12
May
11

El grandullón de la abuela Jessie


A Jessie Mae le gustaba ver a su familia feliz. Disfrutaba viendo corretear a todos sus nietos en el jardín que servía de puerta a su pequeña casa mientras cocinaba sin parar costillas de cerdo. Para la abuela Jessie ese era su particular cielo que cercaba el mal que gobernaba en ese suburbio del Sur de Detroit. En un entorno de droga, delincuencia, coches robados, balas pérdidas, una buena barbacoa de domingo era una bendición. Entre todos los niños, dos hacían brillar los ojos de complaciente grandma. Lewis era el listo, el espabilado, el chico que se iba a comer el mundo con la misma facilidad que su primo Rob, el grandullón, liquidaba una bandeja de costillas de la abuela Jessie.  Robert era seis años menor que Lewis pero nadie lo diría. Su cuerpo, por encima de los dos metros y de los 150 kilos, le hacía destacar a la vista y le había regalado dos cosas: la oportunidad de destacar en el baloncesto en un instituto local (fue al McDonalds junto a Garnett, Carter y Pierce) y un apodo que le acompañó toda su vida, el Tractor Traylor.

Ese mismo cuerpo fue hallado ayer sin vida tendido en el suelo de su dormitorio por el conserje del condominio Mar Bella en el que vivía frente al mar en Isla Verde, una zona residencial de Santurce (Puerto Rico). Sus compañeros de equipo, los Vaqueros de Bayamón, habían intentado sin éxito contactar con el ala-pívot de 34 años después de que su mujer, residente en Chicago junto a sus dos hijos, les avisase después de que se cortase repentinamente la conversación que mantenían por ordenador. Al no encontrarse signos de violencia, la policía determinó que la muerte fue natural y provocada por un fallo cardiáco (infarto de miocardio) que se había producido no más de diez horas antes del mortal hallazgo. El jugador había sido sometido a una delicada operación para corregir un defecto en la arteria Aorta en el 2005. Sin embargo, el cuerpo será sometido a una autopsia antes de ser trasladado a Estados Unidos para su entierro. Traylor se había ausentado esta semana de varios entrenamientos y no había viajado con su equipo a Quebradillas al último desplazamiento alegando que no se encontraba bien, que le costaba respirar, según informó El Vocero citando a un dirigente de los Vaqueros, líder de la BSN puertorriqueña. Traylor estaba inactivo debido a una lesión de talón de la que se estaba recuperando y el lunes había faltado a una sesión de rehabilitación. Los Vaqueros tenían previsto jugar hoy ante los Indios de Mayagüez, pero la BSN decidió aplazarlo en señal de duelo, según informó el Licenciado Carlos Beltrán, presidente del organismo.

Este es el final de la trayectoria de un jugador al que le persiguió su gruesa silueta. Como a Mel Turpin (se suicidó hace menos de un año), Stanley Roberts (la leyenda dice que trabaja de matón en Texas) o Oliver Miller (recientemente detenido por agresión), la historia de Robert Traylor estará marcada por el filo de la aguja de una báscula y de la polémica que terminó por arruinar ese proyecto de jugador que deslumbró al mundo cuando rompió el tablero en un partido ante Ball State (ver vídeo). Esos fueron sus mejores momentos, como jugador de Michigan, heredero Wolverine del fabuloso Fab-Five y compañero de vestuario de Maceo Baston o Louis Bullock. Posteriormente hasta esta etapa de gloria fue manchada por la controversia, al estar su nombre incluido en la lista de cuatro jugadores (Chris Webber, Maurice Taylor y el propio Sweet Lou) que aceptaron dinero del benefactor Ed Martin (unos 160.000 dólares en el caso de Traylor) para alistarse en la universidad de Michigan, algo que incumplía las normas amateur de la NCAA. Debido a este affaire, los registros estadísticos de sus tres temporadas como Wolverine fueron borrados oficialmente, así como sus MVP (NIT y Big Ten).

El trastorno del escándalo no evitó que ocupase el sexto puesto en el draft ’98 elegido por los Mavs, que rápidamente lo traspasaron a Bucks por Pat Garrity y los derechos de Dirk Nowitzki. Traylor nunca se aposentó entre los profesionales debido a sus continuos problemas de sobrepeso. 438 partidos en siete temporada entre tres franquicias (Milwakee, Cleveland, Charlotte y New Orleans). El reloj profesional se paró cuando se le diagnosticó un problema coronario que tuvo que ser corregido en el quirófano. Era 2005 e iba a firmar con los Nets, pero ya nunca más volvería a vestirse una camiseta de una franquicia de la NBA (4.8 puntos y 3.7 rebotes). Traylor concluyó su periplo en Cleveland (jugó la Liga de Verano con ellos en 2008 en un último intento por reengancharse a la NBA), donde coincidió con un joven Lebron James, que ayer, tras sentenciar a los Celtics con una racha soberbia en los minutos finales, se arrodilló sobre el parqué para rezar una plegaria por su amigo. “Que descanse en paz Tractor. Otro de mis ex compañeros de equipo muerto a tan temprana edad”, escribió El Rey en su twitter.

La desconfianza que siempre rodeó a su rotundo físico le cerró las puertas de un regreso en una Liga que recordaba la desgracia de Reggie Lewis. Traylor tuvo que estar un año parado para decidir irse al Fin del Mundo, a Finisterre, a Vigo, para encontrar una segunda oportunidad. En el colista de la LEB-2 (2005-06), Traylor se plantó para firmar un contrato condicionado, a prueba. Ni esta precariedad le borró su sonrisa y el agradecimiento de una oportunidad a un club y una ciudad de la que se enamoró y donde se le recuerda con cariño. El idilio de diez partidos no terminó tan bien deportívamente (descenso) pese a sus números sobresalientes (13.9 puntos y 9.6 rebotes), pero fue la primera huella de una senda que llevaría por Turquía (2008), donde fue el mejor pívot de la TBL con el Kepez Bld Antalya (14.3 puntos y 8.4 rebotes), e Italia, donde de nuevo la mala suerte le hizo topar con un club que no le pagó, ese Martos Nápoles (2009) que terminó jugando con juniors.

Pero donde realmente Robert volvió a ser feliz fue en las playas del Caribe. No está mal el sitio. A Puerto Rico llegó tras su experiencia en Vigo gracias a una oferta de los Cangrejeros de Santurce, con los que consiguió el título de Liga. En las últimas temporadas se había pasado a los Vaqueros, son los que el año pasado logró el subcampeonato y el título de mejor defensor. Esta temporada, tras una estancia en los Halcones de Xalapa mejicano dirigidos por el canario Iván Déniz, había logrado 81 puntos y 63 rebotes en diez partidos.

Traylor, en Vigo, mostrando su mejor cara

Su primo avispado, Lewis, recibió ayer la noticia en un correccional de Florida. El chico avispado de la abuela Jessie tomó el camino fácil, el torcido, el que se esconde en cualquier esquina de un suburbio americano. La policía lo detuvo en el 2004 siendo considerado el mayor traficante de la historia de Míchigan. Los agentes estatales asumen que traficó con cocaína y marihuana por valor de 178 millones de dólares. Traylor ganó durante su carrera en la NBA ‘solo’ 11 millones, suficiente para entrar en los planes de su familiar, que implicó al Tractor en la compra de dos inmuebles cuya intención real era blanquear las ganancias del tráfico de droga. Robert se enfrentó por ello, y por evasión de impuestos, a una pena de dos años de cárcel que condonó por cooperar con las autoridades y por su intachable  reputación como ciudadano. Porque, tras la muerte de la abuela Jessie, esa que se sentaba detrás del banquillo de los Wolverines para animar a su grandullón, era Traylor quien organizaba para los vecinos y chicos de su barrio las famosas barbacoas de su familia.

Anuncios

7 Responses to “El grandullón de la abuela Jessie”


  1. 12 mayo 2011 en 9:02

    Este post me ha puesto muy triste… Descansa en paz big guy. Una lástima, además era un buen tipo y un gran jugador de baloncesto, al que sus eternos problemas de sobrepeso condicionaron mucho; pero calidad tenía.

    Saludos.

  2. 12 mayo 2011 en 12:46

    Felicidades por el artículo. Tu pluma, la de escribir, sigue intacta. ¿Cuándo se darán cuenta en El País o en un medio deportivo de que eres el mejor periodista deportivo de este país? En fin.

    Muy triste la noticia, desconocía su historia. Tenía pinta de ser muy bonachón y por suerte no eligió el camino de su hermano.

    • 3 sraly
      13 mayo 2011 en 18:23

      @Mo Sweat Siento haberte puesto triste con el post. La verdad es que es un jugador perseguido por si figura. Parece que al ser obeso no se le terminaba de tomar en serio. Además tuvo muchos problemas por ser de una familia muy humilde y la relación con su primo hizo que mantuviera la sombra de la sospecha sobre su cabeza.Creo que había encontrado su camino en Puerto Rico y con contratos cortos, como el de Méjico. Una pena porque parecía un buen tipo.

      Saludos, bro

    • 4 sraly
      13 mayo 2011 en 18:25

      @Coachbasket La verdad es que el otro día me llamó Segurola para ofrecerle el título de delfín periodistivo deportivo, pero pasé porque prefería seguir entrenando a unos adolescentes que pasan de mí. Gracias por tus exageradas parlabras (en vez de catalán pareces de Utrera).

      Un abrazo (y no era su hermano, era su primo). Nos vemos en el Nacional cadete.

  3. 12 mayo 2011 en 20:11

    No sé si exageraré diciendo que esto es lo mejor que te he leído nunca, pero desde luego es sublime. Muchos condicionantes tiene la historia de Traylor como para que sea imposible no quererle y apreciarle. Siempre lastrado por su sobrepeso y sobretodo, por ser traspasado aquella noche del Draft en 1998 a cambio de Nowitzki (mucho peyote habría en el ambiente de los despachos de los GM ese día). De vivir en Milwaukee y Cleveland a hacerlo en Vigo o a las orillas del Caribe, ¿quién necesita la NBA pudiendo comer ostras en el Casco Vello y después pasear en un velero por la ría y tumbarse a tomar el sol con un albariño en la mano y tus ojos fijos en las Cíes?

    Mucha clase y un corazón tan grande, que al final ni siquiera le entraba en ese corpachón y se paró. Ahora estará jugando algunos 1 vs 1 con Jason Collier.

    un abrazo.

  4. 12 mayo 2011 en 22:28

    Bellísima forma de contar esta triste noticia. La abuela Jessie disfrutará leyendola tanto como tus lectores.

    • 7 sraly
      13 mayo 2011 en 18:28

      @Almanzor Jason Collier. Joder, le había perdido la pista. No sabía que se había muerte. O mi memoria había querido desterrar ese dato.

      La historia de Traylor es más tremenda. Luego he seguido leyendo sobre su vida y resulta que se crió con su abuela porque su madre era adicta al crack y prostituta. Tuvo que encargarse de un hermano menor, que le considera su padre. Pese a los problemas de salud y legales, en los últimos años había logrado que su madre ingresase en una clínica de rehabilitación y convivía con él en su casa de Estados Unidos.

      Una lástima.

      Saludos. Mansion Rules!!!

      @Rodman Leí un artículo que decía que la abuela Jessie siempre se sentaba tras el banquillo de Michigan y que era reconocible por sus descarados comentarios. Falleció en el 2004.

      Saludos, amigo


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Únete a otros 9.529 seguidores

Nuestro twitter

Actualizaciones de Twitter

Nuestro Facebook

El Calendario

mayo 2011
L M X J V S D
« Abr   Jun »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

El Mundial

BlogESfera Directorio de Blogs Hispanos - Agrega tu Blog

RSS Feed desconocido

  • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.

A %d blogueros les gusta esto: