11
Oct
13

Ander y los demás


Laberinto de los vestuarios de Fuenlabrada. Ander salió con el trofeo en una mano. Con el brazo libre agarraba feliz a quien se le pusiera por delante. Acababa de debutar con el equipo de su vida, con el Estudiantes ACB, y andaba loco de contento. Cien por cien ramireño, la primera bola que tuvo se ‘cascó’ un triple. Esa noche, la única de esta pretemporada en la que el Estu ha celebrado una victoria, fue especial para Ander Martínez, que sabe que su siguiente paso es asentarse en el EBA, rodarse en minutos, aprender en un camino que le llevará donde su sacrificio y la suerte le conduzcan. Eso y salir airoso de los vaivenes universitarios fuera del Ramiro.

Ander es el futuro. En Estudiantes el baloncesto se conjuga en el tiempo que vendrá. En el será. Los presentes se agotan como los euros en la caja registradora. El ahora vale pasta. No queda más que el ‘Carpe Diem’ y mañana que pague la cuenta el que venga. Paradojas para un club donde las piedras hablan de historias y tradición, de un lema de vivir o de sobrevivir. Porque ese Estudiantes que mira conscientemente a lo próximo se asienta en sus principios de siempre. En los Ander y todos esos chavales que corretean por una nevera con el corazón caliente de básket.

A mitad de verano un amigo me enviaba un mensaje. ¿Pero vamos a fichar a alguien? Las salidas se amontonaban en la puerta del Magariños y en la entrada solo se veían a los obreros que corrían para finalizar a contrarreloj el gimnasio de la planta de abajo. De repente alguien dio un portazo y dejó entrar el aire fresco. Ese Xavi Rabaseda que plantó a Fuenlabrada porque con un año basta, ese Bebé al que le quitaron la teta de la NBA, ese Colom descubriendo su lugar en el baloncesto. Y Txus tiró de agenda. Llamó al que hizo grande en Alicante y le salió el gemelo. ¿Ivanov al habla? Kaloyan no está. Pues que se ponga su hermano Dejan. Y luego tocó conferencia a Rusia. ¡Marko, vente pal Magata! Impaciencia cerrada. Dani, tenemos equipo.

Juancho levanta a Dejan Ivanov // Planetacb.com

Juancho levanta a Dejan Ivanov // Planetacb.com

Pero miren por el retrovisor. Se han ido del club los cuatro soportes de la mesa sobre la que se cenó un año nuevo, el I después del descenso. Gabriel, Kirksay, Granger y English, los que pilotaron la nave a Vitoria y al mar de la tranquilidad. Y con ellos Himar, el arquitecto. “Pero plantamos la semilla”, confesaba el canario en la misma pista del Magariños durante la presentación de la Liga Endesa.

Esa semilla es de la que germina esa ilusión de Ander en Fuenlabrada, la mirada inquieta de Nico en la banda, las ansias de Jaime por dejar de ser una promesa o de Vicedo y de Guerra por ganarse su lugar en la Liga Endesa, o Juancho y Dario por dar un salto que no es tan imposible. Es la de la fila de niños y niñas que pintan de celeste sus sueños.

Un amigo que de márketing sabe un poco me decía el otro día que el Estudiantes es una de las marcas que mejor se venden en la ACB. “Esa frescura que desprende encaja con la publicidad de muchas empresas. Caen bien”. Esa identidad de chavalería descarada, de simpatía demente, edita los vídeos de promoción cada verano y da cuerpo a la filosofía que ha propagado Txus Vidorreta: plantilla imberbe desde dentro (Jaime, Lucas, Edgar, Dario, Juancho y Fran) y desde fuera (Kuric, Rabaseda o Colom). Solo Ivanov y Banic se salen del tiesto para plantarse en la zona y Andrés Miso porque será el barbudo del grupo y el único treintañero. La doctrina de juego circula por unas piernas frescas, arriesgar en defensa y ser menos predecibles en ataque. El Estu de siempre dicen los viejos del lugar.

Sanadas las heridas del descenso por otra vía menos arriesgada, esa vuelta a los orígenes es una necesidad económica (3 millones de presupuesto) y un sentir como marca que pone perrete a la grada. ¡Qué jueguen los chavales! gritan desde el fondo. Y lo seguirán jaleando aunque ‘no ganemos ni a las canicas’. No sé si el Estudiantes repetirá el brindis de la Copa con Málaga Virgen o vivirá en tugurios menos luminosos, pero la juerga no le faltará. Al menos en Málaga comienza el viaje. La apuesta pasa por, como decía el sabio Himar, dejar crecer la simiente, dejar que los Ander sigan saliendo con una sonrisa y un trofeo debajo del brazo. Como un niño más en el patio del Ramiro.


1 Response to “Ander y los demás”


  1. 1 Yandrakovic
    13 octubre 2013 a las 0:25

    Y yo iluso de mí, tuve que esperar a ver por la tele el Torneo de la Comunidad para comparte el argumento, para ver un Estu alegre, divertido y descarado más allá de cómo fuera el marcador. Ahora ya lo puedo decir muy alto, si tú me dices que este equipo pinta bien, y contigo a muerte. Un abrazo chino!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Únete a otros 9.408 seguidores

Nuestro twitter

Actualizaciones de Twitter

Nuestro Facebook

El Calendario

octubre 2013
L M X J V S D
« Sep   Dic »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

El Mundial

BlogESfera Directorio de Blogs Hispanos - Agrega tu Blog

RSS Feed desconocido

  • Ha ocurrido un error; probablemente el feed está caído. Inténtalo de nuevo más tarde.

A %d blogueros les gusta esto: