El impaciencia del afilador


Al salir el sábado del pabellón Príncipe Felipe de Zaragoza escuché  el resoplido de una armónica. En la paranoia pensé que el espíritu de Mauricio Aznar me perseguía. Ojalá lo pudiéramos resucitar con algún brebaje de brujo. No, era un sonido más reconocible y escalofriante que la sombra de un fantasma. ¡Ha llegado el afilador! […]

Leer más El impaciencia del afilador