11
Sep
10

Reflexiones españolas


Cuando por las redacciones aún se fumaba como en las películas buenas, tuve un compañero que acababa el 95.4% de las frases con la coletilla ‘… o no’. Esa afición a cuestionarse todo lo que se movía podría ser la base de un buen periodista, pero no era el caso. La profesión le venía por enchufe familiar y su libro de estilo era el Marca.

Quedarse con una interpretación gruesa, terriblemente efectista, flacucha de análisis y con sobredosis de testosterona (¡por cojones! es un argumento bestial, de bestia) es una manera de trabajar propia del periodismo y un modus operandi dentro del mundo deportivo. ¿Pensar? Eso es de marineros, diría el macho hispánico, también llamado redactor jefe. Mejor entintar el titular chocante y lo de abajo llenarlo con consignas sencillonas, que todos puedan entender. Vender catástrofes o héroes, según entre o no la pelotita, a toda costa y esperar el momento adecuado para tirarte a la yugular de ese que te molesta (no te informa, informa a la competencia o no informa a nadie).

Tras el triplazo (escalofriantemente entrenado) de Milos (amor en eslavo)Teodosic que dejó a España con un palmo de narices, muchos han sido los que se han levantado para reclamar un cambio generacional y la cabeza de Scariolo en una bandejita de plata. Paren el carro, Salomés de turno. Desde mi humilde desconocimiento de las cañerías de la selección, pero con opinión libre y muchas horas de baloncesto, os dejaré a continuación mis reflexiones españolas, apuntitos sobre cómo he visto al equipo este por el Mundial. Algo más que dos titulares gordotes. Será porque aún no vendo ni sellos.

Cambio de qué

Contemos. Si has nacido en el 80, ¿cuántos añitos tiene la criatura? 30 primaveras. Eso en términos de baloncesto es, como mucho, ser un veteranillo, empezar a lucir canas. Ok. ¿Y eso es malo? Otros ´dirían que estás en la flor de la vida para eso del basketebol. Al grupo de los ‘Golden Boys’ o los ‘ÑBA’ (malditos eslóganes para vender periódicos) no se les ha pasado el arroz de la paella. La comparación con la veinteañera Serbia asusta por su frescura y futuro, pero jubilar a Pau Gasol, Juan Carlos Navarro, Felipe Reyes o José Calderón sería simplemente estúpido. Al menos, les queda cuerda físicamente para aguantar otro ciclo completo (Juegos, Europeos y otro Mundial) si sus carreras profesionales no se lo impiden. Hablar de ocaso generacional es estúpido.

Nueva hornada

Eso no quiere decir que no haya que abrir la puerta a los que vienen pisando fuerte, como ya se ha hecho en anteriores campeonatos. Nada nuevo. El peso de Ricky Rubio o Sergi Llull ha ido creciendo como lo hizo anteriormente con Rudy Fernández y Marc Gasol y lo harán los que vendrán (Carlos Suárez, Saúl Blanco, Pablo Aguilar… y utilizar a Claver no solo para agitar la toalla y recuperar a Sergio Rodríguez si es clínicamente posible), por lo que precipitar acontecimientos sería una aceleración innecesaria cuando la columna vertebral sigue firme y derecha. La aclamada renovación es un hecho progresivo que marcará la naturaleza y los gustos del entrenador que lleve el volante de este bólido rojo.

Los enterramientos

Dar por muertos a Jorge Garbajosa o Álex Mumbrú me parece tan precipitado como no confiar en que jugadores como Carlos Cabezas o Berni Rodríguez, por ejemplo, pudieran ser útiles en el grupo. No obstante, es evidente que sean los señalados por ser los más veteranos y porque España tiene más de doce jugadores con capacidad para ir a la selección.

Lo mismo digo de Scariolo, que con sus errores (bastantes) y aciertos (sobre la marcha), es uno de los mejores perfiles que puede tener esta selección que, para los éxitos que ha acumulado, apila demasiados técnicos en su debe. Su situación profesional no es la mejor para el cargo, pero así, ganó un Europeo, no nos olvidemos. La inestabilidad en el banquillo no es buena ni para el Mollerusa de la Provincial catalana. 

Mucho Garbajosa, poco ‘tres’

Scariolo ganó la única ACB del Unicaja con Garbajosa como estrella. Es un jugador al que confía el cuidado de sus hijos y de la cubertería de la abuela y que, encima el jodío, se acopla perfectamente a su gusto táctico con un cuatro que juega abierto, muy abierto. Garbajosa ha sido titular indiscutible para el técnico engominado, ocupando el puesto de ‘4’ de Pau Gasol y dando todos los mandos interiores a Marc Gasol. Esto ha provocado un cambio de estilo en el juego de la selección, con un referente interior y la consabida pérdida del rebote al no disponer de un tres alto que cubra la debilidad física de Garbajosa en este punto (la hiperactividad de Rudy en este aspecto ayudó a rebajar este déficit). Sí, echamos en falta a Carlos Jiménez y todo eso que te hace pensar ‘jope, cuánto sabe este tipo de esto’ o, en su defecto, un jugador cercano a sus características. La falta de confianza en Claver, el rol secundario de Mumbrú (con problemas de espalda) y la no convocatoria de Carlos Suárez, porque estaba enredado en el lío de su traspaso (¿y Rudy, no?), ha dejado a la selección con una pata coja, la del tres alto. Convocar a San Emeterio, que venía enchufadísimo de una tremenda temporada, para nada, tampoco tiene mucho sentido si luego juegas con Rudy de falso alero. 

Por lo tanto, para mí hubo una mal uso de las piezas que Scariolo tuvo sobre el tapete porque, a toda costa, quería jugar con Garbajosa como titular y eso conllevó un desequilibrio y la pérdida de importancia dentro del grupo de jugadores que convocó: podría haber convocado a otros mejores para jugar como quiso o utilizar mejor lo que se llevó a Turquía.

Y Reyes de qué juega

El sambenito de ‘bajito’ que acompaña a Felipe Reyes y la poca confianza de Ettore Messina han llevado al jugador del Madrid a quedarse a mitad de camino entre las dos posiciones interiores. Para mí, Reyes, por destreza reboteadora, es un cinco que puede tirar de media distancia, pero no un ‘4’ moderno, como se le pretende reconvertir. Así, como la imperiosa titularidad de Garbajosa, el sistema de cuatro abiertos se queda sin un suplente específico y solo con el experimento de Reyes (‘y su triple de todos los días’, que decían en la tele), ya que Claver estaba para rascarle la espalda al compañero de turno. Con Fran Vázquez en la rotación, lo siento, pero me sobra Reyes (o Vázquez) y necesito a un ala-pívot más, si encima nunca se ha jugado con dos cincos juntos en pista.

La lesión de Calderón duele

Encima el plan se resquebrajó  un poquito más con la lesión de José Calderón a las puertas del inicio del Mundial. El imprevisto hizo que Scariolo citase a Raül López como mal menor, al estar con él en Rusia y en el anterior Europeo, y obligando a aumentar la jerarquía de Ricky, un base que no anota con regularidad y, como consecuencia, desprenderse del posible cambio de estilo que permitía permutar a Rubio y Calderón. López no ha entrado en ritmo de competición y sus carencias defensivas han sido abismales (Serbia lo masacró cuando salió a pista). Scariolo entregó tarde el segundo timón a Llull, menos posado para jugar de ‘1’, pero más activo en defensa (revisar la que le hace a Teodosic en la segunda parte, menos en la última jugada). Demasiado tarde, porque eso podría haber provocado otros trastornos en la rotación (que Rudy jugase de escolta, más minutos para San Emeterio o Claver…) que se me antojan como positivos.

El pase extra

Considero que las victorias de la selección de España han llegado pegadas a un estilo de juego veloz, donde los roles estaban bien encajados y todos los jugadores mantenían un alto nivel dentro de las peticiones de su técnico. Como ya he enunciado, la rotación con la que contó Scariolo no estaba tan formada como en anteriores ocasiones. Ese fue el problema mas que hubiese una deficiente segunda línea, como apuntó la prensa tras el derrumbe en la segunda parte ante Lituania.

Como consecuencia, incluida la baja de Pau Gasol como referente máximo, faltó la fluidez de esas ocasiones anteriores. Vi pocas jugadas de pase extra (la marca de la casa), combinaciones entre pívots o dentro-fuera, confianza en la circulación. El juego quedó demasiado limitado a un doble hemisferio: jugar para Marc dentro o probar con un triple. Se operó en exceso desde la larga distancia y creo que faltaron los penetradores (infrautilizado San Emeterio) y acciones de pick’n’roll. 

En defensa, creo que España creció más adecuadamente que en el otro lado de la pista, aunque el problema fue que se llegó al inicio del campeonato con un nivel deficiente de implicación y cohesión en este apartado, además de concentración, término básico para entender las derrotas ante Francia y Lituania. Los trucos de Scariolo para activar esta fase del juego (presión, arriesgados cambios y la zona ante Grecia) y la motivación de las primeras derrotas propició un repunte, pese el rebote fue una asignatura pendiente, pero la complejidad de los rivales fue creciendo y España no encontró la manera de secar a Serbia.

Vivir sin Pau no es tan fácil

Antes de nada, pienso que este equipo podría haber ganado el Mundial si hubiera llegado a un estado de madurez más apropiado y sin que mediase el infortunio de la lesión de Calderón, para mí, básica.

No obstante, no hay que olvidarse que, desde el Europeo de Serbia, España siempre había sido liderada por Pau Gasol y su no presencia y lo que conlleva (el contagio de su liderazgo, su destreza defensiva,  la seguridad en los balonces calientes, confianza sobre el grupo y el entorno…) no es fácil de digerir, aún más cuando la visión mediática de ‘inmortalidad’ (y desprecio al rival por puro desconocimiento) seguía en auge  y la planificación de la preparación era menos exigente de lo debido, aunque sea un argumento más empleado para atacar a Pepe Sáez por eso de ‘hacer caja’. Su comprensible (viendo cómo funciona la FIBA) ‘hasta luego’ cambió demasiadas cosas y las mismas piezas del puzzle no encajaron tan fácilmente. Scariolo no acertó porque apostó en lo que cree. Al menos no tanto como Teodosic. Un triple de ocho metros que hizo que la tinta se derramase en la dirección opuesta, quemase los titulares patrióticos y encendiese la hoguera de los jueces de gatillo fácil. Esto es deporte. O no.

Anuncios

2 Responses to “Reflexiones españolas”


  1. 1 sraly
    17 septiembre 2010 en 16:22

    @Jesus Martín
    Más o menos, nuestras reflexiones van de la mano, asi que hay poca discordia que apuntar. Pienso que la comparación con el fútbol, como escribi con anterioridad, es malévola porque la NBA tiene un mayor status organizativo y economico que la FIBA, por lo que los esponsor, que son los que mandan, no tienen en el Mundial un altavoz en el que promocionar sus productos, como si lo es el Mundial, la meca del futbol competitivo.
    La defensa de Ricky depende del robo, por sus características físicas, pero es un gran defensor, aunque contra jugadores más fuertes sufrirá en el uno contra uno (como todos los exteriores europeos en la NBA, por eso es Calderón tan denostado en USA y en Europa es un buen defensor). En cuanto a las ansias de Rudy son normales para un jugador que tiene tantas cosas que demostrar dentro de la selección con la ausencia de Pau y, sobre todo, ante los propietarios de los Blazers y del resto de equipos de la NBA que considerarían su traspaso. Ese nerviosismo ha podido traicionarle mentalmente, aunque en general pienso que ha tenido una actuación notable (su ayuda del rebote es loable).

    • 2 sraly
      17 septiembre 2010 en 16:24

      CORTO Y PEGO EL COMENTARIO QUE JESÚS MARTIN DEJO POR ERROR EN OTRO POST

      Muy de acuerdo en la mayor parte de lo que dices. Creo que Scariolo no ha cambiado mucho en el torneo, siempre ha cambiado las mismas piezas por otras iguales. Por ejemplo, no han coincidido en cancha Fran Vázquez ni Marc Gasol. O cuando puso a Llull de base era ya demasiado tarde, quizá lo tenía que haber probado en la primera fase porque Raúl López estaba muy por debajo del nivel. Otras cosas que no me han gustado pues por ejemplo la gran defensa de Ricky Rubio (creo que el diario Marca hablaba de el como el Robin Hood del mundial porque robaba muchos balones, como si eso fuera síntoma de buena defensa)o el continuo intento de tomar protagonismo por parte de Rudy Fernández. O lo poco que se ha utilizado en las rotaciones a San Emeterio y menos aún a Claver. Para el futuro, yo creo que podemos competir, pero hay que cambiar algunas cosas. Ahora no entiendo que un jugador no vaya a la selección para descansar, os imagináis a Xavi o Iniesta diciendo que no van al mundial porque van a descansar. En tal caso prefiero la decisión de Carlos Jiménez de abandonar la selección, me parece más ética. Por último, grande Navarro, muy grande.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Únete a otros 9.410 seguidores

Nuestro twitter

Actualizaciones de Twitter

Nuestro Facebook

El Calendario

septiembre 2010
L M X J V S D
« Ago   Oct »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  

El Mundial

BlogESfera Directorio de Blogs Hispanos - Agrega tu Blog

RSS Feed desconocido

  • Ha ocurrido un error; probablemente el feed está caído. Inténtalo de nuevo más tarde.

A %d blogueros les gusta esto: