01
Dic
14

Espero


Hoy he ido al Palacio de los Deportes. Qué novedad. Pero no lo es tanto. Son tres imperdibles citas a lo largo del año. Fuenlabrada ya tocó y este fin de semana era la segunda de la temporada. El CAI visitaba al Real Madrid. Había conseguido entradas y no falté al encuentro con ‘mi’ equipo en la capital. Como siempre. Una siesta demasiado larga me ha hecho hacer una contrarreloj entre el tren y el metro para llegar antes del pitido inicial a mi butaca. El retraso me jode especialmente porque falté al homenaje a Fernando Martín. Llego a mi fondo y comienzo a seguir el juego.

En el descanso me he encontrado a un amigo de un trabajo veraniego. Él es del Madrid y trabaja para el club en las jornadas caseras. Conversamos un rato. Me alegro de verle y nos emplazamos a volver a charlar otro día entre cañas. Al subir las escaleras me topo con un chico con la camiseta roja del CAI. Es domingo y echan el partido por la televisión así que no ha habido esta vez viaje en autobús de Inchas desde Zaragoza. A su lado hay una chica recostada en su pecho. Ella viste una elástica rosa con el nombre de Ronaldo. Al volver a mi sitio veo que mi ayudante ‘vikingo’ se mofa de la que será la derrota del CAI en un whatsapp. Me saca una mueca cercana a la sonrisa. Sé que en el próximo entrenamiento me vendrá con el chándal de marras para refrotarme el resultado en mi cara. Qué cabronazo.

El CAI lucha en la igualdad hasta mediados del tercer cuarto. Celebro alguna canasta de forma sosegada. Una fila más abajo, el único aficionado que a mi alrededor lleva una camiseta de baloncesto del Madrid, se queja de los colegiados. Un poco más a la derecha veo un veinteañero con una zamarreta de los Blazers. A la espalda el diez de Fernando. De fondo se escuchan los gritos de los Bersekers metiéndose con el Barcelona y pidiendo un negro futuro para el Estudiantes.

La derrota se consume y marcho hacia casa dando un paseo por el Retiro. Es de noche, pero no hace mucho frío pese al fin de semana lluvioso. Los adornos navideños de la rotonda de Atocha son unos arbolitos de colores blanco y morado. Son bastante horteras. El cercanías me devuelve a casa. Repaso mis puntos en el Supermanager. No ha sido una buena jornada. Kirksay y Dani Diez me han hundido en la miseria.

900px-La_Demencia_-_Estudiantes_-_02Esta mañana cerca del Vicente Calderón, en la orilla del Manzanares, han asesinado a un aficionado del Deportivo de La Coruña. Lo han matado por ser de un equipo rival. Jimmy Romero Taboada fue víctima de los Frente Atlético, ultras del conjunto rojiblanco. El fallecido era miembro de los Riazor Blues. Éste grupo radical del ‘Depor’ se había citado con los nazis colchoneros para pegarse. La bronca, en la que han intervenido unos 250 individuos, ha terminado con diez heridos. Jimmy ha sido la segunda víctima mortal de los radicales del Atlético. Hace ya unos años, en 1998, Aitor Zabaleta fue apuñalado hasta morir por el fascista Ricardo Guerra. Unas temporadas atrás, siendo un adolescente que acompañaba a un amigo y un familiar a ver en Atlético-Zaragoza, un grupo de fanáticos violentos del mismo fondo nos insultaron en los aledaños del estadio y siguieron de forma amenazante durante unos largos minutos de tensión.

Nunca me he sentido en una situación parecida en un pabellón de baloncesto. Nunca he pensado que por ir a ver un partido de mi deporte me iban a dar un navajazo o propinar una buena paliza por llevar unos colores u otros. Nunca me han insultado por ser del CAI o del Estudiantes. He vivido en varias Copas del Rey un ambientazo de fiesta y cordialidad entre aficiones que me ha hecho sentirme orgulloso de la pasión que amo. Nunca he visto a nadie pegarse en una cancha de la Liga Endesa, aunque seguro que hay imbéciles entre nosotros.

Espero que nunca estos radicales sin excusa que utilizan un escudo para camuflar sus ansias de sangre y protagonismo psicópata atormenten al baloncesto. Espero que esos fogonazos de ira que percibo en las canchas, incluso de formación, se extingan en el futuro y reine la concordia y el sentido común. Espero que ni los clubs ni la Policia les den tregua, sean todos detenidos y expulsados de entre la mayoria de aficiones pacíficas. Porque espero que todos nos concienciemos de una vez que el deporte no puede ser  una excusa para dividirnos y enfrentarnos en ningún caso, lo peligroso que es verter esos odios inútiles sobre nuestros niños. Espero que nunca se utilice una palabrota, un mal gesto, se señale a una víctima para culpar de nuestros fallos, se genere una rivalidad insana en nombre de un ente deportivo. Espero que no dejemos ni una mínima rendija para que la violencia de cualquier tipo entre en nuestros estadios y canchas y en la que todos denunciemos y condenemos a los inútiles que no quieran seguir esta línea. Eso espero.

Anuncios

1 Response to “Espero”


  1. 5 diciembre 2014 en 12:27

    En Los 90… ciertos Nazis…Digo Ultras…Digo Hinchas/Seguidores de Fútbol si que se pasaban por el Baloncesto a veces a dar sustos.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Únete a otros 9.526 seguidores

Nuestro twitter

Actualizaciones de Twitter

Nuestro Facebook

El Calendario

diciembre 2014
L M X J V S D
« Nov   Feb »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

El Mundial

BlogESfera Directorio de Blogs Hispanos - Agrega tu Blog

RSS Feed desconocido

  • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.

A %d blogueros les gusta esto: