Las zapas de Roldany


Fijo que lo has visto. Tú y un chino, un gambiano y otro de Surinam. El vídeo se ha hecho viral y da vueltas por el mundo como el sputnik. Miles de reproducciones. Voy a daros más datos. Niño mulato haciendo virguerías con una pelotita. Quizá con estos detalles no da para el reconocimiento. Voy al grano. El peque anda descalzo y mete un canastón en medio de la calle en mitad del jolgorio.

Tiene todos los ingredientes que nos gustan para darle al ‘like’ a mansalva. Descubrimiento del nuevo Mesías, exotismo y ritmo caribeño y encima ese rollito de complacencia con el Tercer Mundo tan de Amancio Ortega en la planta de oncología. Explosión planetaria y comentarios de todos los tonos y colorines. Que si el chaval se pasa cuatro pueblos con la celebración, que a este los draftean los Supersonics en el 2029, que fijo que es un cadete jugando con minis. Lo que queráis. Barra libre. Esto son las redes sociales.

El acabose llega cuando la historia alcanza a LeBron James y la supermegaestrellaza de los Lakers y de Nike pide el socorro internacional para localizar al locuelo y mandarle unas zapas a la puerta de su chabola. Spencer Dinwiddie (Nets) no quiso ser menos que King James y le facturó otro par. Que cómo va a ir el figura como Bikila corriendo la maratón. Imagínense la escena. Todo tan americano. El reflejo de la superación. Para hacer un peliculón. Se merece unas sandalias. Todo solucionado. Va a tener una colección de zapas que ni Nacho Martín.

Vamos un poco en serio. La historia es chula. El vídeo no es más que otro de los miles que se pueden encontrar por las redes de un renacuajo haciendo una acción de mayores en lo bueno y en lo peor. Vistoso es. Lo insólito es el entorno y los pies desnudos. La cuestión es la de siempre. Nos quedamos en la superficie.

El bombazo ha hecho popular a Roldany Vélez, que así se llama la criatura. Entrevistas televisivas, reportajes, invitaciones a Nueva York y parafernalias varias para hacer de su pobreza un espectáculo en ‘prime time’. Todo por la futura sensación de las canchas. Puro bochorno del sensacionalismo. Con la madre presente, lagrimones y promesas que, ojalá me equivoque, quedarán en el olvido cuando salgan del plató.

Roldany tiene trece años y vive en Pueblo Nuevo, una barriada de Santiago, en la República Dominicana. Componente de una familia humilde de cinco hermanos. La proeza se grabó en la calle gracias al móvil de un adolescente llamado Jayson Beer Colón Ramírez. Exactamente, Beer, cerveza. Al colgarlo en Facebook lo observó y compartió Adris de León, un profesional e internacional dominicano que conoce perfectamente a Roldany, habitual pasa pelotas en sus prácticas de tiro en un gimnasio local. Dicen los observadores que los gestos que expresa el pequeño en su famosa grabación son copias de los del pez grande.

Cursa sexto en un colegio de la zona y no juega en la calle. Y sí tiene zapatillas. Simplemente se las quita porque dice que lo hace mejor. Como la camiseta. Alguien le tendría que decir que no, pero eso es otro tema, que va a pillar frío y hacerse un esguince con la tontería. La canasta no está en mitad de una calle de tiroteos, sino justo fuera de un pabellón. Porque Roldany compite en el nivel intermedio en una entidad que abre su pabellón todas las tardes tres horas para que los chicos de Santiago puedan ir a practicar y se alejen, precisamente, de las calles, la delincuencia y las drogas. Él juega al baloncesto desde los cinco años. Nada nuevo en el horizonte, pero eso no sale en un vídeo de diez segundos.

En República Dominicana se registran, de media, unos 2.150 homicidios al año. Es el quinto país de Centroamérica, Caribe y Sudamérica con peores datos de violencia y asesinatos. Los hurtos son un problema habitual y el principal para el 74% de la población. El 25% de las viviendas del estado antillano han registrado algún robo o acto delictivo. Son cifras frías que se nos dicen poco por la lejanía. Quizá nos conmuevan un poco, lo justo, casi, casi lo que dura la diablura de Roldany. Es una realidad que está más cercana de lo que consideramos.

En España vive una comunidad dominicana de 75.000 dominicanos, más o menos. Un tercio de ellos residen en Madrid, muy concentrados en distritos del sur de la capital como Usera, Carabanchel, Aluche o Villaverde. Cuando hablas con las familias apuntan al riesgo de la delincuencia como razón principal para hacer las maletas hacia Europa y abandonar sus raíces. Buscar un futuro mejor para sus hijos es un argumento potencial.

No es extraño contemplar grupos de esta nacionalidad en las canchas de baloncesto callejero, dado que es uno de los deportes más populares con la ‘pelota’ (beisbol), o en equipos de colegios o clubes de formación. Tyson Pérez es el primero de estos migrantes que empieza a despuntar dentro del profesionalismo gracias a su eclosión en el ZTE Canoe de LEB Oro, señalándolo como un componente de la Liga Endesa.

Me alegro profundamente de que Roldany tenga ahora más zapatillas que el Corte Ingles. Que lo aproveche y las queme a tope. Que siga yendo a su club a hacer jugadas imposibles, pero sobre todo a alejarse de los peligros y educarse como buena persona. No tanto a pelear por ser una estrella, algo que nadie sabe si ocurrirá, aunque tampoco nadie debe arrancarle ese sueño. Me da asco ver su exposición y la de su familia por los medios sensacionalistas, utilizando su pobreza como reclamo de una solidaridad puritana e hipócrita. Pero también me quiero acordar hoy de todos esos Roldany que nos rodean, esos chiquillos, dominicanos o donde sea, con o sin zapatillas, que saldrán o no saldrán en las redes sociales, que utilizan el baloncesto como ilusión y amarre a otra realidad, como escape a un futuro de mayor esperanza. De esos no necesitan solo un par de ‘tenis’ enviadas desde Akron, sino nuestra atención, afecto y comprensión. Sean virales o simplemente tu vecino del tercero C.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close