05
Abr
11

Desvaríos de un neófito de la NCAA


No todos somos Paupelu. Cada cual tenemos lo nuestro. Lo que nos toca. Yo soy de esos que sabe que Mike Bigelow fue un alero lechoso del Gijón y que a Blue Edwards le puso el mote su abuela porque decía que nació azul. En mi mínima tarta de ‘conocimientos’ sobre baloncesto, en la que cada día añado un ingrediente, el pedazo de la NCAA es escaso por no decir nulo. Mi único interés por esos cachondos universitarios reparaba en la Final si aguantaba la noche y cuando aparecían con una gorrita para darle la mano al jefazo Stern. Pero esta temporada, será por la influencia de Paupelu, me ha dado por hacer un pequeño curso acelerado en March Madness. Nada del otro jueves, lo suficiente para saber que es una ‘cinderella’, un ‘bracket’ y enamorarme de un tipo que se llama Fredette. Como neofito os dejo un esbozo de mis impresiones desde una mirada distinta, como siempre intento hacer en Puertatrás.

35 segundos de posesión

Es maravilloso. En ocasiones puedes ir al baño, luego pasarte por la cocina para coger otra cerveza y cuando llegas de nuevo delante de la televisión siguen con la misma posesión. En mitad han pasado miles de bloqueos y una eterna secuencia de pases al poste. Realmente tener una posesión tan alta modifica el juego y lo hace espeso y lento hasta decir basta. Un equipo puede enlazar dos sistemas distintos en el mismo ataque, lo que da mucha tranquilidad a los jugadores para ejecutar y tambien al espectador para echarse una cabezada.

No solo eso. Que haya dos tiempos y cada uno dure 20 minutos no hace más que retrotraerme a tiempos añejos en los que los jugadores tenían garrillas, pantalones paqueteros y barbuceas. Cuánta nostalgia.

Qué bella es la zona

La NCAA rompre con un axioma que piensas es inviolable para el básket americano si solo te nutres de NBA. La táctica existe al otro lado del Atlátinco. Increíble pero cierto. Para empezar, no es todo ‘individual’. Hay presiones, zonitas, traps… por no hablar de los ataques con bloqueos indirectos a cascoporro. Se ejecutan sistemas y casi todos los equipos tienen una lista de situaciones. La visión de un partido es más amable para el seguidor europeo que está acostumbrado a considerar la pista como un tablero de Risk y no como el fondo para que un figura haga sus jugadas individuales, delito de la NBA. Sin embargo, me choca la falta de conocimiento de juego de muchos chavales, más en relación con los europeos. Tengo la impresión de que muchos de los partidos que he visto han sido ‘rotos’ por actuaciones individuales, por el acierto de uno o dos jugadores, más que por un entramado colectivo. Pero hacer esta afirmación, así, de primeras, es muy arriesgado. Acepto un debate.

Entrenadores frikys

El visionado de la semifinal entre Butler y VCU provoca una confusión si orientas la atención al banquillo. Observamos a ambos entrenadores y nos podemos creer que antes de empezar el partido, en el vestuario, ha habido una timba de cartas y que el perdedor ha sufrido el castigo de vestirse de domingo y tener que hacer de ‘coach’. Tanto Brad Stevens (nacido en el 76) como Shaka Smart (generación del 77) son pipiolos en un mundo de académicos con pintas de tomarse el té con puntualidad británica cada sobremesa. En serio, Stevens tiene pinta de ser el empollón de la clase y Shaka (nombre de un guerrero Zulu) era un colega más dentro del grupo de Virginia.

Cheerleaders y mascotas

De estas hay en la NBA y en la ACB, aguas menos turbias para el autor de este blog, pero la escenografía de la NCAA proporciona a estos dos elementos de choubisnes un aroma repleto de retro. Esas chicas con esos recatados vestiditos, esos cuellos largos, esos pompones mínimos, esas coletitas de niña buena, esos movimientos cordinados. Y sus compañeros fortachones, cuadrados que utilizan a sus parteners como si fueran pelotas de tenis con las que hacer malabarismos. Tanto recato me hace recordar la historia de Jane, cuando posa para la Playboy con el vestidito de la ‘Uni’. Por no hablar de esas mascotas, que también me recuerdan la típica película americanoa, rollo Porkies, en la que una panda de gamberros intenta secuestrar al perrillo o caballo, mascota del campus rival.

Aficionados, acné y… fiesta!!!

Repasemos la grada. El fervor es latente hasta en el sofá de mi casa. Se nota que el jolgorio es de Primera y los chicos, todos con los colores de sus colleges, con las caras pintarrajeadas y bailando al ritmo de las bandas (se merecerían otro capítulo los miembros de la tuba y la corneta). Mi malicioso sistema neurológico realiza conexiones con fiestas de fraternidades como Gamma Beta Omega, con botellas de whisky corriendo por el vestíbulo a la velocidad de Kemba Walker cruzándose la pista para anotar una bandeja. De lo que he sacado en claro estos días de visión de NCAA es que no hay que morirse sin asistir a uno de estos partidos y luego darse una vueltecilla por alguna de las fiestas que deben organizar estos adolescentes americanos, carne de cañón para un frente de la US Army en un país donde hay que luchar por la libertad (bueno, como excusa).

En resumen, que seguiré leyendo A place in South y aprendiendo de Paupelu.


6 Responses to “Desvaríos de un neófito de la NCAA”


  1. 5 abril 2011 a las 18:46

    Jajaja. Me ha hecho mucha gracia el post. Coincido al 99% contigo en todo porque mis conocimientos son incluso inferiores a los tuyos en cuanto a NCAA se refiere y también suelo acercarme por estas fechas a la competición a observar como un extraterrestre que acaba de llegar a la Tierra las curiosas costumbres de de estos universitarios salidos de American Pie.

  2. 5 abril 2011 a las 19:17

    Muy buen post amigo Sraly. ¡Qué necesarias son estas risas en los tiempos convulsos que vivimos¡
    Después de leerte me doy cuenta que si tu sabes poco de NCAA yo no se nada. Y eso que este año también me puse un poquito las pilas, por eso de renovarse o morir. Maldita sociedad xd.

    Saludos

    • 3 sraly
      7 abril 2011 a las 0:59

      @coachbasket Gracias Fernando por pasarte por el blog. Aprecio todas tus alabanzas. A tí que te va el rollo estratega, creo que podrías encontrar temas para realizar algún post en tu formidable y olvidado Scoutingbasketballblog.

      Un abrazo, hermano

      @Oscar_Gaspar Para mi la NCAA es una cuenta pendientes y acercarme a amigos nuecos como Almanzor me ha ayudado a dar el paso, aunque sea pequeñito, de dejar un par de días la NBA y la ACB y centrarme en estos criajos que juegan al básket con mucha intensidad, esa es la verdad.

      Lo que dices de las risas es lo mejor que podrías decirme. Este blog, como siempre digo, es para entretener y entretenerme.. Y si te ríes, el objetivo está cumplido.

      Saludos, maño!!!

  3. 5 abril 2011 a las 23:17

    Muchas Gracias por todos esos halagos. Yo mientras la mayoría prefiere verse cualquier partido de Temporada Regular de NBA, yo los alterno con los de NCAA. Luego el Madness es otro rollo, mucho más obligado de ver.

    Con lo que dices, la regla de la posesión entró en vigor creo que en el año 85, antes no existía. Increíble. Para evitar ataques demasiado estáticos y largos se mantiene una regla antigua, de cuando no había posesión, que evita que un jugador tenga la pelota en sus manos más de 5 segundos si su defensor está a menos de 2 metros. ¡Es que suena todo a años 50!

    Lo que se vive en las gradas de un partido de NCAA es increíble. En el Madness, con canchas neutrales (aunque a veces se llenen de aficionados de ambos equipos) no se nota tanto, pero es imprescindible ver algún partido de Kentucky, Utah State o Duke en casa. Una barbaridad. Eso, unido al rollo de las cheerleaders, las hermandades, las fiestas y demás explican por qué Joakim Noah apurara al máximo posible en la NCAA y todavía diga que la echa de menos. ¡Jugón!

    Te espero a partir de Noviembre con más NCAA!

  4. 5 J-Bo
    5 abril 2011 a las 23:19

    jajaj lo que he disfrutado leyendo este post, especialmente con el tema de la posesión de 35 s!!!

    He visto bastante baloncesto universitario en otra época, cuando era un pipiolo, y recuerdo con nostalgia a los Running Rebels… Stacey Augmon, Larry Johnson, Greg Anthony… a equipos como Georgia Tech… a jugadores como Todd Day, Lee Mayberry… en fin, que cualquier tiempo pasado fue mejor para mí, incluso para seguir la NCAA.

    Ahora mismo la NBA me tiene demasiado embrutecido, mis neuronas no me dan para más que para ver mates, alley oops, tapones espectaculares… y muy poca táctica. En la universidad fui a una charla sobre basquet universitario (el de allí) y recuerdo perfectamente una diapositiva que hablaba sobre las distintas defensas que practicaba un equipo en concreto, creo recordar que era un auténtico galimatías de defensas zonales, individuales, como cambiaban de una defensa a otra en mitad de una posesión… en fín… que los jugadores debían necesitar una chuleta del tamaño de un folio para poder recordar las 30 o así defensas diferentes que podían aplicar… sin embargo es llegar a la NBA y oye, todo se reduce a un 1×1 o un 2×2, y alguna zonilla cutre de vez en cuando.

    • 6 sraly
      7 abril 2011 a las 1:05

      @Almanzor La verdad es que lo de las reglas me dejó algo alucinado. También la libertad de lanzar la pelota en campo propio cuando sacaban de banda o fondo. Alucinante. Lo que dices de los cinco segundos es una regla que me parece aún existe en Europa, ¿no? Al menos parecida. Aunque con tanto cambio anual quizá hace un tiempo que ya no está y ni me he enterado.

      ¿Cuándo nos compramos los billetes para ver un partidito en Lexington, por ejemplo?

      Saludos desde la Mansión Playboy

      @J-Bo Precisamente el otro día vi un vídeo de un partido de esos bestias de UNLV contra Duke. Los ojillos del Tiburón Tarkanian son memorables. Mis años de nostalgia de la NCAA se refieren a los Fab Five y al famoso ‘Time Out’ de Webber. Recuerdo que rememoré el momento varias veces en los partidillos que me montaba en mi propia habitación con una minicanasta encima de la puerta y una pelota de gomaespuma. ¡Sí, ya era un friky entonces!

      La táctica en la NCAA es muy rica, pero creo que los jguadores no adquieren un conocimiento del juego amplio y en realidad ejecutan movimientos pero no hay mucha inteligencia. Como digo, en muchos partidos he visto como al final han sido las actuaciones individuales las que han desequilibrado un partido. Otro tema es la variedad defensiva. Eso me ha encantado con la racanería que existe en la NBA

      Gracias por participar


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Únete a otros 9.408 seguidores

Nuestro twitter

Actualizaciones de Twitter

Nuestro Facebook

El Calendario

abril 2011
L M X J V S D
« Mar   May »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930  

El Mundial

BlogESfera Directorio de Blogs Hispanos - Agrega tu Blog

RSS Feed desconocido

  • Ha ocurrido un error; probablemente el feed está caído. Inténtalo de nuevo más tarde.

A %d blogueros les gusta esto: