18
Feb
10

‘Coach’ Rodman


Hace unas semanas a Phil Jackson, tan serio él, le dio por soltar una buena. “Rodman se merecería estar en el Hall of Fame”, le dijo el Maestro Zen a Magic unos días antes de saberse que este año son finalistas a tal honor Karl Malone y Scottie Pippen, entre otros. Si hicieran un referéndum por la causa, yo sería de los primeros en votar a uno de mis jugadores favoritos. Quien tuvo la edad apropiada para verlo en sus mejores años, sea como Piston, Spur o Bull, en su época de mayor furor reboteador y exhibicionista, no tendría duda en describir al Gusano no solo como un tipo excéntrico, que se teñía el pelo de colores o se casó con Carmen Electra, sino también como una pieza indispensable en sus recuerdos de baloncesto. Desde que Jackson pronunciara esta frase, he leído a varios columnistas americanos pronunciarse a su favor y esgrimir tablas estadísticas para argumentar que Rodman fue el mejor reboteador de la historia de la NBA, sin contar las infladísimas medias que en sus tiempos de gigantes entre enanitos lograron Bill Russell y Wilt Chamberlain. Como argumento porRodman también se pueden mencionar sus cinco anillos como campeón de la NBA, sus siete liderazgos de la tabla de ‘carpantas’ y sus dos premios al mejor jugador del año (¿sólo dos?), además de ser pieza clave en aquel equipo que logró superar las 70 victorias en una fase regular de la NBA.

 

'Coach' Rodman / Craig S. Nelson

 

Este hombre llamado Rodman, capaz de ligarse a Madonna, o viceversa, o de correr por la calle Estafeta en medio de los San Fermines, también puede ser algo que, pensando en él, parece más insospechado: entrenador de baloncesto. Utilizado como reclamo publicitario, para llamar a las masas en tiempos de crisis, los propietarios del equipo de los Elmira Bulldog de la desconocida Eastern Basketball Alliance’s obsequiaron al tatuado Bad Boy con 40.000 dólares por ser el coach de su plantilla durante los dos encuentros disputados el pasado fin de semana. La experiencia no fue tan alentadora como esperaban y solo consiguieron que 600 aficionados se acercaran a ver los partidos en esta ciudad cercana a Nueva York copada por la afición al hockey. Lo que era menos previsible es que Rodman, según los miembros del staff técnico y los jugadores, se comportó como un verdadero profesional y mostró una faceta como entrenador muy sagaz y motivadora, calcada del Maestro Zen. Dicen que estuvo en todo momento dando órdenes a sus jugadores y que aprovechaba cada oportunidad que tenía para indicar correcciones o señalar la siguiente jugada a ejecutar y en los tiempos muertos estuvo muy activo dibujando acciones en la pizarra. “Nunca en mi vida había esperimentado algo tan bello. Era como un artista pintando un cuadro, cada vez que él ideaba una jugada. Podía ver cómo iban a ocurrir las cosas antes de que ocurrieran y sabía exactamente dónde iba a estar cada jugador en un ataque o una defensa”, dijo James R. Schutz, técnico asistente de los Bulldog. En fin, que es un excelente técnico o es un caso raro raro raro de fenómeno parasicológico. Cruela Deville. Siempre Rodman.

Anuncios

0 Responses to “‘Coach’ Rodman”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Únete a otros 9.529 seguidores

Nuestro twitter

Actualizaciones de Twitter

Nuestro Facebook

El Calendario

febrero 2010
L M X J V S D
« Ene   Mar »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728

El Mundial

BlogESfera Directorio de Blogs Hispanos - Agrega tu Blog

RSS Feed desconocido

  • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.

A %d blogueros les gusta esto: