04
feb
10

El dedito bailarín


Los más jóvenes no recuperarán de su cabeza una imagen de Dikembe Mutombo. Su nombre les sonará raro, pero les dirá poco. A los que somos ya menos jóvenes sí nos acordamos de él, de sus zapas Adidas con elementos tribales, de sus 18 años en la NBA entre Denver, Atlanta, Philadelphia o Houston, entre otros, de su eficacia defensiva (cuatro veces mejor defensor de la NBA), de sus brazos largos y de su dedito. Sí, ese dedito que decía ‘por aquí no pasas, no, no’ después de sus numerosos tapones (segundo máximo blocker de la historia de la NBA). Tal era la humillación que sufría el pobre y frustrado anotador, que la NBA prohibió en otra estúpida medida que agitase su índice sobre una pista de baloncesto. Él se pasó la medida por el forro, de vez en cuando.

Hace unos meses que Mutombo se retiró en Houston, ciudad que ha acogido a los dos mejores africanos que han disputado un partido de la NBA, pero sigue meneando sus falanges con alegría y con una gloriosa meta, la de su Fundación. Mutombo es del Congo y, pese a que reside en Estados Unidos, no se ha olvidado de sus orígenes, tierra azotada por la discriminación racial y las guerras. El que fuera pívot de Georgetown intenta gracias a su popularidad echar una mano a los más desfavorecidos en un país desfavorecido. Entre otros proyectos, Mutombo construyó hace tres años en Kinshasa, el Bambie Marie Hospital (nombre en honor a su madre) con 300 camas y que costó 29 millones de dólares, de los que él aportó 15 millones de su bolsillo. Sus esfuerzos han sido agradecidos y apoyados por diversas personalidades y hace solo dos semanas en propio Barack Obama subrayó su trabajo, precisamente, en un acto de agradecimiento por la labor humanitaria del congoleño celebrado en Georgetown, universidad de Washington por donde pasaron también Pat Ewing y Allen Iverson, entre muchos. “Dikembe ha atacado los problemas de África con tanta ferocidad como ponía tapones en la NBA”, dijo Obama de Mutombo.

Pero para recaudar money, como decimos, Mutombo no ha parado de menear el dedito. Y si tiene que pariodarse a si mismo, no le importa, tiene humor. Así que se ha metido de lleno en una campaña publicitaria de una empresa de reciclaje de metales. Dikembe protagoniza varios spots en los que se mofa de la altura del propietario de la empresa o le dice ‘no,no,no’ con el índice bailarín, en plan Amy Winehouse con la voz ronca de Lance Armstrong con resaca. Todo por una buena causa.

About these ads

0 Responses to “El dedito bailarín”



  1. Dejar un comentario

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Únete a otros 8.574 seguidores

Nuestro twitter

Actualizaciones de Twitter

Nuestro Facebook

Nuestros comentarios

Miguel Ángel Lamana on Aragonesas y dementes
yandrakovic on Aragonesas y dementes
hesisair on Puta vida
Paco Juan Cardona (X… on Es sólo puntería
Manu on La silla de Pablo Laso y la…

El Calendario

febrero 2010
L M X J V S D
« ene   mar »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728

El Mundial

BlogESfera Directorio de Blogs Hispanos - Agrega tu Blog

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 8.574 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: