03
Sep
11

El baño, al fondo a la derecha


Conocí  a sraly en un bar del futuro, y allí fue cuando descubrí que en realidad ya lo tenía muy leído hacía años gracias a sus brillantes ejercicios literarios sobre el CAI atormentado de la LEB. Desde entonces (en lo que fue una cita a ciegas a cuatro bandas denominada primer encuentro de basket blogger maños) siempre le pregunto cuando coincidimos en persona, por una foto inolvidable de un monstruoso mate de Lester Earl en la canasta del lado derecho mirando desde el palco del Pabellón Príncipe Felipe. Fue una acción descomunal del que durante unos meses fue díscolo discípulo de Julbe, hace ya unos años, un salto desde su California natal culminado sin acierto con un smash a una mano tras el que el balón salió repelido por el aro hasta el techo del pabellón en  cualquiera de los anodinos partidos que entonces se jugaban en Zaragoza. Aquellas imágenes en El Periódico de Aragón, iban siempre edulcoradas por unas contracrónicas armoniosas que moldearon el gusto baloncestístico de la parroquia caísta al mismo tiempo que soliviantaban a los por entonces innumerables foreros virtuales que todavía creían en la socialización del basket a través de Internet.

Cuando me dí cuenta aquella tarde de primavera que Sergio Ruiz Antorán me estrechaba la mano ya empapada en cerveza en la cafetería del Siglo XXI, comprendí que mi única escapatoria era la puerta de atrás. Así que no podía obviar a partir de entonces su insistencia en que siguiera escribiendo de baloncesto y mucho menos desatender la sugerencia de hacerlo sobre los bares de basket habidos y por haber en nuestra querida Zaragoceta. El resultado se puede leer en balonZesto.net, pero siempre hay detalles que no deben perderse para no acabar un lunes de madrugada intentando averiguar los conocimientos de alguna camarera rumana sobre el gigantón Muresan.

Bares de baloncesto como tales ha habido muy pocos en la capital aragonesa, pero sin duda lo más parecido a un local deportivo como solo se puede soñar, fue el mastodóntico Domo Stadium. Hubo manifestaciones vecinales en el barrio del Actur para que no se instalara en aquel edificio una discoteca, y el resultado final fue una obra maestra para el aficionado a los bares y al deporte. Imposible no recordar las filas que se formaban para acceder los sábados por la noche (bueno, y también para algunos resultó inolvidable un Cotillón de fin de año en el que hubo polémica para todos), el mural de Michael Jordan presidiendo el salón que albergaba un ring de boxeo y el ambiente que se creaba cuando había algún acontecimiento especial en el mundo del deporte. “Una ciudad como Zaragoza no estaba preparada para algo como el Domo Stadium”; Antonio Modrego, uno de los socios y un exjugador con amplia experiencia en el sector hostelero nocturno, reconoce de esta manera que aquel “garito” le daba una dimensión absolutamente desconocida al ocio zaragozano.

Era sin duda el sucesor natural del Pub Basket de José Luis Rubio, la evolución de aquella especie de club social del CAI Zaragoza en la calle Francisco de Vitoria en la que se proyectaban partidos NBA importados en cintas grabadas directamente en USA por encargo del Presidente del CBZ. Si exceptuamos otros establecimientos clásicos sobre esta temática, han sido exiguos los negocios emprendidos por gente de basket dedicados precisamente al basket. Más allá de tener colgado detrás de la barra un poster de la Gigantes, se puede decir que, en una ciudad “de baloncesto” como Zaragoza, ha sido el fútbol (siempre el fútbol…) el que ha abanderado iniciativas más novedosas uniendo deporte y ocio.

Y las pocas que perduraban, como el veterano “El Equipo”, han ido echando también el cierre; la hermana y el cuñado (que había trabajado en el ya mencionado Pub Basket) del entrenador zaragozano Javier Macipe mantuvieron durante muchos años este pequeño santuario dedicado al basket en cuerpo y alma que acogió tantas y tantas vivencias baloncestísticas.

Así que los bares de basket en Zaragoza siguen siendo los locales en los que por la noche se juntan los jugadores de ayer y de hoy para tomar copas, la tasca de la esquina en la que te cambian el canal de la tele para poner el baloncesto si te pides una tapica o el salón del amigo soltero de turno que te ofrece cerveza en lata y patas fritas de bolsa cuando juega el CAI contra un grande o España vuelve a disputar una final con Gasol a la cabeza. Los demás, son los bares normales que los locos del baloncesto de Zaragoza convierten en bares de baloncesto cuando los llenan.

Artículo de Jorge Albericio, creador de la web BalonZesto. Artículo relacionado con el reportaje ‘Bares de Baloncesto en Zaragoza’


5 Responses to “El baño, al fondo a la derecha”


  1. 3 septiembre 2011 a las 14:47

    Por lo menos hay bares deportivos. Y ese de la foto tiene una pinta tremenda. Siempre he pensado que si tengo que montar un negocio, sería un bar de ese estilo.

  2. 3 septiembre 2011 a las 15:57

    Gracias en primer lugar a sraly por dejar colarme en esta Puerta Atrás, es todo un lujo…

    Almanzor, muchos tenemos la sensación, y así se confirma con los comentarios y los mails y las conversaciones surgidas a raíz de este tema , de que en Zaragoza se ha dejado pasar la oportunidad -hasta el momento- de tener un verdadero “bar de basket”. El que apuntas de la foto, era el Domo Stadium del que se habla en la entrada, un local tremendo que parecía de otra ciudad, de otro país, de otro planeta… Estuvo abierto 3 años y como parecía que iba a seguir ahí toda la vida pues no acabamos de valorarlo del todo -hasta que cerró, en 2009-. Lo que más me gusta de todo esto -en este caso, de escribir sobre bares de basket, y de Sergio- son las reacciones que hay, en la red y en “la vida real”. Estoy muy contento de que muchos recuerden los tiempos en que nació su ilusión por el basket, ligada a veces a la barra de un bar. Y sraly ha tenido mucho que ver en esta ocasión. ¡Otra ronda, camarero! (nosotros tendríamos que pedir una San Miguel 0,0 para rendir tributo a nuestro “Rodri”)!

  3. 3 ruben garcia
    3 septiembre 2011 a las 21:09

    grandes recuerdos del Domo,una pena que cerrara la verdad.

  4. 4 Barreras
    5 septiembre 2011 a las 13:04

    Albericius, el Domo estba espectacularmente decorado ( la escalera de subida a los aseos masculinos con posters y banderines del antiguo CAI, era bocattio di cardinale para los gourmets del coleccionismo deportivo), pero sus precios en productos para ver un partido (refrescos o cervezas), dejaban mucho que desear. Y ponerte a cenar, ya era un lujo

  5. 5 albericious
    12 septiembre 2011 a las 19:00

    @Barreras; aayyy… una foto de esa escalera de subida a los baños, verdad?, cuánto nos gustaría tenerla de recuerdo!! Hombre, los precios, las calidades y cantidades, oscilaron a lo largo de la historia del Domo. Personalmente, he cenado de maravilla a veces y comido regular otras. Y supongo que cada uno tendrá su experiencia… Al final todo está relacionado; pero el sitio era casi la Meca de los bares deportivos, a este lado del Moncayo… Muchas gracias por esos detalles!!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Únete a otros 9.408 seguidores

Nuestro twitter

Actualizaciones de Twitter

Nuestro Facebook

El Calendario

septiembre 2011
L M X J V S D
« Ago   Oct »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

El Mundial

BlogESfera Directorio de Blogs Hispanos - Agrega tu Blog

RSS Feed desconocido

  • Ha ocurrido un error; probablemente el feed está caído. Inténtalo de nuevo más tarde.

A %d blogueros les gusta esto: