24
Ene
11

Inestable estabilidad


La visita del CAI por Málaga fue de lo más decepcionante. Pese a que he visto casi todos los partidos de esta temporada por internet e incluso en el Príncipe Felipe, ver en vivo la derrota sin respuesta del equipo de Zaragoza ante el Unicaja me ha dejado una sensación muy diferente a otras derrotas televisadas y contundentes como la de Gran Canaria o el desastre de Manresa. Ayudan a esta pesimista percepción los mensajes que he podido recibir desde dentro y de los alrededores del equipo. Sin estar en las vísceras del club ni seguir el día a día del CAI, esta doble jornada he podido dibujar mejor el mapa de la realidad de la entidad y del equipo. Y no veo la estabilidad que debería haber por la fiable clasificación. O eso me ‘paice’.

José Luis Abós, en el Carpena // ACB Photo

Para empezar, ahora tengo claro que Abós no tiene el respaldo de bazas importantes de su plantilla. El gesto con Paolo Quinteros, que en el minuto tres dejó la pista como castigo a varias malas decisiones y salió cuando el Unicaja ya estaba rompiendo el partido, evidencia que la herida abierta el año pasado entre el técnico y el argentino no ha cicatrizado. Decisiones como la que tomó en Málaga, que a mi me parecen comprensibles aunque peligrosas para la estabilidad del grupo, pueden hacer que emane suciedad de nuevo de esa hemorrágea. Y no sería la única fuente de disonancia dentro de la plantilla.

No niego que Abós se merecía más que nadie entrenar este año al CAI por compromiso con la causa y por ser el responsable del ascenso. Quizá, pese a la impopularidad de la medida, el club podría haberse desprendido de los ‘críticos’ con el entrenador aragonés para que éste pudiera gestionar mejor a un grupo humano más neutral o afín a su causa. Se quiso ser prudente. O no sería tan fácil, claro. En mi impresión, además, la salida de Matías Lescano, pese a poder ser justificable en lo deportivo, descabeza de un líder moral y con voz propia en el seno de la plantilla.

Creo que el CAI es un equipo trabajado tácticamente, no depende de nadie y que explota con criterio alguno de sus fuertes, aunque no me ha sorprendido y sigo considerando que no se ha sacado el máximo rendimiento de una plantilla compensada y construída con operaciones impensables en otros tiempos como la cesión de Aguilar o la ‘caza’ de Cabezas, aunque podría pensarse que hay puestos mejorables. ¿Y en que equipo, no? Por diferentes motivos, entre ellos las lesiones que han impedido a Cabezas dar su mejor nivel y arrastra a la mejora al colectivo, Abós no logra motivar a sus jugadores para dar el paso al frente.

Las sensaciones captadas han reforzado una idea que me retumbaba hace tiempo. La prudencia que se traza con lógica entre las líneas del discurso del CAI es utilizado para conformarse con ganar los partidos esenciales en casa y no ampliar el horizonte y estirar los buenos augurios que se soñaron con la canasta de Van Rossom en el Palau. La racha fuera de casa atestigua este déficit de autoexigencia y justifica que se haya perdido una buena oportunidad de entrar en la Copa y ahora no se aspire a más que a salvarse. Con el precedente del descenso a la primera de hace dos años, no sería inteligente desde el club y el entorno jaztarse de que están para algo más que para eso, para la permanencia. Pero ese silencio público no debería trasladarse puertas adentro, donde en el vestuario y las oficinas de Zurita 21, la exigencia debería incrementarse.

Percibo muchos nervios cuando realmente la situación, en relación al objetivo marcado, está controlada y no se atisban peligros inminentes, aunque me comentan, aunque no hago de esta afirmación de una hipótesis sin tener datos para verificarla, que la salud económica del CAI no es tan fiable como podría parecer.

En Zaragoza la crispación baloncestística casi es el estado natural de las cosas cuando se habla de medios de comunicación. Se acrecentan males que son comunes en otros lugares, pero la polarización entre ‘me llevo bien contigo porque me cuentas cosas’ o ‘como no me filtras te meto caña’ parece constante y potenciada en esas latitudes. No es bueno para la estabilidad ni querer ver el mal en cualquier movimiento del técnico o del club ni esconder debajo de la alfombra los fallos y convertir en alabanzas las mayores ‘cagadas’.

No habrá cambios, ni debería haberlos mientras la grada no entre en el debate con peticiones capitales, pero creo que la dinamita está debajo de los pies de Abós y demasiadas manos estarían deseosas de hacer detonar su puesto. ¿Injusto o no? Esa valoración os lo dejo a vosotros.


9 Responses to “Inestable estabilidad”


  1. 24 enero 2011 a las 22:25

    la situación en el vestuario huele a podrido y cada día más. se necesita un revulsivo, no se si se arreglaría con el cambio de entrenador o echar a algún jugador, pero lo que es seguro es que se necesita un cambio o la cosa puede ir muy mal. las victorias en momentos puntuales han salvado la situación pero no han solventado nada. buen artículo querido amigo. un saludo

    • 2 sraly
      24 enero 2011 a las 22:53

      @mejilloncolorao Yo me fui con muy malas sensaciones después de cotejar el ambiente. La cara de Abós al salir del Carpena tampoco me dio mucha tranquilidad. Las victorias suelen aplacar estas cosas, aunque, como he repetido, el malestar viene de lejos. Me sorprendió que gente que pensaba que lo defendía, no lo tiene tan claro.

      Gracias por estar aquí día a día

      @Hesisair Nutritivo comentario. Últimamente los comentarios están enriqueciendo el debate, que diría un admirado tuyo. Lo cual me agrada.

      Reitero que creo que Abós se merecía esta oportunidad y más en su tierra. Su capacidad para entrenar ACB no soy quién para ponerla en duda, aunque sí opina, por lo que he podido comprobar, que su manejo del grupo deja que desear y que el club no supo ‘cortar’ por lo sano, aunque valoró profundamente hacer cambios drásticos en verano y luego se echó atrás. Los Tiempos Muertos televisados, un detalle que no puede hacerse general, veo que le falta agarrar a alguien de la pechera cuando las cosas van mal. Tampoco veo a ningún líder en el vestuario que pueda echarle una mano. Tácticamente, como he dicho, el equipo está mejor trabajado que, por ejemplo, con Curro Segura, pero tampoco me enamora su propuesta.

      Más… difiero contigo (perdona) que el triunfo del Palau hiciera daño. Creo que fue una oportunidad perdida para elevar la moral del colectivo y dar un mensaje dentro del vestuario de confianza para ir más allá. Tienes razón que hablar de algo que no sea la permanencia en Zaragoza sería contraproducente y que Zaragoza es una plaza complicada por la presión extra de la ‘memoria histórica’ y la naturaleza de esa afición exigente. El entorno mediático es particular, aunque eso no debe servir al club, técnicos y jugadores para excusarse, como se hizo en otros tiempos. Creo que faltan periodistas que realmente estén informando del CAI porque querían hacer periodismo de baloncesto y en ocasiones se añora un análisis más reposado y menos ‘partidista’, pero esa también es otra ‘deuda histórica’ de cómo son los poderes fácticos de esa ciudad.

      Gracias por comentar y saludos a la familia

  2. 3 hesisair
    24 enero 2011 a las 22:31

    Interesante reflexión. En mi opinión, el hecho de que Abós se quedara sigue lastrando al equipo. Le viene muy grande la categoría, y pese a no negarle cualidades tácticas (sobre todo en defensas), ha demostrado varias veces esta temporada una malísima lectura de los tempos de los partidos, lo que ha costado derrotas y poner en peligro victorias que parecían “hechas”.
    La ruptura con su plantilla parece un hecho, pero al ser tan evidente, el club no puede ceder y dar la imagen de que las decisiones las toman los jugadores en vez de la secretaría técnica.
    Por otro lado, creo que se hace bien repitiendo que el objetivo es la permanencia, porque tú conoces Zaragoza y sabes co qué facilidad la gente compra motos y se ilusiona. La victoria del Palau hizo mal a este equipo porque de repente se puso el listón demasiado arriba. El problema va aser como se pierdan cuatro o cinco partidos seguidos y nos pongamos con victorias de descenso… Ahí habrá que mostrar mucha sangre fría.
    Ah!, y económicamente se está mejor que la mayoría de la ACB, pero el CAI no tiene una máquina de hacer dinero como los futboleros, Caja Laboral o Unicaja😉

  3. 25 enero 2011 a las 6:54

    Abós está cuestionado desde el año pasado, pero las victorias y el ascenso robustecieron sus argumentos. Hay que tener en cuenta que Pepelu es además un “entrenador de club”, si es que esta denominación sirve para establecer diferencias respecto a lo que es el concepto de entrenador ACB en otros lares. Pero volviendo a la temporada anterior, el juego del equipo nunca estuvo consolidado, y si bien es cierto que evidenciaba que estaba “trabajado”, la ejecución distaba mucho del planteamiento del entrenador. Los seguidores caístas nos aburrimos como nunca (sólo el cobro del primer recibo del curso 10/11 en el mes de junio consiguió levantar de los asientos a los abonados), pero siempre estaba la justificación de la categoría (ya se sabe, lo “dura” que es la LEB). El CAI de ACB tiene los elementos necesarios para plasmar de una vez la teoría de Abós, de crear un estilo de juego diferencial y de enganchar no sólo al aficionado caísta. Lo hemos visto en ocasiones este año, momentos de buen juego, de una propuesta “arriesgada” por el ba-lon-ces-to, algo que no se recordaba por aquí desde… buf, desde que estuvo el “innombrable” (Mr. Alfred Julbe). Pero, por lo que sea, puede que por un debe en el carácter de Abós a la hora de gestionar una plantilla con jugadores “de élite”, el equipo no funciona. Aquí me hago una pregunta: ¿se desenvolvería mejor Abós con una plantilla “tipo” Blancos de Rueda Valladolid?
    Y como el equipo no funciona, y como bien apuntas no se van a hacer cambios a ningún nivel, lo que hay que hacer es… motivar a los jugadores (jugadores clave con un año de contrato, que ya estarán pensando no en la salvación del CAI, si no en dónde recalar el curso próximo). Pero esa motivación no debe provenir sólo del entrenador.
    Abós, además, se merece acabar el año y tener el reconocimiento de haber ascendido y mantenido al CAI. Luego, que por favor se quede en el club, aunque venga otro “primer espada”.

  4. 5 sraly
    25 enero 2011 a las 10:29

    @Albericious Estoy totalmente de acuerdo, sobre todo con tu último párrafo. Gracias por ampliar la visión y retroceder en el tiempo para encontrar clasves a lo expuesto en el post.

    Interesante punto que abres con la denominación ‘entrenador de club’, aunque yo más bien diría que es un entrenador afín a los hombres que dirigen el club, porque todavía no sé qué filosofía tiene este equipo, si tiene alguna o quiere mantener alguna que no sea la que arrastra de su pasado.

    Más que un tipo de plantilla, creo que el club tendría que haber descartado algún jugador que estaba claramente descontento con el entrenador, para ayudar a la paz en el grupo y que no se contagien críticas, como parece que ha ocurrido. Reitero que la falta de un líder moral en el grupo, un capitan que apoye al técnico, es crucial (como pasó el año pasado con Matías) para coordinar al equipo.

    Gracias por comentar, siempre

  5. 25 enero 2011 a las 13:45

    No sigo demasiado al CAI pero cuando hay ruptura en el vestuario todo empieza a desmoronarse y si encima viene de hace tiempo más aún.Existen ciertos entrenadores que no están hechos para la categoria, que son grandes entrenadores pero que cuando estan en lo más alto no saben responder, lease el nombre del ex de Power Valencia o en este caso el de Abós como alguno insinua.

  6. 7 FER- I*LL
    27 enero 2011 a las 18:04

    Perdón por contestar tan tarde, a pesar de mi visita pacticamente diaria a este blog, me dio por pensar que esta entrada se correspondía con la de: “Luces y sombras”

    En cuanto al tema de la continuidad de Abos. Pues realmente, no creo que se lo ganará. Estuvo muy cuestionado desde el principio. A diferencia de otros cais que empezaron flojos y luego se les veía poso – en el primer ascenso, perdimos frente a Bruesa y Alicante en octubre y ya nadie daba por alcanzable el primer puesto, por ejemplo- Abos fue cuestionado siempre. El equipo el año pasado aburrio a las ovejas y nos aprovechamos de las penurias económicas de equipos como León o del descenso de Melilla y su escaso margen de maniobra por el canón pagado y realmente la LEB 09-10 fue floja, floja (Melilla líder en la primera vuelta, no ascendio y Menorca parecía uqe no entraría ni a playoff con factor cancha)

    Pero claro, se ascendió en la penúltima jornada y las críticas se volvieron aplausos. Y el señor Benito, que está demostrando como dirigente, la misma personalidad anodina que como jugador, al ver que Abos recibiá una ovación al recibir el trofeo, quiso contar con él (estas palabras son veridicas de R.B). Que sea amigo íntimo de Willy Villar tampoco avala mucho el hecho de como llego su continuidad.
    Desgraciadamente, se le dio el premio de la renovación, por el mero hecho del ascenso. Y sé que es difícil no renovar a alguien que te ha cumplido el objetivo. Esto no pasa solo en basket, tambien en futbol, que muchos eequipos tienen en la máxima categoria, el entrenador que les subió y tienen que ser cortados a mitad, orque lo que vale para una cosa, no tiene que valer para otra.

    Y vuelvo a decir, que Abos, si que intenta cosas, que seguramente sea él el que más sentimiento tenga y le ponga, el que más quiera que el CAI triunfe (los cabezazos que se dio contra la pared el año pasado en el Rincón de la Victoria, son evidentes de ello), pero su renovación fue un claro error.

    y espero que termine la temporada, porque a parte de señal de que las cosas han ido bien, un cambio de coach, así como así, no te garantiza nada.

    Vaya tochazo me ha salido!!!

    • 28 enero 2011 a las 0:13

      Aunque digas que es un “tochazo” tienes mucha razón en tus palabras, yo el año pasado también me aburrí bastante y salía del Príncipe Felipe no tan contento como debería. Creo que en parte porque ganó y en parte por su relación con Willy no lo echaron. Creo que sabe de baloncesto pero le faltan las “sensaciones” y mando de un entrenador, aunque hay que tener en cuenta que algunos jugadores como Quinteros no le ayudan. Ojalá como bien dices acabe el año, porque significaría que nos hemos mantenido, y el año que viene le desearé lo mejor en otros lares.
      Un saludo a tod@s

  7. 9 FER- I*LL
    27 enero 2011 a las 18:05

    perdon, la primera vez que pongo Melilla, debe decir Menorca


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Únete a otros 9.408 seguidores

Nuestro twitter

Actualizaciones de Twitter

Nuestro Facebook

El Calendario

enero 2011
L M X J V S D
« Dic   Feb »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

El Mundial

BlogESfera Directorio de Blogs Hispanos - Agrega tu Blog

RSS Feed desconocido

  • Ha ocurrido un error; probablemente el feed está caído. Inténtalo de nuevo más tarde.

A %d blogueros les gusta esto: