Jota mayúscula


Que el Tecnyconta juegue la Copa del Rey es una posibilidad. No es remota. O quizá no tanto como imposible parecía cuando apenas un par de millares de aficionados salieron decepcionados de la presentación de su equipo contra el Hapoel Jerusalem. El desastre se barruntaba por un horizonte helado. Hace tres meses. La bajada latente de presupuesto, un puñado de fichajes poco atractivos, la huida del deseado Sebas Saiz y la sensación de descenso sin freno hacia la LEB impregnaban un pabellón desocupado de buenas vibraciones sustituidas por la frustración y el hartazgo.

Pero ahora jugar la Copa es una posibilidad remota. Pero una posibilidad. Aunque haya que hacer cálculos de física cuántica para lograrlo. Y aunque parecía que se escapaba  definitivamente cuando el Barcelona escalaba por el marcador hacia la doble decena, nadie frunció el ceño. Esa afición castigadora ahora se comporta como un gatito acurrucado en los brazos de su amo, ronronea feliz con lo que ve. Aquellos que rompieron su abono vuelven ahora a la taquilla a comprar la entrada para ver a su CAI de siempre.

Un chaval de 16 años enciende la llama. Es de aquí y su apellido suena a casa. Es Carlos Alocén, la esperanza. El primero de una lista de tres. O más. Alocén, Pradilla y Jaime Fernández, los chicos del barrio. Recuerdo que mi primera conversación con Luis Arbalejo, ahora engalanado como forjador de estrellas, se quejaba que le daban estopa porque entre el cadete y el junior no habia un zagal de Zaragoza. “La generación buena empieza en el 2000”, lanzaba como un mantra. No se equivocaba. Los críticos le crucificaban por dar bola a un chico de su isla, un tal Sergi García, ese que ahora alza la bandera de la esperanza y al que le salen novias internacionales. Ahora ya es uno de los nuestros. No viene a robarle el puesto a nadie.

Y la Copa está lejos. En Gran Canaria. Tampoco importa mucho. No veo a muchos comprando los billetes de avión. Y eso que el frío y el cierzo arrecia. Como el cántico y la risa. Como la satisfacción. Porque se lesiona Sergi García y aparece un zagal de los de antes. Porque el equipo exhala verdad, compromiso y hambre. Porque se juega al baloncesto creativo, a meter más que el otro, a entusiasmarse y a entusiasmar. Por narices y por juego colectivo. Porque aquellos que hace unos meses había que retirar son ahora los campeones de siempre. Porque el americano que vendría cojo, gordo y jubilado es una maravilla, un lujo, un MVP que las mete como churro y encima las reparte. Como cuando ese zagal corta por la zona y se la pasamos para que meta una canastita. Ese zagal que es toda una victoria en una derrota de la que nadie habla. Ni importa. Importa el zagal.

JOta_Zaragoza

Solo es una posibilidad. Está lejísimos. Pero el gerente baja a la pista y le da una camiseta a una señora, doña Carmen, centenaria y sale en todos los papeles al día siguiente. Aparece el Tecnyconta en los medios de Madrid. Y no se ha ganado. Porque las camisetas rojas le hacen sonreir a esta señoraza gallega que vibra con el equipo por sus hijos maños. Como otros niños, los de Atades, disfrutan del baloncesto y sueñan con ir al Príncipe Felipe. Porque el básket es acercarse a la gente. Estar a su lado. Hacerles felices.

Porque la Copa es lo que menos importa. Importa el zagal. Importa Pradilla y Jaime. Importa Carmen. Importa que la grada se encienda sin el pito en la boca. Importa que el equipo hable y sienta baloncesto. Importa recuperar la ilusión. Importa que Zaragoza vuelva a ser la pequeña Belgrado. Importa que el entrenador sepa empatizar con sus jugadores, con sus ayudantes, con los medios, que vaya a ver los partidos y entrenamientos de cantera, que de un clínic bajo el nombre de José Luis Abós o se reuna con técnicos de un club de la ciudad. Importa que ese tipo con nombre maño, de barrio del Lupus, esa Jota mayúscula y baturra, haya descargado su pasión en una zona deprimida pero que no había olvidado por qué palpitaba su corazón, su corazón rojo. Porque el día que fichó casi le di el pésame y él me aseguraba que Zaragoza era un proyecto acojonante, con mucho futuro. Jota, gracias por el zasca.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close