Posts Tagged ‘Boston Celtics

23
May
11

El problema de los Celtics: Shaq ronca


El día que Barkley se bajó de la nube

Charles Barkley es un personaje que no deja indiferente. Gracias a su actividad en la televisión, es uno de los mitos de los 90 que sigue más presente en el mundo del básket actual. Como jugador es uno de los ala-pívots más dominantes de la historia de la canasta, además de miembro del Dream Team y Hall of Fame. Sin embargo siempre mantendrá el estigma de no haber logrado ningún anillo. Esta semana, Sir Charles recordó una anécdota en la que relata una vivencia amarga. Cuando fichó en 1993 por los Phoenix Suns, en su presentación, le dijo a Cotton Fitzsimmons, entonces mandamás deportivo: “Soy el mejor jugador de baloncesto del mundo. Vamos a la final”. Una frase fanfarrona de un jugador fanfarrón, aunque exagerada porque Michael Jordan danzaba por la Liga camino de su primer threepeat con los Bulls.

La profecía se hizo real y los Soles alcanzaron Finales ante los Bulls. Antes de un partido, la hija pequeña del Gordo le preguntó si iba a ganar y él volvió a repetir el argumento. Era el mejor, por supuesto. Pero al regresar a casa y ver a su hija llorando porque había perdido, no pudo ocultarle la verdad cuando esta le preguntó por qué no había ganado:

Y él dijo, “Cariño, creo que Michael Jordan es mejor que yo”.

A lo que su hija contestó: “Papá, nunca antes te había escuchado eso”.

Y Charles espetó; “Cariño, nunca me había sentido así antes”.

Fuente ESPN

Y Kaman se vuelve a armar

Hay en ocasiones que no sabes si los seres humanos tenemos menos memoria que los peces. ¿Recuerdan la que se lió hace un año con el tema de las armas en la NBA? El conflicto en el vestuario de los Wizards entre Javaris Crittenton y la megaestrella Gilbert Arenas provocó la mayor polémica de la temporada pasada, además de una fuerte sanción para ambos jugadores. Pues algunos parece que no aprenden. Chris Kaman twiteó el otro día un mensaje con mucha guasa y muy poca gracia. Decía, más o menos, que como va a venir el fin del mundo (una profecía maya lo sitúa en 2012), él se había preparado comprándose un par de juguetitos más. Está claro que en Estados Unidos, un país que sale en manifestación a la calle para celebrar el triunfo de la venganza sobre la justicia (leáse Bin Laden) y que defiende el uso de armas de fuego en la Constitución, es lícito comprarse una ametralladora o un AK47, pero personalmente me parece un poco fuerte ir pavoneándose de las nuevas adquisiciones y hacerse fotos como las que Kaman exhibe en su twitter (apuntando a la cámara). Y más con la polvadera que se armó, nunca mejor dicho, con el ‘affaire’ de Arenas. Tampoco es la primera vez que el alemán menciona su afición a las balas y los explosivos (ya de por sí curioso que a un jugador profesional le permitan actividades tan peligrosas) y ya ha protagonizado algún vídeo muy bestia. Nunca me caíste bien, Chris.

Fuente Twitter

Harden, el ‘piscinero’

Los amantes del baloncesto solemos poner como ejemplo el señorío y las buenas maneras que reinan en nuestro deporte ante los actos de negligencia deportiva que triunfan en otras disciplinas. Pero hay tipos que tienen poca defensa. James Harden, el barbudo de los Thunder, es un pedazo de jugador. Zurdo, con gran habilidad de dribling pese a no ser un tipo muy rápido, buena mano y visión de juego, la marcha de Jeff Green le ha hecho dar un salto exponencial en su rol dentro del finalista del Oeste. Pero esto no quita para tacharle de ‘piscinero’ y de mal deportista. En la serie ante Dallas ha tenido dos momentos desgraciados que ni un delantero centro engañando al árbitro para que le piten un penalti. En dos acciones correspondientes al segundo y al tercera partido de la eliminatoria, Harden aprovechó el mínimo contacto en su rostro con Terry y Chandler para lanzarse al suelo y exagerar dos posibles agresiones en el rostro que se cobraron sendas faltas, incluída una técnica sobre Chandler, que luego la Liga le eliminó al comprobar la tropelía de Harden. Contacto hubo, pero parece que el escolta de Oklahoma estudió teatro en la universidad y quiere mostrarnos sus dotes para la interpretación con descaro.

Shaq ronca

Los Celtics están en pleno proceso de regeneración. Esta semana se han elevado los rumores sobre la retirada de Kevin Garnett. Otro de los viejos Celtas mantiene la duda sobre su futuro, aunque parece que competará su segundo año de contrato. Shaquille O’Neal no ha podido contribuir como quería al desarrollo de la temporada de Boston por los achaque de la edad (contínuas lesiones), por lo que quiere quitarse la espina y volver en plena forma. Y eso significa descansar lo mejor posible. También por la noche. Shaq descubrió esta temporada gracias a su novia que roncaba… Y mucho. ¡Con esa caja de resonancia! Para encontrar una solución a su problema de apnea, se sometió voluntario a un estudio de la Universidad de Harvard, que monitorizó con electrodos ubicados en su craneo su sueño. Shaq tiene que dormir ahora con una máscara especial para evitar sus ronquidos y paliar el problema. ¿Será suficiente para los Celtics?

27
Abr
11

La maldición del 4-0


Doc Rivers marca escrupulosamente en su agenda un obligado descanso de ocho horas para la recuperación de los Celtics durante los playoffs. Ahora si quiere pueder hasta echar una siesta de regalo. Los orgullosos verdes son los únicos que asisten como espectadores a la primera ronda de las eliminatorias. Su rápida victoria en la serie frente a los Knicks le proporcionó este extra vacacional hasta conocer el nombre de su próximo rival en las semifinales de Conferencia.

No hay más premio detrás del 4-0. Ese sentimiento de seguridad, de aceleración óptima, de velocidad de crucero, de buenas sensaciones debido a un triunfo sin respuesta no significan nada, no te aseguran nada. Desde que la NBA impuso el formato de siete encuentros en la primera ronda de los playoffs, ningún equipo que ha superado esta serie sin mancharse el uniforme con una derrota, ninguno, ha logrado elevar al cielo el Trofeo Larry O’Brien. La ‘maldición del 4-0’ dura desde la temporada 2003-04 y en esta ocasión sólo los Celtics estarían en disposición de romperla.

El año pasado los Lakers las pasaron canutas para deshacerse de los Thunders (4-2), resistencia mayor a la que en el anterior alirón les impuso los Jazz (4-1). El propio Big Three de Boston tuvo que llegar al séptimo encuentro (4-3) para desprenderse del acoso de los Hawks antes de colgar una nueva bandera de campeón de lo más alto de su pabellón. Los Spurs, en sus tres campeonatos en la primera década del siglo XXI, se dejaron al menos una derrota (no tres como lo hacen ahora con los Grizzlies) en este primer bocado de playoff: repitieron un 4-1 contra Nuggets en 2007 y 2005 y 4-2 ante los Suns en el 2003. Los Heat frente a los Bulls (4-2) en el 2006 y los Pistons contra los Bucks (4-1) en el 2004 cierran esta lista de campeones con heridas desde el primer paso. Perder en primera ronda es necesario para terminar en fiesta.

Ganar cuatro partidos seguidos, dos fuera de tu pista, no es cosa fácil. Los Celtics lo obraron en el Madison, pero no hay antecedentes de que ningún campeón desde 2003 lo haya logrado. Sin embargo, sí que era una norma bastante estrablecida, casi de obligado cumplimiento, cuando la first round se disputaba al mejor de cinco partidos. Con este breve cara a cara, impuesto desde 1984, en 14 de las 19 ocasiones, el posterior campeón pasó por encima de su rival (3-0). Equipos míticos como los Bulls de Jordan, los Bad Boys de Detroit o los Lakers del Showtime salieron sin despeinarse de esta ronda inicial con este formato siempre que afianzaron sus dinastías con triunfos en las Finales.

Anteriormente hubo diferentes maneras de dilucidar el nombre de los finalistas de la NBA. Entre estos cambios de modelo, hubo dos periodos en los que la primera serie se jugaba al mejor de siete encuentros, dato que serviría de referente con el actual sistema de playoff. Concretamente, desde 1975 a 1983 (salvo el corto plazo de 1977-1979 en el que se impuso una primera ronda al mejor de tres partidos), se pasaba directamente a disputar una semifinal de Conferencia. Sólo cuatro campeones (76ers en 1983, Lakers en 1982, Celtics en 1981 y Lakers en 1972) firmaron un rotundo 4-o para alcanzar el siguiente escalón. De 1958 a 1966, con siete campeonatos consecutivos de los Celtics, se pasaba directamente a la Final de Conferencia, sin que ningún campeón saliese vivo de este primer contacto sin ceder al menos una derrota.

07
Abr
11

Como pasar de la NCAA a la NBA hecho un campeón


Pregunta de Trivial. ¿Qué tienen en común Bill Russell, Henry Bibby, Magic Johnson y Billy Thompson? Pensar, pensar…

Seguro que algunos lo habéis acertado y los que no tengáis ni idea no os preocupéis que para algo está este post. Los cuatro nombres propios de ahí arriba confluyen en una anécdota. Ambos se podrían haber retirado tan panchos con veintipocos tras lograr en un ‘plis plas’ (siempre me gustó esa expresión) la doble corona del básket americano. Este cuarteto es el único que ha logrado de forma consecutiva el título de la NCAA y el de la NBA. Habrá que esperar a la próxima temporada para saber si se podrá alargar el club, dado que ningún miembro de Duke, campeones en el 2010, está en ningún roster profesional de la NBA (ni Brian Zoubek ni Jon Scheyer completaron el salto). ¿Lo lograrán si no hay lockout y pasan el draft Kemba Walker, Alex Oriakhi o Jeremy Lamb?

Volvamos al principio. Y eso, como en muchas otras cosas, es referirse a Bill Russell. Romper barreras era la especialidad de este chico criado en el racismo de Luisiana y que irrumpió en el baloncesto para cambiar el orden de las cosas, algunas reglas de la NCAA incluídas. Antes de que Red Auerbach logrará una jugada maestra y unirlo a los Celtics en el 1956, el miembro del Hall of Fame había logrado dos títulos consecutivos de la NCAA con promedios que superaban la veintena en puntos y rebotes con la Universidad de San Francisco (ver vídeo de Russell en SFU) junto a un tal KC Jones. Para colmo, ese verano se colgó la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Montreal antes de obtener el primer de sus once anillos como miembro estelar de los Orgullosos Verdes (ver archivo de NBA.com). Como rookie promedió 14.7 puntos y 19.6 rebotes.

El testigo de Russell lo tomó otro apellido reconocible: Henry Bibby, actual entrenador asistente de Lionel Hollins en los Grizzlies (antes Sparks, USC…) y padre de Mike, base de los Heat. Antes de obtener estos dos ‘titulos’, Henry fue el base titular del para muchos mejor conjunto que ha pisado un parqué en la NCAA. John Wooden condujo a los Bruins de UCLA a diez títulos universitarios entre 1963 y 1975, siendo Bibby el base titular en tres de estas conquistas (1970-1972) y ejecutando el conocido sistema UCLA con los bloqueos de Bill Walton. Tras licenciarse como senior y ser drafteado tanto en la NBA como en la ACB en segunda ronda, el base de North Carolina terminó ingresando en otro equipo mítico, el que llevó al anillo a los Knicks. Bibby fue el guardaespaldas de Walt Frazier y Earl Monroe (4.2 puntos en 8.2 minutos) en el último campeonato que se celebró en el Madison (1973) antres de emigrar por otros equipos y terminar en la CBA, Liga que también ganó (ver estadísticas en NBA).

Y qué decir de Magic Johnson, un hombre nacido colgando de una sonrisa. La historia de este chico de Lansing está cargada de galardones, pero quizá sea el transcurso de esta anécdota la que marca gran parte de su exitosa carrera. Aquella recordada final de la NCAA de 1979 entre los Spartans de Michigan State y los granjeros de Indiana State es uno de los partidos que los buenos aficionados guardan en su videoteca y supuso el nacimiento de una de las rivalidades que elevó la NBA a categoría internacional: Magic vs Bird. Johnson se llevaría esa batalla (ver el desenlace de la Final) y se uniría al nuevo proyecto de los Lakers de su nuevo propietario: Jerry Buss. El Showtime nació de la punta de sus dedos (18.7 puntos y 7.6 asistencias en su primer año, pese a ello el ROY fuera para Bird) y tuvo un remate de temporada sólo aplicable a los ídolos y que es una de las anécdotas que más se recuerdan en su biografía. En el sexto partido de las Finales ante los Sixers, con Kareem lesionado, Paul Westhead decidió que el rookie entrase como pívot titular. Magic repitió todas las rutinas que su ídolo de juventud seguía en todos los partidos y en la pista se comportó como lo que era, una gran estrella (42 puntos, 15 rebotes, 7 asistencias, ver vídeo). Historia del básket (ver estadísticas de Magic en la NBA).

Billy Thompson (55)

El último en conseguir este ‘doblete’ es quizá el nombre menos estelar, pero igual se merece un recordatorio. Billy Thompson era un alero de 2.00 criado en New Jersey y que llamó la atención desde la época de la high school, participando en el prestigioso Torneo McDonalds. Reclutado por la Universidad de Louisville, con los Cardinals completó todo el periplo universitario, venciendo a Duke en la Final Nacional de 1986, siendo el máximo anotador de ese equipo (ver ficha de los Cardinals). Ese verano se presentó al draft (nº 19), siendo elegido por los Hawks, que lo traspasarían junto a Ron Kellogg a los Lakers a cambio de los servicios de Mike McGee y Ken Barlow. Thompson se integró en el ‘showtime’ como suplente de Worthy y jugando 12 minutos (5,6 puntos) por encuentro (ver estadísticas NBA). Fue integrante de los Lakers que lograron los campeonatos de 1987 y 1988, aunque este año una lesión le privó de una progresión mayor y formó parte del draft de expansión con destino a Miami, donde firmaría dos temporadas por encima de los diez puntos en los recién creados Heat. Terminó su carrera en el Hapoel de Jerusalen y se retiró jugando en el Peñarol de Mar del Plata argentino.

10
Mar
11

Sí es NBA para ‘viejos’


Spurs, Celtics y Lakers se mantienen como firmes candidatos al título con quintetos que superan o rondan la treintena, una tendencia que se repite en la ú€ltima década, ante rivales más jóvenes como Heat, Bulls, Magic o Thunders. Phil Jackson y Gregg Popovich son expertos en colocarse anillos con plantillas veteranas, pero nunca un grupo con diez jugadores por encima de la treintena, como pasa ahora con los Lakers, ha levantado el trofeo Larry O’Brien.


Foto sacada de extradeportes.com

West y el ‘mundo viejuno’

Se dice que un deportista alcanza su cénit físico en el arco comprendido entre los 27 y los 30 años. Después, también se afirma, comienza un progresivo decaimiento natural. Ejemplos como los de Kareem Abdul Jabbar, Karl Malone o Michael Jordan, que alargaron sus carreras hasta ser cuarentones con notables condiciones físicas, derogan esta ley biológica. La realidad es que la mejora del acondicionamiento físico y la medicina ha hecho que se alargue la vida deportiva y los ‘treintañeros’ de la NBA no estén pensando en la prejubilación, sino en competir y largar al máximo sus carreras si no se lanzan de cabeza a los excesos y las lesiones les respetan. De los 443 jugadores que este año han tenido el honor de jugar la NBA, 119 empezaron la andadura tras soplar las 30 ‘velitas’. Esto supone un 26.8%. Shaquille O’Neal, recién cumplidos los 39, es el jugador más veterano que sigue en activo en la NBA y dobla al más jovenzano (Derrick Favors).

AP Photo

El pasado 25 de enero, Jerry West realizó unas críticas declaraciones diciendo que los Lakers eran ‘viejunos’, que se les estaban “cayendo los dientes”. En plena mala racha de los actuales campeones, el ‘logo’ se atrevió a elaborar una punzante metáfora en mitad de un acto desarrollado en un concesionario de coches. “No creo que los Lakers sigan siendo buenos por mucho más tiempo. Usted puede mantener corriendo a un coche adecuadamente cambiándole las ruedas y otros componentes a menudo. Pero no hay manera que le pueda cambiar las ruedas a los jugadores”. Duro golpe para un equipo que tiene una media de más 29 años entre los miembros de su roster, un quinteto que sobrepasa la ‘treintena’ (y eso que los 23 de Bynum rebajan el cálculo) y diez jugadores mayores de 30. Fuera el ‘palo’ de West una forma de motivar a Kobe y compañía, su sentencia no va acorde con los tiempos que corren en la actual temporada.

Tanto los actuales campeones de la NBA, como los dos líderes de las conferencias Este y Oeste, mantienen una columna vertebral articulada por piezas ‘usadas’ pero a pleno rendimiento. Los Celtics, más aún tras desprenderse de Kendrick Perkins, cuentan con un equipo muy veterano (28.4 y un quinteto de 32.8 cuando Shaq salga de la enfermería), y los Spurs (un equipo de 28.28 y un quinteto de 29.2 con la rebaja de Dejuan Blair, 21) avalan la idea de que la NBA sí es país para viejos.

¿Pero es la veteranía un grado para ganar un anillo? ¿No pensará el esfuerzo en sus cargadas piernas cuando lleguen los ‘playoffs’? ¿Estos ‘coches viejos’ se quedarán sin gasolina cuando llegue la hora de la verdad? Esa es la esperanza que guardan bisoños como los Thunders o maduros como Orlando, Chicago, Miami o Dallas, a su vera en los pronósticos. Cargados de la enciclopedia de datos y mirando el carné de identidad de los campeones desde 1977 (año de unificación con la ABA), se puede asegurar que la edad no es un problema para levantar el trofeo Jim O’Brien. Más bien es una tendencia al alza.

 

Foto obtenido en Photobucket

Cinco de 30

Aunque sí es verdad que no es cotidiano que quintetos plagados de ‘treintañeros’ salgan victoriosos de una larga temporada de 82 partidos, sí hay suficientes precedentes. La mayoría de los ‘starters’ de los campeones se mantienen en una media entre la orquilla del pleno rendimiento, de 27 a 30 años, pero existen notables excepciones. Y entrenadores involucrados como Phil Jackson y Gregg Popovich pueden dar buena cuenta de ello. Ambos dominaron la escena del 1996 al 2001 con hombres con un excelso currículum. Tanto el segundo three-peat de los Bulls (Jordan, 34, Pippen, 32, Rodman, 36, Harper, 34… un quinteto de 33 años de media en 1998 supone el récord) como el título de las ‘espuelas’ en el 1999, año del lockout (Elie, 35, Robinson, 33, Avery Johnson, 33…) y los dos primeros anillos del Maestro Zen con la dupla Kobe-Shaq (Rice, 32, Harper, 37, AC Green, 36, Horace Grant, 35, Shaw, 34…) se produjeron con quintetos por encima de los 30 años. Con un ‘cinco’ muy similar ambos técnicos ya ganaron el campeonato: Phil Jackson en los dos últimos años con el mismo quinteto que ahora y los Spurs en el 2007 (29.6 años de media con Bowen, 35 y un banquillo con Barry, 35 y Finley, 33).

Los Celtics también saben encender el puro de Auerbarch con el fuego de un grupo de viejos rockeros. Por poner dos ejemplos, los títulos de 1976 (Havlicek, 35, Nelson, 35, Silas, 32…) y 1969 (Jones, 35, Russell, 34, Howell, 32…) se obraron con figuras en el último tramo de sus carreras. La última banderola que Larry Bird colocó en el techo del Garden (1986) también se izó con una plantilla de interesantes ‘maduritos’ (30.12 entre los 8 jugadores más usados entre los que se encontraban: Bird, 29, Parish, 32, Dennis Johnson, 31, Wedman, 33 y Walton, 33).

Banquillo con recorrido

Pero como no solo de quintetos vive el baloncesto y el rol de secundario de lujo suele ser bien interpretado por jugadores veteranos para forjar un título. Sin contar a los jugadores que tuvieron una presencia testimonial (+10 minutos porencuentro), es visible que algunos campeones se apoyaron en un banquillo con más rodaje. En la última década se observan casos concretos como los mismos Celtics del 2008 (Cassell, 38, PJ Brown, 38, Posey, 31…), los Heat del 2006 (Payton, 37, Mourning, 35…), los propios Spurs en el 2005 (Massenburg, 37, Horry, 34, Barry, 33…) y el 2003 (Kevin Willis, 40, Steve Kerr, 37, Steve Smith, 33…) o la reedición de los Bad Boys de Detroit, que en el 2004 vencieron en las Finales a unos ‘mayores’ Lakers (Malone, Payton…) con el quinteto más juvenil (26.6) de los últimos 30 años apoyados en un banquillo más consagrado (Campbell, 35, Hunter, 33, Rebraca, 31…).

Las salidas de Trevor Ariza, Jordan Farmar o Sasha Vujacic y las incorporaciones de Ron Artest (31), Steve Blake (30), Matt Barnes (30), Joe Smith (35) y Theo Ratliff (37), pese a que estos dos últimos tengan una presencia testimonial, ha envejecido la estructura de la plantilla de los Lakers que, si revalida el campeonato, sería el primer equipo en vencer la NBA con diez ‘treintañeros’ (añadir a los anteriores a Derek Fisher, 36, Kobe Bryant, 32, Lamar Odom, 31, Pau Gasol, 30 y Luke Walton, 30). La marca actual la mantienen los Spurs (2007 y 1999) y los Bulls (1996), que utilizaron a 9 a lo largo de toda la temporada.

Como decimos, razones biológicas y médicas como la mejora en el acondicionamiento físico, las dietas, la mejore recuperación de las lesiones… han elevado la edad media de las plantillas de la NBA y, por lo tanto, la longevidad de las carreras de los jugadores. Además, la repetición de sagas desde los 80 ha provocado la el paulatino ‘envejecimiento’ del núcleo duro de cada uno de las plantillas haya hecho que se dieron campeones con edades más elevadas hasta que una nueva generación ha podido derrocarlos, como es lo que esperan ahora los Heat, Magic, Bulls o Thunders. No obstante, parece ya lejanos los último años 70, tiempo en el que los Blazers (1977) se llevaron la NBA con un equipo que promediaba los 24 años o los Lakers alcanzaron el primer anillo de Magic con 9 jugadores menores a 25 años.

Último apunte

Y que no se me olvide. Que Jerry West debería repasarse su fecha de nacimiento y la de sus compañeros campeones en 1972 (tenía 33), cuando, acompañado de Baylor (37) y Chamberlain (35), ganó en la Final a los Knicks de… Phil Jackson.

15
Feb
11

Las mejores canastas de la NBA


¿Cuánto valdría poner publicidad en una camiseta de la NBA?

Tanto en la WNBA (BBVA apareció en las finales) y en la NBDL ya se ha probado con el invento tan europeo de utilizar las camisetas deportivas como soportes publicitarios. Con la crisis o con la excusa de la crisis, la Liga NBA negocia el nuevo convenio a la baja para reducir el montanto de los salarios y aliviar las pérdidas de las franquicias, pero también considera nuevas alternativas para aumentar los beneficios, como es la idea de implantar los ‘hombre anuncio’. Pero, ¿cuánto valdría colocar el nombre de tu empresa en el pecho de Kobe o Lebron? Forbes resaltaba ayer un análisis sobre la esponsorización en diferentes ligas del Norte de América y cifraba en 4 millones el gasto que habría que hacerse para colocar al lado de la palabrita Lakers el logo de una marca. 2,7 millones costaría hacer lo mismo con Knicks o Boston.

Fuente: Forbes

Las mejores canastas de la historia

Pongan todos los adjetivos majestuosos que conozcan en una coctelera y añadan unas gotitas del mejor elixir de la NBA. Apreten el play y les saldrá algo parecido a este monstruoso post que se han marcado los chicos de Hoopism, uno de los portales de referencia en cuanto a baloncesto americano se refiere. En esta entrada se pueden observar las mejores canastas (y algunos fallos) de la existencia de la Liga de USA y están ordenados por el lugar en la pista desde donde se ejecutaron.  Los hay famosísimos, como el triple de West, ‘the shot’, el Baby Hook de Magic… y otros de personajes menos conocidos. Apasionante.

Fuente: Hoopism

Y las mejores 25 buzzer beater de la temporada

Esta temporada también ha habido grandes canastones. Y sobre la bocina. La revista Slam, en su versión online, ha publicado recientemente las 25 mejores canastas en los últimos instantes que se han vivido a lo largo de esta primera parte de la temporada. Aprovechen para verlo.

Fuente: Slam

Lenny Kravitz calienta el All Star

La NBA anunció que será Rihanna y Lenny Kravitz los encargados de amenizar el All Star con su música. La chica del culazo y el rockero de sangre mestiza pondrán la nota al finde de las estrellas. El rock, será por gustos personales, siempre ha sido el mejor condimento para ser la banda sonora de cualquier edición de imágenes de basketbolistas saltando de aro a aro. Quizá por darme el gusto, los chicos de las promociones de la NBA han puesto a Kravitz con la guitarra en la mano para cantar su tema ‘Come on Get it’ con el trasfondo de los canastones e imágenes más significativas del año. Arriba tenéis el resultado. Larga vida al rock’n’roll.

Los Tiempos Muertos en directo, versión Rondo

Messina levantó la semana pasada en el Foro Ferrándiz la polémica con sus declaraciones que se entendieron como un ataque a emitir en directo los tiempos muertos durante los partidos. En la NBA se difunden los mensajes de los entrenadores normalmente en diferido, desde hace tiempo por televisión. Pero parece poco para algunos. Rajon Rondo cortó por lo sano y se fue el domingo al corro de jugadores de Miami que estaba escuchando cómo realizar la siguiente jugada. Ni corto ni perezoso intentó escurrirse entre los brazos de Ilgauskas o Lebron para espiar los planes de Spoelstra. Solo se llevó algún empujón y, nosotros, está curiosa imagen. Grandes los Celtics. Viejos zorros.

Y el Breogán se llevó el Goya

El pasado domingo uno de mis ojos peleaba con el otro por acaparar mi atención entre el Orlando-Lakers de la pantalla del ordenador y la gala de los Lakers que asomaba por el plasma. La batalla no tuvo un ganador claro y a ratos iba cambiando de canal como si de un partido de tenis se tratara. Pero el cabezón de Fuendetodos se llevó la partida cuando apareció Mario Camus para recoger su premio especial. De fondo la charla de un entrenador uruguayo ante un corro de jugadores (no salía Rondo espiando), un discurso motivador. Se trataba de un fragmento de ‘La Vieja Música’, película que retrata la vida de un entrenador uruguayo (Federico Luppi) que es contratado por el Breogán de ACB y que busca a una mujer de la que se enamoró. Rodada en 1985, he leído que Camus, gran amante del básket, dudó entre Lugo y Huesca para localizar su rodaje, en el que aparecen rostros conocidos del deporte de esa década como Díaz Miguel y que cuenta con la participación estelar de Jimmy Wright, jugador del Breogán. Piti nos regaló hace tiempo este vídeo sobre la película (que no he encontrado en la red, invitado a ellos por Alex de la Iglesia).

Fuente Web Breogán

22
Dic
10

Top 5 ‘Segundas unidades’


5. Los Angeles Lakers

Los autodenominados Killers B’s no han tenido el protagonismo que Phil Jackson pretende que tenga la segunda unidad de un equipo campeón. La llegada de Theo Ratliff, Steve Blake (5 puntos y 2 asistencias) y Matt Barnes (8 puntos) aportaba defensa al banquillo de LA, pero la lesión del primero (sólo 8 partidos)  ha dejado al aire las carencias interiores del conjunto y explotado los minutos en pista de Pau Gasol. La recuperación de la cuarta ‘B’ (Andrew Bynum) y de Luke Walton, un jugador esencial por cómo lee el ‘triángulo ofensivo’, más los puntos regulares que aporta Shannon Brown, que ya no es solo un saltarín (10 puntos y un gran 44% de tres), hacen que la segunda unidad angelina, con más rodaje, pueda dar un salto de calidad al equipo tras las Navidades y ayudar a eliminar las dudas que han generado las derrotas de diciembre. Además Jackson aún debe despejar la incógnita: ¿Bynum será el ‘cinco’ titular o mantendrá a Odom?

4. Orlando Magic

El carrusel de cambios prenavideños ha situado a Orlando en el centro de la diana de la atención de la NBA. El protagonismo que le arrebató con sus fichajes de verano de Miami, Knicks, Bulls y Celtics lo acapara ahora con un ‘lifting’ profundo y la llegada del controvertido Gilbert Arenas como nuevo ‘microondas’ del equipo. A eso se añade la gran temporada de Brandon Bass (10.8 puntos), que ahora podría pasar a la titularidad, y la lista de tiradores como JJ Redick (9.2 puntos) o Quentin Richardson (7 puntos) y el trabajo secundario de Chris Duhon y Ryan Anderson. La salida del polaco Gortat deja sin un ‘cinco’ nato en el banquillo de Van Gundy. Howard, más imprescindible si cabe.

3. Denver Nuggets

Las idas y venidas con la marcha de Carmelo Anthony han desenfocado a Denver como un aspirante a algo serio en la conferencia Oeste. La inestabilidad del proyecto por las ansias de volver a NY de la estrella de los ‘Orange’ de Syracuse no puede ocultar la amplia rotación con la que cuenta George Karl. Con Shelden Williams aceptando una titularidad sin responsabilidades ofensivas a la espera de la vuelta de Kenyon Martin, el banquillo de las ‘Pepitas’ es de primer nivel. Comandado por Al Harrington (13 puntos en 27 minutos) y secundado por el inestable JR Smith (11 puntos), la rotación la completa el base de segundo año Ty Lawson (10 puntos y 4 asistencias), a lo que hay que unir la intensidad del tatuado Chris Andersen  cuando tome el ritmo a la competición Chris Andersen. Un roster amplio y compensado cuyo punto débil es la volatilidad mental de alguno de sus integrantes a los que los rumores sobre Carmelo no están ayudando para encontrar la estabilidad.

2. Boston Celtics

Éramos pocos y parió Shaquille. El ‘Big Three’ no son tres. Para nada. Si Rajan Rondo ya puede incorporarse con galones propios al elenco de estrellas de los Orgullosos Verdes, Danny Ainge no se puso a temblar cuando Tony Allen prefirió el dinero de Memphis y se sacó un par de ases de la manga. Los ‘O’Neal’, Shaq (11 puntos y 6.4 rebotes) y Jermaine (7 partidos), cubrirían la baja temporal de Kendrick Perkins, que está a punto de reaparecer, y añadirían más dinamita a la zona cuando llegue el momento de la verdad. Pero el verdadero revulsivo del banquillo es la réplica pequeña de Shaq. El bebé ya no llora. El otro gordito de LSU, Glen Davis ya es toda una realidad (12.2, cuarto mejor anotador tras el Big Three) y el debate sobre su sobrepeso o su personalidad infantil es una historia pasada. El backcourt no anda corto con Nate Robinson sumando descaro y puntos e integrado en el Ubuntu general y con un Marquis Daniels que ha ganado protagonismo tras la salida de Allen y ha adelantado a Von Wafer. Si el bipolar Delonte West olvida sus problemas personales y se convierte en una figura presente en la rotación, un base que aporte más juego colectivo que ‘Kryptonite’, Doc Rivers puede contar con la plantilla más extensa de la Liga.

1. Dallas Mavericks

El ‘banquillo’ de la NBA. Nowitzki no está solo y Carslile repite receta con las piezas de la temporada pasada, pero con más rodaje. Con Stevenson de ‘falso’ tirular, Jason Terry vuelve a optar al premio de mejor sexto hombre y sigue siendo la referencia del ataque desde el banquillo. Es el segundo máximo anotador de los Mavs (15.9 puntos) y el tercero que más juega tras el alemán y Jason Kidd. No es el único tapado. ‘Matrix’ Marion acepta también estar en un segundo plano y con su versatilidad aportar puntos (10) y rebotes (6) como complemento a Caron Butler o Nowitzki. Brendan Haywood (5 puntos y 61%) añade trabajo físico debajo del aro, férreos bloqueos y experiencia como cambio de Tyson Chandler. La velocidad de Barea (7 puntos) es la antítesis del juego pausado de Kidd. Para mí, la mejor segunda unidad de la NBA.

21
Dic
10

Feliz Navidad, version NBA


Vamos a cerrar esta puerta durante los próximos días. Desde el 27 de diciembre al 5 de enero, Puertatrás no tendrá actividad por motivo de ausencia mental de su autor, este que os habla. Por eso, y aunque aquí uno más que no ‘creer’ en la Navidad, que dice mi madre, es directamente antinavideño total, os quiero dejar de anticipo para las comilonas de estos días una serie de mensajillos moñas que las estrellitas de la NBA (alguna que otra fugaz como la de Belén) nos dejan aprovechando la efeméride del nacimiento de un barbudo en Palestina. No sabemos si hubiera nacido ahora sería primo segundo de Stoudemire o fan de Schortsanitis en el Maccabi de levantar.

Los duendecillos de Santa Claus

La batalla de bolas de nieve entre Heat y Lakers (from Todo sobre el basket americano)

Los toritos navideños, Scottie Pippen como estrella invitada

El concierto de Navidad de Shaq

Y el del osito de los Rockets

¿La última Navidad en NOLA?

El cuento de los Pistones

El Jingle Bells de los campeones

La hoguera del lobito de Minneapolis (buenísimo)

Verlo en  nba.com




Únete a otros 9.411 seguidores

Nuestro twitter

Actualizaciones de Twitter

Nuestro Facebook

El Calendario

junio 2017
L M X J V S D
« Nov    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

El Mundial

BlogESfera Directorio de Blogs Hispanos - Agrega tu Blog

RSS Feed desconocido

  • Ha ocurrido un error; probablemente el feed está caído. Inténtalo de nuevo más tarde.

A %d blogueros les gusta esto: