18
May
11

NBA y homosexualidad, un debate abierto


Cada fecha del calendario es un ‘Dia de’. Los hay más reconocibles y hay otros cuyo significado sólo recordamos año tras año gracias a una pieza del telediario. Ayer, 17 de mayo, fue el Día de Internet y todos los internautas celebramos las horas que perdemos o ganamos, según se mire, delante de una pantalla. Pero como en el mundo hay bastantes más de 365 causas que reivindicar o inventos que conmemorar, las 24 horas deben repartirse y el internet le ha tenido que ceder un pedacito del reloj a la lucha contra la Homofobia y la Transfobia. Decir ‘no’ a la discriminación contra la comunidad gay, lesbica y transexual.

No pienso que la efeméride haya sido casual. El pasado domingo, Rick Welts se convirtió en el primer directivo de la NBA en declararse abiertamente gay. El presidente y jefe ejecutivo de los Phoenix Suns ‘salió del armario’ en un comunicado difundido por el New York Times. Según reflejan las informaciones posteriores, el dirigente pidió consejo a Steve Nash y Bill Russell antes de tomar la palabra. Su decisión de hacer pública su condición sexual se la comunicó previamente y personalmente a David Stern, con el que le une una estrecha amistad, el pasado 12 de abril. En los reportajes que han glosado esta información se realza la figura de Welts como ejemplo del ‘Sueño Americano’ en forma de pelota naranja (comenzó de recogepelotas en Seattle y terminó siendo clave en el diseño actual del All Star).

Al día siguiente de esta reunión, Kobe Bryant, en un lance de un partido ante los Spurs, fue ‘cazado’ por las cámaras dirigiéndose al árbitro utilizando una expresión de alto contenido homófobo (fucker faggot=puto maricón). La NBA sancionó duramente con 100.000 dólares a uno de sus jugadores estrellas como medida ejemplar por utilizar una expresión que no es inusual. El mismo calificativo fue recogido por la televisión en un enfrentamiento entre Kenyon Martin y Mark Cuban hace un par de temporadas (ver vídeo) al acabar un intenso Mavs-Nuggets o fue pronunciado por Kevin Garnett en un choque entre Celtics y Cavs en el playoff del 2008 (ver vídeo) en referencia al público de Cleveland. La Mamba Negra pidió disculpas a la comunidad gay que se levantó encolerizada en protesta e incluso se unió a una campaña en apoyo a los Derechos de los gays, lesbianas y transexuales. Los Lakers realizaron un vídeo de urgencia, en mitad de un pasillo, para pedir perdón (ver vídeo).

El incidente abrió de nuevo el debate sobre la homofobia dentro de la NBA. David Stern quiso apagar el fuego con rapidez y contundencia. El comisionado añadió a la sanción de Kobe estas palabras alusivas al tema: “No quiero ser un cruzado social sobre esta cuestión, pero creo que en los deportes masculinos, tradicionalmente, no ha sido un entorno acogedor para que los gays se identifiquen. Pero llegará un futuro en el que no sea un problema. Va a ser difícil, pero ocurrirá, no tengo ninguna duda al respecto”, apuntó Stern.

Para intentar corregir el error personal de Kobe, aunque otros jugadores utilizan habitualmente este tipo de descalificativos, la NBA ha intensificado su inclusión en campañas que censuran el uso de insultos o ‘coletillas’ alusivas a la condición sexual. En los playoffs se ha visto en los videomarcadores de algunas canchas el anuncio de la campaña ‘It Gets Better’ que pretende eliminar el acoso escolar a los jóvenes gays. Curiosamente, dos jugadores de los Phoenix Suns, Grant Hill y Jared Dudley, apoyaron otra campaña de la asociación GLSEN en contra del lenguaje homófobo denominada ‘Think B4 talk‘ y cuyo anuncio se pudo ver en la retransmisión del primer partido de la Final del Este el pasado domingo. Pueden ver ambos spot a continuación.

La relación entre el deporte y la homosexualidad no ha sido fácil e incluso más restrictiva dentro de una sociedad dominada por la visión ‘hetero’ que poco a poco se abre a todas las orientaciones y a tolerar sus derechos sin trabas. Son pocos los deportistas que descubren su orientación sexual y menos los que lo hacen cuando todavía están en activo. El secretismo es incluso mayor en los deportes de equipo y en los vestuarios masculinos que en los femeninos. En el mes de febrero de 2007 el británico John Amaechi fue el primer jugador de la NBA en airear su homosexualidad en su libro ‘Man in the middle’. Amaechi había jugado cinco temporadas en la NBA y hasta que no se retiró no desveló su secreto. En su relato incluyó la discriminación que sufría por parte de sus compañeros de equipo. Las reacciones a tal descubrimiento fueron variadas, aunque en líneas generales se defendió la igualdad de derechos, sin esconder los tabús que aún existen en la privacidad del vestuario en un universo donde ser gay no está todavía bien visto. La reacción más extrema la firmó otro exjugador, Tim Hardaway, que descargó toda su fobia hacia el colectivo gay. “No me gustan las personas homosexuales ni estar cerca de ellos. Soy homófobo. No me gustan y no podrían estar en el mundo ni en Estados Unidos”, dijo Tim, aunque luego pidió perdón por sus duras declaraciones, lo que no evitó que el propio Stern le prohibiera la asistencia al All Star de esa edición.

Según una estadística que hoy publicaban varios medios nacionales, el 6% de españoles de entre 15 a 30 años (medio millón, aproximadamente) se declara homosexual. Este porcentaje, como simple referencia, desvela que, en una competición donde han participado más de 3.000 jugadores a lo largo de su historia, es ridículo pensar que Amaechi es el único gay que ha participado en la NBA.“Cada jugador ha tenido compañeros gays. Yo no lo creo, sé que he tenido compañeros gays”, declaró esta semana Charles Barkley.

El secretismo se debe, sin duda, al miedo a la reacción de compañeros y la opinion pública, a las continuas bromas del entorno, al posible rechazo de las franquicias, a la intolerancia que impera en la sociedad y que en el deporte se multiplica bajo excusas variadas como el contacto físico en un mundo que ha alardeado de virilidad. Pero en el debate entra también la libertad de expresión de los jugadores homosexuales de no querer hacer pública su condición y permanecer en el anonimato, algo lícito si esta actitud no está condicionada por fuerzas coercitivas. El código del vestuario suele ser nombrado para explicar esta realidad, como hizo LeBron James cuando Amaechi publicó su libro. “Con tus compañeros de equipo tienes que tener confianza y si eres gay y no lo admites, entonces no estás demostrando que tienes confianza en el equipo. Esa es la regla número uno dentro de un vestuario, debes confiar en los demás. Es una razón de confianza, de honestidad”, declaró King James.

Varias franquicias de la NBA han celebrado días especiales en pro del movimiento de Gay, Lesbianas y Transexuales, realizando ofertas o campañas especiales para promover la asistencia a los partidos de los homosexuales. Algunos jugadores, particularmente, han demostrado su apoyo a la causa de la bandera arco iris, como el argentino Manu Ginóbili, que celebró en el pasado verano que los gays de su país se pudiesen casar, o Isiah Thomas, que posó con su hijo para pedir la legalización de los matrimonios entre homosexuales. Además, el pasado mes de enero, los Wizards decidieron eliminar la kiss cam (cámara que intenta que dos espectadores se besen al aparecer en el videomarcador) tras una denuncia. Se censuraba el carácter homofóbico de la broma que se perseguía al pretender el beso entre dos personas del mismo sexo (incluidos jugadores propios y del rival). Este hábito es habitual en otras pistas y ha llevado imágenes del todo curiosas.

David Stern siempre ha mantenido las formas, intentando promover la idea de que la NBA es una marca blanca, políticamente correcta y que no hiere los sentimientos de ninguna comunidad de la que pueda sacar beneficio. Así se han oficializado la Noche Latina o se celebra el Día de San Patricio, por poner varios ejemplos. Siempre al gusto del consumidor, del público, sin juzgarlo. ¿Es entonces la postura gay friendly de la NBA una simple postura comercial, de lavado de imagen, o realmente un acercamiento a la integración de los Gays, Lesbianas y Transexuales? Es una pregunta abierta en Estados Unidos y que en Europa parece cerrada al ser un debate que no se pone tan habitualmente sobre la mesa.


6 Responses to “NBA y homosexualidad, un debate abierto”


  1. 18 mayo 2011 a las 3:31

    wow, buen post si los hay, me gusta leer sobre temas NBA-related que no están por todos lados, o mejor dicho, que son extradeportivos.
    Pienso que como dice el final del post, la NBA “respeta” a cada comunidad de la que puede sacar provecho. La comunidad estadounidense es por demás conservadora y no creo que la NBA reclute sólo gente de mente abierta. Ya que la NBA está en la vidriera para el resto del mundo, no se comportan siempre como quiseran, creo yo.
    Por poner un ejemplo, hacer más estrictos los cobros de las faltas técnicas cuando un jugador se queja, me parece de lo más conservador. La falta técnica sirve, entre otras cosas, cuando un jugador insulta a un par o a un ref, bueno, si quieren cobrar una T por menos que eso, como un ademán, me parece exagerado.
    Excelente post, muy informativo.

  2. 2 Ernesto
    18 mayo 2011 a las 10:54

    La sociedad americana es ridiculamente exagerada, pasmosamente retorcida, cinicamente puritana.No es ejemplo de nada, al menos en temas morales,eticos,amorosos o religiosos.Al final, tampoco creo que en España hayamos sabido enfocar nada. Pasamos del lichamiento a la discriminacion inversa, del desprecio a los ventajismos baratos de algunos colectivos. Naturalidad, amigos. Es barato,facil y asequible. Un saludo.

    • 3 sraly
      18 mayo 2011 a las 12:05

      @kilinkis Gracias por la doble visita, lindo gatito!!!

      La NBA explota el merchandising como nadie, es pura imagen, todo encaminado a vender el producto, desde la construcción de las estrellas al riptus moral. El apoyo a estas causas me parece simplemente una posición superficial y que sólo se entra en el debate para compensar una polémica. Es curioso que se desvele ahora la presencia de un directivo gay. No creo que ese sea el camino hacia una normalización, aunque poco a poco la sociedad se abre en su hermetismo.

      Un abrazo y gracias por entrar por estas tierras.

      @Ernesto Gracias por votar por la cordura en tus comentarios y los textos en el blog, siempre abiertos al pensamiento.

      La sociedad americana es ejemplo en algunas cosas, como todas. Es el paradigma de posicionamientos que dan miedo por su conservadurismo y también es bandera de movimientos progresistas. Para lo bueno y para lo mano, tienen el altavoz en la mano y son el espejo universal en el que nos reflejamos.

      En el tema de la homosexualidad, encontramos ejemplos de apertura en San Francisco, NY o Washington con oscuros comportamientos del Mid West. No considero que Europa, donde nos jaztamos de ser viejos demócratas, haya un espectro tan diferente, aunque sí se dan pasos hacia la normalización de forma más regular. No obstante la relación con el deporte sigue siendo un punto negro en este aspecto y ser homosexual sigue siendo un tabú cuando se comparte vestuario.

      Sinceramente, me alegra de que te pases por aquí, Ernesto. Tus textos para mí son siempre de buena digestión.

  3. 18 mayo 2011 a las 13:47

    Grande como siempre Sraly. Qué decir del pensamiento americano…

    Recuerdo perfectamente el caso Ameachi, las palabras de HArdaway son de juzgado de guardia. Ahora este directivo pide consejo para confesar su homosexual. Eso dice muxho de la sociedad en la que viven o en la que vivimos, porque en España pasa algo parecido.

    Qué una persona salga del armario, sea un yonki, carpintero, top model o presidente del gobierno no tendría que ser noticia. La noticia es que The New York Times (o el periódico que sea) lo publique como tal.

    Tristemente así está el mundo, así de homófobo digo. Qué poco avanzamos.

    Un saludo.

  4. 19 mayo 2011 a las 22:42

    Interesante tema poco tratado, pero de gran trascendencia en algunos casos. El ejemplo de Amaechi y las posteriores declaraciones de Hardaway son el perfecto ejemplo de la envergadura del problema.

    Aunque haciendo un poco de abogado del diablo, supongo que el principal problema (dejando aparte a los jugadóres más racistas/homófobos) sería el hecho de compartir/haber compartido vestuario con una persona homosexual, ya que en la intimidad de un vestuario, ningún jugador se sentiría cómodo, por ejemplo, duchándose al lado de una mujer… ¿Por que?, no por ser mujer en sí, ni por ninguna otra cosa, básicamente por ser del sexo opuesto y por que se siente atraida sexualmente por los hombres. En el caso de los homosexuales, aunque no sean del sexo opuesto, sí son personas que se sienten sexualmente atraidas por el sexo masculino, con lo que en ese sentido estamos con el mismo problema. Y eso es algo que veo como un problema insalvable, a no ser que este tema llegara a ser tratado de forma tan natural que los gays tuvieran su propio vestuario aparte.

    Sin duda es un tema delicado y de difícil solución en esta sociedad en la que vivimos.

    Saludos.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Únete a otros 9.408 seguidores

Nuestro twitter

Actualizaciones de Twitter

Nuestro Facebook

El Calendario

mayo 2011
L M X J V S D
« Abr   Jun »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

El Mundial

BlogESfera Directorio de Blogs Hispanos - Agrega tu Blog

RSS Feed desconocido

  • Ha ocurrido un error; probablemente el feed está caído. Inténtalo de nuevo más tarde.

A %d blogueros les gusta esto: