijo como que no me va bien y por eso decido irme. Y fue al año siguiente cuando entra Sergi Campos, cuando volví con solo un año vista. Pero si estamos en este barco es por un proceso de cuatro años, porque pienso que la selección tiene calidad para estar en ámbito internacional y para estar en un nivel excepcional. Pero para estar en unos Juegos hay que estarlo antes en un Mundial.

–¿Entonces asegura su continuidad al frente de la selección pase lo que pase?

–Acabemos la Paralimpiada y… piano, piano. Esto no lo puedo decir yo, y no porque diga que quiera o no quiera seguir. Se marcó la Paralimpiada como meta, sé que hay algo más y hay intención de que haya algo más, pero este grupo de trabajo entró con unas condiciones. Si esas condiciones no se pueden dar, no tiene sentido nuestro trabajo. Si yo al año que viene me siento con la selección y me dicen que solo va a haber una concentración de tres días, yo a eso no juego, aunque quiera estar aquí y piense que tenemos una proyección como selección espectacular y que en Río podemos estar. Si a los jugadores se les van a dar esas herramientas, yo no me veo capacitado para llevarles. Solo me veo capacitado para llevarles a un alto nivel si tengo detrás ese grupo de trabajo, porque yo no soy tan bueno. No soy un gurú.

27
Ago
12

Óscar Trigo (seleccionador España BSR): “Vamos a Londres a por las medallas”


Este jueves en Londres el BSR español romperá con su pasado. España quiere resquebrajar el silencio que ha guardado durante 16 años y saltará a la madera olímpica para enfrentarse a Italia con ganas de hacer todo el ruido posible. Los éxitos y el cambio de mentalidad es el resultado de un proceso que tiene como valor esencial la entrada como seleccionador nacional de Óscar Trigo Díez (Sabadell, 25 de septiembde de 1972) y la eclosión de una nueva generación encabezada por Alejandro Zarzuela. La medalla de bronce del pasado Europeo es el impulso inicial que reafirma una nueva, moderna y profesional forma de actuar que ha llevado a la selección a consolidar durante todo un año una labor que quiere dar sus frutos desde el próximo jueves, en el debut con Italia. No hay límites ni miedo a hablar de medallas. Óscar Trigo atendió a Alejandro Jordán en el pabellón de la Residencia Blume antes de partir a tierras británicas. El catalán habló largo y tendido… y claro. Muy claro, con palabras indispensables para conocer hacia donde va el BSR en España.

“Este es el mejor equipo del mundo y vamos a ir a por las medallas”

-¿Cuál ha sido el trabajo que ha llevado la selección de BSR hasta llegar a Londres?

–Desde el mes de enero hemos entrenado en concentraciones de una semana. Ha sido un proceso largo. Primero, de selección de jugadores. En enero comenzamos con 25 en Getafe. Una primera criba nos dejó en 17, con los que tuvimos dos bloques competitivos. Finalmente nos decidimos por 12, que son con los que estamos. En el último mes hemos puesto a punto el grupo de trabajo de competición. Aunque teníamos un gran volumen hecho, faltaba ajustar el mecanismo para que todas las rotaciones funcionen a la perfección.

–La última semana han realizado una concentración en tierras británicas, ganando por partida doble al equipo anfitrión. ¿Está contento con el nivel con el que llega el equipo a la competición?

–Estoy muy orgulloso de todo el trabajo y del grupo que se ha creado en el BSR a nivel de selección nacional. Se ha conseguido una mentalidad de grupo. No son 12 personas, los elegidos, sino que si ahora estamos aquí y somos tan buenos es por el trabajo de las 25 personas de enero, luego de las 17, las 14 y ahora las 12 que se han quedado.

–Tras 16 años de ausencia de unas Paralimpiadas, llegan a Londres tras el rotundo éxito del tercer puesto logrado en el Europeo de Nazareth hace un año. ¿Cuáles son las expectativas?

–Podríamos decir, o es lo que se dice, que estar en las Paralimpiadas ya es un premio y más después de 16 años de ausencia, pero el grupo es muy ambicioso. De la misma manera que en Israel éramos uno de los equipos por los que nadie apostaba y nosotros lo preparamos para ir a por las medallas, aquí vamos a hacer lo mismo. Está claro que si ponemos la realidad sobre el papel hay potencias con más calidad y experiencia continental, pero no sería lógico que en mi trabajo pensara que hay gente más buena que nosotros. Para mí este es el mejor equipo del mundo y vamos a ir a por las medallas.

–Esa motivación es plausible, ¿pero hay opciones reales de colgarse una presea?

–¿Cuáles son las opciones reales? ¿Las chicas de waterpolo tenían opciones reales de conseguir una medalla? ¿Las chicas de balonmano las tenían? Yo creo que la competición te marca esa realidad. Si la dinámica de competición es buena estaremos donde tengamos que estar. Las opciones reales las marca el día a día. La competición nos llevará a nuestro objetivo, pero la preparación es ir a por la medalla.

Óscar Trigo atiende a Alejandro Jordán, miembro de Puertatrás

“Queremos jugar muy, muy, muy duro en defensa para poder correr”

–Dos ‘cocos’ como Australia y Estados Unidos y otros tres rivales, Italia, Turquía y Sudáfrica, con los que luchar por obtener el cruce. ¿Cómo valora el grupo?

–Fantástico. Me encanta. Es un grupo. En Israel también nos dijeron que estábamos en el grupo de la muerte, que sería difícil pasar… y lo pasamos. La competición es muy aleatoria. No podemos decir que dos más dos son cuatro. En los Juegos estamos los doce mejores del mundo, por lo cual, en cualquier grupo están los mejores. Nos ha tocado Australia y Estados Unidos, pues intentaré disfrutar con ellos y ganarlos. Sobre el papel está claro que con los que nos tocará jugarnos la posición será con Italia, Turquía y Sudáfrica. Pero os aseguro que cuando juguemos contra Estados Unidos o contra Australia saldremos a ganar.

–Los dos primeros partidos, ante Italia y Sudáfrica, se presuponen claves. ¿Cómo afrontarán está presión?

–Hay que plantear que las dos últimas veces que hemos jugado contra Italia hemos ganado. Pero esta vez va a ser completamente diferente. El criterio arbitral va a ser diferente al del Europeo o al que conocemos en la Liga española, por lo que el tipo de juego varía. Pero el entorno también será distinto. No es lo mismo tener 200 personas de público que jugar frente a 2.000 o 3.000. Los italianos llevan tres Paralimpiadas, por lo que saben competir en estas condiciones. Los surafricanos tienen la misma experiencia y Turquía cuenta con este conocimiento.

Sabiendo esto, deberemos jugar con nuestro criterio de juego, el que nos ha llevado a ser terceros de Europa. Y ese es jugar muy, muy, muy duro en defensa para poder correr, porque a nosotros nos gusta correr. En los Juegos escuchaba que decían que a la selección de a pie le gustaba defender y correr. Es que para nosotros es lo mismo. Eso e intentar jugar fácil en ataque. Ese es el plan. Si logramos ser sólidos en defensa, correr y si nos aguantan la posesión, saber jugar inteligentemente. Si lo hacemos podremos estar en el corte.

–En la primera fase se enfrentarán a Estados Unidos y Australia. ¿Qué combinados ve luchando por el oro?

–Lógicamente, a los equipos que tienen una clasificación continental, como Australia, actual campeón paralímpico y mundial, Estados Unidos y Canadá, que por ahora están copando las principales posiciones en las competiciones internacionales. Y Reino Unido porque juega en casa. La sorpresa seremos nosotros.

En pleno entrenamiento

“La selección ha sido difícil por el lazo sentimental con los jugadores”

–Mantiene el bloque que se colgó el bronce en Nazareth, pese a tres cambios. Esta vez no jugarán Pablo Zarzuela, Rafa Muiño y Juan Carlos Gavira, sustituidos por Dani Rodríguez, David Mouriz y Roberto Mena, hombres con una puntuación más baja. ¿Por qué estos cambios? 

–Cada selección que se presenta debe ser la adecuada a la competición que va a jugar. En el Europeo los ritmos de juego son más lentos, por lo que podíamos tener un equipo más alto y lento, de ahí que hayamos traído jugadores de puntuación más baja. Por desgracia, nosotros no tenemos un equipo muy físico. Nosotros somos unos ‘chaparrines’ y todos los equipos tienen un par de ‘osos de las cavernas’ que se convierten en enormes en la zona. Basándonos en estos dos elementos, decidimos que nuestro equipo sería más joven y más rápido. De ahí los cambios. A parte, Pablo Zarzuela viene de una lesión que le ha tenido apartado todo el año, por lo que no ha podido estar presente. David Mouriz nos da más fuerza en defensa, rapidez en ataque y capacidad para sacar las presiones que nos vamos a encontrar aquí y no tuvimos tanto en el Europeo. La ausencia de Juan Carlos Gavira supone un cambio generacional porque teníamos un jugador como Roberto Mena, que ha ido mejorando año tras año y el mejor momento para dar la alternativa es la Paralimpiada.

El proceso de selección ha sido muy duro, no solo por los aspectos técnicos, sino por el lazo emocional que existe con los jugadores. Yo tengo que diferenciar entre esas situaciones especiales que hemos vivido desde el PreEuropeo de Adana, con Juan, con Pablo, con Carlos… y es duro cerrarle las puertas de un sueño a un tío que lleva 30 años en esto.

–La preselección comenzó en enero con 25 jugadores. ¿Qué proceso se sigue a la hora de seleccionar a los jugadores?

–Sobre todo en pista. Aunque hay dos vertientes, una primera conceptual y otra competitiva. En la concentración de enero, con 25 jugadores, se generaron unas pautas de entrenamiento que nos dieron información. Teníamos muy claro que veníamos de un Europeo y que ya disponíamos de una base de juego, por lo que seguimos otro criterio: queríamos que los jugadores pudieran pensar por si solos en un sistema de ataque. Les planteamos problemas conceptuales que ellos tenían que solucionar en un 3×3 o un 4×4. Los entrenadores creábamos en el momento un sistema, los grafiábamos y ellos tenían que hacerlo. Así nos daba información del proceso cognitivo del jugador, porque necesitábamos jugadores rápidos a nivel conceptual para desarrollar situaciones. A partir de ahí tuvimos una primera selección de 17.

La segunda fase solo fue competitiva. En los torneos que disputamos en Varese y en Madrid decidimos que el criterio era la competitividad. ¿Son capaces de competir al alto nivel? Y el último criterio, en Inglaterra, fue ya definitivo para definir los doce finales y contestar esta pregunta: ¿Cuál es la rotación o qué tipo de rotaciones son más favorables para nuestro juego colectivo?

Óscar Trigo y Abraham Carrión, ayudante y entrenador Fundosa

“Si el criterio competitivo no es bueno cambiaré a uno de los doce el último día”

–Pero antes de esto habrá una primera criba antes de llegar a los 25. ¿Cuántos jugadores se siguen más allá de esta cifra inicial y cómo se desarrolla su seguimiento?

–Fuera de pista recibimos la información de los clubs y tenemos el visionado de vídeos. Consigo ver un volumen de partidos muy alto. A lo mejor no puedo ir en vivo a ver todos los que quisiera, porque supone un desembolso económico que no puede permitirse la federación, pero intento ver el máximo posible. Por ejemplo, no pude estar en la Copa del Rey porque hacía dos días que había sido padre, pero en Willi Brinkmann estuve… En los partidos principales de la Liga, como Fundosa-Getafe o Fundosa-Valladolid, sí que he estado.

Tenemos la ventaja de que conocemos a los jugadores, porque tengo la experiencia de siete años de presencia en la Liga Nacional, por lo que sé perfectamente quién tiene el nivel de selección y, además, vamos recibiendo información de jóvenes jugadores que van mejorando. Pero para ello también tenemos el trabajo de Abraham Carrión con el combinado U22 y ayudante en la absoluta.

Sobre esta información escogemos un grupo de jugadores que empieza a trabajar con nosotros. Esta vez han sido 25, pero el primer año fueron 22.

–¿Con cuántos jugadores de élite cuenta el BSR español?

–Nosotros visionamos a todos los equipos de División de Honor, por lo que tenemos una horquilla de 120 jugadores, pero este año hemos invitado a Xavi Escuder, que estaba siendo el máximo anotador de División de Honor B. Y lo invitamos para saber cómo era porque no lo habíamos podido ver, por si podía ser un jugador que podría seguir en la selección y nos dio muy buenas sensación, tanto que terminó fichando por un equipo de Primera como era el CAI. Es verdad también que hemos recibido información de jugadores de División de Honor B a los que les parece injusto que no les hagamos un seguimiento, pero hay que tener claro que el ritmo de competición no es el mismo que el nivel A, por lo que, sobre el papel, la capacidad de ritmo de juego es diferente. Estamos hablando de que deportistas que están habituados a jugar en Copas del Rey o en Copas internacionales sufren para dar el cambio. Sí que podemos invitar. Por ejemplo, a Roma, en el primer torneo al que vamos en el mes de noviembre antes de dar la primera selección de 25, nos llevamos a Rubén Viso, un U22 que está jugando en División de Honor B. Antes fui personalmente a verle un partido en Girona y pensé que no era un jugador para jugar en el primer equipo en estos momentos, pero sí que necesitaba un incentivo para saber hasta dónde podía llevar. Y se lo dimos. Ese es nuestro trabajo.

–¿Cómo se ha afinado el estado en esta última fase?

–Y ahora en julio hemos estado los 12 que estábamos más los tres descartados porque jugamos un torneo en Barcelona, porque seguimos trabajando los 15 porque pensamos que si hay una lesión o un bajón de rendimientos de un jugador, hasta el último día puedo mandar a uno a su casa. Si el criterio competitivo no es el necesario puedo cambiar. Además lo ganamos.

El seleccionador sigue con la mirada a Diego de Paz

“Hemos conseguido que se hable del colectivo y no de Diego de Paz”

–En la preparación han jugado partidos amistosos ante Australia, Canadá, Gran Bretaña, Colombia o Italia y en algún caso más de un partido contra los mismos rivales. ¿Es contraproducente repetir tanto con el mismo rival?

–No contra todos repetimos. Por ejemplo, sí que jugamos con Australia tres días seguidos. ¿Es contraproducente? Para nada. Perdimos los tres pero la tendencia fue a mejor y perdimos porque nos faltaron todos esos pequeños detalles que hemos trabajado ahora y que ellos tienen porque llevan más tiempo trabajando juntos. Con Colombia también jugamos tres partidos, pero con contábamos con 17 jugadores, por lo que siempre quedaban tres fuera y nunca repetimos equipos. Son concentraciones exprés y tenemos que aprovechar.

–¿Qué sello quiere que deje esta España a su paso por el Basketball Arena?

–El de la Ilusión y el carácter. Todos los que van a Londres ya tienen la medalla de la ilusión ganada. Si hemos demostrado algo en este proceso es que no vamos a dar un partido por perdido nunca y no vamos a dar una pelota por perdida nunca. Y el primero que piense que por una línea de fondo no se tiene que dejar los dientes, irá al banquillo.

Si algo hemos conseguido en este equipo es que se hable del colectivo y no de Diego de Paz. Hablando con el seleccionador inglés, con el australiano, todos me decían lo mismo. Que es la primera vez que España es España. La fortaleza de esta gente está en el equipo, pero por dentro y por fuera. Me gustaría que por una mirilla se viera el ambiente que se vive en esta selección, porque es espectacular el nivel humano que se está viviendo.

Lógicamente, no todos los jugadores mantienen en la selección el mismo rol que en su equipo. Los roles varían, no quieren decir que cambian completamente, porque no están en su club. Pero si que intentamos que la selección sea un punto de proyeccion y no solo que vengan, desarrollen su juego y se vayan. Les ofrecemos la posibilidad de que lleguen a otro punto, de que hagan algo más que no lleguen a su club.

Continuará…

04
Jul
12

El entrante del menú veraniego


Nuestro país es un referente para el resto del mundo. La fama la ha ganado gracias a que hay un amplio abanico de temas sociales y políticos de los que se puede opinar y debatir para rato. Es imposible que hubiese consenso en todos los problemas o situaciones que se dan en una nación porque sino para qué tendríamos tantos líderes políticos o medios de comunicación Por suerte, hay un trozo de tela en la que se encuentran la gastronomía y el deporte en el que resulta más fácil acabar de confeccionar el paipay. Porque los éxitos deportivos han ido ‘in crescendo’ en la última década en varias disciplinas y también han brillado con más fuerza maestros de los fogones de la talla de Ferrán Adriá.

El País Vasco es una de las comunidades autónomas donde el deporte de la canasta que va sobre ruedas ha sido degustado como si de un selecto pincho de la parte vieja de Vitoria, Bilbao o San Sebastián se tratase. Zuzenak ascendió a la División de Honor ‘A’ tras lograr la victoria frente al Girona Mifas Esplais en el último partido de la temporada. Bilbao BSR ,homologó a sus vecinos alaveses, también ascendió, invicto (18 de 18). El Salto Bera Bera donostiarra permanece en División de Honor ‘B’. Es el turno de las canteras…

Ya se acabó el curso escolar hace aproximadamente tres semanas pero la temporada 2011-2012 acabó el pasado fin de semana en Bilbao. Desde el año pasado el club anfitrión, el Bilbao BSR, junto con la Federación Española de Deportes de Personas con Discapacidad, organiza un torneo sub22 muy similar al que se celebra en navidades. En el invernal solo participan equipos autonómicos, mientras que en este torneo se mezclan éstas con clubes.

Finalmente, fueron seis equipos los que participaron en la competición. Encuadrados en dos grupos: CAI Deporte Adaptado, Zuzenak de Vitoria y Cataluña, en el A, y Ameb de Madrid, Bilbao BSR y Andalucía, en el B. El pitido inicial de la jornada inaugural sonó en el pabellón de Txurdinaga a las siete de la tarde. Por estrecheces del horario, el balón botaba simultáneamente en todos los campos que había a lo ancho de la pista central.

En una de esas pistas se disputó el partido entre AMEB y Bilbao BSR. Dos de los equipos ‘favoritos’ (AMEB quedó en primer lugar el año pasado) para ganar el título, junto con el CAI, que terminó con un tanteo favorable a los vascos de 36 a 29. En la otra cancha el equipo zaragozano vencía al Zuzenak (44-14) en un partido en el que los aragoneses mostraron mayor experiencia que su rival ya que la capital del Ebro lleva más años trabajando la cantera que Vitoria, además de que en su plantilla cuentan con algunos jugadores internacionales. Sin embargo, el Zuzenak en ningún momento bajo los brazos y trabajó hasta el minuto 40.

La jornada matutina del sábado dio comienzo con el debut de Cataluña en el parqué vizcaíno enfrentándose al equipo de la capital vasca. El guión del partido sería parecido al de la tarde anterior contra el CAI Zaragoza. Superioridad catalana ante el esfuerzo vitoriano por mostrar la mejor cara posible. Al final, el marcador reflejaba un 43-6 favorable a los catalanes. Acto seguido entraría en escena Andalucía contra el equipo del oso y el madroño, que debía ganar sino quería quedarse fuera de la lucha por las medallas y así lo hizo 11-32.

Después de la siesta, a las 17:00, Bilbao y Andalucía se volvieron a vestir de negro y verde respectivamente para rodar en la pista de los locales. El partido llegó igualado al descanso produciendo una gran satisfacción en el banquillo andaluz con cada punto que encestaba y les acercaba a sus adversarios. Sin embargo, la salida del ‘5’ internacional del Lagun Aro Bilbao BSR, Rubén Viso, dio a su equipo la victoria (28-19), que les daba el pase a la final de ‘su campeonato’. En el enfrentamiento entre catalanes y aragoneses, fueron estos últimos los que empezaron el partido ejerciendo una presión a medio campo con sus hombres más fuertes tapando la salida de balón forzando a su rival a que no tuviese canastas fáciles. La estrategia catalana sería muy similar a la aragonesa pero no tendría el mismo efecto ya que los jugadores caístas aprovecharon mejor los bloqueos de sus compañeros. El electrónico terminó con una ventaja de veinte puntos (24-44) para el otro finalista el CAI Deporte Adaptado.

El domingo por la mañana, como sucediese el viernes, los partidos por el bronce y los últimos puestos se disputaron en los campos anchos. Cataluña se adjudicó el tercer puesto ante los capitalinos con el resultado de 35-15. Andalucía quedaba en quinto lugar por delante de su rival en la pelea por los puestos de la cola al batirles 41-4. Sin tiempo para saborear los triunfos y para paliar las derrotas, los cuatro equipos tuvieron que dar el relevo a sus compañeros bilbaínos y maños para que optasen a recibir la copa que les acreditaría como campeones del año 2012.

A las 11:30 las gradas del polideportivo del barrio de Txurdinaga se poblaban de los padres, familiares y amigos de los jugadores. Balón al aire… El primer cuarto fue un vendaval de los de la bandera del león sobre un fondo rojo. Los chicos y chicas del CAI combinaron a la perfección la solidez defensiva en la media pista contraria con canastas desde debajo del cristal. En los siguientes diez minutos solo se produjeron dos cambios: ambos entrenadores plantearon la misma defensa, es decir, cerrar la pintura con un jugador en la línea del tiro libre y cubrir los postes medio y bajo con un jugador en los dos laterales. Los preparadores (por normativa) cambiaron todo su quinteto. Al descanso se reflejó un 22-7 para el CAI, que jugó de local a pesar de que era el parqué correspondiente a los visitantes.

Tras el descanso surgió la figura de Rubén Viso, que a base de tiros desde la línea de personal y tiros desde fuera de la pintura, se apuntó diecinueve puntos en su cuenta personal. A la vez que conseguía la eliminación de dos hombres importantes para el CAI como lo son Walter de Horta y Kevin Roche por cinco personales. A falta de cinco minutos, Pablo Laviña se despojaría la sudadera para poner a su equipo un punto por arriba (34-33). Entonces, el CAI volvió a ejecutar la presión del cuarto inicial para dejar a Bilbao anclados en los treinta y tres puntos. A su vez, los de camiseta roja anotaron seis puntos más para llevar la Copa desde la Ría de Bilbao hasta las orillas del Ebro con el tanteador final de 40-33.

 

No me quiero repetir. Únicamente gracias a todos y no solo a los de mi equipo por hacer que sean unos campeonatos a los que tengas muchas ganas de ir y que, cuándo se acaban te quedes con la sensación de haber querido más. Desde aquí, reitero, muchas gracias a todos y mucha suerte para Stoke Mandeville, a los que vais con la selección U23.

Pero eso ya, será el segundo plato…

Crónica de Alejandro Jordán (@bskbcr16)

09
Abr
12

Baloncesto sin adjetivos


Con Alejandro me apuntaría a un bombardeo. Por eso ni lo pensé. Porque su llamada traía una pregunta con una propuesta lanzada a un callejón sin salida. “¿Sabes que en Getafe se juega este año la Copa del Rey?”. Si no han pillado el ‘atraco’, la traducción no deja lugar a dudas y sería algo así: “Pues si no lo sabes, ya te has enterado porque vamos a ir”. Yo la cogí al vuelo, encantado de la vida y algo inquieto ante el reto de preparar la faena periodística: Cuadrar la agenda, pedir acreditaciones, empaparme de toda documentación útil, planificar reportajes y entrevistas, tender puentes entre contactos…

Armado del portátil, de muchas ganas de aprender y de mi amigo Alejandro, me planté en un pabellón de carretera una mañana de sábado. Entre las idas y venidas para cubrir todos los detalles de una cobertura –que si aquí no hay wi-fi, que se nos escapa el puertorriqueño, que habrá que ‘cazar’ a los entrenadores, que por allí anda la madre de los Zarzuela– tuve medio ojo puesto en los partidos. Hechas entrevistas y perfiladas historias, la tarde trajo la tranquilidad esencial para saborear bien el espectáculo y tener a Alejandro de chivato para contarme anécdotas, desenmascarar quién es quién y aclararme las reglas que a un novato como yo se le escapan.

Pero tampoco hay mucho que decir ante el arte y el espectáculo. Solo hay que dejarse llevar y disfrutar. Como cuando ves a Diego de Paz clavándolas desde dónde le sale de su muñeca, a Petr Tucek castigar el rebote sin compasión, a Josh Turek exhibir su técnica mágica de pase o a José Calderón levantarse a pulso y de un golpe de bíceps tras una caída. ¿Una caída? ¿Pero la Copa no fue en Barcelona? ¿Quién es Diego de Paz? ¿Y Navarro, Llull o Teletovic por dónde paran? ¡Ah!, porque aún no les he dicho que esta Copa iba sobre ruedas. Sí, baloncesto en silla de ruedas. Y del bueno, oye. Pero nos pasa con el deporte que llamamos paralímpico como con cualquier ámbito de la discapacidad, que sabemos poco o nada de ello y cuando la curiosidad envía para allí una mirada solo vemos la silla, la amputación o la ceguera. Los medios no van más allá de historias de superación, algunas simple camuflaje al morbo, pero todas ejemplares, plausibles y reseñables, pero en las que nos olvidamos muchas veces que detrás hay un simple deportista y cómo tal hay que tratar sus hazañas y sus derrotas, sus virtudes y sus defectos humanos.

Porque el BSR es baloncesto. Puro baloncesto. Con todos sus máximos valores y sus peculiaridades, eso sí. Pero quien se acerque, como lo hice yo, desde el brutal desconocimiento se reconocerá rasgos identificativos del baloncesto de pie. Desde la interpretación del pick’n’roll a la destreza de un bloqueo indirecto o una sabia inversión hasta la prominencia de tener un par de buen ‘grandes’ o una metralleta afinadísima. Porque les invito a, sentados, lanzar un triple con el tronco ladeado y en movimiento. Telita.

Sería ridículo obviar particularidades del BSR. Porque si no se conocen ciertos códigos y reglamentos uno se puede quedar a cuadros, a rayas o a rombos cuando ve cómo un par de atacantes se dedican a que un contrario no pase a su campo defensivo. ¿Por qué querer atacar voluntariamente con una inferioridad de 3 a 4? Pura estrategia napoleónica. Por normativa se estimula la igualdad, también sexual (son competiciones mixtas), y romperla resulta una victoria parcial. Expliquémoslo. Cada jugador entra dentro de una categoría según sea su movilidad (de 1.0 a 4,5) y para nivelar fuerzas un quinteto en pista no puede superar los 14.5 puntos, lo que provoca que haya ‘especialistas defensivos’, jugadores de puntuación baja que intentan bloquear a sus adversarios con mayor movilidad y de esa manera romper la balanza de iguales.

Daniel Stix

Daniel Stix

Este trabajo lo hizo a la perfección en Getafe Daniel Stix, un chico de catorce años del Fundosa ONCE, el equipo madrileño que se ha llevado este año la Liga y que ganó la Copa de Getafe. ¿Se imaginan a un cadete saliéndose en el Barça? Una lección valiosísima de un precoz muchacho que demostró el paradigma que todos tienen cabida en el deporte. Stix jugó este año con la selección madrileña escolar el Campeonato de España de Valladolid, que en una excelente decisión, se celebra desde hace unos años paralelamente del resto de categorías de formación que organiza la FEB. Madrid venció todos los partidos, pero no fue campeona porque en uno de ellos no alineó a todos sus jugadores como marca otra norma para la integración. Aragón se adjudicó el título, el tercero en cuatro años.

Congratulémonos por esos números, pero cifrar el acierto de un deporte formativo en la consecución de títulos sería una distracción, más en una disciplina como el baloncesto, contenedor de valores tan humanos como la cooperación, el compromiso, la humildad, la ética de trabajo, el esfuerzo, la solidaridad… Pero mientras una sociedad de la que formamos parte aficionados, entrenadores, árbitros, periodistas, directivos, patrocinadores…, siga viendo solo la discapacidad y no al discapacitado, no podrá disfrutar de este deporte como simple espectáculo, como baloncesto a secas, sin adjetivos. Lo crudo es comprobar cómo las  mínimas entidades y clubs que trabajan en la ‘normalización’ fomentan el fin por encima del camino, crean la misma competencia y élites que fundamentan la discriminación social y laboral del dicapacitado. Mirar sólo el marcador y no el cómo es de una ceguera absoluta en formación y una absoluta incongruencia en un BSR lleno de anclajes. Pero lamentablemente son reales y motivadas incluso por los propios padres que quieren que su hijo sea ‘el mejor’ por encima de todo y todos. La creación de una competición que haga que chicos y chicas de todos los rincones puedan disfrutar y relacionarse con otros más allá de una vez al año o de pachangas, ‘exhibiciones’ o torneos puntuales o dar respuestas a jugadores que al pasar los 18 se quedan sin posibilidad de seguir jugando son algunas de las tareas en las que se debería estar trabajando ya. No perder el tiempo mirando la silla ni el marcador, solo trabajando juntos para adaptar la pista para que sea más grande. Para que quepamos todos.

27
Mar
12

El uniforme y la genética


Fue una lástima que en el pasado All-Star no hubiese el espectáculo suficiente para que el Amway Center no se hubiese quedado vacío cuando aún no se conocía el ganador del concurso de mates. Tantas temporadas de José Calderón en la NBA y ni siquiera ha sido invitado al evento de habilidades del fin de semana de las estrellas. El resto de españoles ya han participado en la fiesta en diferentes partidos y/o concursos de mates y triples. Pero… ¿Se imaginan a los Gasol defendiendo la camiseta de una misma conferencia?

No serían los únicos, puesto que, en el ocaso de su carrera deportiva, los hermanos Van Arsdale disputaron tres All-Star consecutivos (1969-1972). La genética de Tom y Dick era idéntica. Eran gemelos como Alejandro y Pablo Zarzuela, dos estrellas del BSR español. Componentes de la plantilla del CD Fundosa ONCE, actual campeón de Liga y Copa.

El dos de abril de 1987 Antonia Beltrán López se preparaba para un día muy especial. Iba a dar a luz y traer a sus dos retoños al mundo. Desde el parto los médicos vieron que algo no funcionaba bien y, de inmediato, les operaron el mismo día de su nacimiento. La familia, natural de Jerez de la Frontera, se desplazó hasta Sevilla para hablar con los doctores sobre qué había sucedido en el parto, menos la madre. “Fui tres días después de la operación para enterarme de lo que pasaba” –comenta Antonia—. “Yo tenía esperanzas en lo que me pudieran decir, asegurándome de que mis hijos caminarían. El doctor, con muy poco tacto, me denegó la esperanza que albergaba al principio”.

A día de hoy todavía no se conoce por qué los hermanos Zarzuela están en una silla de ruedas (la utilizan por comodidad ya que pueden caminar con muletas). Las explicaciones desde la clínica fueron que el óvulo ya fecundado que contenía los genomas de Pablo y Alejandro, y que portaban la espina bífida, se dividió en dos y afectó a ambos. Este es el único caso que se conoce en nuestro país. “Fue muy duro recibir la noticia, pero con el tiempo y gracias a la ayuda de asociaciones supimos como afrontar la situación y cómo tratar a nuestros hijos. A lo primero es muy complicado intentar inculcarles que puedan ser independientes porque tú, inconscientemente, les ayudas”, dice Antonia Beltrán.

Alejandro, sentado, junto a su hermano Pablo y su madre Antonia, durante la Copa del Rey.

“Conforme Pablo y Alejandro fueron creciendo me dí cuenta de que mis hijos iban a tener éxito en la vida por su forma de ser. Siempre se esforzaban por hacer ellos por si mismos las cosas sin precisar de nuestra ayuda. Por ejemplo, al colegio iban en bicicletas normales sin las ruedas traseras de soporte”. Desde muy pequeños los gemelos practicaban la natación y en la escuela jugaban a lo que se terciara debido al esfuerzo que hacían en un gimnasio de fisioterapia particular “en el que los trataban como reyes al ser los pequeños del grupo”, comenta Antonia. Las sesiones eran necesarias ya que los padres no veían mejora en sus hijos con los tratamientos que recibían en la Seguridad Social. Como complemento a las actividades mencionadas Pablo tocaba el piano y Alejandro practicaba el tiro con arco, donde llegó a quedarse en primera posición de su comunidad autónoma. Cuando Alejandro abandona el tiro con arco, su padre le toma el relevo y, hasta hoy, ha competido en la disciplina paralímpica en la que ha logrado dos medallas de oro en (2006 y 2009) con el equipo español.

Muchas veces pensamos que somos afortunados por jugar a este deporte pero, esta vez, el dicho debe cambiarse y afirmar que el baloncesto tuvo la suerte de encontrarse a los mellizos Zarzuela. Gracias a un sábado de compras y de paseo por Jerez Antonia y Pablo se cruzaron fortuitamente con un jugador que en ese momento militaba en el equipo de la ciudad, José María Buzón. Éste les ofreció, al ver su fortaleza, la oportunidad de probarse en dicho deporte. Por la presencia de Alejandro, que acompañó a su hermano, en el entrenamiento vieron que también poseía cualidades para desarrollar la actividad. De ese modo, empezó el baloncesto para ellos. Algo que “lo es todo”, asegura Alejandro.

De las trece temporadas que llevan jugando al BSR once han compartido vestuario, fruto de la buena relación que tienen y la seguridad que les otorga versen el uno y el otro en el banquillo. Además desde su etapa en el Safemi San Fernando (Cádiz) han sido entrenados, durante la mayor parte de su carrera deportiva, por Abraham Carrión, su actual preparador en el CD Fundosa ONCE quién les considera “parte de su familia” y se siente “un privilegiado” al poder contar con dos jugadores “trabajadores y exigentes consigo mismos”.

Con tan sólo veinticuatro años el alero, Alejandro, y el pívot, Pablo, han conseguido entre los dos: Cinco ligas, cuatro Copas del Rey, incluyendo el ‘doblete’ de esta temporada, y otras tres de Andalucía en cuanto a equipos se refiere. En sus siete convocatorias con la selección autonómica andaluza fueron campeones en seis de ellas. Al mismo tiempo, su calidad les ha llevado a ser internacionales llegando a conquistar dos campeonatos de Europa y una plata de un Mundial sub-23. El año pasado con la selección española absoluta conquistaron el bronce en el Europeo. Un palmarés impresionante.

Este mes ganaron su quinta liga, undécima para el club capitalino, y este pasado fin de semana añadieron otra Copa del Rey a su amplio historial, siendo Alejandro el máximo reboteador de la competición, que Pablo no pudo jugar al estar lesionado. Además, en verano, tienen la posibilidad de ir a los Juegos Paralímpicos de Londres donde tendrán que luchar muy duro ante las favoritas Australia, Canadá, Estados Unidos e Inglaterra para subir al podio.

Estrellas del esfuerzo y la humildad que, mientras consiguen los trofeos, Pablo vende cupones para el sorteo de la Fundación Once y Alejandro prepara las pruebas de acceso a la universidad para mayores de veinticinco años. Por las mañanas colabora con su club dando conferencias en colegios e institutos explicando su deporte.

Reportaje de Alejandro Jordán @bskbcr16




Únete a otros 9.410 seguidores

Nuestro twitter

Actualizaciones de Twitter

Nuestro Facebook

El Calendario

mayo 2017
L M X J V S D
« Nov    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

El Mundial

BlogESfera Directorio de Blogs Hispanos - Agrega tu Blog

RSS Feed desconocido

  • Ha ocurrido un error; probablemente el feed está caído. Inténtalo de nuevo más tarde.

A %d blogueros les gusta esto: