07
Ene
14

El romántico


Cuando no conoces a alguien realmente dibujas una opinión por filias y fobias. Esta es una sociedad en la que la comunicación nos absorbe hasta hacernos diminutos en un mundo lleno de conexiones universales y ausente de relaciones personales. Enchufados al aparato, a la red que sea, nos desconectamos del vecino del quinto, del primo de Burgos, del compañero de turno, del ciudadano hipotecado y precario como tú. Nos tiramos al anonimato y desde esa placentera posición de poder tirar la piedra (verbal) y esconderse todos nos creemos gigantes. La calle asusta. La pantalla es la mejor trinchera.

Esto lo digo desde un blog y con un nick que no me identifica. Tiene huevos. Y lo digo para hablar de Pau Gasol. Que también tiene huevos y muy gordos. Perdón. No es que quiera ser grosero ni hablar de los genitales del ‘laqueado’. Es que el zagal es un romántico que ni Lord Byron en plena Guerra Civil griega (la primera, que la segunda la ganó la Troika). El mayor de la saga está empecinado en amar por encima de todas las cosas a los Lakers. Y sabe que los días de vinos y rosas, de champanes y anillos, se terminaron hace tiempo. Pero él prefiere la nostalgia y la grandeza de lo que fue, el sabor lejano de los primeros besos, los bailes de la victoria junto a Kobe… a la realidad de dormir en camas separadas por la derrota, a la frialdad de la caricia de los aficionados y a los insistentes rumores de que tu pareja te la quiere pegar con otro. Y él, bendito, en un vilo. Y España detrás de su sombra como una madre que sufre con el corazón partido de su niño más guapo.

Esta vez ha sido un lío de faldas con Andrew Bynum. Un perdido. No te creas que te iban a cambiar por unas frescas piernas del tipo Chris Paul o Dwight Howard, sino era todo por dinero. Todo traer y largar a la concubina con la que compartiste a Kobe Bryant y patearon por una mala rodilla y un rollo con un Superman que acabó en divorcio. Que les sales muy caro, dicen. A Gasol lo siguen vendiendo a precio de saldo por su alto precio de contrato. El impuesto de lujo es un lujo ahora para los Lakers, aunque lleven seis años superando la frontera del límite salarial. Ahora Pau ya no es un intercambio para traer otra estrella al Staples sino un estorbo económico que hay que canjear para cuadrar el balance. Y tú llorando por las esquinas y por tus postes bajos.

Imagen

Desde hace tiempo, dos años y medio para ser justos, a Pau se le añade en cualquier ‘transfer’ que tenga a los Lakers sentados en un lado de la mesa. Que si a Houston, que si a New Orleans o a pasar frío a Minnesota, que si a Chicago o New York. Ahora te meto en Brooklyn para luego colocarte con el lazo en Cleveland. Solo hubo una firma y la NBA la echó para atrás por injusta competencia. Mientras, lesiones de rodilla de Kobe Bryant mediante, Pau ha perdido a su mejor aliado en la pista y fuera de ella: “¿Qué más se supone que tengo que hacer para apoyar a alguien? Podría hacer una bandera de Pau y cabalgar con la bandera de España pintada en mi cara, cómo si fuera el William Wallace español, o algo así. No sé que más hacer”. Y mientras Pau dejando atrás un par de años mozos para competir en otro equipo… Qué pena más grande.

Mi ‘affaire’ con Pau

Solo he hablado una vez con Pau Gasol cara a cara. Fue en una rueda de prensa, tras su primer año en la NBA. Hacía una gira promocional con una marca de bebidas y paró por Zaragoza para entrenar con unos mañicos. Hace tiempo de ello. Fue breve pero intenso. Ninguno de los dos tenía barba. Tampoco ninguno de los dos había triunfado en Japón hasta entonces. Pero el tipo ya me cayó estupendamente. Recuerdo como trataba a los chicos y chicas que estaban en la pista del clínic, con pura humildad y ni un gesto de estrella o de personaje famoso que sabe que está en un acto con centenares de cámaras. Era natural. Esa sencillez la ha sabido transmitir en mil actos de solidaridad, pero también dentro y fuera de un vestuario. Una marca que ha contagiado al baloncesto español y simbolizado los éxitos de la selección.

Este año Pau Gasol no ha recibido ni un solo voto en la elección del mejor deportista del año que siempre hace El País por Navidad, premio que ha ganado en tres ocasiones. Tampoco estuvo en el Eurobásket. Mantiene sus peores estadísticas desde que era rookie y está más que lejos de alcanzar su quinto All-Star. Sin embargo, su cara ha sido reconocible en dos anuncios de carácter solidario durante los intermedios publicitarios de todas las vacaciones navideñas. Será como sea en su intimidad, pero a mi Pau Gasol me cae fenomenalmente, por mis filias y mis fobias.

Por eso Pau déjame que te dé un consejo. Visto que tu carrera en televisión, sí, cuando te dio por salir en CSI. Modern Family o en Numbers, no te va a llevar a ganar un Emmy, me iría haciendo a la idea que tu ‘starlet’ de Hollywood ya no te mira con ojillos y que se le escapan las pupilas detrás del culo de otro ala-pívot. Pero no estás de mal ver, aún tienes cualidades, eres un líder y posees una experiencia de campeón que nadie te puede quitar. ¿Por qué no largar a tu chica y buscarte otra que mejor que convenga? Quizá no tendrá el brillo del oro, pero sí te querrá como al que más y de vuestra relación pueda salir un anillo. ¿O no te ves con unas espuelas o alcanzado por un trueno? Señor Gasol, este verano serás libre te pongas como te pongas, estarás con tus amigotes de/con Rodríguez por el Mundial  y podrás elegir a tu amor entre muchos pretendientes. «Si hay rumores quiere decir que hay gente que me quiere. Si nadie me quisiera, no estaría envuelto en esos rumores». Parece que lo vas comprendiendo, amigo. Entonces serás tú el que decidas entre todos. El romanticismo se apagará y brotará la lujuria de unos últimos años de juerga… Porque todos sabemos que tu final será acabar en los brazos de tu amor de adolescencia.

Porque después de ir a LA… terminarás con tu cádillac en una ladera del Tibidabo.


3 Responses to “El romántico”


  1. 7 enero 2014 a las 21:56

    Aquel día a Zaragoza, llegó al Clinic conduciendo su propio coche, entrando un poco rápido eso sí en el Parking del Felipe. Se dio por completo. Como una auténtica estrella de la NBA.

  2. 2 Ernesto
    10 enero 2014 a las 9:09

    Un par de cosas. Primera, que siempre es un placer leerte, seguramente cada vez más moderado,menos pasional, lo cual te hace ganar, más si cabe, prestigio con la pluma. La segunda, despedirme: abandono el mundo blogger. He disfrutado mucho. Ahora toca cambiar de aires. Gracias, por estar siempre por aquí y por mantener el baloncesto “en boca de todos”. Un abrazo y hasta siempre. Ernesto Fernández

  3. 3 Jorge Dalton
    10 enero 2014 a las 13:24

    Muy bueno maño!!!😉
    Igual lo que le engancha hoy en día a los Lakers son los $…por que no creo que sea el proyecto deportivo…
    Pero bueno, al menos el tío haciendo dobles figuras en los últimos partidos…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Únete a otros 9.408 seguidores

Nuestro twitter

Actualizaciones de Twitter

Nuestro Facebook

El Calendario

enero 2014
L M X J V S D
« Dic   Feb »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

El Mundial

BlogESfera Directorio de Blogs Hispanos - Agrega tu Blog

RSS Feed desconocido

  • Ha ocurrido un error; probablemente el feed está caído. Inténtalo de nuevo más tarde.

A %d blogueros les gusta esto: