26
Ago
10

Café turco descafeinado


Kobe Bryant desafiando al Puente de Gálata de Estambul, Pau Gasol sentado sobre la Torre del Reloj en Izmir o Tony Parker de pie frente a la costa mediterranea… Naranjas de la China, señor Patrick Baumann. Unos meses antes de conocerse las plantillas que competirían en el Mundial 2010, que se inicia este fin de semana en Turquía, la FIBA sacó una campaña publicitaria nada ingeniosa en la que 14 estrellas del baloncesto mundial en tamaño gigante posaban junto a diferentes reclamos turísticos del país puente entre Europa y Asia. La mitad de los colosos que aparecen en estas fotos tamaño Big Ben no estarán presentes, por renuncia o lesión, en la que debería ser la batalla de las batallas del básket planetario.

Baumann, máximo responsable de la FIBA, aparece hoy en una entrevista en el diario EL PAÍS, restando importancia a los ‘ausentes’ y entregando el testigo del protagonismo a los ‘presentes’. Tenemos a Durant, para qué vamos a echar de menos a Kobe… Bueno, a Kobe, a Wade, a Lebron, a Howard (y ponga aquí a todos los medallistas de oro de los últimos Juegos), a Gasol, a Ginóbili, a Nowitzki, a Parker, a Kirilenko… y el listado de lesionados que ha querido añadir la mala suerte (Yao, Calderón, Okur, Bogut, Nene… y la última sorpresita de Nocioni). Vale, vale, que los que están no son mancos, pero ni Baumann puede ocultar que este Mundial estará descafeinado.

En España la euforia en la que vive envuelto el aficionado del baloncesto por los últimos éxitos de la selección hace que percibamos estas ‘bajas’ como una buena oportunidad para seguir abrazados a la vitrina de trofeos y hasta perdonamos a Pau que prefiera descansar y mantener contentos a los Lakers que defender como el Cid la bandera de su patria. ¿Se imaginan que pasaría si hubiera hecho lo mismo Xavi o Iniesta? ¡Auténticos antiespañoles! ¡Que les corten la cabeza!

El baloncesto es el deporte de equipo cuyo Mundial está más desprestigiado. No solo busquemos la comparación en el fútbol, miremos el ejemplo del balonmano, por ejemplo, cuyas competiciones de selecciones revientan los calendarios de los torneos domésticos. El Mundial de Turquía nace en el desprestigio que arrastra la FIBA como institución ante las Ligas comerciales y es batida ante los intereses, no solo de la NBA (Liga que se autoproclama, con razón, Campeonato del Mundo), a la que ataca Baumann, sino de las marcas comerciales. Ni Nike, ni Adidas, ni Li Ning, por citar alguno de los más importantes sponsors del baloncesto actual, son patrocinadores oficiales del evento. ¿Alguien duda de que si a Nike le interesase que Lebron estuviera en Turquía el chaval de Akron no estaría ahora haciéndose un book en la Mezquita Azul? Y mientras que David Stern manda a sus emisarios (Howard y Gasol han estado o estarán en la India promocionando el negocio, esperemos que no se lesionen) a Asia y África para acrecentar sus fronteras, la FIBA no potencia esta política ‘invasiva’ y no arriesga como sí han hecho los hermanos futboleros enviando el chiringuito del Waka-Waka a Suráfrica. Falta de miras. 

Mientras el debate se centra en el incremento de 24 a 32 participantes para seguir subiendo los niveles de audiencia, aunque en los mercados potenciales y las nuevas super potencias mundiales (USA, Alemania, Japón, China, India, Brasil…) no creo que el seguimiento que los medios realicen de este Mundial supere al de las noticias locales del fichaje de fulanito por nosequé equipo. El ojeo diario de cualquier revistilla americana deja claro que lo que allí vende es dónde irá Caramelo y no los puntos que ha clavado Kevin Love.

Pese a la estampida de los grandes nombres del Team USA (los Juegos siguen siendo la gloria en el baloncesto, al contrario que el fútbol) y aunque es verdad que el seleccionado de Mister K no es una pandilla de amiguetes sino un conjunto con varios Hall of Fame en ciernes, pese al ‘corte’ de Rajon Rondo, las ausencias de algunos jugadores restan nivel publicitario a la competición, pero no desequilibran el cartel de favoritos (ni Parker ni Nowitzki han demostrado que pueden llevar a sus países al primer cajón y las bajas de Gasol y Ginóbili tampoco dejan en bragas a España y Argentina). USA, España, Serbia, Grecia y Argentina son los cinco equipos a batir, con Turquía invitada como anfitrión.

Los aficionados al baloncesto nos tragaremos todos los partidos que podamos del Mundial, aunque sea un Líbano-Costa de Marfil porque nuestra enfermedad va más allá de que esté quien esté saltando de aro en aro, pero, por favor, señor Baumann, no nos venda la Vespino como si fuera una Kawasaki y luego patalée porque el guapo de Stern viaje en la Yamaha de Lorenzo.

P.D: Por cierto, señor Baumann, ¿por qué no han castigado los lamentables incidentes del amistoso Grecia-Serbia? ¿Quizá por miedo a nuevos ‘ausentes’ y a descabezar a dos aspirantes? Triste.

Anuncios

0 Responses to “Café turco descafeinado”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Únete a otros 9.411 seguidores

Nuestro twitter

Actualizaciones de Twitter

Nuestro Facebook

El Calendario

agosto 2010
L M X J V S D
« Jul   Sep »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

El Mundial

BlogESfera Directorio de Blogs Hispanos - Agrega tu Blog

RSS Feed desconocido

  • Ha ocurrido un error; probablemente el feed está caído. Inténtalo de nuevo más tarde.

A %d blogueros les gusta esto: