15
Ene
11

Top5: Aquellos maravillosos ‘aussies’


¡Oh, la globalización! ¡Qué bello es tener a un base kazajo y a un ala-pívot congoleño en el equipo de mini! ¡Y no te digo nada del georgiano que las mete sin mirar y mide 2.12 con 14 añazos! Nada, hay que tener scouters en los cráteres de la Luna, porque sino llega otro más listo y te ficha a un diamante embrutecido en cualquier rincón de África o Suramérica. Hasta en las Antípodas tenemos buena chicha. Véanse los mozos que han venido a triunfar a Europa en los últimos años. Miren, miren. Hablo de gente como Aleks Maric (Panathinaikos), Matt Nielsen (Olympiacos), Joe Ingles (Barcelona), David Barlow (CAI Zaragoza), Aron Baynes (Oldenburg), Brad Newley (Lietuvos Rytas, equipo especialista en traerse a los oceánicos), Nathan Jawai (Partizan), OJ Ogilvy (Besiktas)… por no citar a los herederos de Luc ‘Cocodrilo Dundy’ Longley NBA como son David Andersen (New Orleans), Andrew Bogut (Milwakee) o Patt Mills (Blazers), el nuevo supercolega de Rudy ‘Bala’ Fernández.

¿Pero queda algo aprovechable en esa isla que está a tomar una Foster? Pues una barbaridad. Acomódense que en Puertatrás hemos empezado a hacer un bujero en el portal de nuestra casa y pasado ya el núcleo terraqueo (en mitad paramos en un estanco a compar tabaco porque allí sí se podía fumar), escuchamos de cerca los didgeridoos. Aquí os dejo a los cinco figuras australianos que están a tope en la NBL. GMs que lean esto, acepto ofertas para realizar scouters más específicos en países como Samoa, Fiji o Vanuatu.

1. Mark Worthington

Considerado como el mejor jugador australiano que queda en la NBL, Mark Worthington tiene condiciones para dar el salto a un nivel competitivo superior y ya tuvo una leve experiencia después de que fichó en febrero, tras cerrar la liga local, como miembro de la plantilla del Brose Basket (6.6 puntos y 2.8 rebotes) que ganó el campeonato alemán. Demostró su carácter ganador, brindando su mejor partido en el tercer encuentro de las Finales (20 puntos) ante Frankfurt.

Wortho, como le llaman, es un alero alto de 2,02 con grandes habilidades ofensivas y reboteadoras, del perfil de Matt Nielsen, pero tiene su debe en la defensa y en la irregularidad desde la larga distancia: es capaz de ganarte un partido con un triple sobre la bocina como hacer una serie de 0/7 como en el debut de la actual NBL. Es un jugador que derrocha energía y que, por su fortaleza física, es capaz de defender a interiores pequeños, como jugar el pick’n’ roll o pick’n’pops desarrollando la función de cuatro abierto.

Quizá su paso por el Brose no fue lo suficientemente exitoso como para consolidarse como un valor válido para una competición de primer nivel, pero en su país es toda una referencia, siendo en la actualidad el líder estadístico de su equipo, los Golden Coast Blaze, con unos promedios de 18.5 puntos y 7 rebotes en 15 encuentros. Su barba es un icono del basket australiano.

El alero nacido en Bunbury el 8 de junio de 1983 no es un desconocido internacional gracias a su participación en las Olimpiadas de Pekín y en los dos últimos Mundiales como miembro de los Boomers, aunque siempre como complemento a sus compañeros de posición como Matt Nielsen, Joe Ingles y David Barlow (4.2 puntos en 12 minutos de juego en Turquía 2010).

También vivió una estancia americana dentro de la universidad de segundo nivel Metro State, acaparando varios premios de jugador del año antes de retornar a la NBL, siendo nombrado mejor rookie del 2005. En su palmarés figura una Liga con los South Dragons en el 2008-09, compartiendo equipo con Joe Ingles, y un título de la Copa Commonwealth en el 2006.

2. Luke Nevill

Los 7 pies (2.16) de Luke Nevill aún son recordados por los estudiantes del campus de Utah State. El pívot de Perth entró en las quinielas para formar parte del draft del 2009 después de llevar a los Utes al Torneo de la NCAA (16.8 puntos y 9 rebotes como senior) y ser el mejor jugador defensivo de la Mountain West Conference. Nevill no logró el sueño de convertirse en profesional de la NBA y optó por mantenerse en el estado mormón dentro de la NBDL (11.9 puntos y 5.5 rebotes).

Antes de cerrarse la campaña pasada volvió a su país, la lejana Australia, fichando por los Melbourne Tigers, club en el que sigue jugando en el presente curso con un rendimiento de 12.4 puntos y 7.9 rebotes. En medio de ambos campeonatos, Nevill fue preseleccionado para representar a los Boomers en el Mundial de Turquía, pero no logró entrar en la lista final y fue uno de los tres cortes.

El pívot se alza hasta los 216 centímetros y es un elemento muy peligroso cerca del aro, pese a que los informes predraft le confirman como un interior con movimientos limitados (se gira siempre a la izquierda y lanza un gancho), pese a demostrar que tiene un amplio espacio para evolucionar su tiro de medio rango, dado que mantiene unos porcentajes superiores al 70% desde la línea de tiros libres. Es su capacidad para tomar rebotes ofensivos (3 por partido en Melbourne) una de sus armas ofensivas más peligrosas. Mientras que en defensa tiene que mejorar su condición física, sus largos brazos le ayudan a taponar balones, recoger los rechaces y sumar en segundas oportunidades. No es un mal ejecutor de la continuación tras el bloqueo directo y para su altura corre bien el campo y tiene buenas manos para pasar desde el poste bajo.

Con solo 24 años, Nevitt puede ser un jugador a seguir si trabaja en el gimnasio y amplia la variedad de maniobras ofensivas, además de mejorar su agresividad y la defensa ante jugadores más potentes. Apodado Nifty (ingenioso, genial) en Utah State, este producto de la AIS, empezó a practicar atletismo (400 metros lisos) antes de decantarse por el baloncesto. Tiene un hermano gemelo que ‘solo’ mide dos metros.

3. Adam Gibson

El compañero de Worthington en los Golden Coast Blaze no es el mismo después de este verano. Turquía le cambió. Adquirido el rol de base titular en los Boomer, Adam Gibson se ha convertido en un jugador preparado para alcanzar cotas más altas. Su edad, cumplirá 24 el próximo 30 de octubre, le permiten soñar con una trayectoria larga para un base que se puede considerar ya un veterano en la NBL. Considerado como uno de los mejores bases de esa parte del planeta, Gibson no es manco en las funciones de creación (12 puntos), liderando la lista de asistentes en la actual temporada (5,2). A sus cualidades añade unos notables números reboteadores (4.9) para sus apenas 188 centímetros, combinación que le convierte en uno de los pocos jugadores que pueden coquetear con el triple doble en Australia. La seguridad en los lanzamientos de larga distancia es la gran duda que rodea a este director de juego que penetra con agresividad y es especialista en la transición. Aquí pueden ver sus estadísticas actuales.

Oriundo de Tasmania y tras formarse en el afamado AIS (Australian Institute Sport, la ‘Blume’ australiana), entró en la NBL en el 2005 y desde entonces siempre ha disputado, al menos, la ronda de semifinales, siendo campeón en dos ocasiones (2007 y 2009) y nombrado mejor defensor en el 2009 con los South Dragons de Joe Ingles y Mark Worthington.

Su participación con los Boomers arranca con su gris paso por el Mundial sub-21 de Argentina. Tres años después, se llevó un reconocimiento a su mejora con la inscripción en la lista de preseleccionados para disputar los Juegos Olímpicos de Pekín, siendo uno de los cortes previos a la cita. Un año más tarde, sí fue reclutado para competir con la camiseta amarilla en los Campeonatos de Oceanía. Su buen papel (9.5 puntos y 4.5 asistencias) y actuaciones reseñables en amistosos previos (22 puntos y 7 asistencias ante Brasil) provocaron que el seleccionador ‘Aussie’ y asistente en los Spurs, Brett Brown, le diese el rol de titular en el Mundial de Turquía formando pareja con el Blazer Pat Mills. Sus números no fueron protagonistas (4,3 puntos), pero la experiencia parece haber aposentado a Gibson como un base a valorar por los directores técnicos de Europa. En su historial tiene una curiosidad nostálgica. Durante unos meses jugó la ABA americana con los Northside Wizards australianos.

4. Julian Khazzouh

Este australiano de origen libanés (declaró su intención de jugar con la selección asiática y hay una página en Facebook de fans que lo quieren ver con la camiseta del país del cedro) es el actual líder de los Sydney Kings, proyecto nacido este año y, quizá por eso, colista de la NBL con una sola victoria en 15 partidos. Esta mala racha no anula los grandes números que están confirmando a Khazzouh como uno de los pívot más interesantes del panorama australiano. Con una progresión constante, es el actual mejor reboteador de la competición (10.4) y el segundo taponar (2.2), además de promediar unos sobresalientes (16.2). Aquí podéis ver todas sus estadísticas.

Seguido por los ojeadores de la NBA, a sus 24 años, sigue progresando y convirtiendo su 2.09 en una poderosa arma para cercar ambos lados, centímetros que mueve con agilidad gracias a un cuerpo poco musculado. Además, su mejora en el tiro es notable año a año, actualmente acreditando 77% en tiros libres. Obtuvo el premio al mejor jugador de la primera jornada. Tiene un tope de 17 rebotes esta temporada.

Debutó en la NBL en el 2005, tras renunciar al periplo universitario americano en Metro State. Siempre disputando la liga en equipos de Sydney, curso tras curso ha mejorado sus estadísticas, explotando la campaña del 2009 promediando un doble-doble (15 puntos y 10 rebotes).

A los más estudiosos les sonará su nombre, no obstante, por su presencia en las dos temporadas pasadas por latitudes más cercanas. Khazzouh se fogueó en el básket europeo en dos competiciones diferentes gracias a los Hanzevast Capitals Groningen de Holanda (11.5 puntos y 7.9 rebotes) y al Ironi Ramat Gan de Israel (10.8 puntos y 6.3 rebotes). Una experiencia que, unida a su progresión, podrían valerle para saltar a otro nivel. ¿Quizá en una LEB donde un pívot hábil de 2,09 es una inversión interesante de futuro?

5. Luke Schenscher

Un 2,16 no se encuentra en muchos sitios. Por esa ausencia, a Luke Schenscher se le abrieron las puertas del baloncesto. Primero en el semillero del AIS, donde pasó tres años, y después en la Universidad de Georgia Tech. Con los Yellow Jackets perdió en 2003 ante los Huskies de Connecticut la final de la NCAA como guardaespaldas de Jarrett Jack. Codiciada su envergadura, sus largos brazos, Schenscher no perdió la oportunidad que le daba su altura para colarse en la NBA tras su periplo universitario. Tras sucesivos contratos de diez días y largas fases en la NBDL, se enroló en los Chicago Bulls y los Portland Trail Blazers en un rol subterraneo y alejado de los focos. En total fueron 31 partidos con unos pírricos 1.8 puntos y 1.7 rebotes.

Aprovechando su condición de hijo de inmigrantes alemanes, de ahí su apellido y el vivo rojo que luce en sus rizos y barba, que le dan aspecto de estribador del puerto de Bremen, fichó por el Brose antes de retornar al hogar de la NBL. Una lesión cortó esta aventura en el mes de noviembre.

Su impacto en Australia fue contundente y con unas estadísticas estelares (16.9 puntos y 10.8 rebotes) en los Adelaida 36ers logró varios nombramientos como jugador de la jornada y del mes en la NBL. Sin embargo, colectivamente, su mejor campaña fue la pasada, en los Perth Wizards, con los que consiguió el título de Liga pese a no ser la primera baza del ataque (10 puntos y 6.2 rebotes). Esta temporada mantiene su protagonismo en los Cocodrilos de Townsville (13 puntos y 6.5 rebotes)

Nacido el 31 de diciembre de 1982, es decir, tiene 28 años, no es un jugador lo suficientemente veterano para no probar suerte en otros lugares y tiene la suficiente experiencia, añadiendo su valiosa condición de comunitario como propietario de un pasaporte alemán, como para ser un interior interesante en un rol de un equipo europeo.

Pese a su envergadura, ‘Big Red’, como le conocen, no es ‘sólo’ un intimidador. Cinco cerrado, que no sale de la pintura, eso sí, Luke Schenscher se luce por sus cualidades para anotar cerca del aro con las dos manos y por su capacidad en el poste para generar juego con buenos pases. No obstante, en los análisis de scouters se le señala como un jugador blando y poco físico, algo que queda comprobado al ver cada vídeo y comprobar su delgadez. Excelso reboteador, la velocidad no es su virtud, pero es un jugador útil para otras tareas menos vistosas y capaz de anotar gracias a su movimientos de pies.

Pese a su fama y su ciclo NBA, su recorrido con los Boomers ha sido corto. Pese a ser el único jugador de instituto que ha sido internacional absoluto con Australia, sus convocatorias han sido aisladas, como en los Juegos Universitarios del 2003. Jugadores más jóvenes como Nevill, Ogilvy o Jawaii le han quitado el puesto en las convocatorias a las citas más importantes.

Anuncios

7 Responses to “Top5: Aquellos maravillosos ‘aussies’”


  1. 15 enero 2011 en 1:44

    Nos quedamos con Big Red para que toque el diyiridú con la Demencia. ¿Cuánto por darnos el soplo?

    • 2 sraly
      15 enero 2011 en 1:54

      @Jacobo ¿Una de pimientos en el Melos?

  2. 15 enero 2011 en 20:38

    Buenos prospectos de jugadores. Australia sin ahcer mucho ruido tiene un gran ramillete de cracks.

    Habrá que seguir la liga porque desde luego alguno de estos puede sorprendernos.

    Un saludo.

    • 4 sraly
      18 enero 2011 en 11:31

      @Oscar Gaspar Con los buenos ‘aussies’ que han venido últimamente a Europa, y tú conoces bien a Barlow, hay que seguir más atentamente la Liga. Yo creo que Worthington es el que más rápido podría adaptarse a un equipo de primer nivel, aunque la oportunidad le llegue un poco tarde.

      Gracias por comentar

  3. 16 enero 2011 en 13:51

    De esos sólo conozco (de haber visto jugar) a Nevill, que al final se quedó sin ser drafteado. A los demás de verlos en la selección. Se está trabajando enormemente bien en la escuela de baloncesto de Camberra, de donde han salido gente como Ingles, Bogut, Mills y algunos más. En el centro están trabajando en conseguir que todos sus jugadores, independientemente de la posición que ocupen, sepan dominar todas las facetas del juego (tiro, bote, pase, defensa, dirección). de hecho, ver jugar a Ingles, un tipo “all-around player”, es bastante similar a Dellavedova, de Saint Mary’s (la cuna australiana universitaria), equipo que por suerte hemos podido ver en el torneo final últimamente.

    Creo que es un baloncesto al que le falta competitividad en los jugadores que actúan en la liga local. Si estos cinco vinieran a Europa, ojito…

    • 6 sraly
      18 enero 2011 en 11:29

      @J-Bo Recuerdo el impacto que tuvo Cathy Freeman en los Juegos de Sydney y como fue la imagen de esa edición. Una nueva historia de ‘integración’ made in Deporte. Chicos, los aborígenes ya han llegado aquí, ya ganan medallas, ya son uno de los nuestros. La comparación con los ‘indios’ americanos (Que curioso que ellos eran indios y no solo americanos, que era lo que eran, porque los llamados ‘americanos’ eran europeos), su discriminación durante tantao tiempo y la limpieza de su identidad por los colonizadores blancos. El deporte, aunque sea de una forma más ficticia que real y con objetivos publicitarios, puede servir para conocer la realidad de los australianos olvidados.

      Si quieres, cuando alguien lea este post y me contrate para irme a hacer un scouting más exhaustivo a Oceanía, te viene de ayudante y nos damos una vueltecilla por el desierto australiano. ¿Te apuntas?

      Gracias por comentar, J-BmO

      @Almanzor Uno de mis debes es el mejos seguimiento de la NCAA, competición que ya no alcanzo por falta de tiempo. Es verdad que el perfil de los jugadores australianos que han salido de la AIC es similar: aleros altos o pívots que dominan casi todas las facetas del juego, lo que les hace muy interesantes para el básket europeo. Los tres pivots que he destacado en este pequeño scouting tienen el mismo defencto: ‘son blanditos’. No obstante, creo que en la NBL sean el referente en la mayoría de los equipos, aunque el nivel competitivo no pueda compararse al de las mejores ligas europeas, hace que tengan un espíritu de liderazgo y no se escondan en la pista como se ve con Nielsen, Barlow o Ingles.

      Dellavedova tiene unos grandes muelles y puede ser un jugador interesante en el futuro. A ver si entra en el draft (lo veo difícil).

      Saludos y gracias por comentar, bro!!!

  4. 7 J-Bo
    16 enero 2011 en 20:58

    Enorme post. Pero esto no es nada comparado con mi idea de scouting exhaustivo en Australia. Hecho en falta a franquicias NBA rastreando los desiertos australianos en busca de jovenes talentos aborígenes. Lo digo totalmente en serio. Jawai y Mills no pueden ser la excepción. Estamos hablando de superhombres capaces de sobrevivir sin apenas agua ni comida… espero que el romanticismo que me lleva a escribir esto no se vea chafado por la cruda realidad, con aborígenes viviendo en reservas y alcoholizados como sucede en otros lares.

    saludos!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Únete a otros 9.411 seguidores

Nuestro twitter

Actualizaciones de Twitter

Nuestro Facebook

El Calendario

enero 2011
L M X J V S D
« Dic   Feb »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

El Mundial

BlogESfera Directorio de Blogs Hispanos - Agrega tu Blog

RSS Feed desconocido

  • Ha ocurrido un error; probablemente el feed está caído. Inténtalo de nuevo más tarde.

A %d blogueros les gusta esto: