28
Ago
12

Óscar Trigo: “Este grupo entró con unas condiciones y si no se pueden dar, no tiene sentido seguir”


Óscar Trigo observa el entrenamiento en el pabellón de la Residencia Blume de Madrid

“Antes éramos los fiesteros. Ahora nos respetan y saben lo que damos”

— ¿Cómo afecta que en la Liga Española de BSR la gran mayoría de equipos estén liderados por jugadores extranjeros? ¿Esto reduce el nivel competitivo de los españoles en citas internacionales?

–Es una realidad, no solo este año, sino en los últimos diez años. Esto es positivo porque esos jugadores han traído una nueva visión que han aprovechado los españoles para aumentar su nivel de juego. Lo que debemos conseguir es que este nivel se traslade a la selección y asuma la responsabilidad que le toca. Aquí no está en su equipo donde el extranjero de turno tiene este nivel, pero también tenemos a jugadores como Diego de Paz, Alejandro Zarzuela, Roberto Mena…, que tienen responsabilidad en sus equipos. No creo que sea una influencia negativa.

Entiendo que los clubs se refuercen con sus jugadores extranjeros, ese jugador está ofreciendo un cambio de mentalidad, porque viene con su batido de proteínas, a entrenar por las mañanas, por las tardes, está todo el día pensando en baloncesto… Y eso al final acaba que ciertos jugadores nacionales alcancen esa cultura deportiva y poco a poco se van abriendo fronteras. Y se visualiza en que ahora nos están empezando a respetar fuera, que hasta ahora la selección española no era respetada ni por los otros equipos ni por los estamentos internacionales. Éramos el equipo que íbamos a las competiciones, sí, teníamos calidad, pero no terminábamos de cuadrar. Éramos los fiesteros, los no se qué, pero ahora entramos y la gente sabe lo que vamos a dar. Ese cambio no lo ha hecho Óscar Trigo. Ese cambio lo han hecho los jugadores, que vienen de sus clubs con un grado de profesionalidad mucho mayor y que vienen aquí y se les exige que lo mantengan. Cualquier entrenador que conozcas, se llame Óscar Trigo o como se llame, lo haría igual.

–Siguiendo ese discurso, también sería beneficioso, como pasó en el baloncesto a pie, que el jugador español emigrase para mejorar.

–Actualmente nuestra Liga no es la más potente, pero antes sí que luchábamos con Italia, que ahora mantiene ese nivel de competitividad, al que se ha subido Alemania. En España está pasando este fenómeno de migración. Agustín Alejos se ha marchado a Italia, pero es que ahora se van Fran Lara y Jordi Ruiz, que es una de las figuras con más proyección que tenemos. Tenemos a Jesús Romero, que estuvo una época en Australia. Es un proceso que se está dando.

–En el deporte actual están a la orden del día las nacionalizaciones. En el baloncesto a pie español se ha ‘fichado’ a Serge Ibaka o Sancho Little. ¿Recurrirá a esta vía el BSR?

–Sé que Italia tiene algún nacionalizado y en España puede pasar, por qué no. De hecho se abrió la posibilidad a que dos jugadores que estaban en España iniciarán los trámites y pudieran entrar en el proceso de selección. Pero esto fue muy divertido. Cuando me llego esta situación me decían que ellos se nacionalizaban si les aseguraba que entrarían en el equipo. No, yo les aseguraría que entrarían en el grupo que optaría a estar entre los 25 primeros, como todos aquellos que tienen el DNI desde el primer día. Y ellos decidieron seguir con su nacionalidad de origen.

Tirgo, junto a Diego De Paz

“Durante 16 años ha habido jugadores que no han tenido las herramientas para trabajar”

–Los logros de las selecciones inferiores (oro europeo en 2006 y 2008 y plata mundial en 2009) marcan un cambio en las aspiraciones del BSR. ¿Sitúa en este momento el punto de inflexión?

–Creo que es debido un proceso de maduración. Si que es verdad que hay una serie de jugadores, que son nuestros junior de oro, que han competido a un alto nivel desde muy jóvenes y hemos aprovechado su tirón para hacer un cambio generacional. Y si ha habido un éxito es porque ha habido un gran binomio entre la gente veterana que estaba en esta selección, en muchos casos desesperada por saber competir y no habían tenido las herramientas, y los jóvenes que veían de competir, pero competir por generación espontánea.

Pero ese no es el único factor, sino que durante 16 años ha habido jugadores que no han tenido las herramientas para trabajar y cuando se les han ofrecido y ha venido gente joven preparada para competir es cuando ha explotado la selección.

–¿Por qué dice que no tenían las herramientas?

–Yo he estado en la fase anterior y lo puedes poner porque me da igual: No se estaba trabajando para esto, sino solo para ese momento. Se trabajaba a tres días vista. Nos concentrábamos y nos íbamos. La ventaja que se tenía es que los jóvenes venían trabajando a un nivel muy alto, con una gran responsabilidad en sus clubs y venían con un nivel por encima de los jugadores que ya estaban y eso es lo que dio los éxitos a los jóvenes. No es que hubiera un plan especializado, un plan de seguimiento, una fase de mejora… Yo al menos en el 2008 en Adana no lo vi. Se trabajaba en el momento y trabajábamos como campeones… Pero un día os enseñaré los videos de quién trabajaba.

–¿Cuál es el detonante para esta modernización?

–Se produce con el cambio de mentalidad de la comisión nacional. Hay un cambio de presidente. Nuestro presidente actual, Sergi Campos, apuesta por dar las herramientas necesarias y sacrificar muchas cosas para que la selección las tenga para mejorar el trabajo y aquí estamos.

–En el último Europeo de hace unos meses, la U22 quedó octava, última. ¿Se mantiene la misma estructura de trabajo con la formación?

–La relación es bastante vertical. Tenemos la suerte de que con Abraham Carrión compartimos criterios y conceptos de juego del que estamos hablando se ha llevado también a la U22. Este año ha sido muy joven que tiene que evolucionar.

El seleccionador trabaja con Roberto Mena

“Buscamos que el jugador pueda romper el sistema y pueda pensar por si mismo”

–En el mundo del BSR se le conoce por su catálogo táctico. ¿Nos puede mostrar su pizarra?

–Es complicado, porque nosotros nos movemos por momentos de juego y no por sistemas. Los numeramos y la combinación crea sistemas. Si tú ves un partido de la selección puedes escuchar que ‘marcamos’ 11, 44, 22, 32, cuernos… pero todos son momentos del juego. Cuando llevaba al Barcelona la gente me decía, bueno, a mi no porque no se atrevían, que estamos todo el día entrenando sistemas. Pero realmente todo son diferentes situaciones dependiendo de la zona de juego, cada una tiene un número asignado y con su combinación, que es muy sencillo pero hasta que no se coge tiene su dificultad, la gente flipaba.

Por eso buscamos que el jugador pueda romper el sistema y pueda pensar por si mismo. Nuestros sistemas van creciendo porque los jugadores toman conciencia de lo que pueden hacer en cada momento. Estos sistemas han estado trabajados desde Israel y los jugadores tienen un diario de conceptos que van repasando y lo que vamos haciendo es ajustándolos a la rotación que está en pista. Si tenemos dos 3.0 tenemos que crear un criterio que quizá no tiene que jugar un interior, pero si una pantalla directa…

Pero yo no me he inventado esto. Lo único que hemos hecho es ordenarlo. Los trenes en el BSR o las pantallas, los UCLA o los cortes sobre el pívot… todo ya estaba antes. Yo solo lo aplico y potencio el trabajo que los jugadores hacen en sus clubes.

— Siendo una competición internacional con equipos contra los que nunca se han enfrentado, el scouting parece un factor determinante. ¿Cómo se preparan los informes?

–Al único que no conocemos específicamente es a Japón. Del resto de equipos tenemos referencias porque con Australia y Estados Unidos no hemos jugado, pero contra el entrenador americano sí nos hemos enfrentado, y tengo claro que es lo que van a hacer: van a estar corriendo y presionando todo el campo durante todo el partido. De Sudáfrica nos han pasado informes entrenadores internacionales. A Turquía e Italia lo conocemos perfectamente. Lo normal es que entremos de terceros o cuartos desde nuestro grupo, por lo que nos crucemos con Canadá o Gran Bretaña, que los conocemos perfectamente porque jugamos con ellos en la preparación.

El scouting lo coordinamos con Abraham Carrión y con entrenadores internacionales que nos echan una mano.

“Juegos duran 15 días y Paralímpicos, 11. No deberían durar menos”

–Durante la primera fase no hay ni un día de descanso y solo uno en toda la competición. ¿Está muy apretado el calendario de los Juegos?

–Es igual que el Europeo. No es que esté mal confeccionado el calendario, sino toda la configuración de la Paralimpiada. Tendría que disputarse en paralelo a los Juegos, porque éstos también son deportistas. Los Juegos duran 15 días y los Paralímpicos solo 11. No deberían durar menos. Cuando se diferencia y se acorta, pues tenemos el calendario que tenemos.

Tampoco me preocupa. A mi me hubiera gustado más empezar con Estados Unidos porque eso nos hubiera dado un ritmo de competición que luego hubiéramos mantenido. Empezamos con Italia y Sudáfrica, nuestros pares. El tercero sería Australia, que si llegamos sin exigencias, podremos disfrutar, ir a ganar. Luego nos toca Turquía contra el que nos tendremos que jugar lo que nos tengamos que jugar. Y por último ante Estados Unidos, que si llegamos con cosas por atar, mal vamos…

–El volumen de exigencia física es alto. ¿Han contado con algún plan específico para adaptarse a esta estrecha sucesión de los partidos?

–Hemos estructurado tres bloques de trabajo diferenciado. Tuvimos un primer boque muy fuerte, con un alto volumen porque sabemos que tenemos que llegar con el físico a un nivel muy, muy alto. El preparador físico (Javier López) lo diseñó para llegar a un óptimo rendimiento creando un alto nivel ahora para luego bajarlo y, al final, ser más específico. Nuestros jugadores se están dando cuenta del nivel de juego por todas las concentraciones, porque hemos jugado contra Colombia, Canadá, Gran Bretaña… Sabemos el ritmo de juego que nos vamos a encontrar, por lo que el desconociminto del ritmo de competición no será un problema, porque ya lo conocemos.

–Solo Diego de Paz tiene experiencia en una Paralimpiada. ¿Puede pagar la selección esa presión psicológica?

–Es un tema que trabajamos desde la segunda concentración en Varese con Clara Baquero, una profesional de la psicología que además es árbitro internacional. Está aprovechando el conocimiento del BSR, pero también de los jugadores en su hábitat natural, en la pista, con su carácter, más sus conocimientos profesionales. Nos ha hecho un bloque de trabajo para bajar los niveles de ansiedad con visualizaciones. Es muy chulo, además.

–Comenta que el rigor arbitral cambia en los Juegos. ¿Han trabajado de alguna forma esta variante?

–Lo único que temo es que no seamos capaces de adaptarnos. El nivel paralímpico es más duro. Se deja jugar más duro, pero no sucio. En España estamos acostumbrados a llegar al detalle, a pitar cada contacto y allí no va a ser así. Tenemos que ser duros de cabeza, para, después de tres contactos, seguir jugando a lo mismo, porque si no es así, el jugador se va a quejar de que no puede jugar. Quiero puntualizar, remarcar, que hemos tenido la ayuda del estamento arbitral en todo momento, porque tenemos un árbitro trabajando con nosotros como psicólogo, pero porque en Londres vamos a contar con el apoyo de Juan Manuel Uruñuela, árbitro que ha participado en cuatro Paralampiadas y se ha puesto en contacto con nosotros para explicarnos este criterio. En este sentido yo alabo el trabajo de los árbitros, que muchas veces son vilipendiados y que en este sentido son parte de la familia del BSR y que todos, todos seguimos sumando para ese sueño y ellos también.

 “A mi el cortijo como que no me va bien y por eso decidí irme”

–Personalmente, ¿cómo afronta el reto olímpico?

–Son mis segundos Juegos. Ya los viví en Barcelona como voluntario. Era mi primer año en INEF y fui voluntario paralímpico, pero estuve en el judo y no en el baloncesto, aunque era lo que quería. Está claro que a nivel de competición son los primeros, pero no me he creado una expectativa porque, aunque sé que va a ser grande, como no lo sé por experiencia propia, hasta que no llegue allí no sé que me voy a encontrar. Prefiero, como mis jugadores, seguir trabajando en el día a día, centrar en qué tengo que hacer hoy. Fliparemos cinco días, pero sé que cuando empiece la competición vamos a estar concentrados. Lo tengo clarísimo. Mi nivel de exigencia es igual de alto y tendré los mismos nervios en la Paraolimpida como cuando jugo con el equipo de formación que llevo.

–¿Cómo puede compatibilizar todo esta carga de trabajo teniendo en cuenta que ser seleccionador no es su único trabajo?

–Como puedo. Partimos de la base de que no somos profesionales en el hecho de que tenemos que combinar nuestras profesiones con la selección y nuestra vida familiar. Lógicamente es difícil para coordinar todo y encontrar momentos para todo, aunque sea a las doce de la noche. Sí es verdad que hemos tejido un entramado de complicidad a la hora de hablar con jugadores y técnicos y el hecho de tener a Abraham Carrión dentro del grupo, como entrenador del Fundosa y activo en la División de Honor, nos allana el camino.

–¿Cuál es el siguiente objetivo para alcanzar por esta selección cuando concluya Londres?

–Mirar al Mundial, pasando por Múnich. Uno de los criterios en los que estamos trabajando es el de devolver a la selección al ámbito internacional. No me sirve ir a Londres si luego no puedo jugar un Mundial. Todo el mundo dice que hace 16 años que no se jugaba una Paralimpiada, pero pasa lo mismo con el Mundial (15 años). Ese es el siguiente paso y antes tenemos que pasar por Múnich, por el Europeo. Pero el planteamiento, como hace un año en Israel, es que el peaje que hay que pasar es el Europeo.

El ciclo que nos marcamos cuando empezamos fue de dos años, aunque yo ya estuve en Adana, pero después dimití. Porque cuando terminó no me gusta como se llevaban las cosas. A mi el cortijo como que no me va bien y por eso decido irme. Y fue al año siguiente cuando entra Sergi Campos, cuando volví con solo un año vista. Pero si estamos en este barco es por un proceso de cuatro años, porque pienso que la selección tiene calidad para estar en ámbito internacional y para estar en un nivel excepcional. Pero para estar en unos Juegos hay que estarlo antes en un Mundial.

–¿Entonces asegura su continuidad al frente de la selección pase lo que pase?

–Acabemos la Paralimpiada y… piano, piano. Esto no lo puedo decir yo, y no porque diga que quiera o no quiera seguir. Se marcó la Paralimpiada como meta, sé que hay algo más y hay intención de que haya algo más, pero este grupo de trabajo entró con unas condiciones. Si esas condiciones no se pueden dar, no tiene sentido nuestro trabajo. Si yo al año que viene me siento con la selección y me dicen que solo va a haber una concentración de tres días, yo a eso no juego, aunque quiera estar aquí y piense que tenemos una proyección como selección espectacular y que en Río podemos estar. Si a los jugadores se les van a dar esas herramientas, yo no me veo capacitado para llevarles. Solo me veo capacitado para llevarles a un alto nivel si tengo detrás ese grupo de trabajo, porque yo no soy tan bueno. No soy un gurú.


0 Responses to “Óscar Trigo: “Este grupo entró con unas condiciones y si no se pueden dar, no tiene sentido seguir””



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Únete a otros 9.408 seguidores

Nuestro twitter

Actualizaciones de Twitter

Nuestro Facebook

El Calendario

agosto 2012
L M X J V S D
« Jul   Sep »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

El Mundial

BlogESfera Directorio de Blogs Hispanos - Agrega tu Blog

RSS Feed desconocido

  • Ha ocurrido un error; probablemente el feed está caído. Inténtalo de nuevo más tarde.

A %d blogueros les gusta esto: