Posts Tagged ‘Barack Obama

13
Mar
12

Wat Misaka, mi querido enemigo (y 2)


Este reportaje viene de una primera parte que puedes leer aquí

No hubo desfiles para Wataru a su vuelta a Estados Unidos. No los necesitaba ni los quería. Nunca se había sentido un héroe. Simplemente, sus pies seguían recorriendo la senda con paciencia, paso a paso, fuera sorteando borrachos en la calle 25 de Ogden, defensores en el Madison Square Garden o miradas heridas entre la destrucción de Hiroshima. Él se limitaba a caminar hacia su destino, fuera cual fuera. Quizá por eso su llegada a Utah no fue nada traumática porque reingresaba en un pasado que la guerra no había destruído y sólo tenía que continuar hacia delante desde el mismo punto de partida. Ese mismo que quedó esperándole en las aulas donde quería terminar su ingeniería y en la pista donde la aguardaba la camiseta roja de los ‘Running Utes’.

Las dos campañas sin ‘Little Wat’ no habían sido tan exitosas para los muchachos de Vadal Peterson. Solo alcanzarían como campeones el torneo nacional en 1945 con un récord de 17-2, pero perdieron en primera ronda con la Oklahoma A&T del mítico entrenador Hank Iba y el interminable Bob Kurland –considerado primer jugador de 7 pies de la historia–, que a la postre firmaría el primer bienio triunfal en la NCAA.

La siguiente temporada mantenía a los Utes en un segundo plano pero con opciones de recuperar con Misaka los laureles que aún no habían marchitado. Contaba Vadal Peterson con dos all-American como Ernie Ferrin y Vern Gardner y el veterano Dick Smuin como único superviviente, junto a Misaka y Ferrin, del título de 1944. Las condiciones de entrenamiento habían mejorado tras la retirada de los militares del centro de prácticas y la normalización académica de la competición. La liga regular transcurrió sin muchos sustos y la plantilla fue calentando motores para el momento clave de los cruces. Un balance positivo de 16-5 permitía al grupo de Vadal Peterson obtener la invitación para volver al NIT y al Madison Square Garden, aunque no era suficiente para colarse en la lucha por el entorchado nacional, entonces limitada a ocho participantes.

El caprichoso destino hacía que Wat Misaka volviera a Nueva York. Su regreso no pasaría desapercibido para los medios de la Gran Manzana. ‘KiloWatt’, como lo apodó un periodísta por su electrizante aparición en pista, seguía siendo un ídolo pese a sus dos años de servicio por la patria. Sufriendo ante Duquesne (45-44) y West Virginia (64-62), los Utes se plantaron con muchas penurias en la final ante, de nuevo, la poderosísima Kentucky. Los ‘azules’ de Lexington querían revalidar su título en el NIT y por ello mantenían bien alto el cártel de favoritos que sostenían Ralph Beard, considerado como el mejor base de todo el país, y Alex Groza.

La gran expectación generada, más de 15.000 ‘newyorkers’ llenaron las gradas, en torno a Misaka por los devotos locales no quedó decepcionada y su relación de amor se amplificaría tras esa noche. Su defensa asfixiante y pegajosa como una tarde de agosto, negando el contacto con el cuero a Ralph Beard, desnortó la táctica de Adolph Rupp. “Dejó a Beard en un solo punto. Y porque cometió una falta sobre él”, relata Ferrin. Los ‘Big Blue’ de Kentucky perecieron entre la maraña de trampas de los Utes que tuvieron a un pequeño japonés como mejor guerrillero. “El pequeño Wat Misaka, nacido en Estados Unidos pero de ascendencia japonesa, fue el mejor de sus compañeros al no parar de interceptar pases haciendo que la noche para Kentucky fuera desesperante”, escribió el redactor del New York Times en la crónica del partido. El bajo marcador de 49-45 propició que la universidad del estado mormón levantara el prestigioso NIT, convirtiéndose en el primer centro en aglutinar los tres principales torneos académicos (NCAA, NIT y AAU). Pese a la exhibición defensiva de Wat, su compañero Vern Gardner sería proclamado MVP de la final, asignación que fue abucheada desde los abarrotados graderíos del MSG. La epopeya de los chicos de Peterson se agrandaría poco después como la dimensión del rival abatido. Los Wildcats lograrían un bicampeonato universitario pasando a la historia como el ‘Fab Five’ original. “Nos sentimos como si fuéramos campeones del Mundo”, rememora Wat.

Era un final ‘made in USA’ con un ‘japo’ como protagonista. Ni en Hollywood podían escribir un mejor ‘happy end’ para la carrera de Wat. Levantando su segundo título en dos años, protagonista de la final tras volver de la guerra y siendo ovacionado por el mejor y más grande ‘teatro’ de baloncesto del Mundo. La gloria nunca imaginada para un chico criado entre prostíbulos y marginado por el color de su piel. Pero se equivocaba. Otro pequeño paso del destino le llevaría de regreso a ese lugar en el que retumbaba su nombre. De repente sonó el telefono de la barbería de la calle 23. Al habla el entrenador. Vadal Peterson le citaba en el Hotel Utah, un céntrico y lujoso edificio de Salt Lake City. Debía ir bien vestido.

Cuando Wat estrechó la mano de Ned Irish no podía creérselo. Había viajado hasta la puerta de su casa para hacerle una oferta que no podría rechazar: ser un Knick. El presidente del equipo más famoso del planeta ‘drafteaba’ en el puesto 60 a un nisei llevado por el ‘boom’ que en la ciudad había originado su presencia en el NIT y que ahora se repite sin trabas raciales, más bien todo lo contrario, con Jeremy Lin como ‘cenicienta’ del cuento. Con un contrato garantizado de 3.000 dólares por temporada, toda una pequeña fortuna, Misaka tenía una camiseta azul con el número 15 esperándole en el Garden.

En octubre de 1947, con 24 años, Misaka tomó un tren y se plantó en mitad de la pretemporada de un equipo profesional. Joe Lapchick sería su entrenador en un vestuario repleto de jugadores que habían triunfado en centros escolares de Nueva York. El ambiente ya no era igual de fraternal que en las clases de Utah y tuvo que soportar las típicas novatadas. No todos le recibieron con los brazos abiertos. Era un paleto en medio de una gran metrópoli. Para suavizar el abismo de todos los cambios que debía afrontar, le emparejarían con otro novato local como cicerone.  Su compañero de habitación del Hotel Belvedere sería otro rookie que compatibilizaba el baloncesto y el béisbol profesional, Carl Braun. Pronto se hicieron inseparables en sus paseos, donde Wat era frecuentemente parado por desconocidos para halagar su juego en el NIT. Juntos iban a los entrenamientos y a los partidos de preparación durante esas tres semanas, pero también a los combates de boxeo, a las salas de fiestas, a los estrenos de Broadway, al estadio de los Yankees, incluso no era extraño que Braun invitase a cenar a Wat en su casa familiar de Long Island… Era feliz y sin saberlo estaba haciendo historia. Wat se estaba convirtiendo en el primer ‘no blanco’ en jugar en la ABB, liga nacida cara utilizar los pabellones los días libres que dejaba el hockey hielo y que dos años después se convertiría en la NBA. Ese mismo año Jackie Robinson rasgaría las mismas barreras de la discriminación siendo el primer negro en participar en las Grandes Ligas de béisbol con los Brooklyn Dodgers.

La afición de los Knicks acogió con júbilo a su exótico ídolo, pero los directivos del club no las tenían todas consigo, nerviosos ante los posibles incidentes que la presencia de Wataru podría producir en los desplazamientos, pese a que en la competición solo había equipos del progresista Este. De repente, después de haber sido por primera vez titular en un partido ante los Steam Roller de Providence, sin aviso previo, Misaka volvió a encontrarse en una oficina del MSG frente al semblante del señor Irish. La sonrisa que amanecía en Utah era ahora un línea recta de seriedad en el rostro del presidente. Los Knicks habían decidido tras tres partidos (anotó 7 puntos) ‘cortar’ al chico de Ogden. La prensa justificó la decisión por su debilidad física, pero el trasfondo racista era evidente hasta en el silencio de la época. “Me sorprendió, no me lo esperaba”, recuerda ‘Kilowatt’. “Me dijeron que era decisión del entrenador, que los directivos no querían echarme pero no tenían opción. Ahora me gustaría poder volver a ese momento y preguntarle por qué”. Tras jugar un año en una liga local solo para japoneses, se retiraría y nunca más volvería a jugar al baloncesto.

Otro paso más al puerto de partida. Misaka regresaría, dónde si no, a Utah para formar una familia (se casaría en 1952 con su novia Katie y tiene dos hijos) y desarrollar su carrera como ingeniero mecánico. Antes recibiría otra llamada. En una parada de su viaje a Ogden, en Chicago, tendría un sorpresivo ofrecimiento que podría haberle cambiado la vida. Abe Saperstein, fundador y entrenador de los Harlem Globertrotters le reclamaban como aliado y le ofrecía un contrato por unirse a sus filas. Wat rehusó su intento con amabilidad y se perdió en el anonimato. Al menos esa llamada le sirvió para considerarse apreciado como jugador de baloncesto.

La sociedad americana cambio al mismo ritmo con el que el destino jugaba con Wat. Paso a paso, los derechos de las minorías fueron reclamados y adquiridos en una lucha que hoy no ha cesado. El deporte fue un agente normalizador de muchas causas y en el baloncesto la comunidad afroamericana encontró un campo donde reivindicar sus derechos, pero los logros eran esquivos en el recuerdo de un pionero como Wataru Misaka, solo reconocido entre la comunidad asiática. “La mitad de los que vivíamos en los campos teníamos 18 años, por lo que puedes imaginar qué significaba él para los adolescentes. Fue un héroe, toda una inspiración, y, tal vez, la esperanza de que a pesar de que en la Costa Oeste fuésemos tratados como ciudadanos de segunda clase en otras partes de los Estados Unidos no fuéramos tratados como enemigos”, comentó en una entrevista Marielle Tsukamoto, presidente de la Liga de ciudadanos americano-japoneses. El silencio sobre su figura fue quebrado en 2009, cuando dos directores de cine, Bruce Alan Johnson y Christine Toy Johnson, se interesaron por su existencia y rescataron su vivencia en un documental llamado Trascending: La Historia de Wat Misaka.

La difusión de la película, premiada en varios festivales, despertó reconocimientos de urgencia dormidos durante décadas en el olvido. La ceremonial y políticamente correcta NBA no podía dejar pasar esta oportunidad para lavar su imagen ante el emergente mercado asiático y las malas connotaciones en sus intereses presentes que tenía el histórico olvido. En medio del escaparate del All Star de Phoenix en febrero del 2009, el propio David Stern reconoció su valentía y su ejemplo para romper barreras. No fue la única restitución del legado de Misaka. En agosto del mismo año, Wat volvería por primera vez a Nueva York desde su agria despedida. Invitado por los Knicks, el jugador pisó el simbólico parqué en el que un día rebotó su nombre coreado. Apellido, no obstante, que no aparecía entre la lista de integrantes en el espacio dedicado al equipo de la temporada 1947-48 dentro del estadio neoyorquino. Su número, el 15, colgaba del techo, pero no en su honor, sino rememorando a Earl Monroe y Dick McGuire. Demasiadas ausencias accidentales. Meses más tarde, el 20 de diciembre, durante un partido contra los Bobcats, todos estos agravios serían resueltos cuando los Knicks invitaron a Wat para ser recibido con una enorme ovación en mitad de la pista. Merecido homenaje.

Tampoco en el Salón de la Fama había un hueco para él en el apartado de ‘diversidad’ hasta la promoción del documental, cuando curiosamente y como si fuera un mal chiste su nombre sí figuraba dentro de los mejores  jugadores de bolos del Estado de Utah desde 1996. La renconciliación con su leyenda le llevó hasta la misma Casa Blanca. En un acto con la comunidad asiática, en octubre del 2010, Barack Obama le invitó y remarcó su ejemplo integrador desde su “espíritu competitivo como atleta”.

La irrupción de Jeremy Lin ha vuelto a limpiar el polvo de las hemerotecas para rescatar de la tranquilidad a Wat. Sus historias encuentran trayectorias paralelas en dos mundos contrapuestos, donde la libertad se descompone en múltiples colores y ya no en blanco y negro. Misaka no tiene una palabra de discordia para su pasado, ni un llanto o reclamación, quita peso a la trascendencia de su historia y luce una sonrisa en cada una de las fotografías que de él se encuentran. Contesta desde la distancia cuando le preguntan sobre el fenómeno de ‘Linsanity’, no acepta las comparaciones por humildad, rechaza parentescos, pero sí desvela una conexión que acrecienta su humanidad. Una anécdota que retrata a Wat. Cuando Lin no jugaba en los Warriors, Misaka decidió mandarle una carta a las oficinas de Oakland para animarle a no abandonar su aventura y para motivarle a reunir fuerzas para como él, continuar hacia su detino paso a paso. Lin, en una entrevista reciente, reconoció que recibió la misiva y que fue una inspiración conocer la historia de Wataru. “Él es más alto que yo y juega muy bien el pick’n’roll, jugada que en mi época era considerada falta”, reconoce Misaka en un reportaje de George Vecsey (NY Times), que reconoce que la sociedad ha cambiado en su relación racial y que la NBA es una organización internacional inimaginable en los años 40.

Con 88 años y jubilado desde 1981, Wat Misaka sigue viviendo en Utah junto a su mujer. No va a ver a los Jazz ni a los Utes, aunque los sigue desde la televisión mientras cuida a sus tres nietos. Ha cambiado los bolos por el golf, porque la pelota pesa menos. En breve volverá a reunirse con sus compañeros de los equipos de 1944 y 1947 para celebrar el 65 aniversario del triunfo en el NIT, la mejor “noche de mi vida”, como él afirma.

En la reunión no estará Masateru Tatsudo, el otro nisei al que le apartaron de la gloria porque dos japoneses en el mismo equipo “eran demasiados” y que vivía encerrado en el campamento de concentración de Topaz. En las imágenes de Trascending se recoge la grabación con una cámara de 8mm que hizo el hermano de Masateru, Dave, que recuerdan el único día que Wat Misaka cruzó la alambrada del campo. Cuando regresaron de  Nueva York tras vencer la final de la NCAA en 1944 y antes de enrolarse en el ejército, Misaka fue a casa de su amigo para entregarle la manta conmemorativa que habían recibido todos los compañeros del equipo de Utah por vencer la NCAA. “Fue la primera y única vez que estuve en el campamento, y fue un verdadero shock para mí. Había oído historias y visto fotos, pero comprobar el ambiente del desierto sombrío fue muy deprimente. Sonreí mucho en esa película, pero sentía dentro de mí toda la injusticia de todo esto”, recuerda Wat Misaka. La tela granate, descosida por el tiempo, el olvido y la rabia, durmió bien guardada por Tut hasta su muerte en 1997.

La familia Misaka al completo

06
May
11

Bin Laden y la libre expresión en la NBA


La noticia del asesinato de Osama Bin Laden ha colapsado la agenda informativa mundial. La intrigante y enigmática ‘captura’ del Enemigo Número 1 de los Estados Unidos fue recibida con fervor patriótico en el país que gobierna un Premio Nobel de la Paz, Barack Obama. O por lo menos esas imágenes de calles convertidas en caudal de euforia y viento bailando con banderas de barras y estrellas son las que han fijado los canales internacionales en nuestra retina.

La NBA no ha quedado al margen. La Liga está envuelta en los playoffs con mayor repercusión televisiva de los últimos años y la primera medida fue la implantación de rigurosas medidas de seguridad ante la alarma de posibles represalias terroristas de los seguidores del líder de Al Qaeda. El aumento del dispositivo policial en los partidos, incluyendo agentes especiales con perros, y el acceso con controles de metales, habituales en los aeropuertos, en la entrada de los aficionados a los Arenas fue visible en los partidos de Semifinales.

No es el único frente que se ha abierto en la NBA respecto a esta impactante operación. Las celebraciones también tuvieron su cabida en el parqué como lo tuvieron en las calles de Nueva York. Con los Knicks eliminados, los Heat tomaron la bandera de la nación. La franquicia de Florida hizo un llamamiento público para que su afición cantara orgullosa el himno nacional antes del segundo partido de las Semifinales del Este ante Boston durante la ceremonia de reconocimiento que se hizo a las Fuerzas Armadas del país, recuerden, patrocinador de la competición. Podéis ver el vídeo de los fans entonando su himno nacional aquí.

En un colectivo tan amplio como es la NBA, con centenares de jugadores, entrenadores, árbitros, dirigentes, periodistas, las reacciones han caído como una cascada. La dirección se orienta hacia esa misma expresión de júbilo y alegría por la noticia de la muerte de Bin Laden. Se celebra el éxito del asalto de los SEAL al escondite de Abbottabad, se recuerda a las víctimas del 11-S y sus familiares, se hacen bromas de mejor o peor gusto con el asunto, Nash se pregunta si a partir de ahora se terminarán los controles en los aeropuertos… Twitter fue el escaparate desde el que protagonistas de la NBA activaron sus opiniones sobre la ‘caza’ de uno de los personajes necesarios para contextualizar el inicio del Siglo XXI (ver algunos de ellos). Pero, como decimos, en un colectivo tan amplio, es normal que aparezcan voces discordantes, que seguramente son un reflejo de las preguntas que se hacen muchos estadounidenses que no han salido a las calles para celebrar la defunción de Bin Laden.

Ha habido una opinión que ha elevado la controversia por su carácter crítico y falta de patriotismo. La realizó Chris Douglas-Roberts, alero de los Bucks, y expresó con ironía su visión de la victoria que celebraban sus compatriotas. Sus tuits rezaban (traducido):

“¿Esto es una celebración?
¿Estará Dios contento porque celebréis una muerte? ¿O es tu religión ‘americana’?
Nos ha costado 919.967 muertes matar a un sólo hombre
Nos ha costado (USA) unos 1.188.263.000.000 dólares matar a ese ….. tío. Pero parece que ganamos. Jaaaa (sarcasmo)
¿La gente me está diciendo que me vaya de América por estar en contra de que MÁS INOCENTES mueran cada día? ¿Por estar en contra de una guerra de diez años?”

Su cuenta twitter fue inundada con ataques frontales ante esta libre expresión de sus sentimientos (vean algún ejemplo)

“¿Qué ha pasado con nuestra libertad de expresión? Ese es el problema, no queremos escuchar nada que vaya en contra de nuestra perspectiva”.

Precisamente esa última pregunta que deja en el aire Chris Douglas-Roberts parece esconder un tabú que aparta a los deportistas de dar su opinión sobre asuntos lejanos a su profesión. En un universo donde iconos del deporte tienen más presencia en los medios que otros agentes políticos, económicos o sociales parece incómodo que ellos salgan del ‘Circo’ desde el que nos entretienen para abrir la boca con temas ajenos. Y si salen de la corriente la multa social es abultada. A los deportistas se les exige una uniformidad, pero no solo dentro de una pista de juego, también en el tono de su discurso. Es significativo que la mayor de las censuras nazca de los propios implicados, pegándose el esparadrapo para no caer en patinazos o no sufrir represalias. El propio grupo no debe ser muy tolerando a voces disonantes y actúa como azote ante los críticos, siempre con gratas excepciones. En otros estados, incluido España donde el tema del nacionalismo levanta confrontaciones (¿Cuántas veces han escuchado que un jugador catalán o español oculta el escudo de la selección?), no es una excepción.

No siempre fue así y referentes del deporte no se mordieron la lengua. La NBA fue un ejemplo de integración y Hall of Fame como Bill Russell o Kareem Abdul Jabbar fueron estandartes de esta lucha racial. Pero los tiempos del Black Power o la indignación contra Vietnam están lejanos pese a la presencia de exjugadores de la NBA en cargos políticos (Kevin Johnson, Bill Bradley, Chris Dudley…) y al Obamismo generalizado de la competición: un presidente negro que juega al básket. Ejemplos de activismo como los de Ethan Thomas son una excepción a la norma. La libertad de opinión languidece en fuera de las pistas si no se reduce a unos cánones razonables (no más allá de la disputa demócrata-republicana, la defensa de un convenio colectivo…) y la disonancia suele ser un estigma para algunos deportistas que un día se atrevieron a remar en dirección contraria y terminaron en inscritos en una ‘Lista Negra’. Recuerden el caso de Craig Hodges, al que ningún equipo quiso contratar después de ir como campeón con los Bulls (1992) a la Casa Blanca con un traje africano como repulsa al trato contra la comunidad afroamericana. O la polémica con Mahmoud Abdul Rauf, que se negó a incorporarse para honrar al himno americano al considerarlo un signo de tiranía contra su raza y religión (musulmán). Al finalizar la temporada de ese affaire (1996), terminaría traspasado a Sacramento y un par de años después nadie lo ficharía cuando expiró su contrato pese a firmar más de 10 puntos por encuentro. Esperemos que a Chris Douglas-Roberts no le retiren sus ideas y entre en esa Lista Negra. Realmente creo que un deportista como cualquier ser humano se atreva a dar su opinión libremente sí es algo que se merezca celebrar en las calles.

06
Oct
10

De cabezones


Cabezudos, cabezotas y cabezones son cosas diferentes, aunque podrían ser sinónimos de ‘aragonés’ y pese a que a todos se les empareja por el volumen de lo que crece sobre sus hombros. Los Big Head Toys son un artículo bastante conocido en el ámbito de la NBA, a otros deportes y espacios de coleccionismo. Esos simpáticos ‘cabezas gigantes’ parecen estar de moda o, al menos, en los últimos días me he topado con su elocuente tamaño (casi como el nuevo marcador del Carpena) en dos de mis sesiones de submarinismo por las entrañas del ciberespacio americano.

El día que en USA sale el NBA 2K11 (Ale, ya queda menos), sin embargo, otro videojuego se merece hoy aparecer en este humilde blog. EA Sport ha resucitado el inolvidable ‘vintage’ NBA Jam, del que ya rendimos cuentas en este espacio del ciberespacio hace meses. Lo que no sabíamos es que una de las virtudes de la reedición del juego más freak de los recreativos de los 90 es la posibilidad de picarse con los políticos americanos, ya que hay un equipo de republicanos (Sarah Palin, George Bush…) y otro de demócratas (Obama, los Clinton…). Una buena excusa para zurrar a los del Tea Party. Tremendo! ¿Se imaginan un uno contra uno entre Zapatero y Rajoy? ¿Jugaría la Espe en equipo o se las chuparía todas? ¿Hacia qué canasta apuntaría Tomás Gómez? ¿O hacerle un body check a Aznar o Llamazares? Bueno, sí, mejor no lo imaginamos.

Más fotos en:

 http://mediagallery.usatoday.com/First-look:-%27NBA-Jam%27-/G1787,A7685?loc=interstitialskip

Pero el tema de las cabezas tremendas no queda ahí. Ya que el inicio de la temporada está al otro lado de la esquina, las cadenas nacionales de USA se están preparando para ofrecer la mejor oferta a sus televidentes para enganchar la audiencia. Las promociones intentan año a año ser lo más impactantes posibles, como la polémica que ya vimos de Australia (y que, ¡oh, casualidad! al día siguiente que se publicaba en Puertatrás salió en Marca.com), y el humor es una buena manera de llamar la atención. Así lo han entendido los chicos de NBAtv que utilizan el Fotoshop con tintes circenses para crear una visión diferente del veraneo de los jugadores de la NBA y la espera a una ‘gran’ temporada. Vean el vídeo para saber cómo sería Pau Gasol de haber nacido en Botorrita.

09
Ago
10

Obama se monta una pachanga con Lebron, Wade, Carmelo, Magic y Russell… y Camarón


Obama monta una pachanga con Lebron, Wade, Caramelo, Magic y Russell…. y les invita a Camarón

El verano es un buen momento para estar de Rodríguez. La señora se va con los niños de vacaciones y tu aprovechas que estás solo en casa para organizar una fiestecilla con los amigotes y echarte unos tiros en la cancha que tienes instalada en el jardín. Lo típico, vamos. Bueno, si eres Barack Obama y tienes a tu mujer armando el jaleo por Marbella con una de las niñas y a la otra la has enviado a una colonia. En fin, que the president tiene la Casa Blanca libre y que mejor que llamar a unos coleguillas para organizar un partidillo veraniego. Y como eres el mandamás del país, pues puedes elegir a quién invitar a tu casa, qué diablos. Que si quieres a Lebron, pues se apunta sin excusas. Que si te apetece tirar unas bolas con Dwyane Wade, no creo que se pueda negar. Que si unes al equipo a Carmelo Anthony, pues entiendo que va a decir que sí. Que si encima rellenas el banquillo con señores de la talla de Bill Russell o Magic Johnson, pues ya tienes un equipo de ‘estrellas’ para completar una pachanga de ensueño. Esa fue la reunión que Obama logró reunir en el Fort McNair de Washington, a poca distancia de la Casa Blanca, para enfrentarse a un equipo de soldados heridos en combate. Dos horas más o menos de partidillo sin presencia de cámaras y con Obama vestido de corto. Y como si de un buen partido de Laboral o Social se tratara, después Obama invitó a sus colegas a una barbacoa para celebrar de paso el 49 cumpleaños del ‘jefe’. Quién va a escaquearse del ofrecimiento. Si encima en el menú había camarones del Golfo de México. Con un poquito de petróleo de BP…. pero por el presi lo que te pida la patria. Y por Camarón, lo más grande. Y con Paquito… Jordan y Pippen del flamenco, como poco.

http://sportsillustrated.cnn.com/2010/basketball/nba/08/08/obama.nba.stars.ap/index.html#ixzz0w3mIXUo8

Van Gundy pronostica que los Heat romperán el récord de 72 triunfos de los Bulls

Perdonen la intrusión flamenquera, pero estos tipos eran la leche. Hablo de Camarón y de Paquito. Y de Jordan y de Pippen, también. Vayamos por estos dos últimos. Va y Steve Van Gundy, antiguo coach de los Knicks y ahora comentarista televisivo y le da por decir ayer que los Heat están en disposición de reventar el récord victorias que establecieron los Bulls de estas dos genialidades (Scottie recibirá en breve su lugar en el Hall of Fame de Springfield). Puede que sí, puede que no, puede que caiga un chaparrón y se mojen los cristales de la estación. Yo que sé… pero que no me lo creo. Un equipo que no ha ganado nada, solo un par de campañas de máketing y el odio de todo aficionado de la NBA que no sea de los Heat, no puede empezar a celebrar él derrocamiento de un récord mítico como el que consiguieron los Bulls del doble three-repeat con Phil Jackson a la cabeza en la temporada 1995-96. Pero el órdago va más allá. Van Gundy piensa que Lebron, Wade y Bosh podrían superar el récord de 33 triunfos consecutivos que tienen los Lakers y que no van a perder dos encuentros seguidos en todo el año. Eso es apostar fuerte. Todo al negro. A ver qué sale. 

Y otra cosa, que pensará el otro Van Gundy, el hermano Stan, entrenador de los Magic, el rival regional de los chicos de South Florida, cuando su tato realiza esta apuesta tan exagerada por el enemigo más feroz. Las cenas de Navidad en esa familia deben ser interesantes con el pico que gastan los dos hermanísimos.

http://www.miamiherald.com/2010/08/07/1766361/abcs-van-gundy-heat-will-break.html

08
Ago
10

Lebron agradecido con Cleveland y Cleveland no agrede a Lebron


Doc Rivers y Obama

La implicación de Barack Obama con el baloncesto es evidente. Por ejemplo, mientras su mujer se liaba a palmas en una zambra de Granada como una guiri más, la semana pasada se convirtió en el primer presidente de Estados Unidos que presenció en directo un encuentro de la WNBA con su hija pequeña. Qué efeméride más grande. Sí, señor. Ahora os traigo una pequeña anécdota que tuvo al presidente como protagonista. Pero el verdadero actor principal fue Doc Rivers. El entrenador de los Celtics no ‘quiso’ cogerle el teléfono al presidente. Unos días después de perder el séptimo partido de las Finales, el coach de Boston empezó a recibir la llamada de un dirigente de Atlanta, ciudad en la que recuerden fue entrenador y jugador. No descolgó el móvil hasta varios intentos y cuando por fin atendió la llamada al otro lado del aparato se encontraba Obama, que quería felicitarle por su trabajo durante las Finales. Una llamada más sin atender y quizá le hubieran mandado a Guantánamo. Bueno, no, que ya no está W.

http://blogs.orlandosentinel.com/en_fuego/2010/08/president-obama-finds-doc-rivers-is-the-silent-type.html

Y Lebron agradeció el apoyo de Cleveland

Ayer, Lebron James volvió por primera vez a Ohio tras ‘The Decision’. El alero de los Heat estuvo presente, como hace todos los años, en un acto benéfico en su ciudad natal, Akron, para apoyar el uso de la bicicleta. Pese al revuelo y las muestras de odio que los habitantes de Ohio han mostrado tras saber que el que fuera su ídolo prefería continuar su carrera lejos de los Cavs, su presencia entre sus vecinos fue recibida con apoyos y las muestras de desagrado no existieron. Aún más, tras la polémica que se vivió hace unos días al anunciar Lebron en un periódico de Akron su presencia para el evento y no agradecer el apoyo de los hinchas de Cleveland, durante su única declaración ayer quiso zanjar todos los comentarios y sí citó a los clevelanders en su manifiesto de eterno amor. Qué bonito.

”A la ciudad de Cleveland, a mis fans de Cleveland y a mis del noreste de Ohio , gracias por los últimos siete años y los años en el futuro. Quiero agradecer a la ciudad de Cleveland y al noreste de Ohio, todos los grandes años que he tenido ”.

Pero, vamos, Lebron, chico, ¿solo al noreste de Ohio?¿Y qué pasa con los del suroeste? Ya veo una columna de humo de más camisetas quemadas por ese punto cardinal. Es que no tienes remedio. La próxima vez di: ‘Gracias al mundo mundial y a parte del extranjero, y sin olvidarme a la vida inteligente, bueno, y a la estúpida también, que puede o no que nos esté viendonos desde el cielo, y sin querer dar la espalda a los que estén en el infierno, y al nirvana, y a los Sound Garden (penoso chiste Grunch), y a los que habitan en una tercera dimensión… Bueno, graaaaaaaaacias a todo quisqui’

Así te evitas problemas, majete.

Por cierto, que el acto, que consistía en que Lebron se montara en una bicicleta y se diera un voltio por la ciudad (con una camiseta roja de la ciudad de Akron) tuvo un recorrido más corto en esta edición para reducir gastos y tampoco hubo un montaje especial de seguridad. Hasta hubo una niña pequeña con la camiseta de Lebron de los Heat. Y nadie le hizo nada malo. Qué raro.

http://www.ohio.com/sports/cavs/100187324.html?utm_source=twitterfeed&utm_medium=twitter

17
Jun
10

Finals 6: Where defensa happens


La defensa empata la serie

Entre las claves del partido se resalta la lesión de Kendrick Perkins, pero para entonces los Lakers ya habían obrado un cambio de imagen y juego que abrió la brecha por la que cayeron los Celtics y su primer match ball. La inclusión ofensiva de Ron Artest en los primeros momentos, incluyendo una más fluida circulación de balón, más balones interiores (para los pivots o en penetración desde el perímetro o habilitando tiros abiertos con un gran Gasol en el pase) y el cambio del ritmo del partido (velocidad más controlada) son apuntes que superan la idea de que las Finales no acabaron por el esguince de rodilla del pívot de los Celtics, que le apartará del séptimo. El factor diferencial fue la defensa de los Lakers, más activa y coordinada en las ayudas, cambios y recuperaciones, más agresiva sobre Pierce y en acciones cerca del aro (otra vez Gasol bloqueba tiros), que solo pudo desatar Ray Allen, un daño menor para lo que habían sufrido los Lakers en Boston. Aqui os dejo un vídeo que desvela las claves de este cambio.

Parar a Rondo, objetivo número 1

Y en el cambio defensivo de los Lakers fue decisiva la marca sobre Rajan Rondo, el base de los Celtics. Phil Jackson intensificó la vigilancia sonbre el antiguo alumno de Kentucky e intentó secar ya no solo su pírrico tiro exterior (le flotan más a árbol de hoja caduca), sino insistiendo en las ayudas en trap para reducir su peligrosidad en la elástica penetración y para dar el pase definitivo. Parece que funcionó. Vean más detalles en este enlace.

http://nbaplaybook.com/2010/06/16/how-the-lakers-stopped-rajon-rondo-and-how-he-can-counter/

Los quejicas de las Finales

Hay gente pa’tó. Y en esto de los blogger NBAeros los hay para darles de comer aparte. Y yo de los primeros de la fila, que conste, pero es que te encuentras cada análisis maravillosamente freaks. Aquí tenemos uno. En una serie calentita en la que los árbitros han estado en el punto de mira por parte de ambos equipos, alguien se ha molestado en contar las ocasiones en las que los jugadores se han quejado de las acciones arbitrales. ¿Quién creéis que ha sido el más quejica? ¿Qué equipo ha mostrado más ampliamente su descontento? La verdad es que los resultados me han sorprendido y los jugadores con la lengua más larga no están en los lugares de mayor indignación a lo largo de las Finales. El cara de ángel de Ray Allen por parte de los Celtics es el mayor bocazas, por delante de Kevin ‘The Mask’ Garnett o Sheed Wallace. En los Lakers no hay tantas sorpresas y es Kobe Bryant quien se vuelve más a los árbitros tras una acción. Gasol, como fiel Sancho Panza, va a sus espaldas, lejos del bocazas twittero Ron Artest, que no refleja su fama de polémico ante los árbitros.

http://online.wsj.com/article/SB10001424052748704324304575306850827634656.html

El jugador mas ‘punchable’

Y siguiendo con las listas, antes de las Finales alguien preguntó quién sería el jugador al que utilizaría como saco mamporrero con más ganicas. La elección es grande teniendo en cuenta que en ambos equipos participaban algunos de los jugadores más odiados de la NBA, como Kobe Bryant, Ron Ron, KG, Sheed Wallace o Paul Pierce. Algunos también le darían una buena azotaina a Bynum o Big Baby por lo tontos que han demostrado ser respetando su corpachones, a Nate Robinson por chupóctero, hasta a Gasol por envidia… pero el ganador es otro. The Machine, Vujacic se ha llevado el galardón, suponemos que gracias a los votos de Dragic y familia y a los fans de Maria Sharapova que no tragan su noviazgo.

http://www.thedreamshake.com/2010/6/15/1520369/we-have-an-upset-in-the-most

Dos millones de filosofía Zen

La semana pasada Phil Jackson declaró que cuando se acaben las Finales decidirá qué hará con su futuro, si reducirá su salario y continuará con los Lakers, se marcha a otro proyecto motivante (opción cada vez menos definida) o lo deja para siempre o por un rato. El lío con los propietarios de los Lakers, el patriarca Buss y sus hijos (incluída la hija Jeannie, novia de Phil), es la reducción salarial que quieren imprimir en tiempos de crisis sobre el contrato de Jackson, que cobraría 12 millones la próxima temporada. Pero resulta ahora que ESPN ha sacado a la luz lo que cobrará el entrenador si logra el jueves llevar a su equipo hasta un nuevo anillo: dos millones de dólares, más de lo que cobran la mayoría de los coach de la NBA. Buen recorte salarial. También sale  Mitch Kupchak, GM de los Lakers, hablando del tema, se resaltan las declaraciones en las que Jackson enmarcó la obligación de vencer el campeonato para seguir al frente del grupo y se cita a Brian Shaw, actual asistente que Jackson intentó colocar en los Bulls, y el miembro del Showtime Byron Scott, que también suena para los Cavs, como futuros ‘coachables’.

http://sports.espn.go.com/los-angeles/nba/news/story?id=5289874

Christina Aguilera puso la voz

Aguilera, ese lateral con alma de extremo, que secó la hierba de la banda del Heliodoro Rodríguez y el Calderón, no ese no. Christina, esa sí. La chica Disney que conoció la lencería fina y ahora intenta discutir su desventaja generacional con bichos como la Lady Gaga y niñatas que han conocido el sexo de la noche a la mañana como la Hanna Montana, esa misma que canta y baila, se cascó la interpretación patriótica del himno nacional norteamericano previo al sexto partido. La niña habrá perdido cartelera, pero mantiene un bozarrón que supera cualquiera de sus estilismos, ahora a mitad de camino entre una pin up y la novia gótica del dueño de Versace. Aunque mi amigo Enrique piense que ha perdido mucha gracia esta muchacha, sus cuerdas vocales son generosas para esa pequeña caja toráfica.

Lo que dijeron los respectivos banquillos, versión ACB.com

Que en un blog que lo leen cuatro gatos (bueno, hasta cinco, pero todos muy majos y lindísimos), nos pongamos a hacer gilipolleces con el tema del básket a cambio de algún comentario aplaudiendo nuestro virtuosismo, pues vale, cada cual malgasta su tiempo como puede, pero que un medio oficial se ponga a hacer el moñas con motivo de la Final de la NBA me llena de extrañeza. Y que encimen cobren. Que trabajo más maravilloso. ¿Dónde hay que echar el currículum? Pues en ACB.com, a la atención del señor Malo de Molina.

Alberto de Roa se ha cascado un verdadero texto friky en la página oficial de la Liga española que merece nuestra atención, aunque sea para rascarnos los ojazos por incredulidad. De Roa se inventa las supuestas e hilarantes conversaciones que durante el sexto partido se debatieron en los respectivos banquillos de Lakers y Celtics. Hasta alguna ocurrencia tiene algo de gracia, sobre todo el monosilábico Adam Morrison y el malhumorado Kevin Garnett, que expulsa serpientes por la boca como si estuviera en un cómic de Ibáñez, mientras que Finley se nos queda sopa en mitad de su discuros filosófico. Friky, friky.

http://www.acb.com/redaccion.php?id=68182

El regalo para Papá Obama

Michele Obama estuvo presente en un palco de lujo del Staples durante el sexto partido. Le acompañaron sus adorables hijas, que dado que a la visita no pudo acompañarlas Papá, quisieron aprovechar la ocasión para comprarle un regalito, siendo además el básket su principal afición. Asi que Sasha y Malia Obama decidieron que una camiseta de los Lakers era la mejor opción para ofrecerle al papi. ¿Pero Barack no era de los Bulls? ¿Es un chaquetero? O quizá cuando reciba el presente el presidente, ponga buena cara, agradezca el detalle y guarde el trapo amarillo en el fondo del armario al lado de la bolsa de galletitas saladas que le dejó Bush en herencia. Qué locura.

http://www.tmz.com/2010/06/16/barack-obama-los-angeles-lakers-boston-celtics-malia-sasha-michelle-jersey-fathers-day-gift/

05
Jun
10

El alcalde de NY se pone en campaña para fichar a Lebron


Bloomberg quiere a Lebron

Pan y circo. El lema romano sigue en boga más que nunca. Y Lebron James es una pedazo de hogaza de pueblo amasada con narices. SI el propio Obama ya soltó que le encantaría ver a Sir James en Chicago (esta semana un periodista twiteó que el presidente había dicho también que Cleveland sería una opción correcta para el chico), ahora el alcalde de Nueva York se ha puesto en campaña para llevar a Lebron hasta la capital del Mundo. Vivan los políticos que se preocupan por resolver los problemas del mundo. Pura demagogia, envoltorio electoral, Michael Bloomberg se pone delante de la cámara para pedirle al astro que se decida por los Knicks. La campaña C’mon Lebron ha sido puesta en marcha con tal efecto, siguiendo la estela de otras ciudades y franquicias en la NBA, pero en esta ocasión ha contado con la colaboración del mismísimo alcalde, que, como ya escribimos en este blog, pretendió ponerse en contacto con el destituído Mike Brown para recibir información de primera línea sobre los deseos de Lebron. “Nueva York es el lugar apropiado para el rey. No hay mejor lugar en el mundo para vivir, para jugar, para ganar. Los neoyorquinos quieren que LeBron venga a la ciudad más grande del mundo, y lanzamos esta campaña para capitalizar esa energía y creatividad para demostrarle por qué debe elegir Nueva York. Hay ciudades extraordinarias en todo el país, pero ninguna tiene los atractivos de la ciudad más grande del mundo”. Si sois masocas y os molan este tipo de expresiones de populismo barato, pues cliquear el enlace y podeis ver la declaración de Bloomberg en vídeo (aqui). Mientras, una empresa de mensajería de NY ha instalado un trailer frente al Madison para los aficionados puedan enviarle sus mensajes y regalos a Lebron para que se venga para la Gran Manzana. El trailer llevará todos los mensajes hasta la casa de Lebron en Akron.

http://www.nycgo.com/cmonlebron

Viva el cachondeo: Tour ‘free agent’ para vender las nuevas Nike de Lebron

Mientras esto pasa, parece ser que la entrevista con Larry King fue sólo el preámbulo de una campaña de Lebron James para promocionar su nuevo diseño de zapatillas Nike y que le podría llevar a realizar un Tour por las ciudades que pretender sus servicios. Según los medios americanos, Lebron llevaría su Tour de la zapatilla por Nueva York, Chicago (donde pretenden ponerle su nombre al circuito de velocidad, más publicidad gratuita) y, posiblemente Miami y LA, para vender el producto y negociar su futuro con las franquicias que los pretenden. Y es que realmente todo este montaje de dónde leches jugará Lebron es simplemente una nueva campaña de mercadotecnia de Nike. Sin más.

http://nba.fanhouse.com/2010/06/04/source-lebron-james-plans-elaborate-free-agency-tour/




Únete a otros 9.410 seguidores

Nuestro twitter

Actualizaciones de Twitter

Nuestro Facebook

El Calendario

mayo 2017
L M X J V S D
« Nov    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

El Mundial

BlogESfera Directorio de Blogs Hispanos - Agrega tu Blog

RSS Feed desconocido

  • Ha ocurrido un error; probablemente el feed está caído. Inténtalo de nuevo más tarde.

A %d blogueros les gusta esto: