Posts Tagged ‘Carlos Suárez

02
oct
13

Luz, estrellas, baloncesto


Siempre he sido fan del huevo gamba. A mi la tapa de diseño como que no me va. Soy más de fritanga en el plato y palillo en el suelo. Manías o nostalgia del bocata de calamares del Tubo. No sé. El catering de la presentación de la Liga Endesa zigzagueaba entre los clásicos de toda la vida y un toque de cocina de autor minimalista. Los periodistas, buenos catadores de lo gratis, hincaron el diente con la grabadora ya en ‘off’. Hora de escarbar primicias, afilar la exclusiva y tejer contactos entre salmorejo y cuadraditos de queso.

Estos son las bambalinas de un evento que cumple con una deficiencia clara del baloncesto español y cumple también tres años. Ha dejado de gatear para ponerse en pie. Endesa y la ACB montan este tinglao desde que pactaron un acuerdo de patrocinio (a cinco millones de ‘eurelios’ el kilo de temporada) que seguramente ha salvado la, aún autoconsiderada por número de Eurobásketboleros (35) de este curso, la mejor liga del continente. El acto se vende solo, porque está bien organizado y apunta al espectáculo en formato concentrado. La escenografía esta vez perdió el marco privilegiado de la sede de Endesa en el Parque de las Naciones y se alquiló el coqueto ‘Magata’ del Ramiro. Nada que ver, pero acontecimientos internos de la compañía obligaban al traslado a las estrecheces y clima de tradición del Magariños.

Menos espacio, pero no por ello menos decibelios, menos luces y tinieblas perfectamente coordinadas al gas de estrellas concentradas. Que no se diga que Turquía, Grecia o Rusia nos quitan los jugones. Allí estaba ‘pirata’ Navarro a la pata coja, el Chacho y su barba (tiene narices que Iturriaga haga chistes sobre su grosor), un Carlos Suárez que no recordaba la última vez que le aplaudieron, Pablo Aguilar en medio de la mudanza, Llompart en una esquina como si el CAI no hubiera sido tercero en la última Liga, Panagiotis Vasilopoulos con su camiseta limpia de publicidad del CB Valladolid, Kim Tillie llegando sobre la bocina… uno por equipo. Uniforme limpio y aseados.

1314_PRESENTACION LIGA ENDESA (12)

El guión se centró en ir al grano. Chistes ‘antiDemencia’ del Itu (pena que los infantes del Ramiro presentes no identifiquen a ese señor viejuno como el ‘Palomero’ vikingo), paseíllo de los protagonistas aunque alguno aún no lo conozca ni el tato (o al menos el tato que conozca el mundillo al dedillo), discursos de los que ponen y reciben la pasta, de los que ponen el espectáculo y reciben los aplausos, los bailecitos de las cheerleaders del Barcelona profanando la virgen esencia del Estudiantes, y los concursos de tiro y de 3×3 para darle contenido deportivo. Este toque All Star queda deslucido por las pocas ganas de los chicos a lesionarse e inteligentemente ACB recortó la agonía (de 5 a 3 minutos de pachanga a trote de cuarentón de Municipal).

Como si fuera la escenificación de una batalla, a un lado se sentaban los gerifaltes de los clubs y en la otra esquina la plana de la prensa, invitada y traída con el billete pagado de todos los rincones del estado (buen lugar para reencontrar viejos amigos), inteligente medida para dar difusión. Hasta los chicos de blogs y webs de segunda, repudiados como leprosos en Ben Hur por algunos jefes de prensa de la Liga, tenían su silla reservada. Un aplauso para quien decida estas cosas. Agentes que no falten en la trama, otros patrocinadores y empresas asociadas, amigos e invitados, gente del Estu entre las sombras… todos presentes como si la cena de Noche Vieja de la familia del básket hispano se tratara. Alguna ausencia hubo, cómo no, en todas las casas pasa.

El veredicto es claro. Este evento no puede eliminarse. Quizá darle un reverso en forma de torneillos más vivos y menos de ir andando. Uno de pocha, qué se yo. Más competitivos para que den chispa a los que están detrás de la pantalla. Porque lo que es el ritmo de la presentación y el envoltorio son exquisitos, de calidad, y deberían ser un referente para exportarse al localismo de los equipos. No suele ser la norma. La mercadotecnia cae en el exceso de la simpleza, de la fórmula conocida, de completar el tiempo del partido con el pim, pam, pum de siempre (de siempre de principios de los 90: la mascota y la danzarina enseñando cacha) y campañas del 1+1=2. Falta imaginación, arriesgarse o ser creativos para saber que estu si, estu no vale para hacer marca. No todo es poner un pantallón colgado del techo y hacer que el foro se de besitos o poner el himno compuesto por el abuelo a toda tralla mientras la charanga deja sordo al niño. Ideas y buen hacer. Es lo que Hace falta para llevar a la gente a llenar los pabellones, sumar euros al presupuesto e identificar con valores qué es el club, porque no todos son lo mismo. La presentación de la Liga Endesa es un paso en mitad del vacío. Sin huevo gamba. Qué le vamos a hacer.

14
mar
13

La visita de un pariente lejano


Yoshida no habla mucho. Pero cuando lo hace sus palabras rasgan un silencio máximo. El respeto a su sabiduría es absoluto, un código estricto en la cultura japonesa hacia las personas de mayor edad. El gesto serio y el corpachón de Kenji-san le identifican como patriarca entre un grupo repleto de adolescentes que bromean con facilidad. A él le cuesta sonreír, hasta que un viejo colega es capaz de suavizar su semblante. “Cuando le he visto la cara le he reconocido”. Txus Vidorreta alarga la mano para estrechársela a aquel con el que se enfrentó hace once años y que ahora le identifica en el otro lado del planeta, en el corazón del Antonio Magariños. “En Japón queríamos jugar muy rápido con jugadores pequeños. Esa España nos demostró que también era posible tener ese estilo con hombres grandes. Recuerdo a Txus. Yo entreno ahora en un equipo universitario y él en una equipo profesional, pero nuestros caminos se han juntado otra vez por el destino o la fortuna. Es un honor poder encontrarnos de nuevo”, afirma Kenji Yoshida, seleccionador nacional de Japón entre 2002 y 2003, cuando un combinado ‘B’, con el actual entrenador del Asefa Estudiantes como ayudante de Paco García, viajó hasta el país asiático para jugar y ganar la Kirin Cup. Jordi Trías fue el MVP. “Era la segunda vez que iba a Japón. También estuve con la U20 un año antes. No me importaría volver a jugar allí, aunque primero tendré que preguntarle a mi mujer”, bromea Germán Gabriel, uno de esos ‘predecesores’ de lo que luego sería el desembarco dorado en Saitama en el Mundial.

JaposPalacio

 

Daisuke Yoshioka no se separa de su cámara. Todos le llaman Dice. En la memoria del aparato guarda unas fotos en las que Berni Rodríguez se identifica saltando en medio de la celebración. “Jorge, fíjate, viene la fecha. 3 de septiembre de 2006. ¿Te acuerdas que hicimos ese día?”, pregunta el escolta del UCAM Murcia. “Creo que la liamos un poco, ¿no?”, le responde Jorge Garbajosa, que ha ido a recoger a su amigo a la salida del Palacio de los Deportes. En esa fecha inolvidable los ‘Golden Boys’ demostraron a los aficionados japoneses que el baloncesto no sólo procedía de Estados Unidos. Colocó a España en su punto de mira. Ahí se gestó el embrión de una pequeña aventura que ha traído a un grupo de diez entrenadores nipones a nuestro país para conocer desde dentro nuestro baloncesto y la Liga Endesa. Durante cinco días se han introducido en el día a día de todos los equipos del Asefa Estudiantes, han podido ver en directo encuentros de Euroliga y Liga ACB gracias al Real Madrid, dialogar con entrenadores de prestigio como Pepu Hernández o Dani Sainz y han visitado la sede del Espacio 2014 en Alcobendas. “Uno de nuestros viajeros ha dicho que estar aquí es para él una utopía, porque el ambiente de baloncesto que se respira en España y el que tenemos es Japón no tiene nada que ver”, continúa Shin Mizuno, responsable de la empresa Erutluc Inc que ha organizado el viaje.

Los viajeros han tenido tiempo para conocer al detalle cómo se desarrolla un club profesional de las características y volumen del Asefa Estudiantes gracias a las charlas de Himar Ojeda, director deportivo del club, y Pablo Borrás, director técnico de la cantera. En Japón las categorías formativas se desarrollan especialmente en colegios, institutos y universidades, por lo que conocer la simbiosis de la entidad del Ramiro ha sido un verdadero descubrimiento para ellos. “Ahora entreno en la universidad de Tsukuba, porque en Japón tenemos introducido el sistema americano. Después de venir aquí nuestra propuesta es trasladar el sistema español”, afirma Kenji Yoshida, aún vinculado a la Federación Japonesa de Baloncesto. Para poner un simple ejemplo ilustrativo, en Japón sólo hay una categoría minibásket, por lo que los jugadores pierden varios años sin poder competir de forma igualada por sus características físicas, algo que también pasa en sus primeros años en el instituto y la universidad, retrasando su evolución.

La sonrisa de Llama

A.Nevado / FEB.es

A.Nevado / FEB.es

 

Llama tiene guasa. Derrocha simpatía y con sus muecas se comunica más fácilmente que con su limitado inglés. Taka afina más con el idioma. No le queda otra porque en unos meses se irá a Akron, la ciudad de Lebron James, para unirse a un college. Tampoco importa mucho. El baloncesto es un lenguaje universal y una sonrisa el verbo con el que se explica todo. Alaia y Javi, benjamines de la Escuela del Asefa Estudiantes, pillan a la primera lo que les indica Llama con tres gestos. Están encantados con sus nuevos entrenadores, aunque no se sabe muy bien quién disfruta más con la experiencia. “Ahora tenemos que pensar cómo introducir las cosas que hemos aprendido aquí en nuestros métodos de entrenamiento. Es una forma diferente, pero fundamentalmente tenemos que hacer que los jugadores se diviertan más. Aquí se lo pasan bien, disfrutan y por eso quieren jugar. Nosotros somos muy serios, hasta jugadores llegan a lloran en los entrenamientos y algunos entrenadores son en ocasiones muy estrictos. Nosotros amamos el baloncesto y los jóvenes jugadores tienen que sentirlo así, ser felices”, apunta Shin Mizuno.

El sentimiento del Ramiro les llegó bien adentro y no dudaron en enfundarse los colores celestes para ir el domingo a animar al que ya es su equipo en el partido ante el Blancos de Rueda Valladolid. Todos se quedaron muy impresionados por el ambiente del Palacio y los cánticos de la Demencia. “En Japón no hay el mismo ambiente que hemos visto en los partidos de la Liga Endesa, pero en la final se llena los pabellones”, afirma Hiroki Iwabe, el más precoz de los entrenadores con 19 años y asistente de un equipo de minibásket. En su móvil enseña orgulloso el vídeo de sus muchachos repitiendo mecánicamente una rueda de entradas y otro con un torneo ganado hace pocos meses junto a unas tristes fotos de un pabellón arrasado por el terremoto de 2011.

Aya Kuramoto, la única mujer del grupo, aprovecha los descansos entre entrenamientos para pasar un breve cuestionario a todos los jugadores y jugadoras de un equipo alevín. Estudiante de la universidad de Fukuoka y entrenadora asistente de un equipo femenino, está realizando su tesis doctoral sobre el baloncesto español. “Poder estar con campeones del mundo como Pepu Hernández, Berni Rodríguez o Jorge Garbajosa ha sido increíble, pero lo más importante es que diez entrenadores han podido tener una experiencia en España y ellos van a poder difundir a sus compañeros estos nuevos conocimientos”, comenta en castellano Yoshihiro Tomita, traductor y principal promotor de esta expedición y que repite visita a la Liga Endesa. Tomita mantiene varias webs especializadas en baloncesto español y la Liga Endesa escritas en japonés después de ‘enamorarse’ de él tras ver en el Pisuerga un Forum-Joventut en el año 2000.

JaposMagariños

 

Fiesta final

Dice sigue sin soltar su cámara. Dentro de ella se lleva una foto con Carlos Suárez, que amablemente se para posar y contestar las preguntas de los curiosos técnicos. El tópico de los turistas japoneses y la tecnología se cumple y muchos de los instantes de ese viaje han sido grabados por triplicado. Daisuke fue miembro del cuerpo técnico de los Grouses un equipo de la BJ, una de las dos ligas profesionales japonesas que la temporada próxima se unirán para potenciar el impacto del deporte en un país donde el fútbol reina junto al beisbol. En la segunda división de la liga federativa, la JBL, este año compite el español Cándido Matoso en otra prueba de que la marca del baloncesto español está de moda en Japón. Por eso Dice quiere empaparse de todo y escucha atento las explicaciones de Alberto Lorenzo, entrenador ayudante de Txus Vidorreta en el Asefa Estudiantes, durante el clínic de táctica individual organizado especialmente para los colegas japoneses.

La última noche los visitantes quieren agradecer al club su hospitalidad con una pequeña fiesta en el gimnasio del Magariños. Las bromas en ‘spanglish’ se suceden mientras los vídeos de Humor Amarillo (Takeshi Jo en Japón) afinan las carcajadas. Pablo Borrás le regala a Yoshihiro Tomita el libro ‘Club Estudiantes: 60 años de baloncesto’ para ayudarle con sus progresos del castellano y su demencia, mientras Masahiko Sumi aguarda su turno para preguntar qué tiene que hacer para convertirse en entrenador de baloncesto en España. Masa se ve en España, país que visita por tercera ocasión, la segunda de ellas para ver en el Palau la pasada final de la Liga Endesa entre Regal Barcelona y Real Madrid. Mientras Llama sigue haciendo de las suyas retando con una pelea de judo a quien quiera. “Este es el primer paso para seguir creciendo y aprender una manera de entrenar y organizar un equipo como en el baloncesto español”, sentencia Yoshihiro Tomita. “Nos llevamos la idea de que un equipo, un club es como una familia”, sentencia Kenji Yoshida. Con el ‘Estu’ y el baloncesto español como ejemplo.

08
sep
12

Crónica de un campus


La camiseta le rebosaba por todas las partes. A Marc le costaba una vida soltar esa pelota que abultaba tanto como él. “Mañana me la devuelves. Me la tengo que llevar a Sant Boi”, hacía prometerte. No había pérdida. Entre el granulado naranja se divisaban unos garabatos. “Me la ha firmado mi amigo Bebe (Lucas Riva)”, desvelaba orgulloso el valor de su tesoro. Cerca Joseda y Pedro seguían tirando hasta el último aliento. Raquel les miraba atenta hablando como ella lo hace, con una sonrisa. Carlos no paraba de retrasmitir un uno contra uno imaginario en un Insular repleto de ‘píos, píos’. “¿Cuándo vendrá el Chacho?”, preguntaba desde el primer día este descaro grancanario de 10 años. Por allí corría Paula ‘acariciando’ a su mascota la pelota. “Así me dejará pasarla sin tener que cogerla con las dos manos”, repasaba la lección aprendida esa mañana. Mientras Laia, orgullosa, contaba a todos que su grupo había enlazado 74 pases sin fallo como “un buen equipo” y Cristina se enfundaba la camiseta del Estu que su entrenadora Marta le había regalado por su cumpleaños. “Ahora soy del Cajasol y del Estudiantes”, afirmaba la sevillana de 9 años inseparable de Iria y Beatriz. Juntos se apuraban en el revuelo. Los ‘peques’ sabían que después de estirar llegarían los monitores para llevarlos a la piscina. Cada segundo había que gastarlo en botes, risas, pases imposibles, carreras sin descanso, tiros desde el centro del campo, bromas…

Todo fue muy diferente el primer día del Campus Liga Endesa. Apenas cruzaron palabras. El silencio tímido de las horas de encuentro inicial rodeaba a los 19 ‘linces’ que de nada se conocían. Unos llevaban ya años jugando y otros no sabían apenas coger la pelota. Daba igual. La consigna era divertirse, aprender algo de baloncesto y ser un verdadero equipo, buenos compañeros y amigos. Ese eran los objetivos que marcó Paco Torres, coordinador técnico del campus, a los diez entrenadores del Asefa Estudiantes (Marta Sánchez, Javier García y Sergio Ruiz), Real Madrid, Fuenlabrada y Majadahonda, técnicos de destinos distintos, pero que en las innumerables charlas encontramos puntos de encuentro en la enseñanza de valores, la ilusión por enseñar más allá de la competición y la pasión sin colores por este deporte. Todo era nuevo, incluso para nosotros, en el primer campus oficial que llevaba meses organizando la ACB. Hasta el último momento se estuvieron puliendo los detalles para que los 100 seleccionados de toda España encontraran su casa en el ‘fuerte’ del Club Las Encinas de Boadilla del Monte.

Mis ‘linces’ con Suárez y el ‘Chacho’ / CampamentoLasEncinas

Dadas las diferencias, los primeros ejercicios sirvieron para dividir por su experiencia deportiva a los chavales, intentando respetar la edad y los grupos que mantenían en las actividades (canoas, bicicleta, tirolinas…) y visitas (Parque de Atracciones y Madrid) que completaban el campus. El segundo día ya empezó el trabajo técnico, con tres horas en pista que concluían con diferentes competiciones de tiro, habilidades y, los más ‘grandes’, un torneo 5×5 que mezclaba a todos los niveles y dónde se ponía en práctica todo lo aprendido, que no fue poco. “Alo es una jugona”, sentenciaba Víctor, aunque todos le llamaban ‘Zaragoza’ o ‘el maño’. El jerezano Pablo se empapaba la melena para el siguiente partido. Toni calentaba su muñeca y la lengua mientras apuntaba las canastas de otros. Alejandro ya sabía lo que era ser un ‘palomero’ y el ramireño Ignacio exhibía lecciones de patio.  Ni el calor ni el trabajo eran un inconveniente para saciar la sed de baloncesto y de pasar un buen momento que todos los jugadores y jugadoras fueron sintiendo mientras avanzaban unas jornadas que cada vez se nos hacían más cortas a todos. Eso pasa cuando uno se lo está pasando bien, ¿verdad?

A mitad de la mañana, en el receso del almuerzo, recibimos la visita de maestros ilustres. Primero fue Quino Colom (Fuenlabrada) quien dejó claro a todos que los estudios (él estudia Psicología) no deben estar por debajo del deporte. Si no fuera poco con eso, directamente del colegio llegaron Jaime Fernández, Edu Martínez y Lucas Riva (Estudiantes). Más de una hora se pasaron firmando todos los autógrafos posibles, posando para mil fotos e, incluso, marcándose una samba con los más valientes. “Pero si le llegaba a la cadera”, bromeaba risueña Paula. A Sergio Rodríguez y Carlos Suárez (Real Madrid) les tocó saltar a la pista después de ser ‘acribillados’ a preguntas, algunas, de lo más incómodas: “¿Qué sentisteis tras el triple de Marcelinho?”. Sus nombres quedaron estampados en 100 camisetas y en 100 recuerdos para toda una vida.

Y pese a que nadie quería, llegó la despedida, con los últimos partidos y circuitos, amenizados por Juanma  López Iturriaga. Cada uno con su diploma y su pelota y nosotros, son la satisfacción del objetivo cumplido, llegó la hora de la despedida. Y como en todos los campus los créditos del final fueron los adioses que son hasta luegos, los abrazos y las lágrimas que son contratos de amistad eterna, el intercambio de ‘tuentis’ y ‘guasaps’ para no perderse en la distancia… “Pero seguro que el año que viene todos repetimos”, consolaba a Carlos a sus compañeros. Marc no tiene duda de ello. Y se traerá con él su balón firmado y sus 99 nuevos amigos. Su equipo.

 

Todo el equipo del Campus

Esta crónica fue publicada por ACB.com

21
jun
11

¿Qué tres descartes harías tú para el Europeo 2011? (encuesta)


Sergio Scariolo ha desvelado hace unos minutos la lista de 15 jugadores que estarán presentes en la fase de preparación de cara al Europeo de Lituania, que se celebrará en septiembre. España deberá afrontar el reto de defender el título conseguido hace dos años en Polonia y de lograr su clasificación pare los Juegos Olímpicos de Londres. El italiano Sergio Scariolo ha tenido una complicada tarea allanada en los últimos días por las renuncias de Fran Vázquez, aludiendo cansancio, y por las retiradas de la selección de dos estandartes en los últimos años como Alex Mumbrú y Jorge Garbajosa. Entre los ’15’ luce la ausencia de Nikola Mirotic, que jugará con la sub-20 el Europeo de Bilbao y que se disputaba con el congoleño Serge Ibaka una de las dos plazas de ‘naturalizados’. La selección realizará una concentración en Madrid y realizará durante el mes de agosto una gira por España antes de que el día 31, Scariolo tenga que decidir los tres descartes que no viajarán a Lituania. Ahora te toca a tí hacer de seleccionador, ¿qué tres jugadores dejarías en casa?

12
abr
11

El verano ya llegó


Para un chico para el que el verano tiene olor a agua clorada y horas interminables sobre una toalla tendida en el duro cemento, estar en abril frente al rumor de las olas desnudando las espinas de un espeto de sardinas es tan alucinante como ver a alguien en el Real Madrid pidiendo el retorno de Ettore Messina. Será por esa sensación de extraterrestre que en mitad del advenimiento de los playoff de la NBA, después de un clásico con ‘próloga’, con la Final Four aún de cuerpo presente y rifándose el ascenso de la LEB a cara o cruz, a mí me da por pensar en el Europeo de Lituania (31 de agosto-18 septiembre). Y en pedir una de pulpo frito.

Pienso en la lista del último Mundial, el fracaso entre comillas tras el triple de Teodosic en cuartos, y encuentro varios cromos que me sobran y otros que se empiezan a echar en falta. Desde la gloria de Saitama, el conglomerado que ha dado lustre al básket nacional no tiene tantas piedrecillas sueltas y se descubren agujeros en forma de incógnita y con múltiples parches.

La primera duda tiene carácter periódico. ¿Estará Pau en Lituania? Las primeras impresiones del pívot apuntaban a que sí, pero sus mínimas palabras a través de la temporada de la NBA sólo han alimentado las penumbras sobre su participación. No sé si muchos pondrán la mano ni en el sí ni en el no.

¿Será el único jugador afincado en Estados Unidos en darse un respiro? El horizonte del lockout puede ayudar a los intereses de la FEB, dado que la presión de las franquicias puede ser menor si no hay convenio a la vista y la incertidumbre sobre el inicio de la temporada se acrecienta.

Repasemos los reclutas que se llevó Scariolo a Turquía. Fernando San Emeterio, Rudy Fernández, Ricky Rubio, Juan Carlos Navarro, Raül López, Felipe Reyes, Víctor Claver, Fran Vázquez, Sergio Llull, Marc Gasol, Álex Mumbrú y Jorge Garbajosa. En esta cuenta habría que intercambiar a José Calderón por Raül López, cambio prematuro que se produjo a pocos días de la inauguración por la lesión del extremeño.

El curso baloncestístico 2010-11 abre además el abanico a nuevos inquilinos de la Roja. Los naturalizados Serge Ibaka y Nikola Mirotic son los que han abierto el debate y focalizado los titulares en la prensa deportiva. La reglamentación FIBA sólo permite inscribir a uno de ellos. Ibaka se ha desmarcado como un pívot de garantias en la rotación de los Thunder y Mirotic es el ‘Mirlo Blanco’, la revelación de la ACB. Ambos se acoplan a roles diferentes, uno es un cinco intimidador, músculo en el andamio, y el otro es un interior que puede jugar abierto y con mayor proyección ofensiva.

A eso hay que añadir la consagración de jugadores que el año pasado entraron de refilón y ahora pocos se atreven a no darle una entrada para la feria de verano, como Fernando San Emeterio, camino ahora hacia el MVP, y Carlos Suárez, cuyo paso al Madrid solo ha confirmado todo los bueno que le hizo ser el último descarte de la anterior convocatoria.

Las alternativas más extensas se aplican al puesto de base. La inclusión de Calderón parece más que predecible tras su doble ausencia por lesión. El dedo acusador señala a Ricky Rubio como el gran desajuste de la temporada, pero pocos apostarían a su salida por ‘bajo rendimiento’. Sería una postura difícil de explicar ante medios y aficionados. La llamada a la puerta de jugadores como  Víctor Sada o Rodrigo San Miguel, se une a la de antiguos inquilinos como Raül López, Sergio Rodríguez o Carlos Cabezas, caídos en desgracia en las quinielas.

En los ‘mundialistas’ de hace un año hay nombres que pueden chirriar para algún gurú del baloncesto. Jorge Garbajosa ha despertado la ilusión en Málaga, pero su rendimiento está en descenso. Fran Vázquez y Felipe Reyes no firman sus temporadas más regulares y Álex Mumbrú podría ceder ante el empuje de la nueva ola. Rafa Martínez ha vuelto a repetir en Valencia un curso de primerísimo nivel y nombres como Berni Rodríguez no se pueden descartar totalmente, pese a su ya continuada ausencia en la selección.

Hace unas semanas, un entendido en estos temas, me invitó a que redactara una lista compensada de doce jugadores que deberían estar en Lituania para vestirse de rojo y defender el título polaco. Con Scariolo en el papel de seleccionador, hay que incluir en la suma al menos un ‘cuatro’ abierto. ¿Atendería Víctor Claver a este rol tras despuntar como alero y varias convocatorias sin un rol prioritario? ¿Repetirá Garbajosa o se dará confianza al precoz Mirotic o al invitado Pablo Aguilar? ¿Si fuera así dejamos fuera a Ibaka? ¿Dejará libre Llull una plaza en un perímetro con tanta competencia o será un eslabón como tercer base? ¿Qué pasará si hay lesiones o más autodescartes?

Os invito a desarrollar el trabajo que mi amigo me encomendó. Tomar una servilleta de la terraza en la que andéis y un boli Bic y afinar vuestras dotes de seleccionador que todos llevamos dentro para dar un ‘catorce’ (este año se podrán llevar 14 jugadores y habrá que hacer cconvocatorias de doce) ajustado al molde de Scariolo. No vale como excusa despedir al engominado italiano. Pedir otra caña y una de ensaladilla rusa puede ser una buena inspiración.

No es fácil, ¿verdad?

22
feb
11

¿Qué español triunfará en la NBA dentro de cinco años?


Saquemos la bola de cristal del armario y hagamos de pitonisos. No es necesario ponerse el tanga como Rapel ni tenirse el pelo como la Bruja Lola. Solo querer jugar un poco y ver el futuro. Ahora que ver a un español correteando por la NBA parece como algo tan fácil como ir en bici (ni mucho menos es así) y no una proeza de Quijotes como en tiempos de Fernando Martín, os ofrezco diez nombres que quizá dentro de cinco años estén entre los más grandes sin contar a la Jurado. ¿Quién pensáis que podría ser el próximo crack que se codeará con los yankees como ahora lo hace Gasol? A lo mejor no tanto como Pau, pero sí teniendo un papel notable. Hagan sus apuestas. Como siempre pueden añadir alguno que me haya olvidado.

20
ene
11

Encuentros y desencuentros de la primera vuelta de la ACB


Parada en un tiempo. En tiempo de repaso. O el manido tiempo muerto. Tiempo para mirar hacia atrás y ver hasta dónde hemos llegado. Cruzado el ecuador de la ACB, empezando el reencuentro con todos los rivales, es el momento de aventurarse a premiar a los jugadores más destacados de la mitad. Falta la otra, apellidada de la verdad. Veremos que pasa. Pero en este hemisferio nos quedamos con unos nombres propios. Y aquí como soy un poco puñetero lo que voy a hacer de poli bueno y poli malo. Una palmadita en la espalda y un puntapié en la rabadilla. Aquí está el vedericto.

MVP: Blancos de Rueda Valladolid

Difícil hallar un ‘mejor jugador’. A esta peligrosa bipolaridad a la que nos estamos acostumbrando, el tú a tú entre Barça y Madrid si los euskaldólares de Querejeta no lo evitan, se añade la extinción de la ‘estrella’ en los equipos punteros. El colectivo vence al hito individual y tanto en Madrid como en Barcelona (más por las lesiones de Navarro)  es complicado identificar a un todopoderoso que todo lo aglutine.

Miren el Supermánager y observarán esta escasez. Siempre, a estas alturas, teníamos circulando por el broker a un Splitter, un Rudy, un Navarro, un Scola que superaba los 2 millones el solito y que si no lo tenías te estabas dando con una piedra en… bueno, ahí. Este año falta esa pieza maestra. Quizá Batista haya representado a ‘ese hombre’ en su versión Fuenlabrada, pero su marcha al Baskonia, su diferente rol y la adaptación a Ivanovic, le ha quitado de mi cabeza para el MVP, quizá merecido.

Por eso he decidido dar el premio al Blancos de Rueda, al representar los valores que hoy en día empiezan a faltar en la ACB: un equipo humilde que no necesita de un gran presupuesto para ser hasta cabeza de serie de la Copa del Rey. Un club que lucha con la misma precariedad financiera que Granada, Manresa o Alicante, pero que está tuteando (va 11-6 como el Baskonia) y hasta superando, como ocurrió el pasado fin de semana con el Caja Laboral, a las tres Gracias de esta Liga. Sin nombres estelares, con un grupo de jugadores con carácter (Van Lacke, Barnes, Diego García, Maxi Stanic), muchas piezas adquiridas en el baratillo de la LEB (Jason Robinson, Eulis Báez…), americanos enérgicos y con ganas de comerse el mundo (Slaugther), Porfirio Fisac le está arrancando lo mejor a un grupo que se deja la piel en cada acción, que juega a tope, a base de defensa, presión y una pista que vuelve a creer en el baloncesto como pasión.

Premio ‘Vaya Bluff': Marcus Haislip

Noticias de Álava

Al otro lado, en el polo de la decepción sí encontramos nombres propios para colgarlos el cartelito de ‘bluff’. Cada cual tendrá sus favoritos y quizá uno prefiera a Perovic, a Katelynas, a Tucker… no sé, pongan el suyo. Pero yo me quedo con Marcus Haislip. El ala-pívot ha sido una sombra de aquel jugón que desde la posición de cuatro abierto jugaba a ser un escolta de 2,07, incalcanzable en el Unicaja. Su estancia en Vitoria ha sido casi invisible, hasta que su ausencia tras viajar a Estados Unidos, colmó la gota e hizo que el club rescindiera su contrato, como un año antes le pasó en Panathinaikos. Lesiones aparte, solo ha jugado siete partidos (6,3 puntos), siempre con minutos inferiores y con estadísticas lejanas a lo que le llevó a ser un  Top15 del draft y un jugador cotizadísimo tras dos años en Ulker y otros dos en Málaga. Ahora se ha pirado a China. Bye, bye.

Premio Jamón de Jabugo al ‘Producto nacional': Carlos Suárez


Tengo que reconocer que no pensaba que Carlos Suárez iba a tener una adaptación tan rápida al Madrid y, en su extensión, a Messina. Astro sobre el que orbitaba el Estudiantes el año pasado, creía que necesitaría una fase de adaptación más larga a un rol menos imperante y a la exigencia táctica del italiano. Pero me equivoqué. El alero de Aranjuez llegó y arrasó. MVP de octubre, su irrupción impulsó al Madrid en las primeras jornadas y certificó que su fichaje no era otra exageración madridista. Sus medias (10 puntos, 5 rebotes y casi 2 asistencias) y pese a que su ritmo no es tan contundente que en ese primer plano, sin dejar de ser titular y clave para Messina, le otorgan la condición de ser uno de los aleros más completos de Europa (10 partidos con más de 15 de valoración), marca que está certificando en su bautizo en la Euroliga. Es el tercero más valorado de la Liga. Curiosamente quizá debería compartir este premio con San Emeterio (el jugador más valorado de la ACB), aunque tras su final de temporada sorprenda menos su comportamiento. Ambos se jugaron una plaza en la lista definitiva del Mundial. Ahora pocos dudarán de que se merecen estar juntitos en el Europeo.

Premio ‘Por favor, vuelve’ (nacional): Román Montáñez


Quizá sea injusto dar este premio a un jugador de un equipo ‘pequeño’, pero ya que me pongo. También podría otorgárselo a otros jugadores con mayores responsabilidades, pero he decidido ‘cargarme’ a Montáñez por una sóla cuestión, precisamente esa, ser capital en un conjunto con pocos recursos. Un equipo tan discreto y aguerrido como el Assignia Manresa tiene a Montáñez como una de sus bazas ofensivas más importantes y creo que el escolta no está rayando al nivel que debería y que ha hecho, aunque de forma irregular, en otras temporadas. No es manía personal, lo juro. Sus más que discretísimos números hacen que le dé este palito con todo el amor del mundo (bueno, no tanto). Pero es que Manresa necesita más de este barcelonés que acredita sólo 4 puntos en 19 minutos y añade más de dos pérdidas y un paupérrimo 15% en tiros de tres. Como en el cole: debe mejorar.

Premio ‘Bienvenido, Ms Marshall’: Robert Kurz


Quizá la mejor noticia del año en Granada. Tienen por el CB buen ojo para los interiores ‘foranos’ desde casi siempre. Suplieron la baja de Borchardt con Hendrix y esta temporada lo cambiaron por este ala-pívot procedente de la oscuridad de la NBA y criado en las praderas granjeras del campus de Notre Dame. Kurz es el segundo jugador en el ranking de valoración (17.4) solo superado por ‘San Eme’ porque es el octavo mejor anotador y el mejor reboteador (el único que supera los 9 por encuentro) en ambos lados (defensivos y ofensivos). También es el que más juega (más de 35 minutos). Ha sido el mejor jugador de la jornada en la primera y la 15ª semana de la competición. Un tipo que sabe moverse dentro de la zona, anota con ambas manos y las mete si tiene un tiro abierto, hasta de tres. Quizá le falta dureza defensiva, pero seguro que en verano sale a un destino con más aspiraciones… o regresa a la NBA.

Premio ‘¿Y para eso has venido?': Terrel McIntyre


Llegó a Málaga con el cartel de mejor base de Europa después de ser el referente del Montepaschi Siena en las últimas cuatro temporadas. Su brillante currículum alumbraba nominaciones como MVP de la Lega, títulos a porrillo bajo la tutela de Simone Pianigiani, asignación en el mejor quinteto de la Euroliga… pero ocultaban una fascitis plantar que le ha mermado y ha dejado al Unicaja cojo de un base hasta que llegó Blakney por el ‘invento’ de Panchi Barrera. No obstante, McIntyre, con 33 años, no ha mostrado salvo en ocasiones (6.3 puntos y 3.3 asistencias) el motivo de sus credenciales, aunque solito ganó al CAI en la primera jornada. Su condición física y su poco entendimiento con Aíto son las excusas que puede esgrimir, aunque no deben ser válidas para un club que apostó por su pequeña figura (1’75) y ha encontrado más bien poco en su inversión.

Premio Manute Bol ‘Crece sin parar': Rodrigo San Miguel

Basquet Manresa

Cuando suena tu nombre para reforzar al Barcelona es que algo estás haciendo bien. Y Rodrigo San Miguel está haciendo muchas cosas bien. El último fruto de la cantera de Zaragoza, formado en el colegio Doctor Azúa, CBZ y Calasancio, ha eclosionado y dando en la ACB el nivel que se presagiaba desde muy chico, desde época júnior, cuando sorprendió con la selección en el Torneo de Mannheim o fue nombrado mejor base de su generación, la misma que Rudy y Marc Gasol. Una carrera escalonada, quizá con una irrupción muy temprana en el CAI y su paso a Valladolid, ha sido la mejor manera de alcanzar ahora un nivel de líder en el Manresa, en su segundo año en el Nou Congost. Rodrigo está entre los mejores directores de juego de la ACB en números y, sobre todo, en sensaciones. Octavo en asistencias (3,4), quinto en robos (1,8) y líder de faltas recibidas (4,7), los rizos del aragonés campan con libertad en los aguerridos conceptos defensivos de Ponsarnau. Su evolución, casi más en espíritu, regularidad e importancia para su equipo que en números tangibles, queda denotada en su mejora en el término de la valoración (de los 9 con los que cerró el curso anterior a los casi 13 de esa campaña). Ha mejorado sus porcentajes, siendo un jugador más peligroso y agresivo, tanto en ataque como en defensa (sus números en robos lo atestiguan). Ha ganado en confianza. Porque talento siempre ha tenido.

Premio ‘Se dejaba llevar': Josh Asselin

Manresa es lo que tiene. Encumbra a muchos jugadores. Pero luego salen del Bagés y ya no son los mismos. ¿Será el agua? ¿El embutido? ¿La Moreneta? No sé. Josh Asselin es el ejemplo más palpable de esta fuga. En Manresa fue capital en el ascenso y en dos años en ACB con más de 14 de valoración de media y 14 puntos y 4,8 rebotes, pero desde que salió del Nou Congost, desde entonces, se ha diluído hasta convertirse en un azucarillo, un jugador menor y que termina siendo cortado o decepcionando allá por donde va, como le pasó en el Cajasol o en Murcia la pasada campaña. El Estudiantes lo fichó en verano como baluarte interior y le dio la titularidad como cinco, pero no está remontando el vuelo (4.9 puntos y 3.5 rebotes). Incluso se le abrió la puerta de salida hace unas semanas, cuando el club decidió ni convocarlo para el encuentro ante el Bilbao y pensó en fichar a Hendrix.  Ayer firmó su mejor partido como estudiantil ante el Nymburg checo en la Eurocup (20 puntos) y puede que sea esta la primera señal de recuperación del presidente del club de ‘Se dejaba llevar’ en el baloncesto español.

Premio Media Mark al ‘Mejor microondas': Víctor Sada


Creo que Víctor Sada es uno de los jugadores más infravalorados de la ACB. Convivir en un vestuario con jugadores estelares y mediáticos como la Bomba Navarro o Ricky Rubio, al que encima cubre en su puesto, no da mucho espacio para salir en los medios. Sin embargo, este base va creciendo año tras año y su rol es determinante para entender los triunfos del Barcelona. Hombre de la casa, cuya salida a Girona le sirvió para madurar y encontrar minutos, Sada es el perfecto complemento para Rubio. Más cerebral y físico, para mí el mejor en este aspecto entre los bases ACB, su energía en pista es ilimitada sin que eso le convierta en un ‘cabra’ loca. Me parece el típico jugador, va topicazo, que todo entrenador quisiera tener: disciplinado, esforzado sin topes, currante en defensa, sin un mal gesto, contando en muchas facetas (cómo va al rebote!!, 3,7 por partido), humilde y siempre en un segundo plano, encima va mejorando poco a poco en su aportación ofensiva. Selección, ya!!!

Premio ‘Qué desperdicio': Novica Velickovic


Fagocitado en el Madrid, será por no adaptarse a la posición de alero, por la exigencia de Messina, por su frialdad, por la presión del lugar, por las altas expectativas creadas, por lo que sea, Velickovic se va empequeñeciendo como un Liliputiense y creo que pronto desaparecerá de la Casa Blanca. Encima la irrupción de Mirotic como el nuevo ‘Mirlo Blanco’ le pone un nuevo muro por encima de su cabeza. ¿Qué fue de ese chaval serbio que fue MVP del mes de noviembre la pasada campaña? Sus constantes vitales como uno de las principales esperanzas del básket serbio no son percibidas por Messina, que esta temporada no le da más de 12 minutos por encuentro, aunque en un solo choque, hablando de ACB, ha jugado más de medio tiempo. Y solo ha facturado dos encuentros con más de diez de valoración. Su 1/6 en triples o 39% en lanzamientos de dos son virtudes que alientan que un cambio en su rol no se percibe en un horizonte cercano.

Premio ‘llegar y besa el santo': Xavi Rabaseda


Aunque ya debutara de forma testimonial con el Barcelona (6 partidos en dos temporadas), el ‘ruso’ ha mostrado de verdad que tiene nivel ACB en Fuenlabrada. El referente de la selección sub’20 que encontró el bronce en el último Europeo, miembro del quinteto ideal de esta competición, y uno de los mejores anotadores de la pasada LEB en el Cornellá, Rabaseda, alero de 1,97 de 21 años, está mostrando su catálogo de acciones ofensivas y su gran salto como carta de presentación. 9 puntos por partido le acreditan como una de las mejores garantías de continuidad dentro del básket español. Tanto que su nombre va ganando puestos en las previsiones del próximo draft.




Únete a otros 8.397 seguidores

Nuestro twitter

Actualizaciones de Twitter

  • Partidazo de Claver. Paco Claver.Hace... 23 hours ago
  • Orenga ha dado confianza a Llull cuando le ha tocado lidiar con Marquinhos y se le veia desquiciado. Confianza.Hace... 23 hours ago
  • Si llego a ser Magnano en vez de a Alex.Garcia me llevo al Mundial a Dani Aguelo @DaniAgueloHace... 23 hours ago
  • Lamentable que Siro no haya hecho ningun comentario del tamaño del nabo de IbakaHace... 23 hours ago
  • Lamentable que no se haya hablado aun Chicharito en la retransmision del Mundial de basketHace... 23 hours ago
  • Se va Juan Carlos... entra Juan Carlos.Hace... 1 day ago

Nuestro Facebook

El Calendario

septiembre 2014
L M X J V S D
« jun    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930  

El Mundial

BlogESfera Directorio de Blogs Hispanos - Agrega tu Blog

RSS Feed desconocido

  • Ha ocurrido un error; probablemente el feed está caído. Inténtalo de nuevo más tarde.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 8.397 seguidores

%d personas les gusta esto: