Posts Tagged ‘España

01
abr
14

El otro Dream Team


Ateo, anarquista, surrealista y tozudo aragonés, Luís Buñuel vivió durante unos años en la efervescencia del Hollywood del lujo desmedido y la pompa del estrellato. En pleno exilio tras la Guerra Civil, la Warner Brothers le contrató como jefe de los doblajes de sus películas para América Latina. Eso le permitió ver centenares de películas comerciales. En su biografía comentaba que ese empacho de cartelera le permitió desglosar el argumento y el final feliz de los largometrajes viendo solo los primeros minutos del metraje.

Siempre tengo esa misma sensación buñueliana cuando veo una película de deportes. Parecen que los guiones los sacan de una fotocopiadora. Una tras una, pocas son las que se desvían del estereotipo del grupo desunido que supera todas las dificultades y pronósticos para lograr una victoria en la que solo creía un terco entrenador con métodos cuestionables y geniales. Echen un vistazo a su videoteca y tendrán varias referencias (también maravillosas excepciones).

Cuando me dijeron que había una producción sobre el Europeo de 1935 me quedé a cuadros. ¿Quién podía hacer un film de un campeonato del que casi no existe documentación? ¿Cómo habrán adaptado la historia? ¿Sería acertada la caracterización de la pista, de los equipos, de los españoles…? La curiosidad se adueñó de mi con mil preguntas por contestar y no reblé hasta que encontré una copia y en ella todas las respuestas. La digerí sin pestañear, rebuscando los detalles de todo lo que he leído sobre este evento, que no es poco, en el que España obtuvo la primera medalla internacional de su historia, y esperando impaciente como habrían afrontado la producción, el vestuario, la adaptación del estilo del juego de entonces, de las reglas… y la interpretación de la final.

La nacionalidad de Dream Team 1935, como se llama esta rareza, colocaba de antemano muchas de mis dudas en un punto de vista distinto al mío. La peli es letona, es decir, del país que se llevó el primer torneo continental que se celebró, exactamente en Ginebra. Y como tal, ensalza y centra la historia en todos los problemas y soluciones que el seleccionador Valdemars Baumanis halló para obrar la proeza. La catarsis de un técnico en el que nadie creía, que tuvo que fusionar a un grupo de enemigos locales a base de disciplina y esfuerzo, costearse todos los gastos y trabas que le ponían sus propios federativos para vivir una aventura imposible que terminó en gloria por un orgullo de superación incomparable. En fin, un ‘Hossier’ con un tufo a nacionalismo letón que echa para atrás, pero que fue candidata a los Oscar de habla no inglesa.

Más allá de esta interpretación patriota del asunto (enmascara la superioridad física de los balcánicos que les llevó al triunfo y silencia la derrota dos años después ante Lituania), la cinta es todo un descubrimiento y en conceptos generales, tiene un cuidado estricto sobre la historia y es sobresaliente la confección de los trajes de juego y del desarrollo de los partidos, pese al dramatismo argumental que se añade en la final contra España. No es tanto la adecuación de la forma de jugar, difícil de cuadrar por la falta de imágenes en movimiento (vean estas de 1939), aunque si de las reglas (había salto entre dos tras canasta). Tampoco clavan la escenografía de la cancha, de la que hay fotos que no cuadran como las reconocibles canastas de armazón blanco, ni aspectos tácticos como el scouting que hace el protagonista cuando apenas se sabía quienes iban a ser los equipos participantes (varias naciones se descolgaron a última hora) y menos había informes sobre los contendientes (España fue a la cita tras jugar solo un partido previo contra Portugal). En el bloc de Baumanis se señala el peligro español como ‘Little Devil’, el pequeño diablo, refiriéndose a Rafael Martín, un pequeño y escurridizo jugador que catapultó a España a la semifinal con una actuación estelar ante la favorito Checoslovaquia. En el duelo decisivo, según las crónicas, su acaparador egoísmo restó fuerzas a los hispanos y precipitó su derrota.

Después de leer tanto sobre Mariano Manent, los hermanos Alonso, Emilio y Pedro, Joan Carbonell, Armando Maunier, Rafael Ortega, Cayetano Ortega, el citado Martín (al que apodaron en Ginebra el pequeño Zamora, por el famoso portero español del momento) y mi amado Fernando Muscat verlos en carne y hueso tras esos actores letones con las camisetas republicanas del león me ha dado un escalofrío, pese a que la versión en inglés es cómica en los comentarios en español e inglés que Manent da a sus pupilos en los tiempos muertos. Solo por eso Dream Team 1935 se merece un vistazo.

Las malditas guerras, esas que llevaron al exilio a Buñuel, rompieron ambos equipos. El español no pudo acudir a los Juegos de Berlín (Ortega murió en la contienda como aviador republicano), la primera cita olímpica del baloncesto porque pocos meses antes un gallego bajito le dio por triturar la democracia de todos. El letón sucumbió en el intercambio de tiros de la Segunda Guerra Mundial. En los típicos rotulitos de ‘que fue de…’ que sitúan el futuro de los personajes en los minutos finales se descubre el desenlace de los jugadores bálticos, unos asesinados por los nazis, otros por los soviéticos en Siberia, en el frente o defendiendo la resistencia. Una de esas historias calladas de nuestro baloncesto que no deberíamos olvidar.

Pueden comprar la película aquí

El equipo letón a su llegada a Riga tras vencer el primer Europeo

El equipo letón a su llegada a Riga tras vencer el primer Europeo

26
ago
12

Reflexiones ‘in situ’ de un Mundial de 3×3


Si el 3×3 corría el riesgo de convertirse sólo en el hermano menor del baloncesto 5×5 que todos conocemos, creo que con este campeonato la FIBA ha dado un paso importante hacia adelante para, digamos, desvincularlo. Ya no se trataría de utilizar el 3×3 para acercar el baloncesto a la gente, si no de dotarle de entidad propia. Si alguien cree que el 3×3 es lo mismo que el 5×5, se equivoca.

La localización y el ambiente

Panorámica del buen ambiente vivido en Atenas / FIBA.es

Al disputarse al aire libre, el abanico de posibilidades es infinito. En Atenas se optó por construir 4 campos a las puertas del Zappeio Megaron, nada menos.

El campeonato ha tenido muy buena acogida entre los atenienses y los campos se han llenado todos los días. Aunque no había jugadores de renombre, el público se ha mezclado con ellos, ha intercambiado impresiones y se ha hecho fotos. Es justo reconocer que en ocasiones el ambiente ha sido excesivamente festivo y poco competitivo. Un poco como sucede en todos los torneos veraniegos de playa, donde lo importante es participar.

La competición y el formato

El ritmo de competición es frenético y por eso hay que estar físicamente preparado. No es lo mismo jugar dos partes de 20 minutos que 4 partidos de 10 minutos, separados por intervalos de tiempo que pueden variar. Una cosa es correr varias carreras de 100 metros y otra una de 5.000.

Debemos pensar que el formato es como el del Mundobásket, con el mismo número de equipos, 24, y de partidos, pero todo condensado en 4 días.

También se han realizado un concurso de mates y uno de triples además del torneo mixto.

Las reglas

En cuanto a las reglas habría mucho que decir, porque inevitablemente el deporte está “contaminado” por las normas del 5×5. Los que más han sufrido han sido los nuestros, claro, que no se han podido quitar los “vicios” del 5×5 de encima.

Los 12 segundos de posesión, que no haga falta sacar desde la línea de fondo tras canasta, que sólo se tire un tiro libre, que los triples valgan 2, etc… son demasiadas cosas para asimilar en tan poco tiempo, no sólo para los jugadores si no también para el gran público. Sin embargo, a medida que ha ido avanzando la competición los equipos se han sentido más cómodos y el juego ha ganado en dinamismo y velocidad.

El juego, los equipos y aspectos técnicos

En el 3×3 se permite el contacto y los espacios son pequeños. La exigencia física es grande y los jugadores delgados o enclenques lo tienen difícil, aunque sean altos. Los habilidosos tampoco lo tienen fácil a no ser que tengan un cambio de ritmo seco y duro que les permita penetrar.

Esta permisividad en los contactos hace que el jugador ideal sea el físico, el atleta, el capacitado para chocar, el fuerte. Los Estados Unidos, más expertos que los europeos en el 3×3, contaban con jugadores de este tipo además de un base bajo, rápido y con mucho músculo.

En posesiones de 12 segundos apenas da para uno o dos pases, algún bloqueo y poco más. En defensa hay que tener las cosas claras desde el principio sobre cómo defender los bloqueos directos. Un paso en falso o la duda de “si punteo o no” suele costar una canasta. Los equipos que dominen el pick and roll tienen mucho ganado.

Cristina Ouviña penetra / FIBA.com

Mi conclusión después de ver a la mayoría de equipos es que hay que jugar con hombres, además de fuertotes, versátiles. Es decir, jugadores todoterreno que puedan jugar en varias posiciones. Así casi nunca se producen desajustes ni de altura ni de físico ante los rivales tras un cambio defensivo. Sumando un 5 poderoso que ocupe la zona, tienes un equipo con posibilidades. Porque el pívot pesado no tiene que correr de una zona a la otra. Sólo tiene que luchar por ganar la posición.

El último factor a tener en cuenta pero que acabará “difuminándose” con el tiempo es el de la pillería. Mientras Giorgos Bogris celebraba la consecución de un mate el pívot francés pasó la bola fuera y la recibió en menos de un segundo, anotando sin oposición ante la cara del griego. Supongo que los jugadores profesionales de 3×3 tienen estos mecanismos aprendidos, pero sin duda cuesta acostumbrarse.

La rapidez de un pase al compañero fuera de la línea y su devolución puede hacerte ganar un partido. Casi tanto como la rapidez en armar el brazo desde fuera del triple.

El nivel del campeonato está siendo bastante alto, destacando las selecciones de Francia y Ucrania, que han metido a sus tres equipos en semifinales y con los franceses en todas las finales. En categoría masculina, los franceses son los favoritos tras las eliminaciones de Rusia y Estados Unidos. El francés, un equipo de 3×3 “puro”, es la combinación exacta de dureza, físico y calidad que requiere el juego. Ucrania ha ido ganando partidos por la mínima y ha dado alguna sorpresa, pero está claro que se han tomado bastante en serio la competición. En categoría femenina, da gusto ver al equipo americano, que en casi ningún partido agota los 10 minutos -porque llega a 21 rápidamente-. Practican un baloncesto veloz a la par que efectivo y está formado por jugadoras jóvenes del college.

La actuación española

España ha sido el único país que ha enviado exjugadores, o jugadores recientemente retirados, cuando la mayoría ha optado por jóvenes valores o profesionales de la modalidad, desconocidos para el gran público. El papel de nuestro equipo masculino ha sido pobre, con dos derrotas en la fase de grupos y eliminación en el primer cruce frente a Ucrania. Ha quedado patente que se ha trabajado poco con el formato.

A los jugadores se les ha visto más o menos en buena forma y han peleado mucho, pero con eso no valía. En otras palabras, España “ha pagado la novatada”. Que nos sirva para la próxima vez. Bien Garbajosa “desde su rincón“ y Jiménez luchando por los suelos como un jabato. A Jaume Comas y a Lucio Angulo (leer su blog en FEB.es)se les ha visto algo más perdidos y faltos de fondo físico.

La participación de las chicas ha sido mejor pese a haber caído en la misma ronda que los chicos. Acertadamente se optó por llevar a jugadoras jóvenes contrastadas, mucho más preparadas para este formato de competición. Han jugado de manera mucho más dinámica que los hombres y han caído injustamente frente a la República Checa.

Conclusiones

1. El futuro del 3×3 está garantizado y su importancia va a ir a más porque no hay ciudad en el mundo que no tenga un parque o una plaza con un aro y un tablero. No en vano en Atenas hemos visto equipos de China Taipei, Guam o Nepal.

2. La FIBA trata de “institucionalizar” el baloncesto callejero dándole el formato del Mudobasket.  Por lo tanto, olvidémonos de mates, alley-oops y todo eso. Dejémoslo para los concursos específicos, que también los hay. Una cosa es el 3×3 que se juega en un barrio de Nueva York y otra el que se juega en un campeonato oficial.

Podría debatirse si el formato “Mundobasket” encaja en el modelo 3×3 o si sería mejor hacerlo de otra manera. O si con esta manera de actuar desaparecerá la “inocencia amateur” del baloncesto callejero.

3. Deben ir profesionales en la materia o jugadores curtidos acostumbrados a las normas. Ha quedado demostrado que no hay que ir con ex jugadores. El proceso de selección se me antoja complicado.

Artículo de Rafa Ortega Papaseit (@ZorbaSalonica), español afincado en Tesalónica (Grecia) que ha seguido de cerca el I Mundial 3×3 celebrado en Atenas. Conoce aquí su interesante blog.

11
sep
10

Reflexiones españolas


Cuando por las redacciones aún se fumaba como en las películas buenas, tuve un compañero que acababa el 95.4% de las frases con la coletilla ‘… o no’. Esa afición a cuestionarse todo lo que se movía podría ser la base de un buen periodista, pero no era el caso. La profesión le venía por enchufe familiar y su libro de estilo era el Marca.

Quedarse con una interpretación gruesa, terriblemente efectista, flacucha de análisis y con sobredosis de testosterona (¡por cojones! es un argumento bestial, de bestia) es una manera de trabajar propia del periodismo y un modus operandi dentro del mundo deportivo. ¿Pensar? Eso es de marineros, diría el macho hispánico, también llamado redactor jefe. Mejor entintar el titular chocante y lo de abajo llenarlo con consignas sencillonas, que todos puedan entender. Vender catástrofes o héroes, según entre o no la pelotita, a toda costa y esperar el momento adecuado para tirarte a la yugular de ese que te molesta (no te informa, informa a la competencia o no informa a nadie).

Tras el triplazo (escalofriantemente entrenado) de Milos (amor en eslavo)Teodosic que dejó a España con un palmo de narices, muchos han sido los que se han levantado para reclamar un cambio generacional y la cabeza de Scariolo en una bandejita de plata. Paren el carro, Salomés de turno. Desde mi humilde desconocimiento de las cañerías de la selección, pero con opinión libre y muchas horas de baloncesto, os dejaré a continuación mis reflexiones españolas, apuntitos sobre cómo he visto al equipo este por el Mundial. Algo más que dos titulares gordotes. Será porque aún no vendo ni sellos.

Cambio de qué

Contemos. Si has nacido en el 80, ¿cuántos añitos tiene la criatura? 30 primaveras. Eso en términos de baloncesto es, como mucho, ser un veteranillo, empezar a lucir canas. Ok. ¿Y eso es malo? Otros ´dirían que estás en la flor de la vida para eso del basketebol. Al grupo de los ‘Golden Boys’ o los ‘ÑBA’ (malditos eslóganes para vender periódicos) no se les ha pasado el arroz de la paella. La comparación con la veinteañera Serbia asusta por su frescura y futuro, pero jubilar a Pau Gasol, Juan Carlos Navarro, Felipe Reyes o José Calderón sería simplemente estúpido. Al menos, les queda cuerda físicamente para aguantar otro ciclo completo (Juegos, Europeos y otro Mundial) si sus carreras profesionales no se lo impiden. Hablar de ocaso generacional es estúpido.

Nueva hornada

Eso no quiere decir que no haya que abrir la puerta a los que vienen pisando fuerte, como ya se ha hecho en anteriores campeonatos. Nada nuevo. El peso de Ricky Rubio o Sergi Llull ha ido creciendo como lo hizo anteriormente con Rudy Fernández y Marc Gasol y lo harán los que vendrán (Carlos Suárez, Saúl Blanco, Pablo Aguilar… y utilizar a Claver no solo para agitar la toalla y recuperar a Sergio Rodríguez si es clínicamente posible), por lo que precipitar acontecimientos sería una aceleración innecesaria cuando la columna vertebral sigue firme y derecha. La aclamada renovación es un hecho progresivo que marcará la naturaleza y los gustos del entrenador que lleve el volante de este bólido rojo.

Los enterramientos

Dar por muertos a Jorge Garbajosa o Álex Mumbrú me parece tan precipitado como no confiar en que jugadores como Carlos Cabezas o Berni Rodríguez, por ejemplo, pudieran ser útiles en el grupo. No obstante, es evidente que sean los señalados por ser los más veteranos y porque España tiene más de doce jugadores con capacidad para ir a la selección.

Lo mismo digo de Scariolo, que con sus errores (bastantes) y aciertos (sobre la marcha), es uno de los mejores perfiles que puede tener esta selección que, para los éxitos que ha acumulado, apila demasiados técnicos en su debe. Su situación profesional no es la mejor para el cargo, pero así, ganó un Europeo, no nos olvidemos. La inestabilidad en el banquillo no es buena ni para el Mollerusa de la Provincial catalana. 

Mucho Garbajosa, poco ‘tres’

Scariolo ganó la única ACB del Unicaja con Garbajosa como estrella. Es un jugador al que confía el cuidado de sus hijos y de la cubertería de la abuela y que, encima el jodío, se acopla perfectamente a su gusto táctico con un cuatro que juega abierto, muy abierto. Garbajosa ha sido titular indiscutible para el técnico engominado, ocupando el puesto de ‘4’ de Pau Gasol y dando todos los mandos interiores a Marc Gasol. Esto ha provocado un cambio de estilo en el juego de la selección, con un referente interior y la consabida pérdida del rebote al no disponer de un tres alto que cubra la debilidad física de Garbajosa en este punto (la hiperactividad de Rudy en este aspecto ayudó a rebajar este déficit). Sí, echamos en falta a Carlos Jiménez y todo eso que te hace pensar ‘jope, cuánto sabe este tipo de esto’ o, en su defecto, un jugador cercano a sus características. La falta de confianza en Claver, el rol secundario de Mumbrú (con problemas de espalda) y la no convocatoria de Carlos Suárez, porque estaba enredado en el lío de su traspaso (¿y Rudy, no?), ha dejado a la selección con una pata coja, la del tres alto. Convocar a San Emeterio, que venía enchufadísimo de una tremenda temporada, para nada, tampoco tiene mucho sentido si luego juegas con Rudy de falso alero. 

Por lo tanto, para mí hubo una mal uso de las piezas que Scariolo tuvo sobre el tapete porque, a toda costa, quería jugar con Garbajosa como titular y eso conllevó un desequilibrio y la pérdida de importancia dentro del grupo de jugadores que convocó: podría haber convocado a otros mejores para jugar como quiso o utilizar mejor lo que se llevó a Turquía.

Y Reyes de qué juega

El sambenito de ‘bajito’ que acompaña a Felipe Reyes y la poca confianza de Ettore Messina han llevado al jugador del Madrid a quedarse a mitad de camino entre las dos posiciones interiores. Para mí, Reyes, por destreza reboteadora, es un cinco que puede tirar de media distancia, pero no un ‘4’ moderno, como se le pretende reconvertir. Así, como la imperiosa titularidad de Garbajosa, el sistema de cuatro abiertos se queda sin un suplente específico y solo con el experimento de Reyes (‘y su triple de todos los días’, que decían en la tele), ya que Claver estaba para rascarle la espalda al compañero de turno. Con Fran Vázquez en la rotación, lo siento, pero me sobra Reyes (o Vázquez) y necesito a un ala-pívot más, si encima nunca se ha jugado con dos cincos juntos en pista.

La lesión de Calderón duele

Encima el plan se resquebrajó  un poquito más con la lesión de José Calderón a las puertas del inicio del Mundial. El imprevisto hizo que Scariolo citase a Raül López como mal menor, al estar con él en Rusia y en el anterior Europeo, y obligando a aumentar la jerarquía de Ricky, un base que no anota con regularidad y, como consecuencia, desprenderse del posible cambio de estilo que permitía permutar a Rubio y Calderón. López no ha entrado en ritmo de competición y sus carencias defensivas han sido abismales (Serbia lo masacró cuando salió a pista). Scariolo entregó tarde el segundo timón a Llull, menos posado para jugar de ‘1’, pero más activo en defensa (revisar la que le hace a Teodosic en la segunda parte, menos en la última jugada). Demasiado tarde, porque eso podría haber provocado otros trastornos en la rotación (que Rudy jugase de escolta, más minutos para San Emeterio o Claver…) que se me antojan como positivos.

El pase extra

Considero que las victorias de la selección de España han llegado pegadas a un estilo de juego veloz, donde los roles estaban bien encajados y todos los jugadores mantenían un alto nivel dentro de las peticiones de su técnico. Como ya he enunciado, la rotación con la que contó Scariolo no estaba tan formada como en anteriores ocasiones. Ese fue el problema mas que hubiese una deficiente segunda línea, como apuntó la prensa tras el derrumbe en la segunda parte ante Lituania.

Como consecuencia, incluida la baja de Pau Gasol como referente máximo, faltó la fluidez de esas ocasiones anteriores. Vi pocas jugadas de pase extra (la marca de la casa), combinaciones entre pívots o dentro-fuera, confianza en la circulación. El juego quedó demasiado limitado a un doble hemisferio: jugar para Marc dentro o probar con un triple. Se operó en exceso desde la larga distancia y creo que faltaron los penetradores (infrautilizado San Emeterio) y acciones de pick’n’roll. 

En defensa, creo que España creció más adecuadamente que en el otro lado de la pista, aunque el problema fue que se llegó al inicio del campeonato con un nivel deficiente de implicación y cohesión en este apartado, además de concentración, término básico para entender las derrotas ante Francia y Lituania. Los trucos de Scariolo para activar esta fase del juego (presión, arriesgados cambios y la zona ante Grecia) y la motivación de las primeras derrotas propició un repunte, pese el rebote fue una asignatura pendiente, pero la complejidad de los rivales fue creciendo y España no encontró la manera de secar a Serbia.

Vivir sin Pau no es tan fácil

Antes de nada, pienso que este equipo podría haber ganado el Mundial si hubiera llegado a un estado de madurez más apropiado y sin que mediase el infortunio de la lesión de Calderón, para mí, básica.

No obstante, no hay que olvidarse que, desde el Europeo de Serbia, España siempre había sido liderada por Pau Gasol y su no presencia y lo que conlleva (el contagio de su liderazgo, su destreza defensiva,  la seguridad en los balonces calientes, confianza sobre el grupo y el entorno…) no es fácil de digerir, aún más cuando la visión mediática de ‘inmortalidad’ (y desprecio al rival por puro desconocimiento) seguía en auge  y la planificación de la preparación era menos exigente de lo debido, aunque sea un argumento más empleado para atacar a Pepe Sáez por eso de ‘hacer caja’. Su comprensible (viendo cómo funciona la FIBA) ‘hasta luego’ cambió demasiadas cosas y las mismas piezas del puzzle no encajaron tan fácilmente. Scariolo no acertó porque apostó en lo que cree. Al menos no tanto como Teodosic. Un triple de ocho metros que hizo que la tinta se derramase en la dirección opuesta, quemase los titulares patrióticos y encendiese la hoguera de los jueces de gatillo fácil. Esto es deporte. O no.

26
ago
10

Café turco descafeinado


Kobe Bryant desafiando al Puente de Gálata de Estambul, Pau Gasol sentado sobre la Torre del Reloj en Izmir o Tony Parker de pie frente a la costa mediterranea… Naranjas de la China, señor Patrick Baumann. Unos meses antes de conocerse las plantillas que competirían en el Mundial 2010, que se inicia este fin de semana en Turquía, la FIBA sacó una campaña publicitaria nada ingeniosa en la que 14 estrellas del baloncesto mundial en tamaño gigante posaban junto a diferentes reclamos turísticos del país puente entre Europa y Asia. La mitad de los colosos que aparecen en estas fotos tamaño Big Ben no estarán presentes, por renuncia o lesión, en la que debería ser la batalla de las batallas del básket planetario.

Baumann, máximo responsable de la FIBA, aparece hoy en una entrevista en el diario EL PAÍS, restando importancia a los ‘ausentes’ y entregando el testigo del protagonismo a los ‘presentes’. Tenemos a Durant, para qué vamos a echar de menos a Kobe… Bueno, a Kobe, a Wade, a Lebron, a Howard (y ponga aquí a todos los medallistas de oro de los últimos Juegos), a Gasol, a Ginóbili, a Nowitzki, a Parker, a Kirilenko… y el listado de lesionados que ha querido añadir la mala suerte (Yao, Calderón, Okur, Bogut, Nene… y la última sorpresita de Nocioni). Vale, vale, que los que están no son mancos, pero ni Baumann puede ocultar que este Mundial estará descafeinado.

En España la euforia en la que vive envuelto el aficionado del baloncesto por los últimos éxitos de la selección hace que percibamos estas ‘bajas’ como una buena oportunidad para seguir abrazados a la vitrina de trofeos y hasta perdonamos a Pau que prefiera descansar y mantener contentos a los Lakers que defender como el Cid la bandera de su patria. ¿Se imaginan que pasaría si hubiera hecho lo mismo Xavi o Iniesta? ¡Auténticos antiespañoles! ¡Que les corten la cabeza!

El baloncesto es el deporte de equipo cuyo Mundial está más desprestigiado. No solo busquemos la comparación en el fútbol, miremos el ejemplo del balonmano, por ejemplo, cuyas competiciones de selecciones revientan los calendarios de los torneos domésticos. El Mundial de Turquía nace en el desprestigio que arrastra la FIBA como institución ante las Ligas comerciales y es batida ante los intereses, no solo de la NBA (Liga que se autoproclama, con razón, Campeonato del Mundo), a la que ataca Baumann, sino de las marcas comerciales. Ni Nike, ni Adidas, ni Li Ning, por citar alguno de los más importantes sponsors del baloncesto actual, son patrocinadores oficiales del evento. ¿Alguien duda de que si a Nike le interesase que Lebron estuviera en Turquía el chaval de Akron no estaría ahora haciéndose un book en la Mezquita Azul? Y mientras que David Stern manda a sus emisarios (Howard y Gasol han estado o estarán en la India promocionando el negocio, esperemos que no se lesionen) a Asia y África para acrecentar sus fronteras, la FIBA no potencia esta política ‘invasiva’ y no arriesga como sí han hecho los hermanos futboleros enviando el chiringuito del Waka-Waka a Suráfrica. Falta de miras. 

Mientras el debate se centra en el incremento de 24 a 32 participantes para seguir subiendo los niveles de audiencia, aunque en los mercados potenciales y las nuevas super potencias mundiales (USA, Alemania, Japón, China, India, Brasil…) no creo que el seguimiento que los medios realicen de este Mundial supere al de las noticias locales del fichaje de fulanito por nosequé equipo. El ojeo diario de cualquier revistilla americana deja claro que lo que allí vende es dónde irá Caramelo y no los puntos que ha clavado Kevin Love.

Pese a la estampida de los grandes nombres del Team USA (los Juegos siguen siendo la gloria en el baloncesto, al contrario que el fútbol) y aunque es verdad que el seleccionado de Mister K no es una pandilla de amiguetes sino un conjunto con varios Hall of Fame en ciernes, pese al ‘corte’ de Rajon Rondo, las ausencias de algunos jugadores restan nivel publicitario a la competición, pero no desequilibran el cartel de favoritos (ni Parker ni Nowitzki han demostrado que pueden llevar a sus países al primer cajón y las bajas de Gasol y Ginóbili tampoco dejan en bragas a España y Argentina). USA, España, Serbia, Grecia y Argentina son los cinco equipos a batir, con Turquía invitada como anfitrión.

Los aficionados al baloncesto nos tragaremos todos los partidos que podamos del Mundial, aunque sea un Líbano-Costa de Marfil porque nuestra enfermedad va más allá de que esté quien esté saltando de aro en aro, pero, por favor, señor Baumann, no nos venda la Vespino como si fuera una Kawasaki y luego patalée porque el guapo de Stern viaje en la Yamaha de Lorenzo.

P.D: Por cierto, señor Baumann, ¿por qué no han castigado los lamentables incidentes del amistoso Grecia-Serbia? ¿Quizá por miedo a nuevos ‘ausentes’ y a descabezar a dos aspirantes? Triste.

14
jul
10

Lebron, Wade y Bosh golean a España


Esta es la portada que sacará Sport Illustrated en su próximo número. Como podeis apreciar, los tres zagales que tan sonrientes aparecen en la primera plana son los pesados de South Beach, esos que parecen que ya han construído una dinastía sin bajarse del autobús. Pero la cuestión reside en el titularillo que acompaña al titulazo grandote que acompaña a la afoto. España es más pequenita que Wade, Lebron y Bosh. Por cierto, me encanta que en Miami se respete el estrellato de Wade, al que yo considero un jugador más espectacular y completo que el alero de Akron (bueno, ya no es de Akron para los Akronianos o leer mi anterior entrada). Lebron es lo que en USA llaman el Perro Alpha, el Scottie Pippen de Jordan para que lo entendais.

Dos apuntes:

–¿No os parece que Lebron James se acaba de comer una barra de pan con leche condensada? Tiene papada. No utilizan el photoshop en SI o, todo lo contratio, lo utilizan y los ‘retocadores’ son de los Cavs.

–Pese a que Bosh se ha quitado las trencitas, con esa sonrisilla parece que se ha fumado un cigarrillo de truco.

17
dic
09

Nash apuesta por España


Steve Nash es muy grande por muchas razones. Se merece el canadiense una entrada diaria por su personalidad dentro y fuera de la pista y hoy se la vamos a regalar por una doble causa. En twitter, esa red social que la carga el diablo, el humorista Nash lanzó una broma sobre la labor de espionaje que Gregg Popovich realizó para el ejército estadounidense durante la Guerra Fría. “Alguien sabía que Popovich fue espía en Rusia antes de comenzar a entrenar. Por eso son sus equipos tan difíciles de superar. En los Suns necesitamos algo así”, twiteó Nash.

Pues Popovich recogió el guante antes de enfrentarse y perder contra los Suns y mostró su versión más amable. Confirmó que trabajó en Rusia como espía y que sí le sirvió para hacer de los Spurs un equipo tricampeón.  “Es absolutamente cierto. Me pasé toda mi carrera militar en canchas de baloncesto de Rusia y de diferentes ciudades recogiendo el mayor número de conocimientos fuera de los límites que me fueran posibles. Ahora por fin tengo la oportunidad de emplearlos”. Entre otras perrerías, por la Madre Rusia aprendió a que hay que subirse al cuello de O’Neal cuando recibe la pelota, enviarle a la línea de tiros libres, como hizo el pasado playoff cuando Big Cactus jugaba al lado de Nash. Ahora, con Channing Fry en Phoenix, la cosa cambia. Pero no para Cleveland.  “Sólo hay que hacerlo con Shaq, porque él ya lo está esperando, y creo que se sentiría mal si no lo haces. Ahora tengo que esperar hasta que juguemos contra Cleveland”.

Como digo no es la única razón por la que Nash se merece hoy figurar en puertatras. El canadiense inauguró el blog que la NBA le ha regalado y en elq ue se enfrentará verbalmente con su colega Baron Davis. En su primer post, el base realizó un pronóstico sobre el Mundial, pero no sobre el de baloncesto que se desarrollará en Turquía, sino sobre el de fútbol, deporte que Nash practica a las mil maravillas. Pues su quiniela sitúa a España y Brasil como favoritas al título, aunque él se decanta por Inglaterra, de la que dice siempre ha sido fan por cuestiones familiares, por Francia (por amistad con Titi Henry, con el que juega partidos amistosos en Chinatown en verano y al que absuelve de su mano ante Irlanda) y le da un voto de confianza a Italia, Alemania y a la Argentina de Maradona.




Únete a otros 8.397 seguidores

Nuestro twitter

Actualizaciones de Twitter

Nuestro Facebook

El Calendario

agosto 2014
L M X J V S D
« jun    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

El Mundial

BlogESfera Directorio de Blogs Hispanos - Agrega tu Blog

RSS Feed desconocido

  • Ha ocurrido un error; probablemente el feed está caído. Inténtalo de nuevo más tarde.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 8.397 seguidores

%d personas les gusta esto: