Author Archive for Sergio Ruiz Antorán

30
jun
14

La comunicación y la forma


Hay que tener una efectiva comunicación con los jugadores. Esto es esencial para dirigir. Y si no la tienes, te verás en dificultades para desarrollarte como entrenador.

Muchas veces nosotros, los entrenadores, les damos demasiadas órdenes a nuestros jugadores en divisiones formativas durante un partido: Pásala, lanza, defiende a tu hombre… Casi siempre estas palabras a los chicos y chicas se dicen después de que se hayan equivocado y habitualmente cuando vamos perdiendo. No sólo eso. Casi siempre que damos estos mandatos estamos gritando y empleamos una forma (casi) agresiva.

También hay que saber aprovechar el encuentro de básket para ir corrigiendo los errores técnicos. Y para ir evaluando los progresos individuales y del equipo en los objetivos que nos propusimos al empezar el año.

Tenemos que entender que las indicaciones que le vamos a dar a los muchachos deben tener un efecto positivo, ya que, como dije antes, si estas indicaciones se las damos después de un error, tenemos que darnos cuenta que esta indicación, según cómo la expresemos, puede causar un mal efecto en el niño. Si tiene un carácter negativo obtendremos a cambio un incremento en su falta de confianza, inseguridad o vergüenza.

Imagen

Tenemos que tratar de no hacer esa correcciones generales, sino hacerle ver en forma concreta lo que queremos trasmitir. Para que el chico/a pueda ver y saber lo que queremos que haga correctamente. Tenemos que ser claros, concretos y conseguir que esa información le llegue y la entienda con la menor tensión posible.

También nos pasa que le pedimos muchas veces cosas a nuestros jugadores que no hemos entrenado y le exigimos como si ya las supieran.

Como entrenadores tenemos que proponernos tratar de dar los mensajes de un modo distinto y adecuado a los oídos que van a recibirlos, con menos tensión negativa y más información que les pueda ser útil. Es importante que no hables con los jugadores sino comunícate con ellos.

Como entrenadores tenemos que saber transmitir mensajes ricos en información y como último saber leer de tus jugadores el mensaje verbal; las palabras, y el mensaje no verbal; los gestos, la cara y su actitud.

Artículo de Juan Carlos Pidal

23
jun
14

La silla de Pablo Laso y la mía


La Liga ACB se encuentra inmersa en la final de los Play-Offs entre el Real Madrid y el Barcelona. Hasta el momento los dos primeros partidos nos han dejado tres noticias relevantes alejadas de los análisis puramente baloncestísticos: Ya no resultaron extraños los parones en el primer encuentro producidos por la luz en el Palacio de los Deportes de Madrid porque en la semifinal ante Unicaja de Málaga los problemas con los marcadores sirvieron de precedente. Tampoco fueron sorpresa los gestos racistas proferidos por un aficionado hacia Joe Dorsey porque, lamentablemente, es una lacra que acompaña desde hace mucho tiempo al deporte, sobre todo, al fútbol. Sin embargo, la fractura en el tendón de Aquiles de Pablo Laso algo, a priori, ‘anecdótico’ dio lugar a un hecho que, desde mi punto de vista, debe ser analizado porque refleja a una parte de la sociedad, afortunadamente, minoritaria.

Acostumbro a leer mi timeline de Twitter antes, durante y después de los partidos en busca de análisis y opiniones de periodistas y entrenadores sobre los mismos. El entrenador del Levanga Hokkaido japonés Piti Hurtado antes de la disputa del segundo encuentro publicaba el siguiente tweet: “Sale Pablo Laso con las muletas, ovación grande del Palacio. Por favor evitemos símiles taurinos. Qué putada dirigir así”. Este comentario desencadenó este pequeño diálogo entre nosotros:

- Respuesta mía al tweet mencionado anteriormente de Piti Hurtado: “Putada ninguna si te refieres a estar sentado, podría utilizar silla de ruedas que le permitiría moverse sin que le tapase nada”.

- Contestación de Hurtado: “Pedir tiempos muertos rápidos no es fácil”.

- Réplica mía: “Sentado tal y como está no, pero puede servirse de sus ayudantes para ello. ¿Hay alguna norma que lo impida?”.

El comentario del entrenador cacereño debe analizarse en dos partes. La primera: “Sale Pablo Laso con las muletas, ovación grande del Palacio”. Me remitió a la pregunta: ¿Por qué los espectadores ovacionan así al entrenador del Real Madrid? Si fue para alentarle tras la derrota en el primer partido, lo admito. Por el contrario si fue por haberse lesionado y llevar muletas, no. Un entrenador no es inmune a lesionarse como cualquiera de sus jugadores porque se está moviendo y, por tanto, puede ocurrirle como al ‘coach’ blanco. No tiene sentido ovacionarle más que de costumbre para compadecerse de él ¿Acaso no tiene a Jota Cuspinera y a Hugo López al lado para poder ayudarle a dirigir el partido, como de hecho, hicieron? Si él no hubiese podido estar que yo sepa sus dos ayudantes han tenido que hacer también el curso superior de entrenador para poder trabajar en un equipo ACB. Normalidad, por favor.

Imagen

Vamos con la segunda parte: “Qué putada dirigir así”. Ayer acabé mi segunda temporada como entrenador ayudante en el cadete de primer año del CB Juventud Utebo, sí como leen. Hace un año mis padres y amigos me convencieron para hacer el primer nivel de ENTRENADOR DE BALONCESTO, debo ponerlo en mayúsculas para que, quienes no me hayan leído nunca, sepan que voy en silla de ruedas y que sí, SOY O, MEJOR DICHO, ME ESTOY FORMANDO PARA SER ENTRENADOR DE BALONCESTO, A SECAS. Principalmente tengo un motivo para serlo, hasta la temporada pasada formé parte del Cai Deporte Adaptado, club multidisciplinar de Zaragoza en el cual personas con discapacidad física pueden practicar deporte. Sin embargo uno debe ser consciente de que puede hacer y que no. En mi caso, mi grado de parálisis cerebral me impide jugar al nivel que desearía y por eso la forma que más me atraía de seguir vinculado al deporte que tantos amamos era pasar a la pizarra.

Han sido y seguirán siendo años de aprendizaje continuo, de muchísimo trabajo y perfección. A continuación les diré a ‘grosso modo’ cómo estoy construyendo mi método para, en un futuro, poder llevar solo un equipo, teniendo en cuenta que tengo que dirigir, como le ocurre ahora a Laso, sentado. Quizá estos puntos, a modo de consejo, y desde la más absoluta humildad, le pueden dar alguna idea al magnífico entrenador del Madrid para dirigir a su equipo en los dos partidos del Palau:

-Utilización de la comunicación verbal o de la pizarra táctica para explicar los ejercicios que se harán en el entrenamiento. Ídem con la táctica colectiva.

- Las cosas que son comunes al baloncesto en silla de ruedas aplicarlas sin más.

- Si hay un gesto de técnica individual que un jugador, a mi modo de ver, lo hace adecuadamente se convertirá en el modelo de sus compañeros.

-Buena visión. Moverme en paralelo a la acción y si es durante el partido estar pegado a la línea que limita el área técnica de la mesa de anotadores bien de cara a mi campo de ofensivo o del defensivo para tener una visión general del campo y, a partir de ahí, moverme.

En dos años nadie me ha puesto inconveniente alguno para dedicarme a lo que quiero. No hay ningún secreto más que ilusión, trabajo, tiempo, perfeccionamiento del método y renovación del mismo. Como todos los entrenadores del mundo. ¿Saben que el seleccionador nacional de baloncesto en silla, Óscar Trigo, camina? ¿Creen que tengo que hacer un trato con él e irme yo a Alemania donde están preparando el Mundial de Corea y él venir a Utebo para plantearse y acordar a qué equipo entrenará la próxima temporada? Por otra parte, ¿hubiese pasado algo si Pablo Laso hubiera recorrido la banda en silla de ruedas? En el caso del técnico del Real Madrid me hubiese colocado cómo lo hago yo con uno de mis ayudantes empujándome o coordinándonos para ver bien. Esa sería mi solución, en el futuro igual es otra. Como se suele decir: QUERER ES PODER.

¡A trabajar!

 

Artículo de Alejandro Jordán

20
jun
14

El buen educador-entrenador


Habrá entrenadores que tendrán mas conocimientos y otros menos, pero… ¿cuándo nos damos cuenta que unos son mejores que otros entrenadores ?

Cuando vemos las ganas para trabajar y de preocuparse de tener más conocimientos… Pero también los entrenadores deben tener objetivos no muy fáciles de alcanzar, ni demasiados difíciles de conseguir, ya que estos dos extremos harán que nuestros jugadores pierdan el interés por el baloncesto y si nos equivocamos al elegir el método se nos puede complicar el trabajo.

A veces para llegar al objetivo de que los chicos y chicas mejoren en cada entrenamiento, estos objetivos deben estar bien formulados, ya que pueden llegar a ser fuente de una gran motivación para los jugadores y también por supuesto para los entrenadores.

El buen educador-entrenador de divisiones formativas tiene el deber de que todos los chicos mejoren la ejecución de los fundamentos y de que todos disfruten jugando, esforzándose para que mejoren cada día, hacerle entender la importancia de que somos un equipo y no un grupo de jugadores.

Muchos educadores-entrenadores de divisiones formativas trabajan mal creyendo que ganar partidos es lo único.

niñobasketLa búsqueda excesiva por ganar hace que el chico vaya perdiéndoles las ganas de difrutar del básket. Y por eso debemos tener cuidado, cuando trabajamos con chicos, que una excesiva presion por ganar partidos puede provocar la pérdida del difrute de la actividad.

Lo realmente importante es saber los progresos del chico en la realización correcta de los fundamentos.

Para saber si un educador-entrenador de divisiones formativas trabaja bien o no, no se debe ver la cantidad de partidos ganados por su equipo, sino la cantidad de chicos que siguen difrutando de la práctica del basket y lo incorporan como su deporte más querido.

El éxito es cumplir procesos.

Artículo de Juan Carlos Pidal

16
jun
14

Nicolás y las lágrimas del gigante


“Mira, como Marcelinho”

A cuadros. Nicolás me dejó flipado. En San Fermín no abundan los niños que conozcan a más de un jugador de baloncesto famoso. Si preguntas te dicen con suerte Pau Gasol, porque lo habrán visto en algún anuncio. ¿Y otro más? “Su hermano”, dice otro listo sin acordarse del nombre de pila. Pese a que otra temporada ocho decenas de criajos se han enganchado a una canasta en este barrio al sur de Madrid, sólo hay un puñado de ellos que sigan la actualidad del baloncesto español. Tampoco es fácil. El fútbol lo cubre todo. Una anécdota. Hace poco entregamos en el club los premios al mejor compañero y la recompensa era un balón donado por KIA y firmado por José Manuel Calderón. Al anunciarlo, Denis, un peque que se peina con una raya en un costado, soltó para mi desolación: “¿Del estadio del Atlético?”.

Por eso cuando Nicolás soltó lo de Huertas, cuando lanzó a la inmensa canasta a la pata coja, se abrió el cielo ante mi. Imaginaros al decirme de carrerilla la alineación completa con nacionalidades incluidas del Barcelona. Flipé en colores como él flipa en azul y grana. Desde ese día, el canijo, que para colmo es zurdo y las mete, se ganó el apodo de ‘Papanicolás’.

SanFermin_banquillo

Tal virtuosismo debía ser recompensado. Manos a la obra. En el calendario marqué la visita del Barcelona a ‘mi’ Estudiantes. La fecha no ayudaba. La clasificación del equipo catalán a la Final Four retrasaba la sorpresa. Doble traslado. Del fin de semana a un miércoles por la noche y del Palacio a Vistalegre. Pensaba que la hora suspendería mi tributo. Pero al ponerse al aparato la madre y explicarle la movida, no hubo opción para cancelar el evento. Estaban encantados. Su marido, taxista, se ofrecía a llevarnos.

El siguiente paso era acreditar a Nicolás para poder acceder a la zona mixta y que viera de cerca a todos sus ídolos. Los fenómenos del Departamento de Prensa del Estu (Santi y Eire) no dudaron en colaborar porque su corazón es inmenso (¡GRACIAS!).  Evidentemente, el niño de esto no tenía ni idea.

Llega el día del partido. El padre llega con el taxi y nos dirigimos hacia Carabanchel. No hay lugar para aparcar. “Pero bajar vosotros y yo sigo dando vueltas”. Veinte minutos tendríamos que esperar al resignado conductor, pero para el calentamiento estamos ya en nuestro tendido cerquita de la Demencia. Ese noche tocaba protesta contra la directiva, el jefe de seguridad del club y el comisario como culpables de la detención de varios de sus miembros en el anterior derbi. Nicolás no hace caso de la ‘performance’ porque clava sus ojos en cada uno de los movimientos de la ‘Bomba’. Lleva su camiseta de Neymar… “Fue imposible encontrar una de Navarro de su talla en un supermercado”, informa su padre. ¡Bien, ACB, muy bien!

Bocata y zumo en el descanso, ‘Papanicolás’ no se espera nada cuando le planteó colarnos por la grada para pillar de cerca a los jugadores del Barcelona cuando termine el encuentro. Su mirada acepta el reto entre el miedo y la esperanza de cumplir un sueño. Al pitido terminal nos levantamos y corremos hacia los vestuarios con cuidado “para que no nos pille la policía”. Llegamos a puerto sin ser detenidos. Nico suspira sus nervios.

El primero en acercarse es Chichi Creus. Al narrarle la historia saca unos pins de su bolsillo. “¿Cuántos chicos tienes en el club?” Al decirle que cerca de ochenta el ‘jefe’ lamenta no traer más insignias, pero recolecta entre la expedición todos los posibles y se los entrega a Nicolás.

Van bajando los jugadores por una peligrosa escalera metálica para toreros. Lorbek, Nachbar, Tomic, Oleson, Abrines… Todos se paran ante la silueta mínima de Nicolás, atienden su demanda fotográfica y reciben con una sonrisa el calendario de San Fermín que Nicolás les ha traído de regalo.

Algunos alargan la parada. Lampe, interminable, se sorprende de que ese chiquitín de piel morena tenga una madre polaca. Empiezan a compartir gustos culinarios de sus orígenes entre risas y confidencias.

Pronto pasa Navarro. De largo. Hay prisa. Pero Nicolás le frena mejor que ningún defensa con un desgarrador “Juan Carlos, tú eres mi favorito”. Papanikolau, el genuino, sonríe ante la frase a unos metros.

Queda Marcelinho. La noche se va imponiendo y fuera el padre aguarda. Es tarde, pero merece la pena esperar unos minutos más. Aparece el brasileño y no pasa el bloqueo del peque de 8 años. “Lo mejor del baloncesto es jugar en equipo, con tus compañeros y ser buena persona”. le aconseja Huertas a su minifan. Se agacha para recibir el calendario y acaricia la cabeza de Nicolás cuando le cuenta que él también lanza a una pierna.

Marcelinho_Nicolas

Una decena de fotografías y una sonrisa más grande que la luna son el recuerdo que Nicolás se lleva para San Fermín. Un sueño cumplido gracias a la cercanía de los jugadores del Barcelona, que podrían ser, estoy segurísimo, de cualquier otro equipo de baloncesto hubiera caído en el embrujo del figura sanferminero.

¿Por qué cuento esta historieta ahora? Porque ayer, cuando el Barcelona derrotó al Valencia con un tiro de Marcelinho a la pata coja como le mola lanzar a Nicolás y logró su pase a la Final ACB, varios de esos jugadores que cuelgan en las paredes de su habitación decidieron retrasar la celebración. Serguei Lischuk, un ucraniano que acababa de hacer un mal cambio defensivo, rompió a llorar desde sus 212 centímetros. La impotencia por esa defectuosa jugada, pensar que todo el trabajo de una temporada había acabado sin éxito, que ese será el último partido con esa camiseta, mirar a toda la gente que teñía de naranja y de ilusiones la Fonteta, todas esas emociones que se le pasarían por su cabeza… caían por sus ojos ante el incómodo enfoque de las cámaras. A su consuelo fueron compañeros de equipo, pero también Tomic, Navarro o Papanikolau en un detalle que les engrandece como rivales y deportistas, en inmejorables ídolos para Nicolás y cualquier otro enano que quiera ser como ellos en un futuro. Quizá no lleguen a esa altura nunca, pero esa lección de valores quedará para ellos. Una lección hecha un abrazo de consuelo que expresa esas cosas que son más difíciles de explicar que un reverso o una pérdida de paso: que la victoria no lo es todo, que hay que saber perder, pero también saber ganar, que todos los gestos no tienen que ser de prepotencia, de egocentrismo, de revancha, que la solidaridad no conoce de colores, que por encima están las personas, que el esfuerzo ajeno hay que recompensarlo… Y por eso son ídolos de verdad, porque son buena gente, no por nada más. Y por eso son grandes. Como tú, Nicolás.

Lischuk_lagrimas

 

10
jun
14

La censura a Pedro Martínez


Hace no mucho recibí un tweet. Respondía a otro mío con contenido político. Esa persona me expresaba su desacuerdo con mi valoración y su desagrado porque pensaba que la cuenta era de baloncesto y no debía hablar de otra cosa que no fuera este deporte. Una crítica fundamentada. En esa misma semana la Policía había detenido a 21 personas que habían escrito en redes sociales comentarios directos que enaltecían el terrorismo. A la victoria del Maccabi sobre el Real Madrid en la final de la Euroliga le siguió una polémica por el chorro de mensajes antisionistas y antisemitas que aparecieron en el ‘timeline’ mundial.

La periodista Ana Pastor denunciaba en una columna publicada en El Periódico la doble vara de medir del Ministerio del Interior ante las amenazas anónimas (o no) que se hacen desde Twitter o Facebook. Ella misma había denunciado atentados verbales contra su persona y continuos insultos llegados desde cuentas sin rostro reconocible. La respuesta de la Policía fue que ‘puta’ no era un insulto y que le digan que la van a matar tampoco es una amenaza a tener en cuenta.

En la previa de la final de Champions un amigo se sinceraba con la disconformidad que algunos de mis comentarios en redes le provocaba y apuntaba a que verter estas ideas tan claras sobre temas políticos y sociales podría afectarme ante un futuro trabajo (pagado) como periodista. Me hizo reflexionar y llegué a una conclusión: No me gustaría trabajar en un medio que tenga que ver mi archivo tuitero para reclutarme y menos que valoré mi posicionamiento ante la vida para ofrecerme un contrato. No creo que eso sea definitivo para ser un buen o mal profesional y quien no piense así no se merece pagarme la factura de la luz. Principios.

Esta mañana ha aparecido la noticia de la no continuidad de Pedro Martínez al frente del Gran Canaria. El entrenador, que esta campaña ha cumplido 300 partidos ganados en Liga Endesa, ha firmado la mejor temporada del club de Las Palmas en su historia con 22 victorias en la fase regular y terminando en quinta plaza. Recordemos que el año pasado rompió la barrera de los cuartos de final en la Copa, insuperable para los canarios hasta entonces. Cuando su equipo superó esa eliminatoria en Vitoria recuerdo como toda la afición amarilla no paró hasta que logró sacar al entrenador a la grada, al que ovacionó más incluso que a los jugadores.

pedro-martinez-500x333

El Capitán Enciam asegura en su web que los motivos de la marcha de Pedro Martínez son ideológicos. Que a Lucas Bravo de Laguna, responsable de Deportes del Cabildo de Gran Canaria, y Alberto Miranda, el Gerente del Gran Canaria, no les mola lo que tuitea Pedro Martínez. Bravo de Luna y Miranda forman parte del PP canario. Pedro Martínez no esconde un vínculo progresista en su forma de pensar. El choque intuye que lo que refleja el polémico ‘Lechuga’, con vínculos muy fuertes en varios equipos ACB y más en el entorno de la Penya (casa de Pedro Martínez) y el Barcelona, puede ser real. La sospecha por la falta de razones deportivas o de desconexión con el aficionado o la plantilla agrandan la idea de que puede ser verdad lo leído en El Contraataque. De serlo estaríamos ante un abuso de poder, además de una decisión más propia de tiempos antidemocráticos, cuando la Libertad de Opinión no existía y el pensamiento único era dictado con plomo y barrote.

Pedro Martínez tiene una activa cuenta en Twitter (@pedroma2014) que creó en febrero del 2011 y tiene unos 14.300 followers. Pablo Laso es el técnico de la ACB con más seguidores en la red del pajarito con 69.000. Sin embargo, Pedro Martínez se ha mostrado muy activo desde que inauguró su perfil, con un contenido que no se queda anclado en el baloncesto. El entrenador catalán ha desplegado todo tipo de temáticas en sus más de 5.600 comentarios hasta le fecha de redacción de este post. El último versaba sobre su adiós a Canarias sin intuir cabreos ni polémicas:

“Muchas gracias a Gran Canaria y al Granca por estos maravillosos años. No estoy triste por no continuar y si muy feliz por haberlo vivido”

Más de 350 personas han apretado la opción de ‘me gusta’ al leer estos 135 caracteres.

Al enterarme de la noticia lo primero que he hecho ha sido ponerme a repasar los tweets y retweets que Pedro Martínez ha hecho últimamente (ver aquí su timeline). En la lista cabe un poco de todo, pero la mayoría giran sobre la actualidad del equipo, del baloncesto o de la formación. Más que escribir, lo que ‘coach gafapasta’ hace es difundir: Los enlaces a otras cuentas son continuos, así como los que enhebran con artículos o noticias en diferentes medios. Sobresale por su interacción con blogs de baloncesto o de otros temas. Pero supongo que estos no son las opiniones que, de ser verdad lo manifestado, han suscitado el despido del preparador. Seguramente los tiros irán más bien por su posicionamiento en debates abiertos en la sociedad como monarquía, recortes, inmigración, conflictos internacionales, libertades, manifestaciones…:

RT @masaenfurecida sobre la actitud del PSOE ante la monarquía

RT a @anapastor sobre las declaraciones machistas del candidato Cañete

RT a @sputnikjkb por el asesinato de un niño palestino por las fuerzas israelíes

RT a @gerardotece sobre unas declaraciones de Ana Botella en San Isidro

RT a @Lord Black Adder sobre la doble vara en las detenciones por escribir en twitter

RT a @elpais_politica por la polémica del uso de extintores por parte de la Policia en la valla de Melilla.

“Ahora es cuando los otros propietarios de los clubes NBA firman una carta para solicitar el indulto… O eso solo pasa aquí?” (por el caso Sterling de la NBA)

RT a @cancorodriguez la foto de Iker Casillas ante el ministro Wert al recoger la Copa del Rey

RT a @Jose_Ajero sobre la Memoria Histórica

Aquí os dejo nueve ejemplos de por qué ha sido ‘supuestamente’ despedido Pedro Martínez, por expresar libremente su opinión en las redes sociales, toda una amenaza en los tiempos en los que vivimos.

Nunca ha estado bien eso de que los deportistas, que también lo son los entrenadores, se dejen ver por los foros públicos diciendo lo que piensan. No es lo mismo cuando vencen productos y no ideas. Entonces todo vale. En España se sanciona, también en Estados Unidos (me conmueve la historia de Craig Hodges), de una forma callada e hipócrita los que se salen del tiesto y asumen una postura política y social que no gusta al poder. Si Pedro Martínez ha sido una de las víctimas de la falta de  Libertad de Expresión en el mundo del deporte se equivocan soberanamente los que han tomado la decisión. Pedro seguirá siendo libre de decir lo que quiera y entrenando como uno de los mejores. Pero no lo hará en Gran Canaria, para desdicha de su plantilla y su fantástica afición. Sí lo hará allí donde lo quieran más allá de su timeline. Siendo como es, un fabuloso técnico de baloncesto.

“Complicado vencer mandando callar. Liderazgo del siglo pasado”*

* Tweet de Pedro Martínez el día 8 de Marzo.

 

 

09
jun
14

Éxito en el básket, éxito en la vida


Tener éxito en el baloncesto tiene muchas cosas en común con tener éxito en la vida. Una de las cosas más importantes en la VIDA para que las cosas vayan bien es que hay que saber estar en el momento justo. Cada situación tiene distintas formas, pero que la mayoría de las veces no se ven y que, por lo tanto, debemos saber CAPTARLAS primero y después LEERLAS y por último ACTUAR.
En el baloncesto como en la vida es fundamental saber leer la situación… para eso es importante que le enseñemos a los chicos y chicas a leer el juego y no hacer jugadores robóticos. Nosotros como entrenadores-educadores sabemos que los chicos para conseguir cosas importantes deben luchar y esforzarse y que esa continua lucha, esfuerzo y superación es lo que nos va permitir conseguir el ÉXITO .
images9_96
En el baloncesto…… la LUCHA, el ESFUERZO y la SUPERACIÓN son las METAS del éxito de los jugadores y de los equipos. Cuando los entrenadores-educadores quieran que sus jugadores consigan desarrollar al máximo sus potencialidades, tendrán que conseguir que estos se enfoquen en el esfuerzo y en el progreso de su juego, pero NO en los RESULTADOS, ya que eso vendrá solo si hacemos bien las cosas. Lo que sí hay que pedirle a los jugadores es que den lo mejor de ellos mismos en cada situación de juego.

Nosotros como entrenadores-educadores sabemos que lo mejor para ganar es el trabajo a largo plazo, donde trabajando de esa manera lo que se consigue es un mejor resultado de forma estable. Nosotros los entrenadores-educadores tenemos que saber valorar en los chicos el esfuerzo, el progreso en cada partido y en cada entrenamiento, que se ayuden los compañeros del equipo entre si en el aprendizaje y en el rendimiento, y que además entiendan lo que cada deportista aporta al equipo.
Los mismos jugadores se dan cuentan que a lo largo del año han o no conseguido mejorar su nivel físico, táctico y técnico, así como en su nivel de juego.
Opinión de Juan Carlos Pidal
02
jun
14

¿Cómo renombramos al Príncipe Felipe?


Juan Carlos acaba de abdicar en su hijo Felipe. Grandes cuestiones patrióticas nacen de este anuncio. Hay quien pide un referéndum para decantarse por seguir con los Borbones o cambiar a modo República. Otros analizan el relevo como un acto regenerativo de una institución tocada por los últimos acontecimientos. Los medios sacan del cajón de precocinados los especiales sobre el Rey que se va y el Rey que viene. Las redes sociales arden y la imaginación del foro hierve con chistecillos, chanzas y memés alusivos. A los del básket sólo nos da por proclamar sucesor a Felipe Reyes o recordar el caluroso recibimiento que se llevó el retirado monarca en la Copa homónima de Vitoria.

PrincipeFelipePabellonZGZ

Pero otro debate se abre en el horizonte maño. La casa del baloncesto zaragozano, el hogar del caísmo, queda obsoleto en apellidos. Llamar Príncipe Felipe a un pabellón tiene esos riesgos por la caducidad del cargo. ¿Es necesario que también abdique el polideportivo de San José en otra nomenclatura? Hasta el propio Willy Villar, todo poderoso dueño de la casa caista, enunciaba la cuestión hace unos minutos. Juguemos a ‘bautizadores’… ¿Cómo podríamos llamar al pabellón del CAI? Con la referencia del baloncesto y Zaragoza, estás son mis propuestas. Como en el anuncio, si no le gustan, busque otro mejor.

20
may
14

Educar en Minibásket


Los entrenadores de las divisiones formativas tienen que tener la mentalidad para mejorar el nivel y contribuir al desarrollo del baloncesto, ya que la materia prima, que son los chicos y jóvenes, siempre se encuentra a su disposicion en la cancha.

Mi prioridad, como facilitador de clínics y campus, es la de trasmitir los conocimientos que tengo a los demás compañeros entrenadores en base a la experiencia que tengo.

Yo sé que no lo sé todo y siempre hay que estar aprendiendo. Pero quien piense que lo sabe todo está muy equivocado. Éste es un proceso de retroalimentación, yo comparto lo que sé en cada curso, pero también aprendo de las personas que participan de los mismo.

Estos clínics que imparto se centran en la filosofía del Minibásquet que desde FIBA América se trata de implementar en todos los países de nuestro continente a través de su presidente, Horacio Muratore.

Entre todos tenemos que de contribuir con nuestro granito de arena para seguir difundiendo la filosofia del ‘Mini’ basada en la manifestación, la no competencia, ya que en esta filosofia lo primordial es hacer que sea participativo y formativo.

Que se enseñe a jugarlo, pero principalmente a que aprendan los fundamentos y no como piensan muchos entrenadores que solo les interesa el resultado.

Premini A unido
Esta filosofía ha dado resultados en algunos países… los de mayor nivel baskebolísticos y en los países donde se prioriza el resultado (los de bajo nivel) antes que estar enseñando a los jugadores. Su filosofia es la de competitivo y selectivo y esto trae aparejado los grandes campeones en chicos, ya que solo jueguen chicos que son buenos jugadores.

Pero ya es hora de que los entrenadores empiecen a cambiar su mentalidad y su forma de trabajar, ya que ésto resultará importante para que tengamos mucha mayor cantidad de chicos jugando en minibásket.

En muchos clínics he sentido que los entrenadores se muestran muy escépticos a comprender cómo tiene que ser la enseñanza del Minibásket. Muchos sólo están pensando únicamente en los resultados.

Hay que tratar de cambiar esa mentalidad, que se den cuenta que en la cantidad vamos a sacar la calidad, y no sólo teniendo buenos jugadores y poca gente, ya que ese trabajo da muy pocos resultados, ya que es importante fomentar el semillero. Cuando nos sentamos a planificar debemos conocer que hay diferentes tipos de entrenamientos que podemos plantear en función de los objetivos.

Texto de Juan Carlos Pidal

19
may
14

Que hace un rival como tú…


 

Tengo que confesar que un día Cargol me tocó una pierna. Nada de frivolidades. El linimento nos separaba y su intención no era más que hurgar en mis ligamentos en busca del origen del dolor que me azuzaba la rodilla. Tumbado en esa camilla, viendo las estrellitas, incluso en ese momento entre fisioterapeuta y paciente no podía ver en él otra cosa que a ese señor vestido de blanco, de corto, colgándose del aro del pabellón Príncipe Felipe. Esa fotografía de Pep Cargol machacando la última canasta de esa Final Four de Zaragoza persigue al ahora entrenador de El Olivar y al madridismo entero. Fue hace 19 años, en el 1995, cuando la bandera blanca se coronó en lo alto del olimpo del básket europeo y nunca más se supo. Tan lejano queda que no es que ya se hayan retirado todos los jugadores de esa plantilla, sino que este año ha debutado en la Liga Endesa el hijo de su máximo exponente, Arvydas Sabonis.

Hace unos meses entrevistaba a Nikola Mirotic. Era una mañana en Pozuelo. Tranquila, de cielos celestes. En la trastienda los chicos de Informe Robinson estaban grabando una maravilla con El Chacho. Mirotic contestó con serenidad y como los toreros valientes, sin esconderse tras el capote de los tópicos. Quedaba trecho por delante, pero no ocultaba que este año su objetivo principal sería la Euroliga. En uno de los costados de la pista, en un panel reposaban una colección de fotos antiguas con hombres de hombros anchos henchidos de gloria. Todo apuntaba a que esos que empezaban su calentamiento frente a mis ojos de tigre se reservaban un espacio en esa pared.

real-madrid-copa-europa-1995

Pero llegó Milán y el Maccabi para tintar de amarillo esa página escrita en blanco que vuelve impoluta al cajón donde también se amarillea la foto de Pep Cargol. Con el guión escrito para la ‘novena’ los reglones se torcieron en los arreones individuales de Hickman, los triples de Smith, las diabluras de ‘playground’ de Rice (26 puntos y sin un Draper que le hubiera podido retar en el recreo de The Wire), los vuelos en caída libre de Tyus y la defensa espiritual de Blu y Pnini. Demasiadas frases inverosímiles que no cuadran con los titulares que se presentían de lo que iba a ser. Quizá esa improvisación, no identificarse ante el rival esperado (el CSKA, por ejemplo, o el Barça como se vio el viernes) desubicó a un Real Madrid que pecó de verse seducido por el reflejo que tenía enfrente. El Madrid jugó los últimos minutos al ritmo individualizado que marcaban los exteriores del Maccabi, con demasiadas acciones en primera persona y no en términos corales, aquellos que le hicieron exhibir un estilo campo abierto y libre albedrío, con ejecutores múltiples, de anotación fácil y seducción total. Todo se esfumó porque se perdió esa identidad en una lucha interna por querer ser el protagonista de la noche, donde Sergio Rodríguez (21 puntos)  y Nikola Mirotic, queriendo hacer lo que no había hecho en la primera parte, tomaron el timón de la remontada y Rudy Fernández (4/11 en tiro con un dedo a la virulé) y Sergio Llull (0/7 jugando al escondite) quedaron descoloridos en una encerrona planteada por David Blatt con alma de guerrilla.

Pero pienso que el Madrid empezó a perder esa final ante Zalgiris. La derrota en Lituania en la última jornada del Top 16 envió al Madrid a una eliminatoria trampa ante el Olympiakos. Los 36 puntos de Justin Dentmon ese día en Kaunas fueron un preámbulo de la batalla que al equipo de Pablo Laso le esperaba en cuartos por entrar en la Final Four. Esos cinco partidos casi sin respiro, con dos derrotas de desgaste en Atenas, pusieron el ritmo NBA el calendario que quedaba por delante. Una cuenta atrás sin pausas  que desfondó y desenmascaró a un aspirante que parecía intratable y directo a romper en pedazos esa foto de Cargol. En ese largo tramo hasta Milán recuerden que mediaron otras dos derrotas dolorosas ante el Valencia y el Barcelona, los dos perseguidores en la Liga Endesa que se atrevían a creer que la distancia con los de blanco no es tan insalvable. En ambos encuentros, los jugadores del Madrid se mostraron nerviosos, superados por los acontecimientos y señalando a los árbitros como la parte contratante de sus males. Este último tramo ha generado unas dudas que el proyecto blanco había avistado como muy cerca en Pernambuco durante toda la temporada. Lejísimos. Esos brotes de dudas los puso a fuego de caldera el Maccabi con su ímpetu sin temores, la remontada en una emboscada como filosofía y una grada que ardía.  Bien hubiera cambiado el calor de Tel Aviv por el frío táctico del CSKA.

El viernes, mientras Rice volaba (haciendo pasos) para meter la canasta que aniquilaba las ansias de revancha de Messina, en Las vistillas de Madrid, Burning ejecutaba un concierto dentro del programa de las desteñidas fiestas de San Isidro. Los macabeos rompían la norma y ponían en una aprieto los planes triunfales de los chicos de Laso. Quizá en esos momentos, antes de que el Madrid sacudiese a un Barcelona sin identidad (sin Navarro), sonarán los acordes de ‘Qué hace un rival como tu en una final como esta’… Siempre nos quedará Zaragoza, verdad, Pep.

 

16
may
14

Baloncesto deformación


Fue una imagen impactante. De esas que traumatiza a cualquier inocente chavalín. Detrás de el Corte Inglés me tope con Piculín Ortiz embutido dentro de un cuatro latas. Casi le salían las piernas por la ventanilla. Desde ese momento los tiparracos grandes me fascinaron. Me flipa elevar el cuello para descubrir en las alturas a algún futuro pívot dominador de las pinturas galácticas.

Quizá este irrefrenable ansia de medir a ojo a la peña me hizo parar por la calle a un enorme ciudadano que me crucé hoy por Lavapiés. El chico tenía unos brazos eternos y no vestía arrugas excesivas. Era un cachorro. Mi perversión infante me obligó a darle el alto y empezar una conversación con la inevitable pregunta: ¿Juegas al básket? La respuesta derivó en otros datos balbuceados en un castellano parcheado. La falta de verbos y sustantivos denotaba que ese dos metros apenas había pisado un aula. Le daba para mencionar que era cadete, pero había doblado con el junior de un club importante de Madrid. “¿Pero no vas al instituto?” Seguí con mi cuestionario, preocupado. Cabeceó y dijo que el año que viene le iban a conseguir uno los del equipo y que necesitaba aprender inglés para ir a América y jugar en la NBA.

Cada uno seguimos nuestro camino de mañana soleada. Pocas horas después tenía entrenamiento. Quizá él también. No lo sé. Quizá vuelva a encontrármelo por Lavapiés o en alguna cancha de Madrid. Dudo que un día me lo encuentre en la pantalla americana cumpliendo su sueño. Ojalá me equivoque. Solo Ibaka ha triunfado en la NBA saltando desde Africa a España y luego al otro lado del Atlántico. Durante este viaje han saltado por la borda decenas de niños de largos brazos y corta preparación para la vida y el futuro. Pero si no es él será otro, cualquiera de esos chicos y chicas que viene a España, a Europa, engañados por sueños de grandeza y oro apartados de sus familias y países para reforzar con su físico a equipos que aspiran a ganar un Campeonato de España de formación. Deformación del mundo de la formación. Campeones de la ignorancia, derrotas de la educación que dejan a un menor sin estudios ni oportunidades por promesas que difícilmente alguien podrá cumplir. Asco de un mundo que comercia con la pobreza de los otros por una comisión. Por un puñado de triunfos. Por un puñado de euros.

 




Únete a otros 8.397 seguidores

Nuestro twitter

Actualizaciones de Twitter

Nuestro Facebook

El Calendario

agosto 2014
L M X J V S D
« jun    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

El Mundial

BlogESfera Directorio de Blogs Hispanos - Agrega tu Blog

RSS Feed desconocido

  • Ha ocurrido un error; probablemente el feed está caído. Inténtalo de nuevo más tarde.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 8.397 seguidores

%d personas les gusta esto: