03
Jun
15

Coopera o revienta


Las altas tasas y los problemas para homologar sus vetustos campos de arena llevaron en 1933 a varias agrupaciones de los barrios más populares de Barcelona a desligarse de las competiciones de la Federación Catalana de Baloncesto. A la llamada de un anuncio en prensa que publicó el BB Monserrat, equipo vinculado al Ateneo del barrio proletario del Hortafrancs,  acudieron varios clubs deportivos y excursionistas, entidades culturales y obreras que decidieron crear su propio campeonato: la Agrupació de Basket.ball de Catalunya que se desarrolló en el ambiente en ebullición política y social de la II República Española. El primer campeón fue el equipo de la Biblioteca Popular de Montgat. Sólo la explosión de la Guerra Civil truncó un proyecto que resistió a las trabas que mantuvo la Federación impidiendo a los clubs y jugadores ‘federados’ jugar en la ‘ABC’.

Nueve largas décadas más tarde, un grupo de jóvenes de los barrios madrileños de Hortaleza y Prosperidad se vieron sin saberlo en un dilema parecido al de sus ‘abuelos’ catalanes. Los elevadísimos precios que impone para jugar al baloncesto organizado el consistorio de Madrid chocaban con sus ganas de disfrutar de este deporte. Hartos de pagar cuotas severas o tener que dejarse sus ahorros en alquilar pabellones, decidieron tomar las canchas de la calle y poner en marcha una competición gratuita abierta a todos los que compartiesen ese sentimiento. Así nació en 2012 la Liga Cooperativa gratuita de Madrid en mitad de la crisis política y económica que vive la España de principio del Siglo XXI. “Redactamos un escrito que distribuimos por las canchas del barrio. La idea principal era hacer una liga con la gente que jugara en las distintas canchas del distrito. El básket como medio y como fin para conocernos entre todos/as”, comenta un portavoz de la Liga.

Este domingo en el ‘Campo de la Cebada’ se cierra la tercera temporada de una idea que ahora es un proyecto consolidado. Y no se puede utilizar otro adjetivo para una iniciativa que se ha ampliado al fútbol sala y a abierto un hueco para el tan necesitado baloncesto femenino, una Liga en la que se han jugado más de 300 partidos y en la que se han agrupado más de 40 equipos, cuando en su primera experiencia participaron ocho plantillas. La pequeña cobertura que reunió a una decena de amigos se ha extendido gracias a su éxito y al boca a boca por barrios de todo Madrid y es ahora un excelente ejemplo de que el deporte puede desarrollarse desde la autogestión y el sentido común. “Una frase que últimamente utilizamos es ‘coopera o revienta’. Siempre en algún momento puede haber miedo a que se nos vaya de las manos porque cada año estamos creciendo, pero un grupo donde desde el primer día vives el ambiente que hay, si tu dinámica no está ligada con nuestra filosofía… con el tiempo acabaras fuera de una forma natural”, explican desde la Liga.

Cooperativa

La ‘Cooperativa’ mantiene un espíritu diferente, libre y participativo. Los equipos pueden ser mixtos y no hay límite de edad o conocimiento del juego. Tanto es así que puedes encontrarte en un mismo equipo a exjugadores profesionales con otros que van sólo a probar. Incluso se ha desarrollado una ‘Escuela de paquets’ para enseñar a los menos expertos el arte de anotar canastas. “La liga es diversión, conocer gente, aprender y admirar a los equipos amigos, es un punto de encuentro de ocio y deporte. Es un espacio distinto, todos formamos una familia y hacemos las cosas cómo las decidimos entre todos”.

Así son los propios involucrados, en asamblea, los que deciden la organización de la Liga y grupos de trabajo se encargan de que la maquinaria se mantenga en funcionamiento en el duro día a día. Los equipos deciden cuándo y dónde disputan sus encuentros, respetando un calendario acordado y teniendo en cuenta los horarios laborales o académicos de sus jugadores y la cercanía de las canchas, habitualmente pistas callejeras. Las redes sociales son un aliado inestimable para la coordinación de todo el tinglado.

Quizá es en el contexto del arbitraje dónde se palpa el ambiente comunitario y abierto que pretenden sus impulsores. En la pista, las faltas las asumen los propios equipos y si hay un problema de criterio, se utiliza el diálogo como resolución. Aunque no pueden evitarse roces y malentendidos, las dinámicas son más que positivas y menos crispadas que en campeonatos reglados. La buena predisposición y el saber en qué tipo de Liga estás ayuda para eliminar excesos de competitividad maliciosa: “Existe un sentimiento de pertenencia a un colectivo muy grande, saber que formas parte de una Liga de Baloncesto única y pionera. Formar parte de esto es sinónimo de sentir orgullo porque tienes que aportar tu granito de arena tanto para el éxito como para el fracaso”. Este carácter ha ayudado a que se integren este curso colectivos que trabajan colectivos en riesgo de exclusión social o con discapacidad intelectual.

En el contexto politico-social actual que vive España podría incluirse el fenómeno de la Liga Cooperativa con otros procesos de autogestión popular, sin embargo, desde el marco organizativo de la misma se desvinculan de movimientos como el 15-M. “La única similitud que mantiene es que nace de la calle, de la ilusión de creer y demostrar que podemos construir sin la necesidad de depender de instituciones gubernamentales”, afirman desde el grupo de trabajo de comunicación.

La ‘Cooperativa’ no recibe ningún tipo de subvención y su financiación, al no tener que pagarse ninguna cuota para participar, nace de eventos especiales, torneos, ventas de productos o rifas que promueven los propios involucrados. “Aunque los eventos sirven sobre todo para conocernos entre todos”, afirman desde la Liga, que incluso ha mejorado las infraestructuras de las canchas públicas donde se juegan partidos, responsabilidad de mantenimiento que recae sobre el Ayuntamiento de Madrid, o lucha para que se amplíen los horarios de iluminación de las mismas. “Algún partido se ha terminado antes de tiempo porque nos hemos quedado sin luz”, recuerdan.

El modelo ha demostrado ser un éxito desde su raíz, tanto que ya se trabaja por desarrollar una división solo para equipos del Sur de Madrid o se escuchan que hay competiciones similares en Castilla La Mancha o en Gijón. “Nosotros estaríamos encantados de ayudar y aportar toda nuestra experiencia para extender este modelo y que llegara a ser una referencia del básket a nivel nacional”, aclaran. Un éxito que radica en utilizar el baloncesto como punto de encuentro, desnudándolo de los valores comerciales y crispados del mundo profesional y que se transmiten a otras competiciones ‘oficiales’. Haciendo del baloncesto lo que es: un juego para divertirse y conocer a gente.


0 Responses to “Coopera o revienta”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Únete a otros 9.408 seguidores

Nuestro twitter

Actualizaciones de Twitter

Nuestro Facebook

El Calendario

junio 2015
L M X J V S D
« May   Ago »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930  

El Mundial

BlogESfera Directorio de Blogs Hispanos - Agrega tu Blog

RSS Feed desconocido

  • Ha ocurrido un error; probablemente el feed está caído. Inténtalo de nuevo más tarde.

A %d blogueros les gusta esto: